I Ejército Búlgaro

Bulgaria tuvo que hacer frente a incontables conflictos bélicos en los Balcanes a lo largo del siglo XX. Desde las I y II Guerras Balcánicas entre 1912 y 1914, al Frente de Macedonia durante la Primera Guerra Mundial entre 1915 y 1918, igualmente también se curtiría de gloria durante la Segunda Guerra Mundial durante la invasión de Grecia y Yugoslavia en 1941, así como la campaña de pacificación posterior hasta 1944 y la contienda contra Alemania en 1945.

Bajo el nombre original de Ejército de Inspección Búlgaro tal y como fue dado de alta en 1907, con el estallido de la I Guerra Balcánica entre Bulgaria y el Imperio Otomano en 1912, fue organizado el I Ejército Búlgaro al mando Vasil Kutinchev que incluyó un total de 88.603 hombres equipados con 180 cañones y 56 ametralladoras. Gozando con una superioridad manifiesta en armas y con la moral muy alta, el I Ejército Búlgaro rompió las líneas del Ejército Turco en Edirne y venció a sus enemigos primero en la Batalla de Lule Burgas y luego en la Batalla de Kirk Kilise, lo que convirtió a Bulgaria en la nación ganadora de la contienda en 1912.

La II Guerra Balcánica que en 1913 se sucedió entre Bulgaria y una coalición conformada por Grecia, Serbia, Montenegro, Rumanía y Turquía, dejó al I Ejército Búlgaro en una situación de inferioridad numérica absoluta. Con 56.689 hombres y 108 cañones, las tropas búlgaras se ocuparon del Ejército Serbio en choques como los de Vidin y Berkovitsa, además de conquistar las localidades de Knjazevac y Zajecar a costa de un elevado saldo de 1.100 bajas entre 280 muertos y 820 heridos. También el I Ejército Búlgaro fue artífice de una hazaña sorprendente tras girar sus columnas hacia el sur y derrotar al Ejército Griego en la Batalla de Kresna Gorge que encajó más de 10.000 bajas. Desgraciadamente en cuanto el Ejército Serbio unió sus fuerzas al Ejército Rumano en el norte, expulsaron a los búlgaros de Belogradchik y Vidim, antes de decretarse el fin de la contienda con la derrota de Bulgaria en 1914.

Al entrar Bulgaria en la Primera Guerra Mundial del lado de los Imperios Centrales en 1915, el I Ejército Búlgaro del general Kliment Boyadzhiev que por aquel entonces contaba con 195.620 soldados, 422 cañones y 108 ametralladoras, desencadenó una ofensiva contra Serbia a través del Río Morava que acabó con la ocupación de la provincia de Vardar, la ciudad de Pristina y la región de Kosovo, obligando al Ejército Serbio a emprender una caótica retirada hacia el sur que concluyó después de encontrar refugio en Grecia y unirse a las tropas de Reino Unido y Francia que acababan de desembarcar en Salónica. A partir de entonces se desató una “guerra de trincheras” sobre el Frente de Macedonia que no reportó ni avances ni retrocesos significativos a ningún bando, aunque siempre los búlgaros dirigidos por el general Dimitar Geshov provocaron pérdidas mucho mayores a griegos, serbios, británicos y franceses como sucedió en la Batalla de Kajmakcalan, en la Batalla de Skra-di-Legen y en las 1ª y 2ª Batallas de Doiran. Solamente el declive de los Imperios Centrales y la contraofensiva de los Aliados al sur de los Balcanes en el verano de 1918, propició la derrota del I Ejército Búlgaro al frente del general Stefan Nerezov durante la Batalla de Dobro Pole, así como la capitulación de Bulgaria al término de la Gran Guerra.

El Tratado de Neully firmado por los Aliados en 1919, castigó a Bulgaria a disolver el I Ejército Búlgaro y a reducir sus fuerzas armadas en los Balcanes a un contingente insignificante para hacer frente a unos vecinos que no dudaron en descuartizar territorios del país que fueron entregados a Grecia, Serbia y Rumanía. Solamente la determinación del Zar Boris III y la pérdida del peso político de los vencedores de la Gran Guerra en 1935, permitió reconstruir el Ejército Búlgaro (Bulgarska Voyska) con la reactivación nuevamente del I Ejército Búlgaro al mando del general Gheorgi Popov. Desde entonces, entre 1938 y 1940, esta agrupación que fue desplegada en torno a la capital de Sofia y en la región occidental del país, implementaría sus efectivos con la creación de las 1ª, 7ª, 9ª, 11ª, 13ª y 16ª Divisiones de Infantería, más la 1ª División Móvil y la Brigada de Montaña.

Soldados búlgaros del I Ejército invadiendo la Macedonia Griega en 1941.

El 20 de Abril de 1941 el I Ejército Búlgaro con 15.500 soldados al mando del general Nikola Hadzhi-Petrov cruzó la frontera con Grecia a través de la demarcación de Argan, lo que significó la entrada de Bulgaria en la Segunda Guerra Mundial del lado de las potencias del Eje. Gracias a la “Guerra Relámpago” o “Blitzkrieg” que simultáneamente practicó el Ejército Alemán, el I Ejército Búlgaro se apoderó de las ciudades de Alexandroupoli, Svilingrad y Maritsa, además de cruzar el Río Struma y alcanzar las orillas del Mar Mediterráneo con la toma de los puertos de Xanthi, Kavala y Drama. Una vez el I Ejército Búlgaro se situó en el litoral, algunas de sus unidades se hicieron con una serie de embarcaciones con las que navegaron sobre el Mar Egeo y conquistaron las Islas de Thasos y Samotracia. Así fue como finalmente el 30 de Abril de 1941, Grecia se rindió y el I Ejército Búlgaro se erigió como vencedor tras haber sufrido 1.500 bajas entre muertos, heridos y desaparecidos.

