Cuerpo Voluntario Sueco

Suecia jamás entró formalmente en la Segunda Guerra Mundial, aunque no dudó en ayudar a Finlandia cuando la Unión Soviética amenazó la Península Escandinavia. La Guerra de Invierno de 1939 a 1940 fue un claro ejemplo de la solidaridad entre los países nórdicos cuando miles de voluntarios conformaron el Cuerpo Voluntario Sueco destinado a batirse contra el Ejército Rojo en los campos de batalla de Laponia.

Formación

Históricamente Suecia y Finlandia habían estado muy unidas desde que Rusia se anexionara la segunda a costa de la primera en 1809. Desde entonces suecos y finlandeses cooperaron en todos los conflictos bélicos que se sucedieron contra los rusos hasta que Finlandia obtuvo la independencia de la Rusia Bolchevique en 1918. A partir de dicha fecha las relaciones ente Estocolmo y Heilsinki fueron excelentes, tanto que cuando el 30 de Noviembre de 1939 la Unión Soviética de Iósif Stalin invadió Finlandia dentro del contexto de la Segunda Guerra Mundial, en Suecia se llamó a los voluntarios para tomar las armas contra los agresores de su vecina.

Suecia condenó la invasión de la URSS de forma enérgica como hizo el Primer Ministro Alex Pehrsson del Partido Social Demócrata Sueco, cuyo gabinete no declaró la guerra a Moscú, pero sí que comenzó a solicitar voluntarios y a recoger dinero para Finlandia, una iniciativa a la que también se sumaron los fascistas de la Unión Socialista Sueca liderada por Sven Olov Lindhom e incluso los comunistas del Partido Comunista Sueco de Fredrik Störm, quién indignado rompió con la Internacional (Komintern) y llamó a la defensa de su patria. Así fue como se tomaron las primeras medidas con la apertura de dos oficinas de reclutamiento en Estocolmo y Gotemburgo que gestionó un viejo veterano de la Guerra de Independencia Finlandesa llamado Carl August Ehrensvärd. A continuación sería el Movimiento Voluntario Sueco tras formar un Comité Directivo encabezado por Eljas Erkko, el organismo que se encargó de la instrucción de los soldados a partir del 2 de Diciembre de 1939, siendo todos los reclutas de una procedencia ideológica muy diversa porque hubo social-demócratas, conservadores, liberales, fascistas y comunistas, así como antiguos combatientes de la Guerra Civil Finlandesa, la Guerra Civil Rusa, la Guerra de los Bóers de Sudáfrica o miembros descontentos de las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil Española.

Mientras tanto en Finlandia, el mariscal Carl Emil Von Mannerheim que lideraba el Ejército Finlandés, hizo un llamamiento desesperado a Suecia el 5 de Diciembre de 1939 con el siguiente mensaje: “¡Venid cuantos o tan pocos podáis, pero tan rápido como podáis!”. Sin embargo la tarea de organizar una fuerza expedicionaria en tan poco tiempo no era sencilla y Suecia tuvo que utilizar todo tipo de recursos como ofertar 12.540 plazas en el Ejército Sueco (540 oficiales y suboficiales y 12.000 soldados), celebrar hasta un total de 30 reuniones patrióticas con 150.000 invitados y repartir 900.000 octavillas que rezaban: “La Causa de Finlandia es la Nuestra”. De hecho y a pesar de la necesidad de hombres, muchos fueron rechazados por su afiliación comunista o fascista debido a que las autoridades no se fiaban de ellos porque el enemigo al que iban a enfrentarse era la URSS que además estaba apoyada por Alemania según el Pacto Molotov-Ribbentrop. Incluso el Príncipe Oskar Fedrik heredero al trono de Suecia intentó alistarse viajando al centro de reclutamiento de Haparanda, aunque en el último instante el Rey Gustavo VI se lo prohibió.

Soldados del Cuerpo Voluntario Sueco atrincherados con una ametralladora M-36.

Oficialmente a finales de 1939 fue creado el Cuerpo Voluntario Sueco al mando del general Ernst Linder con un total de 12.705 efectivos, entre los que hubo 27 noruegos, así como con un material de 350 camiones, 83 coches, 83 motocicletas y 13 tractores. Según el organigrama, el reparto de fuerzas se realizó del siguiente modo: el I Grupo del coronel Magnus Drysen, el II Grupo del coronel Viking Tamm y el III Grupo del coronel Martin Ekströmm; teniendo los dos primeros tres compañías de fusileros, una de cazadores, una pesada, un batallón de artillería, una sección de zapadores y una unidad de intendencia. Simultáneamente se erigieron una serie de unidades independientes que incluyeron baterías de cañones y diversas compañías de cazadores, vigilancia, piezas antiaéreas, ingenieros, transmisiones, sanidad y veterinaria con perros adiestrados. Curiosamente de entre todos estos hombres, más de la mitad fueron esquiadores debido a que procedían de la mitad septentrional de Suecia donde la nieve era muy abultada, mientras que al resto se los entrenó en la misma materia aprovechando el hielo y las temperaturas de -40 grados bajo cero existentes en el campamento de Kemi.

