Conrad Helfrich

La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto que generó grandes marinos entre las diversas superpotencias como Gran Bretaña, Japón, Estados Unidos, Alemania o Italia. Holanda que contrariamente era una nación menor, también contó con un héroe naval propio, el almirante Conrad Helfrich, que a pesar de no sobresalir en comparación con sus homólogos de los otros países, tuvo un importante papel con los escasos medios disponibles en la Guerra del Pacífico.

Almirante Conrad Helfrich.

Conrad Emile Lambert Helfrich nació el 11 de Octubre de 1886 en Semarang, Isla de Java, por aquel entonces parte de las Indias Orientales Holandesas (Indonesia) sometidas al dominio colonial de los Países Bajos. Hijo de un oficial médico del Ejército Real de las Indias Holandesas (Koninklijk Nederlandsch Indisch Leger o KNIL), Helfrich decidió seguir la tradición familia y por tanto cursar la carrera militar. Así fue como viajó a Holanda para enrolarse en el Instituto Real Naval de Indias, donde en seguida dio muestras de su capacidad como marino hasta ser ascendido a oficial en 1907.

De vuelta a las Indias Orientales Holandesas en 1908, Helfrich recibió su primer bautismo de fuego durante una expedición marítima contra la Isla de Bali que acabó con unos de los focos insurgentes del nacionalismo indonesio. Algunos años después, coincidiendo con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, Helfrich accedió al Estado Naval de La Haya para conservar la neutralidad de los Países Bajos hasta que una vez finalizada la contienda, fue nombrado profesor de la Alta Escuela Militar Naval desde 1919 a 1922.

Siempre Conrad Helfrich demostró una amplia capacidad marítima con visión de futuro muy superior a la de muchos marinos de la época, tal y como por ejemplo preconizó en 1926 cuando en la revista Marineblad (Diario de la Armada) publicó un artículo al que tituló “Estados Unidos y Japón, ¿cuándo?”, en cuyas líneas argumentaba una Guerra del Pacífico entre estas dos potencias, llegando incluso a advertir que los japoneses atacarían tres posibles lugares que podían ser Pearl Harbor, San Francisco y el Canal de Panamá. A pesar de que todavía faltaba más de una década para que todo eso sucediese, muchos se fijaron en su talento porque en 1933 lo admitieron en Estado Mayor de la Marina Real Holandesa de Indias y en 1935 se le confió el mando de un escuadrón naval.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial en 1939, Holanda se declaró neutral respecto del conflicto entre Alemania y Gran Bretaña, aunque como medida de seguridad Helfrich presentó en Abril de 1940 un plan para la inmediata construcción de acorazados modernos, iniciativa que fue aprobada tanto por el Estado Mayor como por el Gobierno de Amsterdam. De hecho los acontecimientos terminaron dándose la razón porque al mes siguiente de presentar el proyecto, el Tercer Reich invadió los Países Bajos en Mayo de 1940, ocupando todo el país y obligando a Helfrich a dirigir la guerra en solitario desde las Indias Orientales Holandesas.

Cuando Japón atacó Pearl Harbor el 7 de Diciembre de 1941, Conrad Helfrich fue elegido contraalmirante de la Marina Real Holandesa de Indias y nombrado en Febrero de 1942 líder supremo del Comando de las Fuerzas Navales Aliadas (ABDA) sobre el Océano Pacífico y el Océano Índico. Así fue como durante la invasión de las Indas Orientales Holandesas, los buques de Helfrich hundieron 25 embarcaciones niponas en 55 días, aunque no pudieron evitar que toda Indonesia fuese conquistada por el Imperio Japonés. Inmediatamente a la caída del archipiélago, Helfrich procedió a la evacuación de sus fuerzas hacia Australia y la India, aunque durante la huida tuvo lugar la Batalla del Mar de Java el 27 de Febrero de 1942 que acabó con la casi total destrucción de la Marina Real Holandesa de Indias tras ser hundidos cuatro buques entre los que se encontraban los dos cruceros HNLMS Java y HNLMS De Ruyter, más los dos destructores HNLMS Kortenaer y HNLMS Witte de With, los cuales fueron echados a pique con más de 2.000 muertos.

La Marina Real Holandesa y los escasos buques supervivientes del contraalmirante Conrad Helfrich, hubieron de refugiarse en el puerto de Ceilán en Colombo (Sri Lanka), donde tras ser víctimas de ataques aéreos por parte de la aviación japonesa, establecieron sus bases en la India o Australia. A partir de entonces los navíos de la Marina Real Holandesa liderada por Helfrich zarparían de estos dominios de la Commonwealth para combatir junto a la Flota Aliada durante todo el resto de la contienda contra el Imperio Japonés. De hecho el 2 de Septiembre de 1945, Conrad Helfrich que acababa de ser ascendido a almirante, encabezó la delegación de los Países Bajos a bordo del acorazado estadounidense USS Missouri durante la ceremonia de capitulación de Japón en la Bahía de Tokyo, sellando con su firma el documento que puso fin a la Segunda Guerra Mundial.

Almirante Conrad Helfrich en representación de Holanda, firma la capitulación del Imperio Japonés en la Bahía de Tokyo el 2 de Agosto de 1945. Justo detrás de él, se encuentra el general norteamericano Douglas McArthur.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, inmediatamente estalló la Guerra de Independencia Indonesia tras la insurrección del nacionalismo insular liderado por el Presidente Ahmed Sukarno. Así fue como nuevamente el almirante Conrad Helfrich fue llamado a liderar a la Marina Real Holandesa de Indias que proporcionó apoyo naval a las tropas holandesas que operaron en Java y Sumatra hasta que finalmente el 24 de Enero de 1946 fue sustituido del mando. Desde entonces criticó la mala gestión militar de la campaña e incluso viajó a los Países Bajos en 1948 para denunciar ante el Parlamento de Amsterdam a los políticos neerlandeses que habían comenzado a negociar con los independentistas. Solamente la intervención de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 1949, terminó con la presencia de Holanda en Insulindia tras el reconocimiento de la República de Indonesia, lo que generó que Helfrich, muy descontento e indignado por lo sucedido, optase por retirarse del servicio activo y jubilarse.

Durante el resto de su vida y desde 1950 en adelante, el almirante Conrad Helfrich se dedicó a escribir sus memorias y a militar en diversas organizaciones políticas para restaurar la colonia de Indonesia como parte de Holanda. Algunas de sus condecoraciones obtenidas durante aquellos años fueron la Orden de Orange-Nassau con Espadas o la Gran Cruz de Caballero de la Orden del León de Holanda; aunque también países extranjeros le concedieron premios como Gran Bretaña tras otorgarle la Medalla de Honor de Caballero de la Comandancia de la División Militar de la Más Honorable Orden de Bath y como Polonia al condecorarle con la Cruz de Plata Militar de Virturi.

El 20 de Septiembre de 1962, el almirante Conrad Helfrich falleció en La Haya a la edad de 75 años. Con la muerte de este militar desapareció uno de los más brillantes marinos de la Historia Naval de los Países Bajos.

 

Bibliografía:

-Iris Heidebrink, The Encyclopedia of Indonesia in the Pacific War, “Helfrich, Corand Emile Lambert”, Brill (2010), p.508-509
-http://en.wikipedia.org/wiki/Conrad_Emil_Lambert_Helfrich