Constantin Cantacuzino

Rumanía tuvo una participación decisiva en el Frente del Este durante la Segunda Guerra Mundial y desde luego su aviación no fue una excepción. Su mejor y más popular “as” de caza a lo largo del conflicto fue Constantin Cantacuzino, quién llegó a acumular 69 victorias aéreas.

Constantin Cantacuzino nació un 11 de Noviembre de 1905 en Bucarest, capital de Rumanía. Procedente de una familia de la alta aristocracia rumana, desde muy niño obtuvo una educación privilegiada y unos valores tradicionales basados en el amor a su patria.

Piloto rumano Constantin Cantacuzino.

Piloto rumano Constantin Cantacuzino.

Siendo un joven entusiasta, Cantacuzino se distinguió como excelente deportista en diferentes variedades. Destacó como jugador de tenis, como piloto de carreras de motos ganando numerosas competiciones y como capitán de la Selección Rumana de Hockey entre 1931 y 1933. Conjuntamente con el deporte, Cantacuzino compaginó la diversión estudiando ingeniería aeronáutica y convirtiéndose en aviador, profesión con la que acabó trabajando para la aerolínea estatal LARES a los mandos de un biplano Bücker Bü 133 Jungmeister.

Al invadir Rumanía la Unión Soviética durante la “Operación Barbarroja” en 1941, Cantacuzino ingresó en el 53º Escuadrón de Caza de la Fuerza Aérea Real Rumana (Fortele Aeriene Regale) primeramente como piloto de pruebas a bordo de un avión de origen británico Spitfire y posteriormente de uno alemán Messerschemitt Bf 109. A manos de este último aparato y después de ser trasferido al 7º Escuadrón de Caza, el 5 de Mayo de 1943 fue desplegado en el Frente Oriental de Ucrania.

Oficialmente el 29 de Junio de 1943 Cantacuzino recibió su primer bautismo de fuego escoltando a un grupo de bombarderos Junkers Ju 88 rumanos que fueron atacados inesperadamente por seis cazas soviéticos, entre estos dos La-5 y cuatro Spitfire. Afortunadamente Cantacuzino efectuó bien su trabajo porque derribó dos Spitfire, antes de que su Messerschmitt Bf 109 fuese alcanzado por una ráfaga y tuviera que realizar un aterrizaje de emergencia sin los trenes subalares del que milagrosamente salió ileso.

Poco a poco las victorias de Cantacuzino fueron aumentando en su historial. Por ejemplo el 27 de Julio de 1943 derribó al “as” soviético Nikolay Khimushin; mientras que entre el 2 y 5 de Agosto acabó con nueve aparatos enemigos, entre estos cinco cazabombarderos Ilushyn Il-2 y cuatro cazas Yak-9. También otras de sus hazañas destacadas fue el ataque en solitario a una formación de 40 aviones enemigos, de los cuales abatió tres, concretamente dos Ilushyn Il-2 y un Yak-9.

Actuando coordinadamente con el 7º Grupo de Caza, el equipo de Cantacuzino derribó el 16 de Agosto de 1943 un total de 27 aviones soviéticos, entre estos tres a manos del “as” rumano que contabilizó dos La-5 y un Ilushyn Il-2. Gracias a estos éxitos, el 28 de Agosto de 1944 el Tercer Reich premió a Cantacuzino con la Cruz de Hierro de 1ª Clase, aunque por una inesperada enfermedad, el piloto permaneció fuera del servicio activo durante medio año.

El 14 de Febrero de 1944, Cantacuzino se incorporó al 7º Grupo de Caza para tomar parte en la campaña de Moldavia. Sería durante esta fase de la contienda cuando Estados Unidos protagonizó los primeros bombardeos aéreos contra Rumanía, por lo que Cantacuzino y su equipo defendieron el suelo patrio derribando a seis bombarderos norteamericanos B-24 Liberator.

Cuando Rumanía se cambió al bando de los Aliados con el golpe de Estado perpetrado por el Rey Miguel III el 23 de Agosto de 1944, Cantacuzino que acababa de asumir el mando del 9º Grupo de Caza tras la muerte del capitán Alexandru Serbânescu, se vio ante el gran dilema moral de tener que combatir contra sus antiguos amigos alemanes. Fue así como durante los bombardeos de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) a la capital de Bucarest, Cantacuzino derribó a tres bombarderos germanos Heinkel He 111.

Caza Messerschmitt Bf 109 de Constantin Cantacuzino confiscado por las tropas estadounidenses en Italia y repintado con la bandera norteamericana.

Caza Messerschmitt Bf 109 de Constantin Cantacuzino confiscado por las tropas estadounidenses en Italia y repintado con la bandera norteamericana.

Durante el resto de la Segunda Guerra Mundial, Cantacuzino no volvió a combatir como piloto de caza porque fue destinado a otro tipo de misiones. Por ejemplo a bordo de su Messerschmitt Bf 109 que había pintado con la bandera norteamericana, llevó en un viaje de 2 horas y 5 minutos de vuelo al teniente coronel James Gunn (el prisionero estadounidense de más alto rango en Rumanía) hasta Foggia en Italia para reunirse con sus compatriotas. Desde entonces y tras obtener como regalo por la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF) un cazabombardero P-51 Mustang, Cantacuzino escoltó por vía aérea a los 1.274 prisioneros norteamericanos que el Ejército Rumano fue liberando progresivamente.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, las nuevas autoridades comunistas de Rumanía confiscaron los bienes y propiedades de Cantacuzino. A raíz de este incidente y por miedo a ser procesado, el “as” se exilió de su patria en 1947 para viajar a Italia y posteriormente establecerse en España. Sería en Madrid donde Cantacuzino se ganó la vida como piloto de acrobacias aéreas en el Aeródromo de Cuatro Vientos.

El 26 de Mayo de 1958, Constantin Cantacuzino falleció en Madrid aquejado de una mortal enfermedad. Con su alma se fue el que hasta ese momento había sido el mayor “as” de cazas de la Historia de la Aviación Rumana con 69 derribos en su haber.

 

Bibliografía:

-Redacción Serga, Fallece en Madrid Constantin Cantacuzino, famoso “as” de la Aviación Rumana, Revista Serga Nº105 (2016), p.29-30
-https://en.wikipedia.org/wiki/Constantin_Cantacuzino_(aviator)