Soldados Micronesios y la Unidad de Choque Patriótica

Micronesia hasta el siglo XX era un gigantesco archipiélago sobre el Océano Pacífico conformado por diminutas islas de coral que estaban habitadas por tribus muy rudimentarias procedentes de diversas culturas de Oceanía. Conformado el vasto enclave por las Islas Marshall, las Islas Marianas, las Islas Carolinas, las Islas Palau y las Islas Gilbert, los indígenas micronesios que poblaban aquellas latitudes se verían arrastrados a colaborar de una manera y otra con Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

Colonización

España fue la primera potencia colonial en ocupar Micronesia en el siglo XVI, aunque como consecuencia de la derrota en la Guerra de Independencia de Filipinas contra los Estados Unidos, el Gobierno de Madrid vendió el archipiélago a Alemania en el año 1899. Así fue como con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, Japón declaró hostilidades al Segundo Reich y procedió a invadir la Micronesia en 1914, apropiándose de las Islas Carolinas, las Islas Palau y las Islas Marianas (Saipán y Tinian), algo que ratificó el Tratado de Versalles al término de la Gran Guerra en 1919 y la Sociedad de Naciones en 1921.

«Islas de los Mares del Sur» fue el nombre que Japón otorgó a la Micronesia, siendo puesta la administración al frente del gobernador Toshiro Tezuka. Consigo los nipones trajeron cosas buenas un sistema de educación gratuita y obligatoria, sanidad pública, urbanización y el establecimiento de una administración política moderna; aunque al mismo tiempo implantaron su cultura y costumbres para asimilar a los nativos, primero haciendo hincapié en los niños mediante la Agencia Reglamentaria para las Escuelas Públicas de los Isleños en los Mares del Sur (Nan’ yocho Kogakko Kisoku), luego declarando una serie de festividad locales basadas en acontecimientos patrios como el Cumpleaños del Emperador (Tenchosetsu) y declarando himno oficial insular al Kimigayo que también lo era de Japón. A estas medidas se añadió el asentamiento de 81.000 colonos nipones, una cifra que superaba a la población autóctona contabilizada en 50.000 micronesios, además de construirse la Base Naval de Truk considerada una de las instalaciones más poderosas de la Marina Imperial Japonesa que recibió el nombre del «Pearl Harbor de Asia».

Segunda Guerra Mundial

Al empezar la Segunda Guerra Mundial en el Océano Pacífico el 7 de Diciembre de 1941, los dominios de la Micronesia fueron ampliados por el Imperio Japonés con la toma de la Isla de Guam sobre las Islas Marianas a costa de Estados Unidos y enteramente las Islas Gilbert a costa de Gran Bretaña. Durante ese período numerosas mujeres y niños de los archipiélagos contribuyeron al esfuerzo bélico trabajando activamente en la producción de productos agrarios, ropa y otras materias primas básicas para la economía de Japón, además de erigir defensas a partir del año 1943, como hicieron numerosos micronesios en Nueva Guinea o Indonesia o los miembros de la etnia chamorro en Sumay.

Soldados micronesios en la Guerra del Pacífico.

Con la Guerra del Pacífico en su fase intermedia el Ejército Imperial Japonés y la Marina Imperial Japonesa reclutaron a millares de micronesios que actuarían como auxiliares logísticos o peones en los batallones de trabajo que levantaban fortificaciones ante una eventual invasión de los Aliados. Muchos de estos nativos participaron en la Batalla de Tarawa, la Batalla de Kwajalein, la Batalla de Eniwetok, la Batalla de Saipán y la Batalla de Peleliu durante las campañas de las Islas Marshall, las Islas Marianas y las Islas Palau; pero también ejercieron como guardias o agentes de la Policía Militar Naval «Tokkei-Rai» en las Islas de Truk, Satawal y Ponape, perdiendo la vida algunos de estos durante las incursiones de la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF).

Oficialmente nunca existió dentro del Ejército Imperial Japonés un contingente micronesio propiamente dicho, salvo por la excepción de un destacamento que se formó en la Micronesia. Se trató de la Unidad de Choque Patriótica Micronesia «Giyu Kirkoni-Tai» organizada por un capitán japonés apellidado Morikawa, quién escogió a 80 voluntarios y los adiestró rigurosamente durante seis meses antes de enviarlos al frente de Nueva Guinea. Una vez en primera línea un grupo de 30 micronesios, la mayoría equipados con cañas de bambú y unas pocas armas de fuego, cargaron contra el Ejército Estadounidense para ser repelidos con facilidad a un coste de 15 tropas micronesias fallecidas, siendo entonces la unidad reducida a un 50% y retirada a la retaguardia (nunca más entraría en combate).

Terminada la Segunda Guerra Mundial el 2 de Septiembre de 1945, la Micronesia pasó a quedar bajo tutela de los Estados Unidos de Norteamérica, aunque lo hizo como territorio federado y socio comercial privilegiado durante la Guerra Fría. Bajo esa denominación permaneció hasta que en el año 1991 la Organización de Naciones Unidas reconocieron al vasto archipiélago con el estatus de un país independiente que recibió el nombre de Estados Federados Micronesios.

 

Bibliografía:

-Philipp Jowett, Japan’s Asian Allies 1941-45, «Other Pro-Japanese Forces. Pacific Islands», Osprey Publishing (2020), p.40-41
-Lin Poyer, Memories War: Micronesians in the Pacific War, University of Hawaii Press (2001), p.81-87