Espías alemanes en Estados Unidos

 

Wilhelm Canaris asumió la jefatura del Servicio Secreto Alemán (Abwehr) en 1935 por orden directa de Adolf Hitler. Canaris hizo una excelente gestión en los primeros años dentro del espionaje en Estados Unidos, el cual ya actuaba de forma activa con los agentes de la República de Weimar antes de que el Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP) llegara al poder en 1933. Para facilitar más las cosas en Inteligencia, Canaris hizo separar sabiamente al Abwehr del NSDAP y del Servicio de Seguridad (SD). Tal política favorecería el espionaje en América.

Respecto a Estados Unidos en un principio el Abwehr hizo lo típico que hacían todos los servicios secretos, es decir, enviar agentes activos y algunos agentes dormidos, estos últimos eran personas que tenían su vida cotidiana en el país con trabajo o familia y que cuando recibían una orden muchos años después se habían de poner manos a la obra.

Al contrario los americanos en los años 30 del siglo XX no estaban tan bien preparados, pues la Inteligencia estaba muy dividida y competía entre sí. El FBI era el servicio secreto por excelencia de Estados Unidos, seguido de los que actuaban de manera independiente y que pertenecían al Ejército (US Army) y a la Armada (US Navy).

Todos los agentes alemanes del Abwehr llegaban a través del puerto de Nueva York, ya que esta ciudad era un gran foco de ciudadanos de origen alemán, especialmente en el distrito de Yorlville en Manhattan, en el cual residían 500.000 germano-americanos. Una vez llegaban al puerto dichos agentes podían organizarse en células en el interior del país, o bien actuar independientemente.

El grupo más antiguo en Estados Unidos era la Célula Lonkowski-Griebl, establecida en 1927 sobre Hoboken en Nueva Jersey cuando Alemania todavía era la República de Weimar, siendo su líder Wilhelm Lonkowski. Lo que nadie sabía es que Lonkowsi tenía el nombre falso de Wilhelm Scheneider, que trabajaba como ingeniero aeronáutico en la Ireland Aircraft Corporation, una compañía aérea que le permitía descubrir toda la nueva tecnología americana que no dudaba en enviar a Alemania. La información tecnológica recopilada fue muy útil para la aeronaútica alemana, pero uno de los correos con planos que envió Lonkowski fue detectado y se procedió a su detención, por suerte para él antes de caer prisionero fue avisado y pudo escapar a Alemania. Tras la ida de Lonkowski, el agente Ignatz Theodor Griebl tomó el mando de la Célula Lonkowski-Griebl en 1938, pero el éxito no duró mucho, pues un espía que era sargento del Ejército Estadounidenses fue detenido, llevando su interrogación a la captura de otros 18 agentes más, incluído Griebl, lo que eliminó de manera completa la célula.

Hubo algunos, aunque en menor caso que actuaron independientemente por cuenta propia, como Emil Koedel, que desde 1936 hasta su detención en Octubre de 1944 envió gran cantidad de valiosa información al Abwehr.

Cuando empezó la Segunda Guerra Mundial los Estados Unidos se declararon neutrales pero favorables a Gran Bretaña, así que los ciudadanos alemanes fueron sometidos a una estrecha vigilancia por temor al espionaje alemán. Canaris para no llamar la atención empleó a agentes extranjeros, especialmente europeos orientales, sudamericanos y algunos musulmanes. Las maneras de entrar en el país también fueron modificadas, esta vez se haría mediante barcos procedentes de España y Portugal, así como la Línea Pan-Am de aviones que enlazaba Lisboa y América del Sur con Nueva York. Los envíos ya no se harían mediante paquetes, sino que se informaría con radios de onda corta o a través de barcos neutrales. La nueva red al llegar el año 1940 tuvo varios éxitos, como poder extenderse hasta México y averiguar algunas rutas de los convoyes navales de suministros ingleses en el Océano Atlántico.

En esta primera etapa el Abwehr tendría uno de sus más famosos éxitos. Todo empezó cuando el espía Nikolaus Ritter, jefe del Abwehr en Hamburgo, fue enviado a Nueva York para tratar unos planos sobre un visor de bombardero fabricado a manos de un tal Carl Norden que habían escuchado hablar. Cuando llegó a Nueva York logró contactar con el trabajador de dicho proyecto llamado Hermann Lang, que confiadamente le suministró todos los planos y aquello que tenía que saber para construir dicho visor. Todo el material fue enviado a Alemania pudiendo aplicar el Tercer Reich a su aviación tal moderno visor de bombardeo. Ritter fue recibido en persona con todos los honores por el mismo Hermann Goering, jefe de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe).

