Espionaje Alemán en Estados Unidos

El espionaje formó un particular campo de batalla a la retaguardia durante la Segunda Guerra Mundial e incluso en los años previos durante la “Era Entreguerras”. El Tercer Reich a través de la Agencia del Abwehr liderada por el almirante Wilhelm Canaris consiguió infiltrar a numerosos agentes en los Estados Unidos, logrando algunos de ellos éxitos muy destacados respecto a información muy valiosa extraída al enemigo, aunque también encajó sonoros fracasos que llevaron a la desarticulación de casi todos los espías enviados por Alemania.

Alemania ya poseía una red de espionaje en Estados Unidos mucho antes de la existencia del Tercer Reich, como por ejemplo la Célula Lonkowski-Griebl que operaba desde 1927 sobre la comarca de Hoboken en Nueva Jersey al frente del espía Wilhelm Lonkowski. Una vez Adolf Hitler asumió el poder en 1933 y fundó la Alemania Nacionalsocialista, los agentes en Norteamérica pasaron a depender del Servicio Secreto Militar Alemán (Abwehr) que dirigía el almirante Wilhelm Canaris, aunque hubo otros que actuaron por cuenta propia o directamente para el Servicio de Seguridad (SD).

Antes de la Segunda Guerra Mundial el Abwehr filtró una gran cantidad de agentes alemanes en los Estados Unidos, la mayoría a través del puerto de Nueva York aprovechando que en el Barrio de Yorkville de Manhattan residían medio millón de ciudadanos germano-americanos. En concreto se trataba de dos clases de agentes, los agentes activos y los agentes dormidos, estos últimos personas que hacían su vida cotidiana en el país desempeñando un trabajo normal y cuidando de su familia hasta que de repente algún día recibían órdenes para actuar desde sus jefes en Berlín Contrariamente las autoridades locales en un principio no estuvieron preparadas para contrarrestar estos espías, pues la Inteligencia Estadounidense estaba dividida en varias agencias que competían entre sí, ya fuese el FBI en el ámbito civil o los servicios de espionaje que pertenecían al Ejército (US Army) y la Armada (US Navy).

La Célula Lonkowski-Griebl obtuvo su primer éxito durante la “Era de Entreguerras” cuando el agente Wilhelm Lonkowski, que trabajaba como ingeniero aeronáutico en la Compañía Ireland Aircraft Corporation, recopiló información muy valiosa que envió a Alemania acerca de planos de aviones de guerra. Curiosamente en uno de estos envíos el paquete fue interceptado en correos y Wilhelm Lonkowski tuvo que huir del país, logrando llegar sano y salvo al Tercer Reich. Al partir de entonces la Célula Lonkowski-Griebl quedó prácticamente descabezada, pues tras ser detenido uno de sus miembros por un sargento del Ejército Estadounidense, la organización fue destapada y arrestados 18 de sus integrantes, incluido su nuevo líder Ignatz Theodor Griebl.

Cuando empezó la Segunda Guerra Mundial los Estados Unidos se declararon neutrales pero favorables a Gran Bretaña, por lo que desde entonces los ciudadanos alemanes estuvieron sometidos a una estrecha vigilancia por el FBI. Como obviamente los inmigrantes germanos llamaban demasiado la atención, el Abwehr contrató a agentes extranjeros, normalmente a eslavos de la Europa del Este, latinoamericanos y musulmanes, para enviar mensajes mediante cargueros con destino a España y Portugal, con paquetes a través de la Aerolínea Pan-Am que enlazaba Nueva York con Sudamérica y Lisboa, e incluso empleando radios de onda corta en barcos de bandera neutral. Gracias a estos métodos se pudo averiguar las rutas de los convoyes marítimos de suministros sobre el Océano Atlántico que viajaban a Inglaterra, además de extenderse la red de espías hasta el vecino México y conseguir el agente alemán Emil Koedel hacerse con una guía de todos los barcos y su carga que zarparían de Nueva York.

Agente Nikolaus Ritter que robó planos aeronáuticos estratégicos en Estados Unidos.

Sorprendentemente la mayor victoria del Abwehr en Estados Unidos tuvo lugar en 1940 cuando el espía Nikolaus Ritter, jefe del Servicio de Inteligencia Militar en Hamburgo, fue enviado a Norteamérica para tratar unos planos acerca de un visor de bombardero fabricado por un ingeniero norteamericano llamado Carl Norden. Nada más llegar a Nueva York logró contactar con uno de los trabajadores de dicho proyecto, Hermann Lang, quién confiadamente le suministró todos los planos y todo lo necesario para construir el visor. Una vez los datos estuvieron en su poder, el material fue enviado a Alemania, por lo que Nikolaus Ritter fue condecorado, ascendido y recibido con todos los honores por el mismo mariscal del aire, Hermann Goering, jefe de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe).

