Himamura Hitoshi

El general Himamura Hitoshi fue uno de los protagonistas de todas las campañas que el Ejército Imperial Japonés llevó a cabo sobre las Indias Orientales Holandesas y Nueva Guinea durante la Segunda Guerra Mundial. Favorable a una política de ocupación moderada en los territorios ocupados, se convirtió en un abanderado de la independencia de Indonesia, lo que sin duda le salvó la vida ante los Aliados cuando fue juzgado por crímenes al término de la Guerra del Pacífico.

Himamura Hitoshi nació el 28 de Junio de 1886 en Sendai, una ciudad de la prefactura de Miyagi al norte de Japón. Procedente de una familia en la que su padre era juez, Hitoshi prefirió elegir la más aventurera vida militar e ingresar en el Ejército Imperial Japonés.

General Himamura Hitosh.

La carrera como soldado de Himamura Hitoshi comenzó en la Academia Militar de Tokyo, de donde se graduó como oficial en 1909, antes de pasar al Colegio de Guerra para obtener su título de capitán en 1914. Al entrar Japón en la Primera Guerra Mundial junto a los Aliados, en 1915 Hitoshi fue trasladado como agregado militar a Londres para coordinar las acciones militares con Gran Bretaña en la contienda contra los Imperios Centrales. Aquella misma función desempeñó al término de la Gran Guerra en otros países como la Alemania de la República de Weimar, la Italia Fascista o la colonia inglesa de la India hasta 1927, una serie de cargos que le valieron ser ascendido a coronel y acceder al Estado Mayor de Tokyo en 1930.

Cuando en 1931 se produjo el Incidente de Mukden entre Japón y China, Hitoshi fue puesto al mando del 57º Regimiento de Infantería que operó sobre la frontera de Corea y Manchuria contra las tropas chinas del Kuomintang. Al año siguiente, en 1932, regresó a Japón tras ser nombrado profesor de la Escuela Militar de Narashino, un cargo que ejerció hasta 1935; antes de volver a Manchuria en 1936 como vicecomandante del Estado Mayor del Ejército del Kwantung. Nuevamente entre 1937 y 1938 fijó su residencia en Japón como nuevo director de la Escuela de Infantería de Toyama; mientras que en 1939 viajó a China para combatir durante la Segunda Guerra Sino-Japonesa al frente de la 5ª División de Infantería que se batió en numerosos enfrentamientos contra el Kuomintang.

Paralelamente a la brillante carrera militar que estaba haciendo Hitoshi, el general también comenzó una vida política secreta durante la “Era de Entreguerras” al entrar en contacto con una serie de círculos de carácter ultranacionalista y seguidores del budismo Zen. Así fue como se afilió al movimiento Facción de Control (Tôseiha) que en aquellos instantes dirigían prestigiosos generales como Hideki Tojo, Koiso Kuniaki y Ukagi Kazishige. Gracias a esta militancia, en cuanto el general Tojo fue nombrado Primer Ministro por el Emperador Hiro-Hito en 1940, el general Hitoshi fue premiado con la Jefatura de Inspección Militar de Educación y el mando del XXIII Ejército desplegado sobre la provincia de Guangdong en China.

Cuando en Diciembre de 1941 comenzó la Guerra del Pacífico, Hitoshi fue puesto al frente del XVI Ejército que iba a invadir las Indias Orientales Holandesas (Indonesia). De hecho Hitoshi fue uno de los primeros militares nipones en desembarcar sobre la playa de la Isla de Java el 1 de Marzo de 1942, antes de que sus tropas avanzaran al interior y conquistaran todo el territorio insular el día 12 tras haber aplastado a las guarniciones del Ejército Británico y el Ejército Holandés.

Ocupadas las Indias Orientales Holandesas a mediados de 1942, el general Himamura Hitoshi fue nombrado comandante militar de la Isla de Java. Asumiendo este cargo, desempeñó una exhausta labor a la hora de buscar la amistad del nacionalismo indonesio, otorgar a los nativos una amplia autonomía, autorizar a los ciudadanos a acceder a las administraciones públicas, fomentar el uso de la lengua indonesia y crear una fuerza paramilitar indígena bautizada como Milicia “Heiho”. Incluso el propio Hitoshi se convirtió en un héroe del pueblo indonesio cuando personalmente liberó de la cárcel al líder independentista Ahmed Sukarno (futuro Presidente de Indonesia).

Como consecuencia de la política tolerante del general Himamura Hitoshi hacia el nacionalismo indonesio en la Isla de Java, el 9 de Noviembre de 1942 el Estado Mayor de Tokyo decidió relevarle del mando del XVI Ejército. A partir de entonces fue puesto al frente del VIII Ejército que se repartía entre Nueva Guinea y las Islas Salomón, ubicando su cuartel general en la Isla de Rabaul, desde donde dirigió las operaciones a lo largo del resto de la Segunda Guerra Mundial. Entre sus éxitos estuvo el contener a todo el Ejército Estadounidense y al Ejército Australiano en Nueva Guinea entre 1943 y 1945, aunque a costa de un elevado coste en vidas de miles de soldados japoneses, la mayoría muertos por inanición ante el bloqueo naval impuesto por el enemigo, que no por los combates contra los Aliados.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, el general Hitoshi fue arrestado por los Aliados cuando Australia le acusó de crímenes de guerra contra soldados originarios de su patria. Así fue como Hitoshi resultó juzgado y condenado a prisión en una cárcel de Jakarta en 1948, de donde las tropas del Ejército Holandés tuvieron que evacuarle en 1949 hacia Japón tras producirse la independencia de Indonesia (y un intento fallido del Presidente Ahmed Sukarno para liberarle como una forma de devolverle el favor por haberle sacado de cautividad en 1942).

La Prisión de Sugamo a las afueras de Tokyo fue el nuevo destino del general Hitoshi hasta que finalmente en 1954 la pena de cárcel le fue conmutada y salió en libertad. Desde entonces el retirado general Himamura Hitoshi vivió tranquilamente en Japón hasta su muerte por vejez el 4 de Octubre de 1968 a la edad de 82 años.

 

Bibliografía:

-Peter Post, The Encyclopedia of Indonesia in the Pacific War, “Imamura Hitoshi”, Brill (2010), p.512-513
-http://en.wikipedia.org/wiki/Hitoshi_Imamura