Tomoyuki Yamashita

El general Tomoyuki Yamashita fue el mejor táctico de las fuerzas terrestres del Japón en la Segunda Guerra Mundial. Artífice de haber causado la mayor derrota militar al Imperio Británico durante la invasión de Malasia y Singapur entre 1941 y 1942, también fue el responsable de la polémica defensa de las Filipinas y de la sangrienta Batalla de Manila en 1945 que propició su posterior ejecución por Crímenes de Guerra.

General japonés Tomoyuki Yamashita.

Tomoyuki Yamashita nació el 8 de Noviembre de 1885 en Osugi, un pueblo de la prefactura de Shikoku en Japón. Educado en los más profundos valores tradicionalistas y patrióticos, Yamashita acudió a una escuela militar desde niño hasta que una vez alcanzada la mayoría de edad, ingresó en el Ejército Imperial Japonés de donde se graduó como oficial con el número 18 de su promoción.

Ascendido a teniente en 1908 tras su paso por la Academia Imperial de Tokyo, Yamashita fue destinado a una unidad de combate. Durante la Primera Guerra Mundial que estalló entre Alemania y Japón en 1914, Yamashita tuvo la ocasión de luchar contra los soldados del Ejército Alemán cuando se produjo la Batalla de Tsingtao sobre una de las colonias germanas en China. Gracias a su destreza en la lucha durante los enfrentamientos en la Península de Kiaochow, Yamashita fue admitido en el Colegio Militar de Guerra y promovido a capitán 1916. Fue precisamente en esta época cuando Yamashita se casó con Hisako Nagayama, una chica que era hija del famoso general Yoshida Nagayama, con quién compartiría el resto de su vida.

Finalizada la Gran Guerra en 1918 con la victoria de Japón sobre Alemania, Yamashita resultó tan maravillado con la patria de sus antiguos enemigos que en 1919 fue destinado a Berlín como agregado militar de la embajada japonesa. De este modo fue como entre 1919 y 1922, Yamashita desempeñó este cargo por su excelente dominio del idioma alemán primero en Berlín; y luego en Suiza tras su paso por la ciudad de Berna; lo que le valió ser ascendido a comandante y posteriormente a teniente coronel como parte del Estado Mayor en 1925.

Siguiendo la moda nacionalista imperante en la “Era de Entreguerras”, Yamashita se convirtió en uno de los varios dirigentes del “Camino Imperial” o “Kodoha”, un movimiento oculto de carácter ultranacionalista que competía con la “Facción de Control” o “Tôseiha” liderada por el general Hideki Tojo. Gracias a sus méritos, en 1928 Yamashita fue enviado a Austria como agregado militar en Viena; mientras que en 1929 fue promovido a coronel y en 1930 a general del 3º Regimiento de Infantería de la Guardia Imperial. A raíz de tales éxitos profesionales, Yamashita fue subiendo poco a poco en el escalafón militar a pesar de ciertas opiniones en contra por parte del mismo Emperador Hiro-Hito, quién aunque le disgustaba que hubiese apelado a la clemencia para los sublevados capturados en el Golpe de Estado de Tokyo de Febrero de 1936, tuvo que aceptar su ascenso a teniente coronel en 1937.

Tomoyuki Yamashita entrevistándose en Berlín con oficiales alemanes para formalizar la alianza entre Alemania y Japón.

Cuando estalló la Segunda Guerra Sino-Japonesa entre China y Japón en 1937, Yamashita fue uno de los pocos militares que se opuso al conflicto al considerar que consumiría demasiados recursos materiales y humanos al Imperio Japonés. Por dicha razón fue enviado a un frente secundario y destacado en Manchukuo como comandante de una unidad del Ejército del Kwantung. Al año siguiente, en 1938, pasó a liderar la 4ª División de Infantería Japonesa que se batió exitosamente en el norte de China, la mayor parte de las veces contra partisanos en la retaguardia. Dos años más tarde y contra todo pronóstico, su experiencia como agregado internacional en el pasado, le valió a Yamashita ser elegido para viajar a Alemania e Italia, donde se encargó de formalizar el futuro Eje entrevistándose con el mismo Adolf Hitler en Berlín y con Benito Mussolini en Roma.

Al entrar Japón en la Segunda Guerra Mundial el 7 de Diciembre de 1941, el general Tomoyuki Yamashita tuvo el honor de estar al mando del XXV Ejército Japonés con base en Indochina y la Isla Hainan, cuya misión tras la declaración de hostilidades a Gran Bretaña consistió en la invasión de Malasia y Singapur mediante unos efectivos de 50.000 tropas japonesas y 450 aviones frente a más de 150.000 soldados enemigas y 250 aviones. Con absolutamente todos los factores en contra salvo la superioridad aérea, el XXV Ejército Japonés organizó un desembarco sobre la Península de Malaya en Kota Bahru, mientras otro contingente atravesaba la frontera con Thailandia y obligaba a dicho país a alinearse con el Eje. Gracias a esta maniobra que Yamashita había imitado leyendo las experiencias del general alemán Erwin Rommel en el Norte de África, Malasia fue cortada en dos partes y los contingentes enemigos separados los unos de otros; al mismo tiempo en que la aviación hundía en el Golfo de Siam a los dos acorazados británicos HMS Repulse y HMS Prince of Wales. A partir de entonces ya todo fue fácil porque con enorme velocidad, las tropas niponas y los tanques tomaron Jitra y Kuala Lumpur hasta apoderarse de todo el país tras causar 10.000 bajas a sus oponentes. Acto seguido, el 8 de Febrero de 1942, un grupo de 4.000 soldados de la 1ª División de Guardias Imperiales cruzó el Estrecho de Johore y entró en Singapur, donde Yamashita libró una intensa batalla hasta rodear a toda la guarnición contra la ciudad. Fue entonces, cuando el 15 de Febrero de 1942, el general británico Arthur Percival se rindió ante Yamashita y entregó Singapur al Imperio Japonés después de haber sufrido a lo largo de la campaña un total de 145.000 bajas a costa de tan sólo 10.000 los japoneses. Aquel impresionante triunfo no sólo convirtió a Yamashita en el mejor general japonés de la Segunda Guerra Mundial, sino en el causante de la mayor derrota militar en la Historia del Imperio Británico.

