Harold Barrowclough

El general Harold Barrowclough fue uno de los militares más activos de Nueva Zelanda en el siglo XX. Veterano de la Revuelta Sanussi en Libia y del Frente Occidental en la Gran Guerra, lideraría magistralmente a sus tropas en Grecia, Creta, el Norte de África y las Islas Salomón durante la Segunda Guerra Mundial.

Harold Eric Barrowclough nació un 23 de Junio de 1894 en Masterton, Nueva Zelanda. Hijo de un ingeniero de profesión llamado Alfred Barrowclough, el pequeño estudió en la Escuela de Palmerston North hasta que alcanzada la juventud, se graduó como abogado en Derecho por la Universidad de Otago.

General neozelandés Harold Barrowclough.

Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914 tras la declaración de hostilidades por parte de Nueva Zelanda a Alemania, Barrowclough se alistó en la Fuerza Territorial (Territorial Force), antes de pasar con el rango de teniente a la Fuerza Expedicionaria Neozelandesa (New Zealand Expeditionary Force) que partió hacia el Norte de África en 1915. Sería en Libia donde Barrowclough recibiría su primer bautismo de fuego al enfrentarse contra las Tribus Sanussi que se habían rebelado contra el Reino de Italia y el Imperio Británico. Ascendido a comandante por su intervención en Libia, Barrowclough fue enviado en 1916 a Francia para combatir en la Batalla del Somme, enfrentamiento en el que obtuvo la Cruz de Guerra. No obstante y a pesar de que en 1917 sufrió heridas sobre una escaramuza en el Frente Occidental, Barrowclough se recuperó y tomó el mando del 4th Batallón de Infantería Neozelandés que dirigió durante la “Ofensiva de los 100 días” de 1918, persiguiendo al Ejército Alemán hacia la frontera con Bélgica y destacando especialmente en los combates sobre la ciudad de Le Quesnoy.

Terminada la Gran Guerra en 1918, Barrowclough permaneció algún tiempo en las zonas de ocupación sobre el Sarre llevando a cabo cursos de instrucción para los soldados de la División Neozelandesa. Al regresar a Nueva Zelanda, compaginó su oficio de abogado trabajando para el Bufet Russel; al mismo tiempo en que como reservista de la Fuerza Territorial ascendió a coronel en 1930, primero al frente del Regimiento de Infantería de Otago y más tarde en la 3ª Brigada de Infantería Neozelandesa. Simultáneamente también dedicó a la política apoyando al Partido Laborista Neozelandés y siendo miembro de las asociación patriótica de la Liga de Defensa Nacional Neozelandesa (National Defense League of New Zealand). Incluso a pesar de llevar a cabo tantas ocupaciones, encontró el tiempo suficiente para contraer matrimonio con una mujer llamada Mary.

Cuando empezó la Segunda Guerra Mundial en 1939, Barrowclough partió a Inglaterra al mando de la 6ª Brigada de Infantería Neozelandesa, la cual formaba parte de la 2ª División de Infantería Neozelandesa liderada por su amigo, el general Bernard Freyberg. Una vez en Europa, Barrowclough dirigió a la 6ª Brigada de Infantería Neozelandesa en la campaña de Grecia, antes de verse superado por las tropas alemanas que le obligaron a replegarse a Creta, para recibir allí un asalto paracaidista que de nuevo le hicieron retirarse con grandes bajas a Egipto. Por suerte para él mismo, Barrowclough tuvo más fortuna en el Norte de África durante la “Operación Crusader” tras conseguir derrotar a numerosas tropas italianas y alemanas en Libia, especialmente en torno a la plaza fuerte de Tobruk.

El general neozelandés Harold Barrowclough junto a otros oficiales en la Isla Nissan durante la Guerra del Pacífico.

Al producirse la declaración de guerra de Japón a Nueva Zelanda el 8 de Diciembre de 1941, el Primer Ministro Joseph Savage reclamó al general Harold Barrowclough de vuelta a su patria debido a que todo el Ejército Neozelandés se hallaba en el Norte de África. Una vez de regreso en el país, Barrowclough contribuyó a evitar una posible invasión del Imperio Japonés en 1942 mediante la formación a toda prisa de la 3ª División de Infantería Neozelandesa, al frente de la cual se puso él mismo al mando, y a cuyos 13.500 efectivos adiestró personalmente con duras maniobras, impartiendo enseñanzas de guerrilla en la jungla y realizando simulaciones anfibias de desembarco junto a tropas de Estados Unidos, Fiji y Tonga.

Las Islas Salomón y la Batalla de Vella Lavella constituyeron el primer encuentro que Harold Barrowclough protagonizó como general de la 3ª División de Infantería Neozelandesa que por aquel entonces sufrió 150 muertos a costa de 200 bajas japonesas tras el sangriento choque del 15 de Agosto de 1943. Similar resultado cosechó a finales de año en la Batalla de las Islas Treasury, incluyendo los Islotes de Mono y Stirling, porque los efectivos de Barrowclough encajaron unas 226 bajas frente a 231 de los nipones. No sería hasta la Batalla de las Islas Green en Febrero de 1944, cuando las tropas neozelandesas de Barrowclough se impusieron a sus oponentes causando a los japoneses 120 muertos por tan sólo 13 pérdidas mortales propias.

Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945, Barrowclough se dedicó a tareas administrativas en Nueva Caledonia. Una vez terminada la contienda, regresó a Nueva Zelanda para continuar ejerciendo como abogado primero en la Corte de Justicia de Wellington, luego en el Consejo Privado y por último en la Corte de Apelación.

En en 1966 el general y abogado Harold Barrowclough se retiró de la Justicia y se jubiló del Ejército Neozelandés. Al cabo de tiempo, el 4 de Marzo de 1972, falleció en la ciudad de Auckland a la edad de 77 años.

 

Bibliografía:

-Wayne Stack & Barry O’Sullivan, The New Zealand Expeditionary Force in World War II, “Major-General Sir Harold Barrowclough”, Osprey Publishing, (2013), p.6
-http://en.wikipedia.org/wiki/Harold_Barrowclough