Ettore Muti

Ettore Muti representó el máximo exponente del fascismo en todo lo relacionado con el espíritu aventurero y el ideal guerrero. Nacido en Rávena el 22 de Mayo de 1902, este personaje protagonizaría algunas de las hazañas bélicas más increíbles de la Historia de Italia.

Frustrado se sintió Muti cuando Italia entró en la Primera Guerra Mundial en 1915 debido a que por ser menor de edad no pudo participar en la contienda, por lo que en 1916 se escapó de casa y viajó en solitario hasta el Frente de los Alpes, donde fue descubierto por los Carabineros (Carabinieri) y devuelto a su hogar con sus padres. Sin embargo y no dándose por vencido, Muti volvió a fugarse al año siguiente, en 1917, teniendo mucha más suerte porque fue admitido en el Ejército Real Italiano (Regio Esercito) como miembro del 6º Regimiento de Infantería de la Brigada de Infantería “Aosta”. Habiéndose convertido al fin en un soldado, combatió en la Batalla de Colt Beretta contra el Ejército Austro-Húngaro, siendo uno de los 23 supervivientes de los más de 800 hombres que resultaron masacrados tras una carga frontal contra las ametralladoras enemigas. Así pues y una vez disuelta su unidad, Muti entró en el 20º Destacamento de Asalto “Fiumme Nere” junto al que luchó en la Batalla del Piave hasta la conclusión de Gran Guerra en 1918.

Ettore Muti con la Milicia Fascista.

Finalizada la Primera Guerra Mundial en 1918, Ettore Muti fue uno de los muchos soldados descontentos con el resultado tan poco favorable de la contienda para Italia. Por dicha razón, cuando en 1919 se desató la Crisis de Fiume (Rijeka en Croacia), Muti fue uno de los voluntarios en la fuerza expedicionaria de los “Arditi” liderados por Gabriele D’Annunzio que tomaron parte en la invasión a Yugoslavia. Sin embargo y como la aventura fue un fracaso debido a que el mismo Gobierno de Roma se negó a secundarla, Muti regresó a Italia con ganas de revancha y por eso en 1922 se afilió al Partido Nacional Fascista (PNF).

Bajo el mando del Fascio de Rávena, Muti demostró ser un excelente organizador de milicias por los numerosos éxitos en los enfrentamientos callejeros contra los comunistas. De hecho él y sus hombres se apoderaron de la propia ciudad de Rávena durante la Marcha sobre Roma de 1922, por lo que una vez proclamada la Italia Fascista, estuvo entre los fundadores de la Milicia Voluntaria para la Seguridad Nacional (Milizia Voluntaria Sicurezza Nazionale o MVSN) en 1923, además de ser premiado con el rango de cónsul de la Milicia Portuaria de Trieste.

A nivel personal y fuera de la vida política y militar, Muti formó su propia familia. Lo hizo en 1926 casándose con la hija de un banquero, de cuyo matrimonio nacería una niña a la que bautizaron con el nombre de Dianna. Sin embargo la familia tenía poca cabida en la existencia de Muti porque siempre estaba corriendo riesgos o en caso de no haberlos los buscaba. Por ejemplo estuvo a punto de morir a bordo de su motocicleta Harley Davidson durante una de las muchas carrera de motos en las que siempre solía participar. También el 13 de Septiembre de 1927 sobrevivió al atentado de un anarquista que le disparó a quemarropa y le encajó dos tiros, uno en el abdomen y otro en el brazo, los cuales milagrosamente no afectaron a ningún órgano y al poco tiempo pudo recuperarse.

Con el auge de la Fuerza Aérea Real Italiana (Regia Aeronautica) en 1935, Muti abandonó la Milicia Fascista para convertirse en piloto. Una vez se hubo sacado el título de vuelo militar, marchó al África Oriental para tomar partido durante la Guerra Ítalo-Etíope entre Italia y Etiopía, donde a bordo de un avión con base en Axum, obtuvo la Medalla de Bronce por su acción sobre Chidana Mierat y la Medalla de Plata por su ataque sobre Dessiè; además de dirigir una incursión aérea contra la capital de Addis Abeba causando la destrucción en algunos de sus barrios.

Ettore Muti con las medallas obtenidas en la Guerra Civil Española.