Triunfal Tomoyuki Yamashita entrando en Singapur tras su impresionante victoria sobre el Imperio Británico en 1942.

Ocupado el Sudeste Asiático por el Imperio Japonés, el general Yamashita ejerció algunas labores de ocupación en las Indias Orientales Holandesas (Indonesia) y en la propia Malasia, donde ordenó ejecutar a un comandante nipón por haber permitido la Matanza del Hospital Alexandra, la cual había tenido lugar en Singapur poco después de que un grupo de soldados japoneses asesinase a cincuenta médicos, enfermeras y pacientes de nacionalidad británica. Una vez acabada su labor en Singapur, fue enviado a Manchukuo para hacerse cargo del I Área del Ejército del Kwantung que por aquel entonces era considerada como una zona pacífica y carente de enemigos en la que se dedicó a construir defensas ante una eventual guerra contra la Unión Soviética. Precisamente sobre Manchuria permaneció hasta el 10 de Octubre de 1944, fecha en que fue destinado a Filipinas con el rango de comandante en jefe para frenar una más que probable invasión por parte de los Estados Unidos.

El 20 de Octubre de 1944, más de 1.250.000 tropas del Ejército Estadounidense al mando del general Douglas MacArthur desembarcaron en Filipinas sobre la Isla de Leyte contra un total de 430.000 soldados japoneses liderados por el general Tomoyuki Yamashita. Desde entonces y durante largos meses, Yamashita dirigió las operaciones presentando batalla en diferentes territorios del archipiélago, hasta que tras producirse el desembarco en Luzón a través del Golfo de Lingayen, el general japonés ordenó replegarse a la jungla y declarar a la capital de Manila “ciudad abierta” para evitar sufrimiento a los civiles y la destrucción del casco histórico. Desgraciadamente una serie de militares radicales se negaron a obedecer la orden de Yamashita, por lo que se atrincheraron en la capital para combatir hasta la muerte, dando lugar a la Batalla de Manila y a una masacre que acabó con la vida de 100.000 filipinos y con la total devastación de la ciudad.

Durante el resto de la Guerra del Pacífico, Yamashita se retiró con 50.000 soldados japoneses y colaboracionistas filipinos al norte de Luzón, donde organizó una guerrilla que se prolongó hasta el final del conflicto. De hecho, una vez se produjo la rendición de Japón y concluyó la Segunda Guerra Mundial el 2 de Septiembre de 1945, Yamashita se rindió a través de la mediación de dos prisioneros suyos, los generales Jonathan Wainwright y Arthur Percival (este último el capturado en Singapur) a las fuerzas del general Douglas MacArthur en Kiangan.

Rendición de Yamashita a los Aliados en Filipinas el 2 de Septiembre de 1945.

Siendo un prisionero de los Aliados Occidentales, Yamashita fue incluido en la lista de los criminales de guerra y juzgado el 29 de Octubre de 1945 por un tribunal que le acusó tanto de la Matanza del Hospital Alexandra de Singapur, así como también de la Masacre de Manila. A pesar de que los jueces no le consideraron culpable directo de los asesinatos, sí lo señalaron como principal responsable a la hora de no haber controlado los excesos de sus tropas, por lo que el 7 de Diciembre de 1945, fue declarado culpable y sentenciado a la pena de muerte. Así fue como tan sólo dos meses después, el 23 de Febrero de 1946, Yamashita fue ahorcado en el patíbulo de la Prisión Laguna de Los Baños (realmente la polémica decisión para su ejecución fue en verdad obra del general Douglas MacArthur, quién como represalia personal por haber retrasado durante tantos meses su reocupación de las Filipinas, presionó a los tribunales para que le condenaran a morir).

“Tigre de Malasia” fue el apodo con que se conocería a Yamashita para la posteridad por sus espectaculares victoria sobre Malasia y Singapur. Independientemente de su polémica y la discutible culpabilidad de su ejecución, el general Tomoyuki Yamashita fue sin duda uno los militares más importantes del Imperio Japonés y el único en causar la mayor derrota conocida en la Historia de Armas del Imperio Británico.

 

Bibliografía:

-Mario Loizu, Clío Biografías. Líderes Militares, II Guerra Mundial, “Tomoyuki Yamashita. El Tigre de Malasia”, Revista Clío Biografías 4 (2015), p.84-88
-https://en.wikipedia.org/wiki/Tomoyuki_Yamashita