Al llegar el año 1941, el Abwehr sufriría una de sus mayores derrotas. A raíz del éxito de Ritter con el visor de bombardeo, este decidió ampliar su red en América respecto a los temas aeronáuticos. El nuevo equipo se componía de un veterano de la Primera Guerra Mundial bóer de Sudáfrica llamado Frederick Duquesne y la bella modelo Lilly Barabara Stein, por otro lado un grupo de otras dos personas colaboraría con ellos, eran Kurt Frederick Ludwig y William Georg Dewoski. Lo que nadie sabía es que William Georg Dewoski no se llamaba así, pues usaba el falso nombre de William Sebold, el cual se hacía pasar por mecánico. Sin esta información el Abwehr lo trajo a Alemania para que realizara una instrucción especial. Ningún alemán se dió cuenta, pero Sebold filmó a todos los implicados en la red a través de una cámara escondida en un espejo de su despacho. Al regresar a América se descubrió la tapadera: Sebol era un agente doble que trabajaba para el FBI. Las reacciones no se hicieron esperar, el 29 de Mayo de 1941, las fuerzas de seguridad americanas detuvieron a un total de 33 agentes alemanes. Aquel fue el golpe más duro que recibió el Abwehr en Estados Unidos.

Pearl Harbor fue atacado por Japón el 7 de Diciembre de 1941, entrando de esta manera Estados Unidos en la guerra contra Alemania. Con Estados Unidos en el conflicto se tomaron medidas drásticas, creándose la Oficina de Servicios Estratégicos (Office of Strategic Services o OSS) bajo el liderazgo de William Donovan con la única misión de desmantelar las células al enemigo junto al FBI de John Edgar Hoover. Simultáneamente se endureció la libertad de movimiento para los ciudadanos alemanes y a los civiles japoneses se los encerró en campos de concentración para que no pudieran facilitar información a los alemanes.

Desde el otro lado del Atlántico, la estratégia del Abwehr en América tuvo otra vez que modificarse al completo. Los agentes alemanes deberían ser desembarcados desde submarinos y realizar acciones de sabotaje además de las de espionaje.

En Junio de 1942 los dos primeros submarinos alemanes U-Boat desembarcaron a dos de sus agentes en Florida y Long Island para sabotear las centrales hidroeléctricas de la Isla de Magra y el Río Ohio bajo la denominación de “Operación Pastorius”. Sin embargo la deserción de uno de ellos llamado George Dasch hizo que se abortara la operación cuando ya estaba en marcha.

Durante el resto de 1942 y 1943 se intentaron otros tipos de sabotajes que terminaron en fracaso. En 1944 sólamente la recopilación de información era lo único que funcionaba del Abwehr en América, el último éxito ese mismo año, consistió en el envío de valiosos datos para Alemania a cargo del agente alemán Erich Gimpel y del norteamericano William Colepaugh, simpatizante de la organización nacionalsocialista estadounidense German-American Bund.

La decadencia total para el Abwehr víno en Julio de 1944 cuando Adolf Hitler sufrió un atentado en Prusia Oriental que casi acabó con su vida. Curiosamente en la lista de sospechosos figuraba Wilhelm Canaris, que fue arrestado, juzgado y ejecutado el 9 de Abril de 1945. El fin de Canaris marcó el fin del Abwehr en América y en el resto del mundo.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial las tareas del Abwehr en Estados Unidos no podrían clasificarse como desastrosas o negativas, pero sí de mediocres. De 4.000 alemanes sospechosos detenidos, un total de 94 agentes fueron condenados. A pesar de todo los agentes alemanes en temas de ingeniería aeronáutica estuvieron muy por encima que otros servicios secretos del conflicto.

 

Bibliografía:

Sergi Vich Sáez, Espías nazis en América, Revista Historia y Vida Nº 484 (2008), p.52-57
http://en.wikipedia.org/wiki/American_Theater_(1939%E2%80%931945)#United_States