Al iniciarse la Guerra Civil Española en 1936 entre la España Republicana y la España Nacional del General Francisco Franco, Ettore Muti apoyó a esta última enrolándose en la Aviación Legionaria Italiana (Aviazzione Legionaria Italiana). Durante su presencia en la Península Ibérica participó hasta en 160 bombardeos sobre puertos de la costa del Mar Mediterráneo, consiguiendo varias condecoraciones tanto españolas como alemanas, así como el ascenso a comandante y la Orden Militar de Saboya.

La invasión de Italia a Albania en 1939 otorgó la oportunidad al comandante Ettore Muti de ser el primer italiano en entrar triunfal en la capital de Tiranna. A raíz de tales méritos, el 31 de Octubre de 1939, Benito Mussolini en calidad de Duce y aprovechando la destitución de Achille Starace en el Gran Consejo Fascista, tuvo el honor de nombrar a Muti como Secretario General del Partido Nacional Fascista.

Cuando Italia entró en la Segunda Guerra Mundial en Junio de 1940, Muti abandonó sus cargos políticos y para regresar al Ejército Real Italiano y combatir en la Batalla de los Alpes durante la invasión de Francia. Aquel mismo verano de 1940, ingresó en el Cuerpo Aéreo Italiano (Corpo Aereo Italiano) con el que bombardeó algunas ciudades de las Islas Británicas durante la Batalla de Inglaterra.

La acción más heroica de Ettore Muti fue sin duda el bombardeo de Bahrein en 1940. Al frente de tres bombarderos trimotor Savoia SM-82, completó un recorrido de 4.700 kilómetros desde las Islas del Dodecaneso, pasando por el Desierto de Mesopotamia y Arabia, hasta bombardear y destruir algunas refinerías petrolíferas de la colonia de Baherein en el Mar Rojo. Acto seguido y sin ser detectado por los cazas británicos, sobrevoló el Mar Rojo y llevó a todos sus aparatos intactos hacia Eritrea.

Durante el resto de la Segunda Guerra Mundial entre 1941 y 1942, Muti fue puesto al mando de las operaciones en el Mar Egeo, recayendo bajo su responsabilidad los ataques contra los convoyes ingleses y bombardeando ciudades del Mandato Británico en Palestina como Haifa. Más adelante, en 1943, fue enviado a Sicilia para dirigir una serie de incursiones con torpederos contra la Flota Aliada que navegaba en torno a la Isla de Pantelleria.

A mediados de 1943 Muti se convirtió en espía y viajó con una identidad falsa primero a España y luego a Portugal. Precisamente cuando en Lisboa estaba a punto de robar la tecnología del radar a Estados Unidos, se enteró de la caída del fascismo en Italia y del derrocamiento de Benito Mussolini, por lo que teniendo las manos vacías, regresó a toda prisa a su patria el 27 de Julio de 1943.

Mientras Muti disfrutaba de su retiro en Italia, la noche del 23 al 24 de Agosto de 1943, un grupo de Carabineros (Carabinieri) al servicio del Rey Víctor Manuel III, irrumpió en su casa que por aquel entonces se ubicaba en el Chalet de Fregene, cerca de la localidad de Fiumicino. A pesar de que su intención era arrestarle, Muti se resistió y en un intento de fuga los Carabineros abrieron fuego, matándole al instante.

Miembros de la Brigada Negra “Ettore Muti” durante la República de Saló.

La muerte de Ettore Muti constituyó la primera víctima mortal de la Guerra Civil Italiana que inmediatamente estalló entre los partidarios de la Italia Cobeligerante al servicio de los Aliados y la República de Saló al servicio del Eje. Precisamente en ésta última, el 19 de Febrero de 1944, los habitantes de la ciudad de Rávena organizaron un grandioso funeral en honor a Muti al que acudieron millares de ciudadanos emocionados. Incluso el nuevo Ejército Nacional Republicano de la República Social Italiana, bautizó a una de sus formaciones militares con el nombre de Brigada Negra “Ettore Muti”.

Militarmente, el comandante Ettore Muti consiguió un total de 22 medallas entre 1940 y 1941, sin contar las ganadas en la Primera Guerra Mundial, la Crisis de Fiume, la Guerra Ítalo-Etíope, la Guerra Civil Española y la Guerra Ítalo-Albanesa. Con este historial, Muti se convirtió en el soldado italiano más condecorado de la Segunda Guerra Mundial y en uno de los más galardonados de la Historia de Italia.

 

Bibliografía:

-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. Volumen 8. “Ettore Muti”, S.A.R.P.E. (1978), p.256-257
-http://en.wikipedia.org/wiki/Ettore_Muti