Friedrich Guggenberger

 

Friedrich Karl Guggenberger vino al mundo un 6 de Marzo de 1915 en Munich, Alemania. Este niño recién nacido con la Primera Guerra Mundial en marcha, estaría destinado a batir dos grandes récords en el siguiente conflicto: 1) hundir al más importante portaaviones de la Marina Real Británica (Royal Navy), el HMS Ark Royal; 2) protagonizar la mayor fuga de prisioneros del Eje en Estados Unidos.

Guggenberger se enroló en la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine) como oficial en 1934. Poco a poco su espíritu marino le llevó a ascender con velocidad al rango de teniente y acceder al arma de submarinos en Octubre de 1939, coincidiendo con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo las órdenes para Guggenberger no fueron las de participar en el conflicto, sino las de permanecer en el puerto como segundo oficial del submarino escuela U-28 como instructor de las nuevas tripulaciones junto al capitán Günther Kuhnkel, con quién realizaría seis patrullas de guerra. Mientras tanto aprovechó este aparente período de paz para casarse con una chica llamada Lieselotte Fischer con la que tendría cuatro hijos: Anna, Eva, Elke y Dieter.

Capitán de corbeta Friedrich Karl Guggenberger.

Por fin el 26 de Abril de 1941, a Guggenberger se le confirió el mando del submarino de combate U-81 con el que zarpó al Océano Atlántico en búsqueda de presas como parte de la 22ª Flotilla Submarina. Así pues, durante la Batalla del Atlántico el U-81 de Guggenberger hundió a los dos mercantes británicos SS Empire Springbuck y SS Sally Maersk los días 9 y 10 de Septiembre respectivamente, lo que le valió ser ascendido a capitán de corbeta.

Concluidas las operaciones en el Atlántico, a Guggenberger se le ordenó abandonar el Mar del Norte con el U-81 para adentrarse en el Mar Mediterráneo. No obstante la misión no fue fácil porque tras zarpar el 4 de Noviembre de 1941 del puerto de Brest en Francia, tuvo que regresar ante la imposibilidad de cruzar el Estrecho de Gibraltar debido a la gran vigilancia británica sobre la zona. Por suerte seis días más tarde, el 10 de Noviembre, el U-81 de Guggenberger atravesó el Estrecho de Gibraltar aprovechando la oscuridad de la noche y sumergido se adentró en el Mediterráneo.

Increíblemente el 13 de Noviembre de 1941, a sabiendas Guggenberger de que la Fuerza H de la Marina Real Británica estaba navegando con buques de gran tonelaje entre Gibraltar y la costas de España, levantó el periscopio para comprobar con sus propios ojos como a las 15:30 horas de la tarde numerosos barcos enemigos circulaban por la zona. Sin dudarlo un instante Guggenberger disparó dos torpedos contra el acorazado HMS Malaya que a las 15:40 hicieron explosión. No obstante, Guggenberger no pudo quedarse a ver el resultado de su acción porque el destructor HMS Legion lanzó varias cargas de profundidad al U-81 que obligaron al submarino a escabullirse de la zona saliendo milagrosamente ileso. Sin embargo, lo más sorprendente de toda la hazaña ocurrió el 10 de Diciembre cuando Guggenberger amarró en el puerto de La Spezeia, Italia, donde le informaron que el barco que acababa de echar a pique no era el acorazado HMS Malaya, sino todavía una pieza mucho mejor al tratarse del portaaviones HMS Ark Royal de 22.600 toneladas que se hundió bajo las olas, causando a la Marina Real Británica una de sus pérdidas más graves de la contienda.

