Fyodor Okhlopov

Los francotiradores fueron unos de los soldados más letales de la Segunda Guerra Mundial. A la vanguardia de esta modalidad en la Unión Soviética estuvo Fyodor Okhlopov, quién a pesar de ostentar el récord de enemigos abatidos durante la “Gran Guerra Patria”, su mérito pasó desapercibido primero por su origen asiático y segundo por el racismo imperante en el régimen estalinista.

Fyodor Okhlopov nació un 2 de Marzo de 1908 en el pueblo de Krest-Khaldzhai, provincia de Yakutia en Siberia, por aquel entonces parte de Rusia. Procedente de padres emigrados de Mongolia, este yakuto de etnia “han” convivió desde muy niño con la sociedad eslava de raza blanca que se había ido asentando en la zona desde el siglo XIX. Con la proclamación de la Unión Soviética, Okhlopov se amoldó en la recién fundada República Autónoma Socialista Soviética de Sajá, donde trabajó primero técnico de maquinaria agrícola y posteriormente como obrero en una mina de oro de Orochon.

Francotirador Fyodor Okhlopov.

Francotirador Fyodor Okhlopov.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial e involucrarse la Unión Soviética en 1941, Fyodor Okhlopov ingresó junto a su hermano en el 234º Regimiento de Fusileros del Ejército Rojo. Primeramente combatió en una sección de ametralladoras sobre el Frente Oriental, hasta que tras morir su hermano en sus propios brazos tras el certero disparo de un soldado alemán, tomó la decisión de convertirse en francotirador.

Obtenido el título de tirador de élite, entre Octubre de 1942 y Marzo de 1943, Okhlopov eliminó 147 oficiales y soldados alemanes. El secreto de su pericia fue reconocer previamente la zona antes de apostarse en emboscada, camuflarse debidamente con el terreno y tener siempre una ruta de salida en caso de peligro. Gracias a ello la última semana de 1943 mató a otros 27 alemanes y en 1944 su marca ya superaba las 400 víctimas mortales.

Inesperadamente el 23 de Junio de 1944, Okhlopov fue herido durante el ataque a la ciudad de Vitebsk durante la “Operación Bragation”. A raíz de los daños sufridos y a pesar de que se recuperó de salud, contempló desde un hospital la caída del Tercer Reich sin poder tomar parte en las últimas acciones bélicas sobre Europa.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, Fyodor Okhlopov sufrió la injusticia de no ser condecorado ni sus méritos reconocidos, algo muy distinto al resto de francotiradores cuando él había sido el soldado que más enemigos había eliminado durante el conflicto. La razón de ello fue la política racista y paneslavista de Iósif Stalin que intentaba prevalecer la superioridad del pueblo ruso blanco respecto del resto de etnias que comprendían la URSS. Afortunadamente tras la “Desestalinización”, en 1965, veinte años después de la contienda, el Kremlin agradeció a Okhlopov sus servicios y le condecoró con la Orden de Lenin y la Medalla al Héroe de la Unión Soviética.

El 28 de Mayo de 1968, Fyodor Okhlopov falleció en Krest-Khaldzhai a la edad de 60 años. Hasta ese momento ostentó el récord de mayor francotirador en la Historia de la Unión Soviética con 429 soldados enemigos abatidos en su haber.

 

Bibliografía:

-Francisco Saiz Silva, Fyodor Okhlopov, WW2 GP Magazine Nº11 (2016), p.13
-http://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?f=251&t=15234