Unidad Especial “Bergmann”

Múltiples etnias representaron al Cáucaso formando parte del Tercer Reich durante la Segunda Guerra Mundial. De entre todas estas, la más importante por la plurinacionalidad de sus miembros y su profesionalidad en combate fue la Unidad Especial “Bergmann”.

Formación

Bajo el nombre de Unidad “Bergmann” (Einheit Bergmann), también conocido como Batallón “Bergmann” (Bataillon Bergmann), Grupo Operativo del Abwehr “Bergmann” (Abwehr Unternehmen Bergman) o definitivamente Unidad Especial “Bergmann” (Sonderverbad Bergmann); el doctor etnocentrista Theodor Oberländer promovió en Octubre de 1941 la creación de una formación militar compuesta por voluntarios de las distintas nacionalidades del Cáucaso que deseaban liberar sus respectivas patrias del yugo del comunismo de Iósif Stalin. De entre todos los reclutados por la Organización Cáucaso (Organizational Kaukaser) que ascendieron a 2.300 nativos de Georgia, Armenia, Azerbayán y la Ciscaucasia; la mayoría fueron antiguos prisioneros del Ejército Rojo capturados en la “Operación Barbarroja” o inmigrantes caucásicos procedentes de Europa.

Sometida la Unidad Especial “Bergmann” al 2º Departamento de Misiones Especiales y Sabotajes (Abwehr II), la instrucción comenzó el 3 de Noviembre de 1941 en el cuartel de Neuhammer en Silesia. Como cualquier formación del Ejército Alemán (Wehrmacht), el entrenamiento fue muy duro, aunque la fácil adaptabilidad de los caucásicos a las condiciones más extremas contribuyó a la obtención de buenos resultados. De hecho el único inconveniente fueron las más de 70 lenguas habladas por los caucásicos, por lo que tuvo que emplearse el ruso como lengua vehicular, a la vez que estos aprendían el idioma alemán y los oficiales germanos el lenguaje de la respectiva tribu caucásica bajo su autoridad. Gracias a ello y una vez completado su adiestramiento en Silesia, la Unidad Especial “Bergmann” fue puesta al mando del nacionalista georgiano Givi Gabliani y del general alemán Kress Von Kressentein (hijo del antiguo general Friedrich Von Kressentein que había liderado la Expedición Alemana a Georgia durante la Primera Guerra Mundial). Acto seguido, en Enero de 1942, se trasladó a los caucásicos a la Escuela Militar de Montaña de Mittenwald sobre los Alpes para continuar su aprendizaje como expertos montañeses, de donde finalmente saldrían graduados.

Uniformológicamente los voluntarios caucásicos de la Unidad Especial “Bergmann” vistieron la guerrera y pantalón color “feldgrau” del Ejército Alemán, salvo por la diferencia de que cada miembro de su tribu tenía cosido un parche que hacía referencia a su etnia. Respecto a la prenda de cabeza la Unidad Especial “Bergmann” contó con un gorro de montaña exclusivo que se hizo famoso por lucir la imagen de un cuchillo caucásico tradicional “Kindjal”.

Poco a poco los miembros de la Unidad Especial “Bergmann” fueron creciendo. Por ejemplo a inicios de 1942 se enrolaron 50 azerís, en Febrero se alistaron otros 70 georgianos residentes en la Francia de Vichy y en Marzo ingresaron varias decenas de ciscaucásicos entre los que había chechenos, ingusetios y osetios. Gracias a ello se crearon las 1ª, 4 y 10ª Compañías Georgianas, la 3ª y 11ª Compañías Azerís, las 6ª y 7ª Compañías Checheno-Daghestanas, la 5ª Compañía Armenio-Georgiana, la 13ª Compañía de Depósito Multinacional Caucásica, los 8º y 9º Escuadrones de Caballería Cherkeses con 400 jinetes cada uno, el 12º Escuadrón de Caballería Georgiano con 200 monturas y la Legión Especial Georgiana “Tamara” con 130 comandos. Lógicamente esta afluencia de voluntarios facilitó a la URSS infiltrar a cuatro espías encargados de sabotaje, aunque por suerte el compromiso de los caucásicos con la causa del Eje era tan firme, que los traidores fueron fácilmente identificados y ejecutados por sus compañeros.