Respecto a los suecos que se alistaron en el Ejército Finlandés sin integrarse en el Cuerpo Voluntario Sueco, los candidatos fueron 80 al mando del teniente Ewald Fock y el alférez Tore Stawström, que tras realizar su instrucción en la ciudad de Turku (Abo en idioma sueco), fueron agrupados en la 51ª Batería Antiaérea Pesada encargada de proteger el espacio aéreo de Finlandia. También hubo un total de 37 voluntarios, entre estos 2 oficiales y 35 marineros de la Marina Real Sueca, que se alistaron en la Marina Finlandesa (Merivoimat) para servir sobre las costas de Turku al frente de una batería naval dirigida por el capitán Egon Ternberg.

Cuerpo Voluntario Sueco (General Ernst Linder):
I Grupo (Coronel Magnus Drysen)
-Plana Mayor (Teniente Olof Svinhuhvud)
-1ª Compañía de Fusileros (Conde Carl Bonde)
-2ª Compañía de Fusileros (Captán Erik Ehrenkrona)
-3ª Compañía de Fusileros (Teniente Kar-Henrik Bergh)
-4ª Compañía de Cazadores (Teniente Gösta Sahlen)
-5ª Compañía Pesada (Teniente Gunnar Gyllenhaal)
-1ª Batería de Artillería (Capitán Stefan Ohlson)
-1ª Sección de Zapadores (Teniente Hans Sylwan)
-Pelotón de Intendencia (Teniente Berndt Philipson)
II Grupo (Coronel Viking Tamm)
-Plana Mayor (Capitán Ivar Ljungman)
-1ª Compañía de Fusileros (Capitán Nils Bouveng)
-2ª Compañía de Fusileros (Teniente Bertil Broberg)
-3ª Compañía de Fusileros (Capitán Herber Ling-Vannérus)
-4ª Compañía de Cazadores (Teniente Anders Grafström)
-5ª Compañía Pesada (Teniente Tord Norlin)
-2ª Batería de Artillería (Capitán Hugo Brusewitz)
-2ª Sección de Zapadores (Teniente Sven Grape)
-Pelotón de Intendencia (Teniente Gösta Arfwedsson)
III Grupo (Coronel Martin Ekströmm)
-1ª Compañía de Fusileros (Capitán Victor Ankarkrona)
-3ª Batería de Artillería (Teniente Gösta Molander)
16ª Compañía de Zapadores (Capitán Gösta Wetterhall)
1ª Batería Antiaérea de 40 milímetros (Alférez Person Frumerie)
2ª Batería Antiaérea de 40 milímetros (Alférez Uno Engström)
3ª Batería Antiaérea de 40 milímetros (Alférez Tore Norrevang)
4ª Batería Antiaérea de 40 milímetros (Alférez Bertil Hallenberg)
5ª Batería Antiaérea de 40 milímetros (Teniente Gillis Röing)
6ª Batería Antiaérea de 40 milímetros (Alférez John Linde)
Batería Antiaérea Móvil de 5 milímetros (Capitán Ture Mark)
Compañía de Ingenieros de Carreteras (Capitán Ernst Ericsson)
Compañía de Ingenieros de Transportes (Teniente Bengt Randel)
Compañía de Vigilancia (Teniente Alf Wadman)
Grupo de Transmisiones (Capitán Sven Almqvist)
Grupo de Sandidad (Doctor Sven Allan Melander)
Grupo Veterinario (Capitán-Veterinario Stig Settergren)
51ª Batería Antiaérea Pesada (Teniente Ewald Fock)
Unidad Voluntaria Sueca (Capitán Egon Ternberg)

Guerra de Invierno

El 22 de Diciembre de 1939 el Cuerpo Voluntario Sueco con 85 soldados en vanguardia cruzó la frontera de Suecia con Finlandia para acampar en Tornea, donde fueron recibidos jubilosamente por las tropas del Ejército Finlandés. Una semana más tarde, el día 29, atravesó la demarcación el I Grupo que incluyó 932 hombres y el Estado Mayor del general Ernst Linder que ubicó su puesto en Rovaniemi. Dos semanas después, el 10 de Enero de 1940, se presentaron en Laponia los II y III Grupos, finalizando el despliegue del Cuerpo Voluntario Sueco el día 25 de Febrero a tan sólo 80 metros de las trincheras del Ejército Rojo.

