Raymond Spruance

El almirante Raymond Spruance fue uno de los marinos más galardonados de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Al mando de varias escuadras a las que lideró en el Frente del Pacífico, contribuyó decisivamente a la victoria final sobre el Imperio Japonés.

Raymond Ames Spruance nació el 3 de Julio de 1886 en la ciudad de Baltimore, condado de Maryland, en Estados Unidos. Hijo de Alexander Spruance y Annie Spruance, su familia pronto se mudó a Indianapolis, donde estudió en varias escuelas hasta que una vez alcanzada la adolescencia, se graduó en el Instituto Shortridge, para a continuación alistarse en la Flota Estadounidense (US Navy).

Almirante Raymond Spruance, responsable de la victoria norteamericana en la Batalla de Midway en 1942 y del Raid de Truk y la Batalla del Mar de Filipinas en 1944.

Al graduarse en la Academia Naval como oficial ingeniero, en 1906 Spruance pasó a servir en el acorazado USS Iowa y en 1907 participó en el viaje de la “Gran Flota Blanca” que dio la vuelta al Planeta Tierra a bordo del acorazado USS Minnesota. Al cabo de un tiempo, en 1913, Spruance obtuvo el primer mando de un buque cuando le designaron para capitanear el destructor USS Bainbridge. Al año siguiente, en 1914, también comandó el destructor USS Osborne, en 1915 el acorazado USS Mississippi y en 1916 el acorazado USS Pennsylvania; mientras que en 1917, cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial contra Alemania, trabajó como oficial en el puerto militar de Nueva York y desempeñó funciones diplomáticas en Inglaterra y Escocia.

Finalizada la Gran Guerra en 1918, Spruance fue ascendiendo poco a poco en el escalafón de la Flota Estadounidense impartiendo clases en el Colegio Naval de Rhode Island. También volvió a liderar el acorazado USS Mississippi entre 1935 y 1938, antes de ser promovido a contraalmirante en 1939 y ostentar el mando de las fuerzas marítimas norteamericanas basadas en Puerto Rico entre 1940 y 1941. No obstante y pese a aquella intensa vida militar, también tuvo tiempo para dedicarse a otras actividades fuera del trabajo como por ejemplo casarse con una chica llamada Margaret Dean y disfrutar de aficiones como la música, la jardinería y el senderismo (caminaba de 8 a 10 millas diarias gracias a que no fumaba ni bebía alcohol).

Cuando Estados Unidos entró en la Segunda Guerra el 7 de Diciembre de 1941 tras el ataque de Japón a Pearl Harbor, Spruance se hallaba al mando del crucero pesado USS Northampton destinado en el Océano Pacífico. Al frente de este navío, a inicios de 1942 bombardeó mediante incursiones rápidas la Isla de Wake y las Islas Gilbert recién invadidas por el Imperio Japonés, además de ofrecer escolta al portaaviones USS Hornet el 18 de Abril de 1942 después de que varios bombarderos B-25 Mitchell bombardeasen Tokyo en un episodio conocido como “Raid Doolittle”.

La Batalla de Midway constituyó el mayor momento de gloria de Spruance cuando fue puesto al mando de los portaaviones USS Enterprise y USS Hornet en sustitución del almirante William Halsey que en aquellos momentos se encontraba de baja por enfermedad. Agrupados dichos buques en la 16ª Fuerza Operativa (Task Force 16), Spruance consiguió que su presencia en el Atolón de Midway pasase inadvertida a la inteligencia japonesa. Gracias a aquella ventaja, el 4 de Junio de 1942, los aviones de Spruance tendieron una magistral emboscada a la Marina Imperial Japonesa del vicealmirante Chuichi Nagumo cuando se lanzaron sobre los nipones hundiendo a los portaaviones Soryu, Kaga y Akagi. Por suerte para los norteamericanos, los aparatos japoneses únicamente localizaron y hundieron al portaaviones USS Yorktown más al sur, lo que evitó que conociesen la situación exacta del USS Enterprise y USS Hornet al norte, algo que sin duda permitió a Spruance desencadenar una segunda oleada de aviones que hundió al portaaviones Hiryu. Cosechada la victoria tras echar a pique a cuatro portaaviones japoneses, Spruance fue ascendido a almirante y admitido a formar parte del Estado Mayor del Pacífico (CINCAP) del almirante Chester Nimitz.

El almirante Raymond Spruance (izquierda) y el general Holland Smith (derecha) durante la campaña de las Islas Marianas.

A partir de 1943, Spruance obtuvo el mando de la V Flota Estadounidense en el Pacífico Central hasta que volvió a obtener una impresionante victoria el 16 de Febrero de 1944 tras el Raid sobre Truk en las Islas Carolinas que dejó un saldo de 47 navíos japoneses hundidos, entre estos tres cruceros (sin contabilizarse bajas navales propias). Poco después, el 19 de Junio de 1944, Spruance dirigió la Batalla del Mar de Filipinas durante la campaña de las Islas Marianas que acabó en otro triunfo militar después de ser hundidos los tres portaaviones japoneses Shôkaku, Taihô y Hiyô, nuevamente sin pérdidas por parte norteamericana, además de ser abatidos 480 aviones nipones. A estas increíbles gestas cosechadas por Spruance, Halsey y Nimitz, les siguieron otras campañas en 1945 como la Batalla de Iwo Jima y la Batalla de Okinawa hasta la rendición final de Japón.

Terminada la Segunda Guerra Mundial el 2 de Septiembre de 1945, Spruance recibió la Cruz Naval por su actuación en el conflicto y ostentó la Presidencia del Colegio Naval de Guerra en Rhode Island entre 1947 y 1948, antes de su retiro definitivo de las fuerzas armadas. Únicamente volvió a trabajar como embajador de Filipinas entre 1952 y 1955 durante el mandato del Presidente Harry Truman.

El 13 de Diciembre de 1969, Raymond Spruance falleció en Pebble Beach, California, a la edad de 83 años. Tras su muerte, la figura de este almirante se erigió como una de las más importantes de la Historia Naval de la Flota Estadounidense.

 

Bibliografía:

-Carlo Caranci, Revisión Histórica del Siglo XX. La Segunda Guerra Mundial. Holocausto Atómico, “Raymond Spruance”, Ediciones Iberoamericanas Quorum (1986), p.42
-http://en.wikipedia.org/wiki/Raymond_A._Spruance