Unidad Especial “Bergmann”:
-1ª Compañía Georgiana
-2ª Compañía Ciscaucásica
-3ª Compañía Azerí
-4ª Compañía Georgiana
-5ª Compañía Armenio-Georgiana
-6ª Compañía Checheno-Daghestana
-7ª Compañía Checheno-Daghestana
-8º Escuadrón de Caballería Cherkés
-9º Escuadrón de Caballería Cherkés
-10ª Compañía Georgiana
-11ª Compañía Azerí
-12º Escuadrón de Caballería Georgiano
-13ª Compañía de Depósito Multinacional Caucásica
-Legión Especial Georgiana “Tamara”

La Jura de Bandera de la Unidad Especial “Bergmann” se celebró el 10 de Marzo de 1942 con las siguientes palabras: “En la lucha por la libertad de mi patria…” (Georgia, Azerbayán, Armenia, Chechenia, Ingusetia, Osetia, Daguestán, etc, dependiendo de la nacionalidad del voluntario). Curiosamente a una de estas ceremonias que tuvo lugar el 20 de aquel Marzo, acudieron dos coroneles del Ejército Imperial Japonés que deseaban copiar el formato de la Unidad Especial “Bergmann” con la intención de que Japón también tuviese formaciones militares extranjeras a su servicio. Unos meses más tarde, en Mayo de 1942, se realizaría una última Jura de Bandera que tuvo el honor de presidir el almirante Wilhelm Canaris y el comandante Hähling Von Lazenauer.

Campaña del Cáucaso

Oficialmente el bautismo de fuego de la Unidad Especial “Bergmann” lo protagonizó la 2ª Compañía Ciscaucásica en Junio de 1942 cuando fue desplegada sobre Malka en los Donets y sufrió las primeras bajas contra el Ejército Rojo. No mucho tiempo después, la 2ª Compañía Ciscaucásica pasó a depender del I Ejército Panzer como parte del Grupo de Ejércitos A, comenzando la invasión del norte del Caúcaso en Julio. Sería precisamente en la Ciscaucasia, donde los miembros de la 2ª Compañía Ciscaucásica fueron recibidos como héroes por los habitantes chechenos, ingusetios, osetios y de otros razas que les felicitaron por liberarles del yugo soviético.

Mientras tanto el 28 de Julio de 1942, el resto de la Unidad Especial “Bergmann” partió de Polonia para unirse a la 2ª Compañía Ciscaucásica en el Cáucaso, lo que totalizó el número de voluntarios caucásicos en los 1.100 efectivos. Entre las acciones a destacar estuvo la contribución de los cherkeses de la 2ª Compañía Ciscaucásica, quienes en cooperación con la 2ª División de Cazadores Rumana, ayudaron a los alemanes el 12 de Agosto a escalar la cima del Monte Elbrus en Osetia, la montaña más alta de Europa.

Cuando el 25 de Agosto de 1942 la Unidad Especial “Bergmann” se estableció sobre Piatigorsk a escasa distancia del Paso Krestovy, consiguió cortar la vital Carretra Militar de Georgia y abrir el camino hacia la capital de Tbilisi. Desde entonces todos sus destacamentos se fueron dispersando en un amplio frente que abarcaba la frontera de la Ciscaucasia con la Transcaucasia. Algunas de sus gestas durante ese período fue la conquista en Septiembre de Aleksandrevsskaja por un ataque conjunto de la 4ª Compañía Georgiana y la 2ª División de Cazadores Rumana; antes de ser ambas repelidas hacia Novo-Georgievsk por el fuego de las baterías de artillería soviéticas emplazadas en Gundelen. Otra acción heroica fue la realizada por la 3ª Compañía Azerí asaltando el día 17 el Alto Terek y expulsando el 18 a los rusos de Icherskaja y Galjugaevskaja, a costa de un saldo de 60 bajas entre muertos y heridos.

Apenas hubo acciones importantes para la Unidad Especial “Bergmann” en el Cáucaso entre Octubre y Noviembre de 1942 porque el avance se convirtió en una “guerra estática” como la de la Gran Guerra que cubrió un área comprendida entre Russkij y Nalchik sobre Kabardino-Balkaria. Los únicos encuentros de cierta significación fueron el fallido intento de conquistar Grozny en la llamada “Operación Shamil” y los combates contra los partisanos que protagonizaron la 2ª Compañía Ciscaucásica, la 3ª Compañía Azerí y las 1ª y 4ª Compañías Georgianas sobre Mozdok, Nalchinskoye y Mineralnye Vody. Curiosamente hasta ese momento las bajas de la Unidad Especial “Bergmann” habían sido de 200 muertos y heridos.

