Resistencia Danesa

La Resistencia Danesa fue una de las más reducidas de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que entre 1943 y 1945 su oponente fue el Tercer Reich, este grupo insurgente tuvo la particularidad de ser la única fuerza clandestina que centró sus ataques y acciones exclusivamente contra las unidades colaboracionistas pro-germanas de todas aquellas naciones ocupadas por la Alemania Nacionalsocialista.

Cuando Alemania invadió Dinamarca en Abril de 1940 sin encontrar apenas oposición, el Gobierno Danés y el Rey Christian X pactaron una ocupación pacífica por parte del Ejército Alemán, siempre que respetasen el sistema democrático y el Parlamento de Copenhague, en donde el Partido Nacionalsocialista Danés tenía una importante presencia. Aunque desde el inicio el Tercer Reich aceptó este tratado de paz y cierta colaboración con Dinamarca, al comenzar a producirse la debacle del Eje desde el 1943, el Consejo Libre Danés que había nacido de forma clandestina y cuyos miembros estaban en contacto con los Aliados Occidentales en Londres, impulsaron la creación de la Resistencia Danesa.

Algunas de las facciones más famosas de la Resistencia Danesa fueron el Grupo “Holger Danske” con 350 ex-voluntarios del Ejército Finlandés durante la Guerra de Invierno, o los Partisanos Civiles (Borgerlige Partisaner o BOPA) con militantes del Partido Comunista Danés, aunque también hubo otras fuerzas minoritarias dedicadas a temas logísticos, propagandísticos, humanitarios o culturales. Entre las acciones más destacadas de estos combatientes estuvo una serie de ataques a los milicianos colaboracionistas del Cuerpo Policial Auxiliar Danés (HIPO) en Copenhaghe, Aalborg y diversos puntos de la Península de Jutlandia; así como sabotajes en las Fábricas Burmeister & Wain, Rifflesyndikatet, Global y Always que suministraban equipo militar al Ejército Alemán. También al producirse el desembarco de Normandía el 6 de Junio de 1944, los escasos guerrilleros daneses efectuaron cortes en la línea férrea que unía Dinamarca con Francia para retrasar los trenes cargados de tropas alemanas hacia el Frente Occidental; además de ser fundamentales a la hora de rescatar a 500 judíos del Holocausto proporcionándoles botes y kayaks con los que atravesar el Mar Báltico hasta la neutral Suecia. Sin embardo y a pesar de éxitos locales, no todo fueron victorias entre la Resistencia Danesa porque más de 800 miembros serían arrestados por los policías colaboracionistas y en ocasiones cometieron errores muy graves como señalizar un objetivo equivocado a los aviones de la Fuerza Aérea Real Británica (RAF) que por error bombardearon un colegio matando a 125 civiles, entre ellos a 86 niños.

Combatientes de la Resistencia Danesa.

Oficialmente la última acción de la Resistencia Danesa tuvo lugar el 4 de Mayo de 1945 en la Isla de Selandia cuando un grupo de insurgentes se enfrentó junto a las plantaciones de Asserbo a un contingente de 19 milicianos del Cuerpo Policial Auxiliar Danés a los que forzaron a capitular tras un intenso tiroteo que costó a los colaboracionistas ocho bajas entre tres muertos y cinco heridos, además de capturarles un coche blindado. Tan sólo cuatro días más tarde de este incidente, el 8 de Mayo de 1945, el Ejército Alemán capituló en Dinamarca y el Ejército Británico entró victorioso en el país ante el jubiloso recibimiento de la Resistencia Danesa.

Terminada la Segunda Guerra Mundial sobre Europa en Mayo de 1945, la insurgencia que había florecido en Dinamarca contra la ocupación del Ejército Alemán había sido de las más minoritarias del continente. A pesar de su reducido tamaño, los guerrilleros de la Resistencia Danesa encajaron 850 muertos durante los combates y provocaron otras 385 víctimas mortales a los milicianos colaboracionistas, lo que convirtió esta batalla entre compatriotas en una especie de “mini guerra civil danesa”.

 

Bibliografía:

-Laura Manzanera, Otras Resistencias. Dinamarca. Acciones No Violentas, Revista Muy Historia Nº94 (2017), p.61
-https://en.wikipedia.org/wiki/Danish_resistance_movement