Fuerza Aérea Auxiliar Femenina (WAAF)

 

Numerosos países de los que participaron en la Segunda Guerra Mundial contaron con mujeres en sus respectivos ejércitos y formaciones militares. En el caso de Gran Bretaña fue la Fuerza Aérea Auxilar Femenina (Women’s Auxiliary Air Force o WAAF) la unidad que más destacaría tanto por su labor en el frente como en la retaguardia.

Bastante antes del nacimiento de la Fuerza Aérea Auxiliar Femenina propiamente dicha ya habían existido otras organizaciones femeninas dentro del Ejército Británico. Las dos más importantes surgieron durante la Primera Guerra Mundial con el nombre de Cuerpo de Emergencia Femenino (Women’s Emergency Corps) y Reserva Femenina Voluntaria (Women’s Volunteer Reserve), cuyo cometido fue el de realizar labores administrativas, logísticas o sanitarias. Bastantes años más tarde, el 9 de Septiembre de 1938, Reino Unido inauguró el Auxiliary Territorial Service (Auxiliary Territorial Service o ATS) ante la amenaza de una nueva guerra contra Alemania.

Oficialmente el 28 de unio de 1939, el Rey Jorge VI fundó la Fuerza Aérea Auxilar Femenina (Women’s Auxiliary Air Force o WAAF). Esta unidad militar bajo el liderzago de la comandante Jane Trefusis Forbes y dependiente de la Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF), llegaría a contar con más de 400.000 voluntarias durante la Segunda Guerra Mundial.

Operadoras de radar de la WAAF.

Uniformológicamente la vestimenta de la WAAF varió notablemente de los varones en la RAF. El conjunto consistía en una guerrera azul grisácea de cuatro bolsillos, falda del mismo color o pantalón según su puesto de servicio, camisa blanca, corbata y zapatos planos negros con cordones, complementándose finalmente el uniforme con una banda negra adornada con el león del Imperio Británico.

Cuando Gran Bretaña entró en la Segunda Guerra Mundial en 1939, a lo largo del conflicto la WAAF prestaría un servicio excelente a su patria. Entre las tareas que estas voluntarias desempeñaron hubo secretarias de la administración, revisoras de aviones, plegadoras de paracaídas, izadoras de globos cautivos, iluminadoras de reflectores antiaéreos, operadoras de radar, telegrafistas, descifradoras de códigos secretos, cocineras, sanitarias, monjas para oficios religiosos o conductoras de camión para transportar tropas y materiales.

Durante la Batalla de Inglaterra en 1940 y el “Blitz” en 1941, las mujeres de la WAAF se expusieron al mayor peligro para sus vidas cuando la mayoría fueron destinadas a los aeródromos y radares que la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) bombardeada con intensidad continuamente. Bajo las bombas alemanas, decenas de mujeres de la WAAF murieron en los aeropuertos o sepultadas en las ciudades. Uno de los ataques aéreos que más víctimas mortales entre las mujeres de la WAAF se cobró fue el bombardeo del Aeródromo de Biggin Hill, donde serían condecoradas por su valor con la Medalla al Mérito Militar la cabo Elspeth Henderson y las dos sargentos Joan Mortimer y Helen Turner.

Otras funciones fueron encomendadas a la WAAF a partir de 1943, recientemente liderada por la Princesa Alice de Gloucester. Entre los ejemplos estuvieron la de enviar enfermeras a primera línea sobre los diversos campos de batalla, las conocidas como “Flying Nightingales”; o agentes a la Europa ocupada por el Tercer Reich como la anglo-india Noor Inayat Khan que fue capturada por los alemanes en Francia, torturada y ejecutada. También numerosas auxiliares de la WAAF participarían en el desembarco de Normandía el 6 de Junio de 1944, rescatando y evacuando a los soldados británicos heridos en las playas “Juno” y “Sword”.

Oficiales de la WAAF pasan revista a las voluntarias.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, la WAAF continuó con labores administrativas y sanitarias en la postguerra primero al mando de la comandante Mary Welsh y luego de Felicity Peak. Sin embargo y ante la ausencia de conflictos bélicos, la WAAF fue disuelta en Enero de 1949. Las pocas mujeres que quisieron permanecer en el Ejército Británico lo tuvieron que hacer en la Fuerza Aérea Real Femenina (WARF), creada exclusivamente para ellas. Dicha unidad existiría hasta el 1 de Abril de 1994, fecha en la que se disolvió para siempre después de que Gran Bretaña decretase la incorporación de todas las mujeres a cualquier rama de las fuerzas armadas con los mismos derechos y deberes que los varones.

A nivel de estadísticas las pérdidas humanas en la WAAF durante la Segunda Guerra Mundial entre 1939 y 1945 fueron elevadas. Causaron baja un total de 1.420 mujeres, entre las que hubo 600 muertas, 700 heridas, 100 desaparecidas y 20 prisioneras.

 

Bibliografía:

Sandra Ferrer Valero, Clío Biografías. Líderes Militares, II Guerra Mundial, “Jane Trefusis Forbes. Primera Directora de WAAF, Women’s Auxiliary Air Force”, Revista Clío Biografías 4 (2015), p.70-74
http://en.wikipedia.org/wiki/Womens_Auxiliary_Air_Force