Baldur Von Schirach

Baldur Benedikt Von Schirach nació un 9 de Mayo de 1907 en Filadelfia, condado de Pennyslvania, Estados Unidos. Sin apenas nadie percibirlo en aquel momento, este desconocido personaje se convertiría en el único norteamericano dentro de la jefatura del Tercer Reich.

Von Schirach era hijo de Carl Baily Norris Von Schirach, un inmigrante alemán en América que trabajaba como director de teatro; y de Emma Middleton Lynah Tillou, una mujer que amaba la música y la poesía, y que además era descendiente de dos de los firmantes de la Declaración de Independencia de Estados Unidos. Tenía también otros tres hermanos, concretamente un chico llamado Karl Benedict y dos chicas de nombre Viktoria y Rosalind, con los que creció en un ambiente cálido y feliz.

Desde niño, Schirach fue educado en las enseñanzas humanísticas debido a que su madre Emma Middleton deseaba verle convertido en un músico o poeta. Generalmente su infancia fue buena y agradable hasta que se truncó tras la muerte y suicidio de su hermano Karl Benedict a la pronta edad de 19 años. A raíz de esta tragedia, Von Schirach se refugió entrando en contacto con ciertos grupos de ideas antisemitas que habían proliferado en Filadelfia, sobretodo a partir de la lectura del libro El eterno judío que había escrito el empresario norteamericano Henry Ford.

Baldur Von Schirach y Adolf Hitler pasan revista a las Juventudes Hitlerianas.

Hasta los 16 años, Schirach no conoció la Alemania natal de sus progenitores cuando en 1925 su familia se trasladó a vivir a la capital de Berlín. A pesar de que no haber estado nunca en ese país, repentinamente Schirach se contagió del patriotismo alemán imperante y se afilió al Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (NSADP) que dirigía Adolf Hitler. Debido a su minoría de edad, Schirach fue en 1926 encuadrado en las Juventudes del Reich Alemán (Reichsjugen) y en 1929 en la Liga de Estudiantes Alemanes Nacional Socialistas (Nationalsozialistchen Deutschen Studentenbund). Muy pronto y gracias a sus grandes facultades organizativas, Hitler se fijó en él y por ello en 1931 nombó a Schirach jefe de las Juventudes del Reich Alemán (Reichsjugenführer).

Henriette Hoffman fue una chica de 19 años de la que Schirach se enamoró profundamente y a la que propuso matrimonio haciendo oídos sordos de la oposición de los progenitores de ella. Fue el mismo Hitler quién habló con su padre, Heinrich Hoffman, que precisamente era su fotógrafo oficial, para convencerle de la unión de la pareja. Así fue como el 31 de Marzo de 1932 los dos contrajeron matrimonio, fruto del cual nacerían cuatro hijos: Angelika, Klaus, Robert y Richard.

Baldur Von Schirach.

Con la llegada del NSDAP al poder en 1933 y la fundación del Tercer Reich, Baldur Von Schirach sería el impulsor de las Juventudes Hitlerianas (Hitlerjungend) a lo largo y ancho de toda Alemania. Inspirada la organización en la Ópera Nacional Balilla de la Italia Fascista, las Juventudes Hitlerianas se caracterizaron por englobar a todos aquellos niños y adolescentes, ya fuesen chicos o chicas, en un proyecto social destinado a crear una juventud sana, culta y orientada al servicio hacia la comunidad. Rápidamente Schirach supo hacer un gran movimiento juvenil con millones de muchachos, la mayoría atraídos por las posibilidades que suponía enrolarse en actividades tan divertidas como el deporte, excursiones a la naturaleza, escalar montañas, nadar en los ríos, dormir en pleno bosque, vivir en castillos medievales, montar a caballo, cantar canciones, realizar trabajos manuales, protagonizar desfiles de corte militar e incluso practicar vuelo a motor. Muchos padres de Alemania, fueran simpatizantes o no del nacionalsocialismo, apuntaron a sus hijos a los campamentos de las Juventudes Hitlerianas porque se aprendían valores muy positivos como el respeto por el medio ambiente y la unión fraternal en búsqueda de objetivos comunes tanto de niños de clase baja, media o alta sin importar su estatus, ya que una vez ingresaban en la institución, todos eran considerados iguales. Según la edad, Schirach estructuró a los varones en los “Pimpf” de 6 a 10 años, los “Jungvolk” de 10 a los 14 años y los “Hitlerjugend” de 14 a 18 años; mientras que las chicas lo hicieron en las “Jungmädel” de 10 a 14 años y en las “Bund Deutscher Mädel” de 14 a 18 años. Curiosamente una vez los chicos cumplían la mayoría de edad, eran enviados a terminar sus estudios en las universidades o a cumplir el servicio militar en el Ejército Alemán (Wehrmacht); mientras que las mujeres pasaban a depender del “Landjahr” (Año de Trabajo Rural) consistente en labores de ayuda a los campesinos. Tan intensamente trabajó Schirach en su cometido que llegó a elegir personalmente el uniforme para sus aprendices, siendo el color caqui con pañuelo negro la vestimenta de los chicos y camisa blanca con falda azul la de las chicas.

