Ma Zhanshan

El general Guerra Ma Zhanshan fue uno de los grandes líderes militares de China en el siglo XX. Famoso por sus aventuras junto a los Señores de la Guerra y por su aspecto de mongol de la Horda de Oro (tenía largos cabellos y bigotes, y se ataviaba con casco medieval y armadura), fue el primero en poner en serios aprietos al Imperio Japonés durante la invasión de Manchuria en 1931 y en convertirse en un firme defensor de la resistencia a ultranza durante la Segunda Guerra Mundial.

Ma Zhanshan nació el 30 de Noviembre de 1885 en Huaide, una región de Fengtian al noreste de China. Este personaje de religión musulmana que procedía de una familia pobre, ya se distinguió con tan sólo veinte años tras convertirse en un bandido al servicio de los Señores de la Guerra que operaban al norte de China. A raíz de su profundo odio a las potencias occidentales, no dudó en trabajar para Japón durante la Guerra Ruso-Japonesa de 1904 a 1905 bajo las órdenes de un grupo paramilitar en Heihushan que lideró su amigo Yu Chonghan. Una vez terminado el conflicto, Ma Zhanshan se alistó en el Ejército Imperial Chino, donde obtuvo el mando de un batallón de defensa en Mukden en 1908, antes de que en 1911, coincidiendo con la Revolución China que instauró la República de China, volviese a cambiar de bando para unirse al Señor de la Guerra Wu Junsheng, quién en 1920 le promovió al rango de coronel.

Bandido Ma Zhanshan en tiempos de la Era de los Señores de la Guerra.

Al mando de la 5ª Brigada de Caballería del Ejército del Noroeste del Señor de la Guerra Zhang Zuolin, las tropas de Ma Zhanshan se enfrentaron al Kuomintang de Chiang Kai-Shek durante la Expedición del Norte. Durante esta fase de su vida, Ma Zhanshan se convirtió en un maestro de la caballería y en un experto táctico gracias a sus temidas cargas de sus jinetes sobre las unidades compactas de infantería. Como consecuencia de estos éxitos, en 1927 se le cedió la jefatura de la guarnición de Heilongjiang, además de ser ascendido comandante y destacar por frenar el avance de las tropas del Kuomintang que durante los tres años siguientes intentaron penetrar infructuosamente entre la región de Heihe y la frontera con la Unión Soviética.

Con el Incidente de Mukden que supuso la invasión de Japón a Manchuria el 18 de Septiembre de 1931, el general Ma Zhanshan decidió unirse al Kuomintang en lo que fue un auténtico gesto de patriotismo con tal de expulsar al agresor. A partir de entonces su área de operaciones fue Heilongjiang, donde resistió a las tropas japonesas y colaboracionistas manchús los días 6 y 8 de Noviembre junto al Río Nonni. A pesar de las bajas infligidas al invasor, los hombres de Ma Zhanshan se retiraron para efectuar posteriormente una contraofensiva sobre la capital de Qiqihaer en Heilongjiang que estuvo a punto de romper las líneas enemigas de no ser por la superioridad en tanques y aviación con la que contaba el Ejército del Kwantung y porque un líder nacionalista manchú llamado Liu Shengyun, traicionó a los chinos y desertó con sus tropas al bando nipón. A raíz de estos últimos sucesos, a Ma Zhanshan y sus seguidores no les quedó más remedio que aceptar la derrota y abandonar Manchuria para refugiarse al otro lado de la frontera con China en 1932.

Mientras todavía se desarrollaban los combates en Manchuria, el general Ma Zhanshan envió telegramas al Gobierno de Nankíng para presionar al Presidente Chiang Kai-Shek a resistir antes que negociar un tratado desfavorable para China. Al mismo tiempo, emitió órdenes a su subordinado, Xu Baozhen, con la finalidad de asegurarse de no forzar un alto el fuego en su área de despliegue sobre Daxing. Lamentablemente sus medidas de nada sirvieron porque a inicios de 1932 fue enviado a Manchuria para encabezar un gobierno provisional que él mismo presidió junto a los colaboracionistas Zhang Jinghui, Zang Shiyi y Xi Qia. No obstante, como Ma Zhanshan no soportaba a estos últimos (de hecho había rechazado una oferta de 3 millónes de dólares ofrecidos por el general Kenji Doihara para comandar el Ejército Imperial Manchú), cuando se anunció la creación del estado títere de Manchukuo, el 10 de Abril de 1932 el veterano militar declaró su lealtad al Kuomintang y se trasladó a la frontera sino-manchú para organizar una guerrilla.