Al llegar el año 1942 y tras ser condecorado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro por el hundimiento del HMS Ark Royal, Guggenberger a bordo del U-81 prosiguió con su cacería en el Mediterráneo hundiendo a siete mercantes con un total de 18.254 toneladas, entre los que estuvieron los anglo-egipcios SS Bab el Farag, SS Caspia, SS Fatouhel el Rahman, SS Hefz el Rahman, SS Aziza y SS Havre; así como el francés libre Vikings. Meses más tarde, el 24 de Diciembre de 1942, Guggenberger dejó el mando del U-81 para hacerse cargo del U-847 como submarino de entrenamiento, poco antes de ser premiado con la Cruz de Caballero con Hojas de Roble en un ceremonia privada en la que estuvieron presentes Adolf Hitler y el almirante Karl Doenitz.

Bajo el nuevo liderazgo del submarino U-513, Guggenberger retornó a la Batalla del Atlántico el 18 de Mayo de 1943 hundiendo cuatro mercantes más en las costas de Sudamérica, entre estos los estadounidenses SS Elihu Washburne y SS Richard Caswell, el brasileño Tutoya y el neutral sueco Venezia con un total de 17.151 toneladas. Sin embargo la suerte del sumergible se acabó el 19 de Julio de 1943 cuando un hidroavión norteamericano PBM Mariner localizó ante la costa de Brasil al U-513 y le arrojó una carga de profundidad que hundió al submarino. Únicamente hubo siete supervivientes dentro de una balsa a la deriva, entre ellos el mismo Guggenberger que fue hecho prisionero unas horas más tarde por el portahidroaviones estadounidense USS Barnegat.

Herido de cierta consideración, Guggenberger fue trasladado a Estados Unidos y atendido en el Hospital de Fort Hunt en Virginia. Una vez recuperada la salud, Guggenberger fue encerrado primero en el campo de prisioneros de Crossville en Tennessee y luego en el de Papago Park junto a Phoenix en Arizona. Aparentemente la aventura de Guggenberger en la contienda tendría que haber acabado en América, de no ser porque fue el artífice la noche del 23 al 24 de Diciembre de 1944 de la mayor fuga de prisioneros del Eje en Estados Unidos cuando 25 militares alemanes escaparon de Papago Park. El propio Guggenberger se evadió del campo y durante dos semanas atravesó Arizona con el fin de llegar a México, siendo capturado el 6 de Enero de 1945 a tan sólo 15 kilómetros de la frontera mexicana.

Prisionero otra vez por las tropas del Ejército Estadounidense, Guggenberger fue transferido al campo de prisioneros de Camp Shanks en Nueva York, donde permanecería hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945. Al año siguiente, en Febrero de 1946, Guggenberger finalmente fue liberado y devuelto con su familia a Alemania.

Durante la Guerra Fría contra la Unión Soviética, Guggenberger se instaló en la República Federal Alemana y volvió a alistarse como marino en la nueva Marina de Guerra Alemana (Bundesmarine) en 1956. Nuevamente regresó a Estados Unidos para estudiar en Colegio Naval de Newport, graduándose como contraalmirante. Gracias a sus méritos alcanzó la jefatura naval del Estado Mayor de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y de las Fuerzas Aliadas del Noreste de Europa (AFNORTH), antes de retirarse con todos los honores militares en 1972.

Misteriosa y sorprendente fue la muerte de Friedrich Guggenberger el 13 de Mayo de 1988 cuando a la edad de 73 años salió a dar un paseo a un bosque cercano a su casa de Erlenbach Am Main del que no volvió. A pesar de una infructuosa búsqueda el cuerpo no fue encontrado, hasta que dos años más tarde, en 1990, fue hallado su cadáver junto a un árbol y sometido a examen, cuyo resultado interpretó que muy posiblemente podría haber muerto a causa de un infarto de corazón mientras paseaba. Fuese como fuese, Guggenberger tanto en su muerte como en su vida, artífice del hundimiento del HMS Ark Royal y de la fuga del campo de Papago Park, pasó a convertirse en una leyenda de la Historia Militar Naval.

 

Bibliografía:

José Márquez, Guggenberger, Revista WW2GP Magazine Nº6 (2015), p.28-30
http://en.wikipedia.org/wiki/Bren_light_machine_gun