Dusan Simovic

El general Dusan Simovic fue uno de los altos militares del Reino de Yugoslavia que tuvieron un destacado papel durante la Segunda Guerra Mundial. Organizador del golpe de Estado contra el Rey Pablo I que propició la posterior invasión del Eje en 1941, tuvo que marchar al exilio junto al Rey Pedro II para comprobar imponente como los partisanos comunistas del Mariscal Josip Tito se hacían con el poder.

Dusan Simovic nació un 28 de Octubre de 1882 en Kragujevac, por aquel entonces una localidad del Reino de Serbia que hacía escasos meses se había independizado del Imperio Otomano. Influido por un ambiente castrense y militarista propio de los Balcanes, en cuanto Simovic cumplió los 18 años en 1900, no dudó en ingresar como soldado del Ejército Serbio y cursar carrera en la Academia Militar de Belgrado.

General Dusan Simovic.

Siendo un joven oficial, Simovic combatió durante la Primera Guerra Balcánica de 1912 contra Turquía y durante la Segunda Guerra Balcánica de 1913 contra Bulgaria. Al año siguiente, con la Primera Guerra Mundial en marcha en 1914, Simovic participó en la defensa de su patria tras la invasión de Austria-Hungría, viéndose obligado entre 1915 y 1916 a iniciar la retirada junto a todo el Ejército Serbio hacia Grecia, donde sus hombres se atrincheraron en una línea fortificada sobre Salónica hasta la exitosa contraofensiva de 1918 que le valió ser ascendido a general.

Terminada la Gran Guerra en 1918, el general Dusan Simovic acogió positivamente la fundación del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos que poco después daría lugar a la unificación de Yugoslavia. Formando parte de esta nueva nación, Simovic contribuyó a la creación del Ejército Real Yugoslavo (Jugoslovenska Armica) y dotó de aviones modernos a la Fuerza Aérea Real Yugoslava (Jugoslovensko Kraljevsko Ratno Vazduhoplovstvo) de la que fue elegido comandante entre 1929 y 1938. Al año siguiente de dejar el cargo, con la Segunda Guerra Mundial en marcha en 1939, Simovic fue nombrado jefe del Estado Mayor con la finalidad de organizar la defensa de su patria ante cualquiera de los bandos que pretendiese violar la neutralidad de Yugoslavia.

Cuando el 25 de Marzo de 1941 Yugoslavia se adhirió a las potencias del Eje por iniciativa del Rey Pablo I, el general Dusan Simovic que era leal al otro candidato, el Príncipe Pedro II, comenzó a conspirar para derrocar al Gobierno de Belgrado. Así fue como tres días más tarde, el 27 de Marzo, Simovic que estaba al mando de todo el Ejército Real Yugoslavo, propinó un golpe de Estado que acabó con la destronización del Rey Pablo I y con el arresto del Presidente Dragisa Cvetkovi y el Ministro de Asuntos Exteriores Cincar Markovic que fueron capturados mientras intentaban escapar hacia Austria. Inmediatamente al triunfo de la insurrección, el nuevo Rey Pedro II otorgó a Simovic el cargo de Presidente del Gobierno, quién nada más hacerse con el poder, rompió la coalición con el Eje y celebró una entrevista con el general británico John Dill para sumar Yugoslavia a la causa de los Aliados (aunque su decisión despertó las iras de Adolf Hitler que ordenó invadir el país).

Inesperadamente el 6 de Abril de 1941, el Reino de Yugoslavia fue invadido desde todas sus fronteras por Alemania, Italia, Bulgaria y Hungría, al mismo tiempo en que se producía un levantamiento étnico en Croacia promovido por el movimiento nacionalista de la “Ustacha”. Ante tal cantidad de formidables enemigos y a que en las primeras 24 horas la Fuerza Aérea Yugoslava fue destruida tras un bombardeo de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) sobre Belgrado, el Ejército Real Yugoslavo fue aplastado y aniquilado en todos los frentes. A raíz de esta hecatombe militar, el Rey Pedro II y el general Simovic huyeron del país en avión haciendo escala en Grecia y luego en la colonia de Egipto bajo dominio del Imperio Británico.

Ocupada Yugoslavia por el Eje y desintegrada en “naciones títeres” como el Estado Independiente de Croacia, la Serbia de Salvación Nacional y el Reino de Montenegro, tanto el Rey Pedro II como el Presidente Dusan Simovic se afincaron en Gran Bretaña y fundaron en Londres el Gobierno Yugoslavo en el Exilio. A pesar de que Simovic dimitió de su cargo como Jefe del Gobierno el 16 de Enero de 1942, continuó colaborando con el monarca, quién estudió nombrar al general como uno de los futuros regentes del país, proyecto que al final acabó rechazando por falta de apoyos entre los yugoslavos.

Rey Pedro II de Yugoslavia (centro) con el general Dusan Simovic (izquierda), ambos en una fotografía en el exilio de Egipto.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial en 1945 con el triunfo del comunismo en los Balcanes y la instauración de la República Federativa Socialista de Yugoslavia al frente del Mariscal Josip Tito, el general Dusan Simovic que acababa de ser depuesto de sus funciones tras la caída de la monarquía, tuvo que permanecer exiliado en Londres. Solamente la promesa tiempo después del Partido Comunista Yugoslavo de no ejercer ningún tipo de represalia contra él, permitió a Simovic regresar a Yugoslavia (bajo la promesa de no inmiscuirse en política), donde pudo disfrutar de una jubilación con pensión en su casa, dedicándose durante la vejez a escribir sobre temas militares y a discutir sobre interesantes batallas con sus amigos.

El 26 de Agosto de 1962 el general Dusan Simovic falleció en Belgrado a la edad de 79 años. Con este personaje se fue uno de los más efímeros Presidentes de la convulsa Historia de Yugoslavia.

 

Bibliografía:

-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. Volumen 8. “Dusan Simovic”, S.A.R.P.E. (1978), p.334-335
-http://es.wikipedia.org/wiki/Dusan_Simovic