Willem Meelhuysen

Las resistencias que combatieron al Eje tanto en Europa como en Asia estuvieron cargadas de sorprendentes acciones bélicas y héroes que las protagonizaron. Uno de estos, llamativo por su origen mixto europeo-asiático, fue Willem Meelhuysen, quién al servicio de los Países Bajos provocaría cuantiosas molestias al Imperio Japonés durante la Segunda Guerra Mundial.

Willem Adam Meelhuysen nació el 6 de Marzo de 1901 en Surabaya, concretamente en la Isla de Java de Indonesia, por aquel entonces parte de las Indias Orientales Holandesas. Aunque racialmente no era del todo holandés, ya que uno de sus progenitores era javanés, siempre se sintió orgulloso de su categoría de indo-europeo y amante de su patria, los Países Bajos.

El sueño de Meelhuysen siempre fue ser militar y por ello, en pleno apogeo de su juventud, marchó a Holanda para ingresar en la prestigiosa Academia Militar de Breda, donde sirvió como cadete hasta graduarse teniente en 1926. Una convertido en oficial, viajó a bordo del carguero SS Reina desde los Países Bajos hasta Java para servir en el Ejército Real de Indias Holandesas (Koninklijk Nederlandsch Indisch Leger o KNIL). Primeramente trabajó en el depósito de artillería móvil de Tijmahi, a continuación en Malang y por último como observador de aviación en Bandung. Sería precisamente en este último destino cuando se sintió atraído por los aviones y entonces decidió alistarse como piloto de la Fuerza Aérea Real del Ejército de Indias Holandesas (Militaire Luchtvaart van het Koninklijk Nederlandsch Indisch Leger o ML-KNIL), recibiendo su adiestramiento tanto en Indonesia como en la base de La Haya en Holanda hasta que se convirtió en un experto aviador.

Willem Meelhuysen con dos caballos.

Cuando Japón se sumergió en la Segunda Guerra Mundial e invadió las Indias Orientales Holandesas en Febrero de 1942, Meelhuysen combatió contra los aviones japoneses en los cielos de Java durante la Batalla de Surabaya, una tarea por aquel entonces casi suicida porque la aviación holandesa había sido prácticamente barrida en los primeros días. De hecho durante uno de los combates aéreos el 3 Marzo de Marzo de 1942, el avión de Meelhuysen fue alcanzado por un caza japonés, por lo que el piloto tuvo que saltar en paracaídas y aterrizar cerca de la localidad de Bandung.

Ocupadas las Indias Orientales Holandesas por el Imperio Japonés en Marzo de 1942, Meelhuysen que se había escondido en Bandung, tuvo que recorrer clandestinamente Java ocultándose primero en Malang y a continuación en su ciudad natal de Surabaya. Justo a las afueras de este conglomerado urbano que colindaba con una frondosa selva, Meelhuysen se convirtió en un guerrillero que muy pronto fue ganando adeptos hasta constituir un pequeño contingente partisano.

Los milicianos de Willem Meelhuysen se multiplicaron en Surabaya y las zonas colindantes hasta que conformaron una guerrilla bautizada con el nombre de “Grupo Córcega” y que estuvo compuesta por 700 ciudadanos holandeses, nativos indonesios, voluntarios árabes, mestizos euroasiáticos, inmigrantes chinos y molucanos cristianos. Desde entonces estos partisanos se dedicaron a atacar las líneas de suministros japonesas, a realizar labores de espionaje, a robar armamento o medicinas y a recopilar información para los Aliados de cara un posible desembarco en Java. Sorprendentemente el propio Meelhysen participó activamente en todas estas misiones, destacando principalmente en el transcurso de una durante la cual se vistió de soldado japonés para infiltrarse en territorio enemigo.

Todo marchaba bien para el “Grupo Córcega” hasta que uno sus miembros, Sok Berg, fue arrestado por los japoneses y torturado hasta que delató los escondites de sus compañeros en la selva. A raíz de este suceso, en Diciembre de 1942 el propio Meelhysen se entregó a las autoridades para hacerse responsable de todo lo sucedido y evitar represalias contra muchos de sus amigos. Una vez cautivo, Meelhuysen fue encerrado en la Prisión de Werfstraat, donde a pesar de sufrir crudos interrogatorios y torturas, se negó a confesar nada a sus captores e incluso intentó tragarse una pastilla de cianuro sin éxito porque sus carceleros se lo impidieron en el último instante. A pesar de todo, la noche del 22 de Diciembre de 1942, Meelhuysen improvisó una soga con las sábanas de su cama y se ahorcó en los barrotes de la ventana de su celda para sorpresa de los guardias japoneses.

Gracias al sacrificio de Willem Meelhuysen, un total de 500 de los 700 guerrilleros que componían el “Grupo Córcega”, pudieron salvar la vida y continuar la lucha armada. Al terminar la Segunda Guerra Mundial en 1945, la Corona y el Gobierno de los Países Bajos otorgaron póstumamente a Meelhuysen la Medalla de Habilidades del Ejército Real de Indias Holandesas y la Cruz a la Capacidad de Marcha, además de nombrarle uno de los principales héroes de la Resistencia Holandesa.

 

Bibliografía:

-Peter Post, The Encyclopedia of Indonesia in the Pacific War, “Meelhuysen, W.A.”, Brill (2010), p.551
-http//:nl.wikipedia.org/wiki/Willem_Adam-Meelhuysen