Divisiones Azerís

Azerbayán era el dominio más imprescindible de la Unión Soviética a nivel estratégico por ser una zona de acceso a Persia y a nivel económico por disponer de los ricos pozos petrolíferos situados en Bakú y el Mar Caspio. A raíz de esta importancia fundamental, cuando el Tercer Reich puso en macha la «Operación Edelweiss» sobre el Cáucaso para apoderarse de todos estos recursos, el Ejército Rojo tuvo que formar a toda prisa las Divisiones Azerís.

La República Socialista Soviética de Azerbayán que mantenía cierta autonomía del Moscú a cambio de ser un «estado vasallo» del Kremlin, creó la 223ª División de Infantería Azerí a inicios de 1942 con población autóctona de su patria. A esta unidad siguió en Mayo la 416ª División de Infantería Azerí acampada en Daghestán; además de en Agosto las dos últimas comprendidas en las 77ª y 402ª Divisiones de Infantería Azerís. Sin embargo y pese a las buenas expectativas depositadas en estas formaciones, lo cierto fue que a nivel combativo iban a ser muy deficientes debido a que los azerís odiaban el comunismo (por ejemplo habían sufrido brutales represiones y la quema de mezquitas); mientras que en el bando contrario, el Tercer Reich había organizado la Legión Azerí con voluntarios nativos a los que autorizaba llevar su propia bandera nacional y además les había prometido la independencia de Azerbayán, contando por si fuera poco con el apoyo del rector el islam, el Gran Muftí de Jerusalem Amín Al-Husseini, lo que sin duda hacía mucho más atractiva la causa del Eje que no la de la URSS.

Divisiones Azerís:
-77ª División de Infantería Azerí
-223ª División de Infantería Azerí
-402ª División de Infantería Azerí
-416ª División de Infantería Azerí

Oficialmente en Octubre de 1942 tuvo lugar el bautismo de fuego de los voluntarios de Azerbayán cuando fue la 77ª División de Infantería Azerí combatió a las vanguardias del Ejército Alemán y el Ejército Rumano sobre el puerto de Novorossiysk, resultando virtualmente destruida tras ser arrollada por las mucho mejor fuerzas del Eje. Al mes siguiente, en Noviembre, la 416ª División de Infantería Azerí peleó contra las tropas alemanas en Ischerkaja y Mozdok, aunque precisamente en este último sector, uno de sus batallones al completo desertó hacia el enemigo el 4 de Diciembre, así como un segundo el día 24, lo que supuso su casi total desaparición como unidad. Algo más de motivación la 402ª División de Infantería Azerí que en Mozdok consiguió resistir y rechazar a los soldados alemanes; todo lo que contrario a la 223ª División de Infantería Azería que después de ser atacada en el Río Terek, sufrió la deserción de un gran número de hombres hacia las filas del Eje.

Las deserciones en las Divisiones Azería se hicieron tan insoportables que el Estado Mayor Soviético (STAVKA) decidió retirarlas a todas del Frente Oriental para ejercer tareas policiales y de seguridad en la Transcaucasia. Solamente la 77ª División de Infantería Azerí volvió a primera línea durante la contienda, luchando al norte de la «Cabeza de Puente del Kubán» entre Enero y Octubre de 1943; mientras que otras unidades independientes se dedicaron a labores auxiliares en Ucrania, Crimea y Europa Oriental hasta el final del conflicto en 1945. Hasta ese momento la Segunda Guerra Mundial había dejado un total de 210.000 soldados azerís fallecidos en las filas del Ejército Rojo.

 

Bibliografía:

-Carlos Caballero Jurado, Comandos en el Cáucaso, «Capítulo XI Tras las líneas soviéticas», García Hispán Editor (1995), p.165-166