Fuerza Pública Congoleña

Cuando se produjo la invasión de Alemania a Bélgica en Mayo de 1940 y la formación en el exilio del Gobierno en el Congo, las únicas tropas disponibles del Ejército Belga iban a ser los indígenas de sus dominios coloniales en África. Así fue como se recurrió de la Fuerza Pública (Force Publique), cuyos soldados se batirían con valentía durante toda la Segunda Guerra Mundial.

Bélgica ostentaba el Congo con el estatus de colonia desde 1908 cuando el Rey Leopoldo II se la cedió al pueblo belga, después de haber sido él mismo su propietario y haber eliminado a 5 millones de negros que desfallecieron trabajando como esclavos desde finales del siglo XIX hasta inicios del siglo XX. A pesar de que los blancos tenían escasa confianza en los nativos, el capitán León Roger propuso la creación de un cuerpo colonial formado por autóctonos y mercenarios africanos que fue autorizado a existir por las autoridades de Bruselas con la denominación de Fuerza Pública Congoleña.

Soldado congoleño de la banda de música de la Fuerza Pública en la Segunda Guerra Mundial.

La Fuerza Pública Congoleña fue organizada con 12.100 tropas coloniales distribuidas en veinte Compañías de Marcha (Companie du Marche) y la Compañía de Artillería-Ingenieros (Compagnie d’Artillerie et de Génie), cuyos soldados se armaron con fusiles del modelo Albini, cañones Krupp de 75 milímetros y ametralladoras Maxim y Nordenfelt. Según su organigrama, el despliegue sobre el Congo y Ruanda se efectuó del siguiente modo: Aruwimi, Bangala, Bas-Congo, Cateracts, Équateur, Ituri, Kasai, Kwango, Lac Léopold II, Lualaba, Lulongo, Makrakas, Makua-Bomokandi, Ponthiérville, Rubi, Ruzizi-Kivu, Stanley Falls, Stanley Pool, Ubangi y Uele-Bili.

Oficialmente el primer bautismo de fuego de la Fuerza Pública Congoleña tuvo lugar contra la Rebelión Tippu Tip a finales del siglo XIX; aunque su eficiencia no se demostraría en serio hasta la Primera Guerra Mundial. Precisamente sería ya en la Gran Guerra de 1914 a 1918, cuando la Fuerza Pública Congoleña al mando del general Charles Tombeur que había incrementado sus efectivos a 17.413 hombres entre 178 oficiales, 235 suboficiales y 17.000 congoleños; intervino exitósamente en las invasiones del África Oriental Alemana y Camerún, además de contribuir a la defensa del Congo sobre el sector del Lago Tangañica.

Al surmergirse Bélgica en la Segunda Guerra Mundial, un total de 40.000 efectivos de la Fuerza Pública Congoleña al mando del general Auguste-Éduard Gilliaert, cruzaron la frontera del Congo con el Sudán Anglo-Egipcio para invadir el África Oriental Italiana a través de Etiopía. Durante esta campaña, las tropas congoleñas avanzaron cientos de kilómetros agotadores por junglas, montañas y desiertos sin dejar de combatir a las fuerzas de la Italia Fascista durante incontables encuentros armados. Por ejemplo el 19 de Marzo de 1941 los soldados congoleños tomaron Jokau y sortearon el Río Subai, antes de atacar y tomar la ciudad Gambela a costa de 21 bajas entre 3 muertos y 18 heridos. Sin embargo su gesta más destacada ocurrió después de partir de Asosa porque cortaron la retirada al Ejército Italiano entre las localidades de Ghidami y Saio, dejando embolsado a un gran contingente que finalmente se rindió a los congoleños con un total de 7.000 prisioneros entre 2.500 italianos y 3.500 etíopes, incluyendo entre estos al general Pietro Gazzera. De hecho y a lo largo de toda la campaña sobre Etiopía hasta su conclusión en Noviembre de 1941, la Fuerza Pública Congoleña apresó al Ejército Italiano un total de 9 generales, 370 oficiales y 15.000 soldados italianos, etíopes, eritreos y somalís.

Fuerza Pública Congoleña:
-5 th Batallón “Stanleyville”
-6 th Batallón “Watsa”
-8 th Batallón “Luluabourg”
-9 th Batallón “Rumangabo”
-12nd Batallón “Elizabethville”
-13rd Batallón “Léopoldoville”
-14th Batallón “Luluabourg”

Con la conclusión de las operaciones en el África Oriental, las compañías de la Fuerza Pública fueron reducidas a siete batallones, aunque con muchos más efectivos que antes, los cuales fueron encuadrados de la siguiente manera: el 5th Batallón en Stanleyville, el 6th Batallón en Watsa, el 8th Batallón en Luluabourg, el 9th Batallón en Rumangabo, el 12nd Batallón en Elizabethville, el 13rd Batallón en Léopoldoville y el 14th Batallón también en Luluabourg. Simultáneamente, fueron organizadas tres unidades de reconocimiento, una de policía militar, otra de entrenamiento en el Campo Hardy e incluso una guardia marina con cuatro cañones de costa y una pequeña fuerza aérea con dos aviones de reconocimiento De Havilland DH estacionados en los Aeropuertos de N’Dolo e Ikeja.

Tropas congoleñas en el Congo Belga durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante el resto de la Segunda Guerra Mundial desde 1942, la Fuerza Pública Congoleña fue destinada a diversos escenarios para ejercer como unidad de ocupación o seguridad en Somalia, Etiopía, Madagascar, Palestina, el Fuerte Lamy del Sudán o desplegando una guarnición de 13.000 soldados en Nigeria. Incluso algunas permanecieron en el Congo para suprimir revueltas, como fue el caso en 1944 del motín en el 14th Batallón de Luluabourg que terminó siendo suprimido por las tropas congoleñas leales al Imperio Belga. También un total de 350 soldados de la Fuerza Pública Congoleña sirvieron en Asia combatiendo al Ejército Imperial Japonés sobre las junglas del Río Chindwin entre la India y Birmania hasta la finalización del conflicto en 1945.

Aproximadamente un total de 500 soldados de la Fuerza Pública Congoleña perdieron la vida durante la Segunda Guerra Mundial. Muchos de sus veteranos pasarían a formar parte del Ejército Congoleño cuando Bélgica aprobó la independencia del Congo en 1960.

 

Bibliografía:

-Rafael Rodrigo, La Primera Guerra Mundial en África, “Forçe Publique”, Gallandbooks (2015), p.18-19
-http://en.wikipedia.org/wiki/Force_Publique
-http://forum.axishistory.com/viewtopic.php?t=44683