La rebelión de Ma Zhanshan contó con 3.500 partisanos que hubieron de hacer frente a más de 30.000 tropas japonesas y manchús. Sorprendentemente y gracias a sus tácticas de guerrilla por la espalda y a que pactó en Longmen con el Ejército de Salvación Nacional de Heilungkiang al frente del Señor de la Guerra Su Bingwen, los combatientes de Ma Zhanshan obtuvieron grandes éxitos e incluso en una ocasión se distinguieron por destruir seis aviones japoneses en tierra durante una incursión al Aeródromo de Hsinking.

A nivel internacional, el general Ma Zhanshan intentó buscar apoyos efectuando un largo viaje por Europa que le llevó a visitar la Unión Soviética, Alemania e Italia. De todas estas potencias, sólo obtuvo financiación de Moscú para contener el movimiento uigur de la República del Turkestán Oriental dentro del contexto de la Guerra de Sinkiang, además de jugar un papel esencial en el Incidente de Xian que concluyó en un acuerdo de paz entre los chinos y los musulmanes turcomanos.

General Ma Zhanshan a caballo como líder militar del Kuomintang. Sus tácticas en la caballería contra ejércitos modernos le granjeó su fama de gran jinete.

Cuando en 1937 se produjo el Incidente del Puente Marco Polo que derivó en la invasión de Japón a China, Ma Zhanshan tomó el mando de la Fuerza de Avance del Noroeste del Kuomintang para proteger la ciudad de Liaoning en Jilin, donde sus hombres aguantaron la acometida japonesa hasta ser expulsados y puestos en retirada. Afortunadamente y en última instancia, el general escapó con las fuerzas suficientes para reorganizarse entre 1938 y 1939, sin dejar de combatir a los soldados japoneses y los colaboracionistas mongoles en Rehe, Chahar, Shanxi, Datong y Suiyuán.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, el general Ma Zhanshan abandonó el Kuomintang tras sentirse defraudado por la mala gestión de la contienda por parte del Presidente Chiang Kai-Shek. Fue entonces cuando tomó la decisión de unirse al Partido Comunista Chino (PCCh) en el Yenan, donde Mao Tse-Tung le ofreció el mando de la provincia de Heilongjiang para cuando la contienda finalizase. Desde ese instante, Ma Zhanshan trabajó para los comunistas, aunque también cooperó en las oficinas del Kuomintang dentro del Frente Unido contra Japón hasta la conclusión del conflicto en Asia.

Terminada la Guerra del Pacífico en 1945, el Kuomintang entregó a Ma Zhanshan la jefatura de la región de Shenyang. No obstante y pese a la confianza en el antiguo general, esto fue un error fatal por parte del Presidente Chiang Kai-Shek, quién desconociendo de su pacto secreto con Mao Tse-Tung, en plena Guerra Civil China se sublevó contra los nacionalistas y entregó la provincia a los maoístas en 1949 según lo pactado con el Partido Comunista Chino.

Al producirse la victoria del Partido Comunista Chino en la Guerra Civil China, el “Gran Timonel”, Mao Tse-Tung ofreció un puesto de honor a Ma Zhanshan en la nueva República Popular de China. Desgraciadamente, el viejo guerrero no pudo saborear su recompensa porque una inesperada enfermedad acabó con su vida en Pekín el 29 de Noviembre de 1950.

 

Bibliografía:

-Rana Mitter, The Manchurian Myth. Nationalism, Resistance and Collaboration in Modern China, “From Resistance to Withdrawal: The First Phase of Ma’s Campaign”, University of California Press, (2000), p.204-211
-http://en.wikipedia.org/wiki/Ma_Zhanshan