Guerrilla del Río Oriental

La Guerrilla del Río Oriental fue una de las mejores bandas armadas del Partido Comunista Chino durante la Segunda Guerra Mundial. Situada en los alrededores del Hong Kong Británico y Nuevos Territorios, causó graves estragos tras la retaguardia del Ejército Imperial Japonés entre 1938 y 1945.

Originalmente la Guerrilla del Río Oriental nació en 1938 justo después de la conquista del Ejército Imperial Japonés a la provincia de Cantón. Desde entonces el Partido Comunista Chino reunió un contingente de 3.000 efectivos al mando del comandante Liao Chengzhi que fue desplegado sobre Cantón y Guangdong junto a la demarcación de Nuevos Territorios y que incluso tuvo muy buena relación con los colonos británicos intercambiando entre 1939 y 1940 información a cambio de ametralladoras y cajas de municiones.

Cuando se produjo la invasión del Ejército Imperial Japonés a Hong Kong el 8 de Diciembre de 1941, la Guerrilla del Río Oriental entró automáticamente en coalición con Aliados y ofreció su apoyo a Gran Bretaña. Así fue como los partisanos maoístas cruzaron la frontera con Nuevos Territorios y ascendieron al Monte Saddle cerca de Kowloon, cuya montaña incendiaron para hacer creer a los japoneses que se trataba de un ataque a gran escala. Sorprendentemente los nipones picaron el anzuelo porque durante un tiempo interrumpieron el cruce barcazas cargadas de tropas al otro lado del canal que separaba la Isla de Hong Kong, por lo menos hasta que descubrieron el engaño y entonces prosiguieron con su avance. También el 16 de Diciembre, los partisanos de la Guerrilla del Río Oriental volvieron a destacar en combate protagonizando una emboscada a las aldeas de Shenzhen y Shataukok, donde tras matar a algunos soldados japoneses, se replegaron hacia los bosques en cuanto recibieron órdenes del comandante Liao Chengzhi de abandonar Nuevos Territorios. A partir de entonces la labor de los maoístas sería meramente auxiliar como por ejemplo sucedió el 25 de Diciembre después de que el líder comunista Leung Wing-Yen que controlaba la Isla de Ping Chao, envió un destacamento de salvamento a la vecina Isla de Ap Lei Chao que rescató a un contingente del Kuomintang liderado por el almirante Chan Chak y a 62 oficiales británicos que primeramente evacuó a la aldea de Nam O y posteriormente escoltó hasta la zona libre de Huizhou.

Grupo de partisanos de la Guerrilla del Río Oriental ocultos en una arboleda de la colonia de Hong Kong.

Desde 1942 la Guerrilla del Río Oriental operó dentro del mismo Hong Kong y Nuevos Territorios atacando por la espalda a las tropas del Imperio Japonés y a los colaboracionistas de la China Nacional Reorganizada, normalmente mediante emboscadas o atentados, además de repartir propaganda entre la población e incluso descarrilando en una ocasión un tren cargado de soldados nipones tras la voladura con explosivos del Puente de Shenzhen. Al año siguiente, en 1943, la Guerrilla del Río Oriental se amplió a un total de 6.000 efectivos repartidos entre Hong Kong y la provincia de Guangdong, lo que permitió redistribuir su organigrama creando nuevas unidades como la Brigada Independiente “Kowloon” equipada con material británico, el Grupo “Hakka” integrado por campesinos cantoneses de la Península de Saikung y el Escuadrón Pistolero “Blackie Lau” encargado exclusivamente de eliminar soldados chinos pro-japoneses del Ejército de Nankíng.

Otra de las funciones de la Guerrilla del Río Oriental fueron las abundantes misiones de rescate de prisioneros del bando de los Aliados Occidentales a los que sacaron de Hong Kong para trasladarlos vía Huizhou hasta las líneas del Kuomintang y que una vez desde allí, pudieran encontrar otras alternativas para marchar a otros lugares del Imperio Británico. Curiosamente la mayor parte de estos cautivos fueron militares fugados de los campos de concentración situados en Stanley y Shamshupio, ambos en Hong Kong; aunque en otras fueron ciudadanos disidentes que por medio de agentes (el más famoso fue un cocinero que trabajaba en el Hotel Península de Kowllon) fueron llevados clandestinamente a la China Nacionalista. Gracias a esta eficaz red, la Guerrilla del Río Oriental salvó a un total de 89 personas entre las que hubo 54 indios, 19 británicos, 8 estadounidenses, 3 daneses, 2 noruegos, 1 neozelandés y 1 soviético. Como gesto de agradecimiento a esta colaboración, el Reino Unido aportó a la Guerrilla del Río Oriental dinero, armas y equipo, además de 29 soldados ingleses al mando del neozelandés Lindsay Ride que conformaron el Grupo de Apoyo del Ejército Británico (BAGG).