Ocupada Macedonia y Tracia por el I Ejército Búlgaro en Abril de 1941, ambas regiones fueron anexionadas a Bulgaria. Desgraciadamente la política de “bulgarización” en contra de los macedonios que en un principio recibieron a los búlgaros como libertadores de los griegos, llevó al descontento general y la organización de una guerrilla nacionalista conocida con el nombre de Ejército de Liberación del Pueblo Macedonio, cuyos partisanos combatirían a lo largo de todo el conflicto a las tropas del I Ejército Búlgaro.

I Ejército Búlgaro:
-1ª División de Infantería (1935)
-7ª División de Infantería (1940)
-9ª División de Infantería (1941)
-11ª División de Infantería (1941)
-13ª División de Infantería (1941)
-16ª División de Infantería (1941)
-21ª División de Infantería (1943)
-23ª División de Infantería (1943)
-24ª División de Infantería (1943)
-1ª División Móvil (1941)
-22ª División de Reserva (1943)
-27ª División de Reserva (1943)
-Brigada de Montaña (1941)

A inicios de 1942, el I Ejército Búlgaro con 100.000 efectivos al mando del general Konstantin Lukash fue desplegado en Febrero sobre la disuelta Yugoslavia para combatir a los partisanos comunistas liderados por el general Josip Tito. La agrupación que situó su cuartel general en Nîs, envió a las 7ª, 9ª y 21ª Divisiones de Infantería al sur de Serbia, donde los búlgaros lucharon sin tregua contra la guerrilla hasta que el 7 de Enero de 1943 extinguieron el movimiento partisano sobre la zona que les habían asignado. Posteriormente entre Mayo y Junio de 1943, la aportación del I Ejército Búlgaro fue decisiva durante la victoria del Eje en la Batalla de Sutjeska que acabó con una contundente derrota de los guerrilleros yugoslavos.

Devuelto el I Ejército Búlgaro a Grecia a mediados de 1943, solamente la 23ª División de Infantería permaneció en Yugoslavia tras ser desplegada en Montenegro, mientras que la 7ª División de Infantería lo hizo en Salónica, y las 22ª y 27ª Divisiones de Infantería en Macedonia. Durante esta fase de la contienda, solamente la 23ª División de Infantería se distinguió por bloquear la ruta de escape de los partisanos yugoslavos desde Montenegro a Serbia; así como la 24ª División de Infantería que después de ser movilizada en Bulgaria, fue trasladada a Bosnia-Herzegovina para tomar parte en la “Operación Kugelblitz” que a comienzos de 1944 terminó con la destrucción de un grupo guerrillero comunista de 2.000 efectivos.

Cuando la Unión Soviética invadió Bulgaria y el 10 de Septiembre de 1944 fue proclamada la República Socialista de Bulgaria que declaró la guerra a las potencias del Eje, el I Ejército Búlgaro recibió órdenes de atacar al Ejército Alemán. A pesar de que en aquellos instantes las tropas búlgaras continuaron combatiendo contra los comunistas griegos y yugoslavos en Macedonia, Tracia y el borde con Serbia, a comienzos de otoño de 1944 el Ejército Alemán desarmó a todos aquellos regimientos búlgaros situados dentro de sus dominios; mientras que el resto de 99.662 combatientes que se encontraban dispersos, pudieron iniciar el repliegue y alcanzar sin problemas la seguridad de la frontera con Bulgaria.

A finales de 1944, el I Ejército Búlgaro al mando del general Vladimir Stoychev, acompañó al Ejército Rojo durante su expansión al norte de Grecia y Macedonia tras haber recibido de la URSS un lote de armamento moderno compuesto por 65 tanques T-34, 410 cañones, 115 baterías antiaéreas, 370 camiones, 370 morteros y 30.000 fusiles. A partir de entonces, el I Ejército Búlgaro participó en la conquista de Kosovo, en la irrupción en Serbia, en la Batalla de Belgrado, en el ataque a Croacia y en la invasión de Hungría, siendo especialmente elevadas las bajas en esta última como consecuencia del crudo invierno magiar, sobretodo tras la ofensiva de Nagykanizsa y Kermend que las Waffen-SS y el Ejército Húngaro desencadenaron en Marzo de 1945 contra los búlgaros que se atrincheraban en la Cordillera Transdanubiana. Finalmente entre el 2 y 13 de Abril de 1945, el I Ejército Búlgaro tomó partido con 100.900 tropas de asedio en la Batalla de Viena, antes de que el 8 de Mayo de 1945 sus vanguardias enlazaran cerca de Klagenfurt con las del VIII Ejército Británico en Austria.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial en 1945, el I Ejército Búlgaro fue disuelto y sus formaciones militares integradas en las Fuerzas Armadas Nacionales Búlgaras (Bulgarska Narodna Armiya). Hasta ese momento el I Ejército Búlgaro se había convertido en la agrupación más fogueada de Bulgaria en el siglo XX.

 

Bibliografía:

-Nigel Thomas, Axis Forces in Yugoslavia 1941-45. “Bulgaria and Macedonia”, Osprey Publishing (1995), p.23-34
-http://www.vojska.net/eng/world-war-2/bulgaria/organization/1941/
-http://en.wikipedia.org/wiki/First_Army_(Bulgaria)