Divisiones Armenias

Muchas nacionalidades lucharon junto al Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial, siendo una de las más activas y entusiastas las tropas procedentes de la República Socialista Soviética de Armenia. La razón de esta colaboración de los armenios con los rusos fue la garantía de protección que representaba la Unión Soviética para contener a la neutral Turquía en la frontera de Anatolia, enemigo natural de dicho pueblo que había cometido el Genocidio Armenio durante la Primera Guerra Mundial y que encima había formado parte de la coalición con Alemania, por lo que no fue de extrañar que las tropas armenias se batieran con increíble bravura desde los mismos comienzos de la “Operación Barbarroja” en 1941 hasta los mortíferos combates callejeros de la Batalla de Berlín en 1945.

Armenia era históricamente una de las civilizaciones más antiguas desde el I milenio a.C. y la primera nación en adoptar el cristianismo como religión oficial, convirtiéndose en un gigantesco estado ubicado en la Transcaucasia y en la región intercontinental de la Eurasia. Así lo fue hasta su partición entre el Imperio Otomano y el Imperio Ruso que concluyó con un enfrentamiento de estos dos países en la Primera Guerra Mundial, el cual derivó en un exterminio de más un millón y medio de armenios a manos de Turquía entre los años 1914 y 1918. Acabada la Gran Guerra la Armenia Rusa, rebautizada como República de Armenia, obtuvo su independencia hasta que fue invadida por la Rusia Soviética en 1920 y refundada en la República Socialista Soviética de Armenia. A pesar de que los armenios no estaban comprometidos con el comunismo, lo consideraron un mal menor que les evitaría ser masacrados por los turcos, por lo que en muchos sentidos colaboraron activamente con Iósif Stalin, levantando un Ejército Rojo Armenio de 19.000 hombres, cuya caballería ayudó al Ejército Soviético a suprimir las revueltas islámicas y turcomanas en Asia Central durante la década de 1920. De hecho un grupo de jinetes armenios liderado por el oficial Yakob Melkumov tuvo la ocasión de interceptar y matar durante una carga a caballo en Tayikistán a uno de los líderes insurrectos de las minorías turcas, Ismail Enver Pachá, quién en la Primera Guerra Mundial había sido el arquitecto del Genocidio Armenio.

Soldados del Ejército Rojo Armenio.

Cuando Alemania invadió la Unión Soviética en el marco de la “Operación Barbarroja” en Junio de 1941, había aproximadamente unos 67.000 armenios en el Ejército Rojo que bien perdieron la vida ante el arrollador avance de las divisiones Panzer, o bien murieron como prisioneros durante las “marchas de la muerte” en dirección a los campos de trabajo en el Tercer Reich. Solamente las tropas armenias comenzaron a sobresalir en combate durante la Batalla de Smolensk, frenando en algunos sectores al Ejército Alemán como hicieron un contingente de combatientes de esta nacionalidad al mando del general Hamazasp Babadzhanian.

A mediados de 1941 se creó la 79ª División de Fusileros Armenia que participó en la invasión de la Unión Soviética a Irán, cruzando el Río Araks sobre el Azerbayán Persa y ocupando la importante ciudad de Tabriz, donde aplastó a la débil guarnición del Ejército Iraní. Al año siguiente, en 1942, fue enviada a Ucrania para combatir en la ciudad de Kharkov, la cuenca del Donets y Rostov, antes de replegarse hacia el Río Don y ser completamente destruida durante los enfrentamientos urbanos en la Batalla de Stalingrado. Mientras tanto se levantaron las 408ª y 409ª Divisiones de Fusileros Armenias que fueron desplegadas junto a la frontera con Turquía ante la posibilidad real de que esta nación se uniera a Alemania, al tiempo en que se creó la 89ª División de Fusileros Armenia encargada de defender el denominado “Frente de la Transcaucasia” cuando las potencias del Eje invadieron el Cáucaso en la “Operación Edelweiss”.

Divisiones Armenias:
-79ª División de Fusileros Armenia
-89ª División de Fusileros Armenia
-408ª División de Fusileros Armenia
-409ª División de Fusileros Armenia
-Regimiento Blindado Armenio “David de Sasún”

Bastante deficiente fue la capacidad combativa de los armenios en el Ejército Rojo al igual que sucedió con otros pueblos del Cáucaso durante la “Operación Edelweiss”. La razón de esta imperfección fue que la mayoría de los soldados odiaban al comunismo y temían las habituales represiones organizadas por Iósif Stalin; mientras que en el bando opuesto, las potencias del Eje y más en concreto el Tercer Reich habían prometido la independencia total de Armenia, además de haber creado una unidad bautizada como Legión Armenia que incluía compatriotas entre sus filas, a los que se permitía usar sus símbolos nacionales e izar la bandera de su patria, lo que sin duda suponía un gran atractivo para todos aquellos armenios que servían en el Ejército Rojo.

Tanques del Regimiento Blindado Armenio “David de Sasún”.