Al frente de las Juventudes Hitlerianas durante la “Era de Entreguerras”, Schirach se vio envuelto en ciertas polémicas debido a que la falta de vigilancia en algunos campamentos, llevó a la consumación de relaciones sexuales entre los chicos y chicas de la organización (a veces impulsados por la propaganda del Tercer Reich en favor de aumentar la natalidad), lo que dejó un gran número de embarazos no deseados y una considerable cantidad de protestas de los padres hacia el NSDAP que no tuvo más remedio que tomar medidas para evitar estar prácticas. No obstante y salvo por este escándalo menor, la labor de Schirach fue generalmente positiva e incluso a veces humanitaria porque al estallar la Segunda Guerra Mundial prestó sus centros juveniles y campamentos en 1940 para los 5 millones de niños alemanes evacuados de las ciudades como consecuencia de los ataques aéreos.

A mediados de 1940, Adolf Hitler apartó del liderazgo de las Juventudes Hitlerianas a Von Schirach que fue sustituido por Artur Axmann. Como compensación por tal medida, le nombró alcalde “gauleiter” de Viena con la finalidad de que contribuyera a adaptar la economía de la capital de Austria al esfuerzo bélico alemán. Desde entonces Von Schirach impulsó la construcción de cuantiosos refugios antiaéreos como los del Palacio Holfburg e hizo todo lo posible por mantener protegida la ciudad de los bombardeos efectuados por la aviación de Estados Unidos y Gran Bretaña. De igual forma el 15 de Septiembre de 1942 gestionó la deportación hacia Europa Oriental de 65.000 judíos que justificó diciendo: “una contribución a la cultura europea” (aunque al hacerlo nunca imaginó que aquellas personas iban a ser exterminadas porque según le informaron iban a ser reasentadas en la Unión Soviética). Precisamente en cuanto a partir de 1943 comenzó a observar el trato brutal que las SS estaban dispensando a los judíos, no dudó en denunciar ante los mismos cuadros del NSDAP los hechos, algo que le granjeó numerosos problemas e incluso amenazas de sus compañeros.

Baldur Von Schirach entrenando a unos niños de las Juventudes Hitlerianas en el arte de las armas.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, Von Schirach se ocultó durante un tiempo bajo la identidad de un falso escritor llamado Richard Falk hasta que arrepentido tras saber por la prensa acerca de todos los asesinatos en masa cometidos por el Tercer Reich, decidió asumir su responsabilidad y por ello en un acto de valentía se entregó voluntariamente al Ejército Estadounidense el 4 de Junio de 1945. Así fue como acabó sentado en el banquillo durante los Juicios de Nuremberg, donde el 1 de Octubre de 1946 fue declarado parcialmente culpable del Cargo Nº4 de Crímenes contra la Humanidad, y condenado a veinte años de prisión.

Durante dos décadas entre 1946 y 1966, Baldur Von Schirach permaneció en la Prisión de Spandau, demostrando una actitud ejemplar en su comportamiento y divorciándose de su esposa Henriette tras haber iniciado esta última los trámites mientras su marido permanecía recluso. Compartió cárcel con Rudolf Hess, los almirantes Karl Doenitz y Erich Raeder, el Ministro de Industria Albert Speer, el Ministro de Economía Walter Funk y el Ministro de Exteriores Konstantin Von Neurath. Salvo por la excepción de Rudolf Hess que cumpliría la cadena perpetura, Von Schirach fue el último en abandonar la Prisión de Spandau junto a Albert Speer el 1 de Octubre de 1946 en un acontecimiento mediático que siguió la prensa de todo el mundo.

Al sur de Alemania en el Palatinado, Baldur Von Schirach pasó los últimos años de su vida disfrutando de paseos por la naturaleza y escribiendo sus memorias a las que tituló Yo creí en Hitler. Falleció el 8 de Agosto de 1974 en el bonito pueblo rural de Kröv, muy posiblemente recordando los buenos tiempos con sus muchachos de la “Hitlerjugend”.

 

Bibliografía:

-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. Volumen 8. “Baldur Von Schirach”, S.A.R.P.E. (1978), p.328-330
-http://en.wikipedia.org/wiki/Baldur_von_Schirach