A comienzos de 1944 un grupo de 1.000 nuevos partisanos fueron reclutados por la Guerrilla del Río Oriental en Hong Kong para cubrir las bajas sufridas anteriormente. Entre las acciones protagonizadas por los maoístas durante esta fase de la contienda estuvo la voladura un puente ferroviario sobre la Calle Argyle de Kowloon, la interceptación de barcos japoneses fondeados en Lantau, el reparto de panfletos en el Mercado Central de Victoria y el rescate de ocho pilotos estadounidenses que saltaron en paracaídas tras ser abatidos sus aviones. Sin embargo el mayor éxito de la Guerrilla del Río Oriental hasta la fecha la incursión al Aeropuerto de Kai Tak, donde después de colocar una serie de artefactos que hicieron explosión, fueron destruidos mumerosos aviones japoneses e incendiados varios depósitos de combustible.

Bajo el nombre de “Operación Carbonario” los Aliados Occidentales se dispusieron a recuperar Hong Kong en 1945 mediante un desembarco en Victoria que desde la retaguardia contaría con el apoyo de la Guerrilla del Río Oriental. Afortunadamente no fue necesario librar esta batalla porque en cuanto el Emperador Hiro-Hito anunció la rendición de Japón el 15 de Agosto de 1945, una escuadra de la Marina Real Británica (Royal Navy) al mando del almirante Cecil Harcourt entró pacíficamente en la colonia. No obstante y deseando los maoístas obtener alguna ganancia territorial antes del fin oficial de las hostilidades, la Guerrilla del Río Oriental desencadenó una ofensiva desde el continente que terminó con la conquista de las plazas de Taipo y Yuen Long, además de la Isla de Lantao, siendo capturado en esta última un almacén con 400 fusiles, 20 ametralladoras, 5 piezas de artillería, abundantes cajas de munición y un parque de vehículos.

Milicianos de la Guerrilla del Río Oriental.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial el 2 de Septiembre de 1945, la Guerrilla del Río Oriental tuvo que abandonar Hong Kong y Nuevos Territorios tal y como estipuló lo pactado en la Conferencia de Postdam. Así fue como el día 28 de Septiembre, la Guerrilla del Río Oriental participó junto al Ejército Británico en una ceremonia de despedida por las calles de Hong Kong bajo las ovaciones y aplausos de los ciudadanos, antes de partir a las bases del continente en Guangdong. Curiosamente y como recompensa por los servicios prestados, los ingleses premiaron a cada partisano maoísta con una pistola, veinte cartuchos de munición y 30 dólares por mes combatido; mientras que uno de sus veteranos, el traductor Huang Zuomei, fue invitado a un viaje por Inglaterra para tomar partido en el Desfile de la Victoria en Londres y recibir la Medalla del Imperio Británico de manos del Rey Jorge VI.

Con el reinicio de la Guerra Civil China entre el Kuomintang y el Partido Comunista Chino, la Guerrilla del Río Oriental fue disuelta en Guangdong y sus veteranos trasladados a Ya’nan para incorporarse al Ejército de Liberación Popular que en 1949 obtuvo la victoria con la fundación de la República Popular de China. Increíblemente casi cincuenta años después, en 1997, el viejo comandante de la Guerra del Río Oriental, Liao Chengzi, fue nombrado director de la Oficina de Asuntos Hong Kong-Macao que contribuyó aquel año a la devolución por parte de Gran Bretaña de Hong Kong a China.

 

Bibliografía:

-Philip Snow, The Fall of Hong Kong, Britain, China and the Japanese Occupation, Yale (2003), p.176-267
-http://www.hongkongescape.org/HK_g.htm