La Guerra de Invierno se prolongó de Febrero a Marzo de 1940 con el Cuerpo Voluntario Sueco atrincherado en Laponia. Durante este período no hubo combates de intensidad porque la situación bélica en la región fue de posiciones estáticas, donde de vez en cuando perdió la vida algún sueco a manos de un tirador soviético, un proyectil de artillería o una bomba de aviación. Sería precisamente en esta fase de la contienda cuando un bala enemiga mató al coronel Magnus Drysen del I Grupo que fue sustituido en el mando por el capitán Carl Bonde.

Tropas del Cuerpo Voluntario Sueco atravesando con trineos y renos el paraje helado de Laponia.

Durante los días 1 y 3 de Marzo de 1940 una compañía del Cuerpo Voluntario Sueco protagonizó una incursión en territorio enemigo y se infiltró en las líneas de retaguardia del Ejército Rojo. Se trató de la 4ª Compañía de Cazadores del teniente Anders Grafström adscrita al II Grupo, la cual tuvo la mala suerte de ser descubierta y contraatacada por más de 400 soldados soviéticos que forzaron a los suecos a retirarse, aunque durante la huida acabaron con un gran número de rusos. El resultado de esta acción concluyó con la destrucción de la 4ª Compañía de Cazadores y la muerte de la mayor parte de sus integrantes, entre ellos un alférez de 23 años llamado Torbjörn Ööjstad.

Hasta el 10 de Marzo de 1940 el Cuerpo Voluntario Sueco no recibió la ofensiva del Ejército Rojo en Laponia cuando cientos de soldados se abalanzaron sobre las tropas suecas, las cuales milagrosamente resistieron en sus posiciones tras desbaratar y rechazar el asalto soviético. Simultáneamente en Turku, los marineros suecos al servicio de la Marina Finlandesa que manejaban una pieza de artillería antiaérea, también entraron en acción hasta un total de 19 ocasiones abriendo fuego contra la aviación soviética que constantemente bombardeaba la zona. A pesar de que durante el resto de la contienda la participación del Cuerpo Voluntario Sueco fue muy reducida, la simple presencia de esta unidad llegó a minar la moral de Iósif Stalin que siempre temió una intervención de Suecia en el conflicto.

La mañana del 13 de Marzo de 1940 el Cuerpo Voluntario Sueco recibió la noticia del armisticio de paz entre Finlandia y la Unión Soviética. Desgraciadamente a ninguno de los combatientes se les avisó de que el tratado no entraba en vigor hasta las 11:00 de la mañana, por lo que antes de esa hora el Ejército Rojo efectuó un inesperado bombardeo de artillería que acabó con la vida de los últimos suecos en el conflicto.

Finalizada la Guerra de Invierno en Marzo de 1940, el Cuerpo Voluntario Sueco regresó a su patria tras haber sufrido un total de 82 bajas entre 33 muertos y 50 heridos. Curiosamente muchos de sus veteranos se enrolarían en el Ejército Noruego para luchar contra Alemania durante la invasión de Noruega en 1940; aunque la mayoría cooperarían con el Tercer Reich durante la “Operación Barbarroja” contra la Unión Soviética en la 3ª Compañía SS de Granaderos Sueca o bien nuevamente con Finlandia como parte del Batallón Voluntario Sueco durante la Guerra de Continuación entre 1941 y 1944.

Según el mariscal del Ejército Finlandés, Carl Emil Gustav Von Mannerheim, los voluntarios del Cuerpo Voluntario Sueco fueron de los mejor valorados tal y como definió con las siguientes palabras: Os saludo suecos con honor; con vuestros compatriotas, nosotros los finlandeses, en muchos campos de batalla y durante siglos hemos compartido el honor de la victoria pero también la amargura de la derrota. Honrando el nombre de Suecia, miles de vosotros os pusísteis de nuestro lado.

 

Bibliografía:

-Erik Norling, Sangre en la Nieve. “Capítulo II El Movimiento Voluntario Sueco”, García Hispán Editor (1996), p.47-67
-http://en.wikipedia.org/wiki/Swedish_Volunteer_Corps_(Winter_War)