Mitsuo Fuchida

 

Mitsuo Fuchida nació un 3 de Noviembre de 1902 en la ciudad de Katsugari, parte de la bella prefactura de Nara en Japón. Este ciudadano nipón, artífice del ataque a Pearl Harbor y famoso aviador que se enfrentó a las fuerzas de Estados Unidos durante la Guerra del Pacífico, sería uno de los pocos supervivientes de la contienda que con tal grado de participación se convertía en ciudadano estadounidense.

Fuchida inició sus estudios militares en la Academia Naval de Etajima ubicada en la ciudad de Hiroshima en 1921. Siendo compañero del popular aviador Minoru Genda, con quién entabló gran amistad, se graduó como piloto de la Marina Imperial Japonesa el 24 de Julio de 1924. Pronto empezó a subir en el escalafón de su carrera ascendiendo a alférez el 1 de Diciembre de 1925, a subteniente el 1 de Diciembre de 1927 y a teniente el 1 de Diciembre de 1930 tras servir a bordo del portaaviones Kaga como parte del Grupo Aéreo Sasebo, donde se especializó como profesional en el bombardeo en picado.

Capitán Mitsuo Fuchida.

Al estallar la Segunda Guerra Sino-Japonesa en 1937, Fuchida fue enviado a bordo del portaaviones Akagi a China para combatir contra el Kuomintang y efectuar bombardeos. Gracias a la experiencia adquirida en China, Fuchida fue nombrado capitán en Octubre de 1941, siendo puesto al mando de la primera oleada que debía hacer entrar a Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial atacando Pearl Harbor.

El 7 de Diciembre de 1941, Mitsuo Fuchida, al mando de 183 aviones entre los que había 43 cazas Zero, 100 bombardeos en picado Aichi Val y 40 Nakajima B51 (el propio Fuchida al mando de uno de estos junto al teniente Mitsuo Matsuzaki), fue quién ordenó la frase de “¡Tora, Tora, Tora (¡Tigre, Tigre, Tigre!)” para dar inicio al ataque a las 7:53 horas de la mañana sobre Pearl Harbor en las Islas Hawaii. Como era de esperar el raid áereo fue un éxito por varios acorazados fueron hundidos, más de cien aviones destruidos y las instalaciones porturarias dañadas, saliendo el avión Nakajima B5N de Fuchida ileso del asalto tras encajar 21 agujeros de bala que no causaron ningún daño. De regreso al portaaviones Akagi cuando el capitán Minoru Genda lanzaba la segunda oleada, Fuchida propuso al vicealmirante Chuichi Nagumo hacer despegar a la tercera oleada, algo a lo que su jefe se negó, lo que constituyó un tremendo error para Japón de cara al futuro.

Con la llegada de 1942, Mitsuo Fuchida participó primero en el ataque a Port Darwin sobre Australia hundiendo a 10 cargueros aliados el 19 de Febrero de 1942 y en los bombardeos sobre las instalaciones británicas de la Isla de Ceilán a principios de Marzo. Al producirse la Batalla de Midway el 4 de Junio de 1942, Fuchida se encontraba en el puente del portaaviones Akagi recuperándose de una operación de apendicitis, lo que no sólo le impidió combatir, sino que además fue herido por partida doble con quemaduras cuando el navío fue hundido por bombardeos en picado estadounidenses. Por suerte Fuchida fue rescatado tras el desastre en Midway y al cabo de unos meses pudo curarse de sus heridas, aunque las secuelas le impedirían volar como piloto de guerra.

Mitsuo Fuchida con el mono de piloto durante un entrenamiento antes del ataque a Pearl Harbor.

Durante el resto de la Segunda Guerra Mundial, Fuchida trabajó como oficial del Estado Mayor de la Marina Imperial Japonesa hasta que el 6 de Agosto de 1945 se le trasladó a Hiroshima. Sin embargo tuvo tan mala suerte que ese mismo día cayó la bomba atómica que arrasó toda la ciudad cuando Fuchida se hallaba participando en una conferencia. Todo su equipo perdió la vida por la radiación, aunque milagrosamente Fuchida salió ileso y sin contaminación nuclear. De hecho, únicamente pasado un mes de los hechos, estuvo presente junto a la delegación nipona en la rendición de Japón el 2 de Septiembre de 1945 sobre el acorazado estadounidense USS Missouri.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, Fuchida acudió en 1947 y 1948 como testigo a los Procesos de Tokyo organizados por los Aliados contra los criminales de guerra japoneses. Al año siguiente en 1949, tras hacer amistad y conocer más a los norteamericanos que por aquel entonces ocupaban Japón, Fuchida terminó leyendo la Bíblia y convirtiéndose al cristianismo evangélico. De hecho, tan interesado estuvo por la cultura occidental, que en 1952 viajó a Estados Unidos como parte de una Misión Cristiana, donde acabó obteniendo el pasaporte y nacionalizándose como ciudadano estadounidense.

Viviendo entre Estados Unidos y Japón, Fuchida dedicó gran parte de su vida a la religión y a estudiar la Segunda Guerra Mundial basándose en su experiencia. Algunas de sus obras publicadas sobre el conflicto fueron Midway: La Batalla que perdió Japón y la Historia de la Armada Japonesa, Desde Pearl Harbor al Calvario o una autobiografía titulada Por un Día: Memorias de Mitsuo Fuchida, Comandante del Ataque a Pearl Harbor. También llegó a asesorar en la película Tora, Tora, Tora! de 1970 cuando el actor nipón Takahiro Tamura le interpretó en este film sobre Pearl Harbor.

Inesperadamente el 30 de Mayo de 1976, a la edad de 73 años, Mitsuo Fuchida falleció de una diabetes en Kashiwara, una ciudad próxima a Osaka.

 

Bibliografía:

Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. Volumen 8. “Mitsuo Fuchida”, S.A.R.P.E. (1978), p.107-108
http://en.wikipedia.org/wiki/Mitsuo_Fuchida