Voluntarios armenios de la Unidad Especial Bergmann con uniforme de camuflaje alemán.

Uno de los mayores éxitos cosechados por la Unidad Especial “Bergmann” fue la “guerra psicológica” que contra todo pronóstico modificaría los planes del enemigo y a punto estuvo de hacer colapsar al Ejército Rojo en el Cáucaso. Básicamente esta infalible táctica consistió en vocear aprovechando el eco de las montañas una serie de cantos corales y música folklórica tradicional acompañada de mensajes que instaban a la deserción. Gracias a dicha técnica un total de 800 georgianos y una batería de artillería se pasaron al bando del Eje; mientras que poco después, el lanzamiento de panfletos con salvoconductos arrojados desde aviones de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) convencieron a un batallón azerí para dejar las líneas soviéticas y unirse a los alemanes. Poco a poco las tropas del Eje fueron creciendo y las de la URSS disminuyendo debido a las constantes traiciones de los caucásicos, lo que llevó a la Unidad Especial “Bergmann” a incrementar sus efectivos de los 900 soldados a los 2.800. De hecho, tan preocupante fue la escasa fiabilidad de las tropas caucásicas para los soviéticos, que finalmente el Ejército Rojo tuvo que retirar de la Transcaucasia a un total de 10 divisiones georgianas, azerís o armenias, lo que supuso un gran revés militar estratégico para su teatro de operaciones.

Viendo que destruir a la Unidad Especial “Bergmann” se había convertido en algo prioritario, el Ejército Rojo desencadenó un ataque sorpresa el 23 de Diciembre de 1942 cuando los caucásicos acampaban en Nalchik. Sobre la zona descendió desde el cielo un batallón de paracaidistas soviéticos vestidos con uniformes “feldgrau” y gorros de montaña con “kindjal” con la intención de infiltrarse entre las líneas de la Unidad Especial “Bergmann” y tomarlos por sorpresa. Sin embargo, los voluntarios caucásicos rápidamente los identificaron y en cuestión de minutos los paracaidistas fueron rodeados por la 10ª Compañía Georgiana, el 13º Escuadrón de Caballería Georgiano y la 12ª Compañía Azerí hasta ser completamente aniquilados.

Todo parecía estar marchando bien en el Cáucaso y augurar una victoria para el Eje, de no ser porque inesperadamente se produjo la derrota en la Batalla de Stalingrado, lo que obligó la inmediata retirada de todo el Grupo de Ejércitos A hacia el Río Don para evitar ser envuelto en el Cáucaso. Así fue como el 1 de Enero de 1943 comenzó la evacuación de la Unidad Especial “Bergmann”, una tarea triste y traumática porque los voluntarios fueron testigos de como abandonaban su patria a merced de los conquistadores soviéticos. Por suerte la operación de repliegue transcurrió sin incidentes primero a pie hasta Cerkessk, Nevinnomyssk y Kropotkin; luego en tren hacia Krasnodar y la cabeza de puente del Río Kubán; y por último en barco por el Mar Negro hasta la Península de Kersch en Crimea.

Asedio de Crimea

La Península de Crimea fue el nuevo asentamiento de la Unidad Especial “Bergmann” el 22 de Febrero de 1943 que desplegó a sus tropas sobre la costa de Sevastopol a Yalta y ubicó su cuartel general en Kokkosy. Afortunadamente la estancia de los caucásicos fue muy agradable por encontrarse lejos del frente y porque los tártaros, un pueblo con afinidad cultural, les acogió con hospitalidad regalándoles carne y frutas. Aquel apacible destino también fue aprovechado por los mandos para designar a un nuevo líder de la unidad, en este caso el comandante Ernst-August Köstring; así como para crear a los 1st, 2nd y 3rd Batallones Georgiano, Azerí y Norcaucásico respectivamente. Gracias a estos cambios la Unidad Especial “Bergmann” alcanzó una cifra de 1.150 efectivos entre 1.090 caucásicos y 60 alemanes, además de un material de 16 cañones anticarro, 20 morteros (10 pesados y 10 ligeros) y 122 ametralladoras (80 pesadas y 42 ligeras).