A mediados de 1941 el Abwehr sufrió su mayor derrota en Norteamérica mientras el Tercer Reich trataba de implementar su plantilla de agentes enviando a un equipo compuesto por un un veterano bóer de la Primera Guerra Mundial en Sudáfrica llamado Frederick Duquesne, la bella modelo Lilly Barabara Stein, Kurt Frederick Ludwig y William Georg Dewoski. Sin embargo éste último era en realidad un agente doble que utilizaba el nombre de William Sebold y se hacía pasar por mecánico, por lo que en cuanto regresó a Alemania para instruir a los nuevos espías, filmó con una cámara escondida del espejo de su despecho las caras de todos los alumnos e implicados. De ese modo, nada más volver a Estados Unidos junto a sus compañeros, entregó las filmaciones al FBI que el 29 de Mayo de 1941 efectuó una gran redada, arrestando a un total de 33 agentes, hasta ahora el mayor golpe recibido por el Abwehr.

Con el ataque de Japón a Pearl Harbor el 7 de Diciembre de 1941 y la declaración de guerra de Alemania a Estados Unidos, inmediatamente el Gobierno de Washington procedió a decretar libertad de movimiento a todos los ciudadanos de origen alemán y a encerrar directamente en campos de concentración a los ciudadanos de origen japonés. Acto seguido tanto el FBI al mando del director John Edgar Hoover, así como la Oficina de Servicios Estratégicos (Office of Strategic Services o OSS) liderada por el general William Donovan, se coordinaron para detectar la presencia de eventuales agentes enemigos, cosechando el primer éxito a principios de 1942 con la detención de doce espías germanos en Alaska que pasaban información al oficial Fritz Wiedeman de la Gestapo.

El 12 de Junio de 1942 el submarino alemán U-202 emergió frente a la Playa de la Avenida Atlántica de Long Island y desembarcó a un grupo de agentes, quienes fueron localizados por un guardia costero llamado John Cullen, al que los espías sobornaron pagándole 260 dólares por su silencio. Al cabo de cuatro días, el 16 de Junio, el submarino germano U-584 también depositó a un segundo equipo de agentes alemanes en la Playa Ponte Vedra de Florida, a no mucha distancia de Jacksonville. Aunque la misión de estos agentes denominada “Operación Pastorius” consistía en sabotear las centrales hidroeléctricas de la Isla de Magra y el Río Ohio, la repentina deserción de George Dasch provocó que todos los implicados fuesen arrestados a finales de Junio. Así fue como tras ser sometidos a juicio en el Departamento de Justicia de Washington D.C., se condenó a cadena perpetua a George Dasch y Ernst Peter Burger, pero se sentenció a muerte a los siete agentes Herbert Haupt, Heinrich Heinck, Edward John Kerling, Hermann Otto Neubauer, Richard Quirin y Wemer Thiel, los cuales fueron ejecutados en la silla eléctrica el 8 de Agosto de 1942.

A lo largo de 1942 y 1943 los escasos agentes del Abwehr en Estados Unidos estuvieron prácticamente dormidos sin efectuar ningún tipo de sabotaje por falta de medios y ante la presión del FBI y de la Oficina de Asuntos Estratégicos. A pesar de todo a partir de 1944 algunas células de espías alemanes continuaron operando con éxito, como por ejemplo la del agente Erich Gimpel y la del norteamericano William Colepaugh, simpatizante de la Organización Nacionalsocialista Americano-Estadounidense “German-American Bund”, la cual consiguió reunir y enviar valiosa información a Alemania acerca de cuestiones aeronáuticas.

El año 1945 significó el final del Abwehr en Estados Unidos y en el propio Tercer Reich cuando Adolf Hitler purgó a los departamentos y ejecutó al almirante Wilhelm Canaris el 9 de Abril. Una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, en Estados Unidos se emitieron los informes de la detención de 4.000 sospechosos durante la contienda, así como 94 condenas judiciales a supuestos agentes, una cifra bastante elevada en bajas para un servicio de inteligencia, aunque lo cierto fue que el Abwehr fue la agencia pionera en extraer información en todo lo relativo a la industria aeronáutica entre 1939 y 1945.

Bibliografía:

-Sergi Vich Sáez, Espías nazis en América, Revista Historia y Vida Nº 484 (2008), p.52-57
-http://en.wikipedia.org/wiki/American_Theater_(1939-1945)#United_States