Oficialmente el primer choque entre las 89ª y 409ª Divisiones de Fusileros Armenias, tuvo lugar en Agosto de 1942 cuando estas dos fuerzas fueron arrolladas por el Ejército Alemán sobre el área comprendida entre Grozny y el Río Terek. De hecho en el caso de la 89ª División de Infantería Armenia, un total de 167 combatientes (6 oficiales, 3 comisarios y 158 suboficiales y soldados) desertaron hacia la Legión Armenia que servía en las filas del Eje. Transcurrido un mes de este incidente, en Septiembre, la 408ª División de Fusileros Armenia fue desplegada en la Ciscaucasia y estacionada en el puerto Tuapse, donde se defendió con tenacidad de los asaltos alemanes, aunque produciéndose durante la lucha la deserción de otro batallón entero. Precisamente los mayores motines ocurrieron el 14 de Octubre, después de que 1.600 soldados de la 89ª División de Fusileros Armenia se pasaran al XXXX Cuerpo Panzer Alemán; mientras que a la jornada siguiente, el 15, otros 700 hicieron lo propio uniéndose al I Ejército Panzer. A raíz de este debilitamiento en el organigrama de la 408ª División de Fusileros Armenia, la inesperada ofensiva del Ejército Alemán contra Tuapse el 21 de Octubre forzó su casi total destrucción y huida en masa hacia la Transcaucasia.

La preocupación creció en el Estado Mayor Soviético (STAVKA) como consecuencia del gran número de deserciones entre las filas Divisiones Armenias durante la “Operación Edelweiss”, lo que obligó al Ejército Rojo a retirarlas del frente del Cáucaso para evitar más traiciones y de paso su disolución. De hecho y como una medida de represalia a la desesperada, se escogió a un total 3.000 soldados armenios que eran sospechosos de intentar pasarse al bando del Eje, los cuales fueron condenados a varias penas de cautividad en campos de concentración y gulags de Siberia. A raíz de tal iniciativa, la 408ª División de Fusileros desapareció para siempre y la 409ª División de Fusileros se convirtió en una unidad estática sobre Anatolia frente a la frontera con Turquía.

Sobre el Frente Oriental sólo quedaron en pie la 89ª División de Fusileros Armenia y el Regimiento Blindado Armenio “David de Sasún”, este último compuesto por tanques T-34 que se habían comprado gracias a los donativos de la Diáspora Armenia repartida por todo el mundo después de haber recaudado una serie de simpatizantes infinidad de fondos entre las comunidades de América, África, Oriente Medio y las Islas Británicas. Sorprendentemente ambas unidades se batirían con eficacia, como por ejemplo la 89ª División de Fusileros Armenia peleando contra el LII Ejército en la “Cabeza de Puente del Kubán” a lo largo del año 1943 y en la invasión de la Península de Kerch con la consiguiente ocupación del puerto de Sevastopol en 1944. Al mismo tiempo el Regimiento Blindado Armenio “David de Sasún” fue esencial para tomar Vitebsk durante la “Operación Bagration” en Bielorrusia y también durante la ofensiva de Iasi-Chisinâu sobre Moldavia y Rumanía.

Avión Shturmovik Il-2 del “as” armenio Nelson Stephanyan.

Los armenios dentro del Ejército Rojo pronto fueron muy valorados por el Estado Mayor Soviético (STAVKA) porque llegó a haber hasta un total de 50 generales de esta nacionalidad, los dos más famosos el mariscal Iván Bagramian que comandaba el I Frente Báltico o el almirante Iván Isakov que lideró las flotillas del Mar Negro y el Mar Báltico. Hubo incluso una Fuerza Aérea Roja Armenia con más de un centenar de aviones al mando del mariscal del aire Sergei Khudyakov, siendo el mayor “as” el oficial Nelson Stephanyan que derribó 27 aviones enemigos y destruyó un buen puñado de tanques alemanes a bordo de sus cazabombardero Shturmovik Il-2, antes de caer abatido sobre Letonia en la Batalla de la Bolsa de Curlandia.

A principios de 1945 la 89ª División de Fusileros Armenia del general Nver Safaryán avanzó imparable sobre Polonia y cruzó la frontera oriental de Alemania por el Río Oder, tomando parte en la Batalla de Berlín primero a la hora de abrirse paso sobre las calles de los Barrios de Weding y Reinikendof, donde los armenios encajaron infinidad de bajas a manos de los niños de las Juventudes Hitlerianas que les disparaban desde las azoteas con armas anticarro Panzerfaust, antes de asediar la infraestructura de hormigón Torre Antiaérea Nº3 que se rendiría en la jornada del 2 de Mayo. Una vez capituló el Tercer Reich, las tropas armenias desfilaron en el Día de la Victoria en Europa (V-Day) bajo la Puerta de Brandenburgo y posteriormente ante el mismo Iósif Stalin frente al Kremlin y sobre la Plaza Roja de Moscú.

Tropas de la 84ª División de Fusileros Armenias desfilando bajo la Puerta de Brandenburgo en Berlín.

Terminada la Segunda Guerra Mundial sobre Europa, los armenios movilizados en el Ejército Rojo como parte de las 79, 89ª, 408ª y 409 Divisiones de Fusileros, más el Regimiento Blindado “David de Sasún” y otras unidades menores o auxiliares dentro de las Fuerzas Armadas Soviéticas, fueron de 400.000 hombres, de los cuales 150.000 perdieron la vida en el Frente Oriental entre 1941 y 1945. Obviamente esta cifra fue altísima para un país tan pequeño que tendría que esperar a obtener su independencia definitiva hasta después de la caída de la Unión Soviética en 1991.

 

Bibliografía:

-Carlos Caballero Jurado, Comandos en el Cáucaso, “Capítulo XI Tras las líneas soviéticas”, García Hispán Editor (1995), p.166-167
-https://en.wikipedia.org/wiki/89th_Rifle_Division_(Soviet_Union)