Unidad Especial “Bergmann” (1943-1945):
·Plana Mayor
·1st Batallón Georgiano
-1ª Compañía
-2ª Compañía
-3ª Compañía
-4ª Compañía
-Escuadrón de Caballería
·2nd Batallón Azerí
-5ª Compañía
-6ª Compañía
-7ª Compañía
-8ª Compañía
·3rd Batallón Norcaucásico
-9ª Compañía
-10ª Compañía
-11ª Compañía Armenia
-12ª Compañía

Inesperadamente en el otoño de 1943, las cosas cambiaron en Crimea cuando el Ejército Rojo se presentó al norte y este del territorio amenazando el Istmo de Perekop y la Península de Kerch. De forma inmediata la Unidad Especial “Bergmann” fue movilizada para proteger el litoral de Sivash en una zona pantanosa de peligrosas mareas conocida como el Mar Podrido, donde se asentaron el 1st Batallón Georgiano del comandante Edmund Brand y el 3rd Batallón Norcaucásico del comandante Karl Hortsmann. Milagrosamente el 1 de Noviembre, los georgianos y norcaucásicos de las 1ª, 3ª y 4ª Compañías, incluyendo el Escuadrón de Caballería Georgiano, contuvieron las embestidas del Ejército Rojo sin retroceder. Durante cuatro días los caucásicos aguantaron en sus posiciones, las cuales fueron reforzadas por la 2ª Compañía el día 5. Sin embargo la noche del 7 al 8 de Noviembre, los soviéticos rompieron el frente sobre el Mar Podrido y comenzaron a penetrar en Crimea, lo que forzó la retirada general del 1st Batallón Georgiano y el 3rd Batallón Norcaucásico que se unieron a las columnas en fuga del Ejército Rumano. Por suerte y a pesar de las bajas sufridas, en especial la 11ª Compañía Armenia que desertó casi al completo, la Unidad Especial “Bergmann” estabilizó las líneas al norte de Crimea, lo que valió a los caucásicos ser mencionados en el Comunicado Oficial de la Wehrmacht del 17 de Noviembre, además de repartirse varias condecoraciones como la “Medalla al Valor y al Mérito para los Voluntarios del Este”.

Operaciones en Grecia

Ocupada Crimea por el Ejército Rojo, la Unidad Especial “Bergmann” fue evacuada a través del Mar Negro en Abril de 1944 y desembarcada en Rumanía sobre el puerto de Braila. A continuación fue trasladada en tren hacia Bulgaria y luego a Grecia para asentarse en Tebas. Una vez sobre el Estado Helénico, entre Mayo y Agosto de 1944, el 1st Batallón Georgiano combatió contra los comunistas de la Resistencia Griega en Eleusis y la “Línea Tebas”; mientras que el 3rd Batallón Norcaucásico lo hizo en el Istmo de Corintio, Megara, Beocia y Tesalia.

Al producirse la rendición de Rumanía y Bulgaria en el verano de 1944, las fuerzas del Eje tuvieron que abandonar Grecia a toda prisa ante el riesgo de quedar envueltas. Con asombrosa rapidez, los voluntarios de la Unidad Especial “Bergmann” se vieron forzados a atravesar a pie el histórico Paso de las Termópilas, Larisa y Kumanovo hasta llegar a Skopje en Macedonia. Posteriormente y a sabiendas de que el Ejército Búlgaro se acababa de pasar al bando de los Aliados, los caucásicos modificaron la ruta tomando el camino de Mitrovica en Kosovo, donde inesperadamente se encontraron con tropas búlgaras, a las cuales vencieron antes de continuar la marcha hacia Yugoslavia.

2nd Batallón Azerí

A diferencia del 1st Batallón Georgiano y el 3rd Batallón Norcaucásico que fueron enviados a Grecia, el 2nd Batallón Azerí al mando del comandante Hubert Mertelsmann permaneció en el Frente Oriental combatiendo sobre Ucrania en diversas batallas como Nikolaiev, el Río Bug y Odessa (con la excepción de la 7ª Compañía que fue traslada al sur de Francia donde sufrió grandes bajas a manos de los bombardeos lanzados por la aviación de Estados Unidos). Otros efectivos del 2nd Batallón Azerí también lucharon en Polonia durante el Levantamiento de Varsovia, encajando serias bajas por culpa de los francotiradores polacos, lo que llevó a muchos voluntarios azerís a cometer represalias en forma de saqueos, asesinatos y violaciones contra la población civil.

Entre el otoño de 1944 y Febrero de 1945, el 2nd Batallón Azerí defendió primeramente el Río Vístula y posteriormente tomó parte en la contraofensiva sobre el Río Oder que constituyó la última victoria alemana sobre el Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial. También a partir de Abril de 1945, el 2nd Batallón Azerí protegió la autopista en Berlín y Breslau a la altura de Cottus, antes de que los últimos supervivientes se refugiasen en Dinamarca hasta el término de la contienda.

Retirada de los Balcanes

Serbia fue el siguiente destino del 1st Batallón Georgiano y el 3rd Batallón Norcaucásico que sometidos a un clima invernal de lluvia y nieve, tuvieron que abrirse paso combatiendo contra los partisanos del Ejército Popular Yugoslavo en Cacak, Pozega, Ucize y Visegard. Casi de forma milagrosa alcanzaron Croacia en Enero de 1945 tras cruzar el Río Drina, cuya orilla izquierda los voluntarios georgianos y norcaucásicos, junto con alemanes y milicias croatas ustachas, se vieron obligados a defender de los ataques coordinados de yugoslavos y soviéticos hasta Febrero de 1945. Conseguido su propósito, la Unidad Especial “Bergmann” penetró en Bosnia-Herzegovina y peleó contra los yugoslavos en la Batalla de Sarajevo, distinguiéndose especialmente el 3rd Batallón Norcaucásico sobre el área de Zenica el 21 de Febrero. Sin embargo una vez perdida la capital bosnia, los caucásicos huyeron por Eslavonia marchando en una columna formada por alemanes, croatas, bosnios y voluntarios árabes de Oriente Medio, que atravesó Maglaj, Doboj, Slavonsky Brod y Novska, siendo finalmente su destino Zagreb. Curiosamente durante esta etapa, uno de los comandantes de la 181ª División de Infantería Alemana que combatió al lado de los caucásicos, envió un comunicado al Alto Mando Alemán de Berlín diciendo lo siguiente: “El 1st Batallón Georgiano es la única unidad de mi División que, en todos los casos, ha cumplido las misiones de combate”.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en Europa en Mayo de 1945, más de 3.200 caucásicos de la disuelta Unidad Especial “Bergmann”, se rindieron en Croacia al Ejército Popular Yugoslavo y al Ejército Británico. De todos estos prisioneros (incluyendo los capturados por los ingleses que serían devueltos a los yugoslavos), la mayoría fueron condenados a sufrir una serie de “marchas de la muerte” que serían conocidas como la Masacre de Bleiburg. Durante noches y días, georgianos y norcaucásicos caminaron sin descanso, comida ni agua, cayendo muchos muertos de agotamiento o apalizados por los guardias yugoslavos. También algunos de los que intentaron escapar fueron ejecutados, como por ejemplo le sucedió el comandante del 1st Batallón Georgiano, Edmund Brand. Aproximadamente 800 caucásicos perdieron la vida; mientras que los 3.600 supervivientes fueron primero encerrados en un campo de concentración yugoslavo del Banato y unos meses más tarde extraditados a la Unión Soviética, cuyas autoridades les deportaron a los gulags de Siberia, de donde muy pocos saldrían libres.

Heroica y trágica fue la Historia de la Unidad Especial “Bergmann”. Por suerte con la caída del comunismo en 1991 y la independencia de Georgia, Armenia, Azerbayán, así como el reconocimiento de los norcaucásicos dentro de la Federación Rusa, los voluntarios de esta unidad serían rememorados como los artífices de gestas increíbles.

 

Bibliografía:

-Carlos Caballero Jurado, Comandos en el Cáucaso. “Organización de la Unidad Especial Bergmann”, García Hispán Editor (1995), p.59-212
-Oleg Valentinovich Romanko, The East come West, Muslim, Hindu and Buddhist Volunteers in the German Armed Forces 1941-1944, “3 Muslim Formations Raised from Citizens of the URSS in the German Armed Forces 1941-1945”, Axis Europa Books (2001), p.65-67
-http://en.wikipedia.org/wiki/Bergmann_Battalion