Chindits

Cuando Japón ocupó Birmania en 1942, los soldados del Ejército Británico que no habían dejado de sufrir una derrota tras otra hasta ser expulsados más allá de la India, llegaron a creer realmente que los japoneses eran una especie de “superhombres invencibles” a los que era imposible vencer. Se tendría que esperar hasta el nacimiento de las patrullas “Chindits” en 1943, para que los ingleses volvieran a confiar en ellos mismos y demostrasen a los nipones que no eran tan poderosos como habían imaginado.

Formación

Orde Charles Wingate, un joven general de 38 años, tuvo la idea de crear una serie de unidades especiales con capacidad para sobrevivir en la jungla a los que bautizó con el nombre de “Chindits”. Ante de la existencia de esta formación, ya se había experimentado con un precedente durante la campaña de Birmania en 1942 cuando la 77ª Brigada de Infantería India penetró durante unos días en la retaguardia nipona dividiéndose en varias columnas que se adentraron en la profundidad de la selva y en todo momento estuvieron abastecidas desde el aire por aviones que les lanzaron suministros en paracaídas. A pesar de que la improvisación impidió sacar partido táctico a la 77ª Brigada de Infantería India, el general Wingate llegó a la conclusión de que preparando con antelación una operación de ese calado, se podían interrumpir las líneas de avituallamiento y comunicaciones del enemigo mediante ataques a objetivos concretos aprovechando el factor sorpresa, además de disponer de la naturaleza para escapar con rapidez y de ampliar las redes de contacto con los grupos nativos de resistencia.

Los “Chindits” o “Tigres Birmanos”, característicos en la cultura popular por estar grabados en los templos budistas de Birmania, fueron creados en la India en Julio de 1942. Iniciado su entrenamiento en la ciudad de Jhansi, los combatientes se instruyeron hasta Febrero de 1943 en el manejo de todo tipo de armas como fusiles Lee Enfield, ametralladoras Bren, morteros SBML y granadas Nº36; y en empleo de la radio para contactar en las situaciones más difíciles para la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF) que les debía lanzar suministros y alimentos desde el aire.

1ª Expedición

Bajo el nombre de “Operación Longcloth” la 77ª Brigada de Infantería India preparó la primera misión de los “Chindits” sobre Birmania con una fuerza de 3.200 hombres, 4 cañones antitanque, 11 ametralladoras, 2 piezas de artillería antiaérea y 1.000 mulas de carga repartidas en el 2nd Batallón de Infantería Nepalí “Gurkha”, el 2nd Batallón Colonial Birmano, el 13th Batallón de Guardias Real y la 142ª Compañía de Comandos. Dichas unidades se dividieron en ocho columnas, de las cuales cinco se integraron en el Grupo Norte con 2.200 efectivos y otras tres el Grupo Sur con 1.000; estando cada soldado equipado con un fusil P-37 o subfusil Thompson, machete, cuchillo (kukri en el caso de los nepalís), granadas, camisa, pantalones cortos, zapatillas, cuatro pares de calcetines, calzoncillos, pasamontañas, cuerda y cantinplora con agua.

77ª Brigada de Infantería India:
2nd Batallón de Infantería Nepalí “Gurkha”
2nd Batallón Colonial Birmano
13th Batallón de Guardias Reales
142ª Compañía de Comandos

Columna de “Chindits” cruzando un río en Birmania.

Los días 14 y 15 de Febrero de 1942 los “Chindits” cruzaron la frontera de la India con Birmania a través del Río Chindwin sin ser detectados en ningún momento por el XV Ejército Japonés que ocupaba la región. La primera fase de la campaña transcurrió con éxito porque el 5 de Marzo el Grupo Norte cortó el ferrocarril que iba de Nankan a Bongyaung, mientras que el Grupo Sur hizo lo propio con el ferrocarril de Thaiktaw a Kyaikthin, justo antes de recibir ambos contingentes una serie de suministros en paracaídas que les permitieron proseguir con la marcha. Acto seguido superaron en cauce del Río Irrawady a bordo de arcaicos botes de los nativos y bloquearon los desfiladeros entre Mandaly y Lashio por donde discurría la línea de avituallamiento enemiga. Desgraciadamente los observadores japoneses localizaron el punto de lanzamiento de los aviones a los “Chindits” e inmediatamente atacaron a las patrullas, las cuales superadas en número hubieron de iniciar la retirada el 24 de Marzo. Durante la huida a lo largo de más de 1.000 millas la situación se volvió crítica porque el hambre, la falta de agua y las enfermedades se cobraron cientos de vidas (se tuvieron que sacrificar a las mulas para comer), así como el curso del Río Irrawady en cuyas aguas se ahogaron muchos hombres. Finalmente y tras numerosas acciones contra los soldados del XV Ejército Japonés y los colaboracionistas del Ejército Nacional Birmano, en Abril de 1943 los últimos “Chindits” dejaron atrás el Río Chindwin y se refugiaron en la India.

Aproximadamente un total de 2.182 supervivientes regresaron de la “Operación Longcloth” porque la derrota costó a los “Chindits” más de 1.100 muertos y otros 600 heridos graves o enfermos que fueron declarados por los médicos como “no aptos” para continuar en la guerra. Sin embargo y a pesar del fracaso, el efecto sorpresa que supuso para los japoneses la aparición de los “Chindits”, demostró al general Orde Wingate que si se corregían los errores de los que acababan de aprender, se estaría haciendo un trabajo por el buen camino.

Vida en la Jungla

La selva de Birmania constituyó una auténtica pesadilla para los “Chindits” que entre 1943 y 1945 tuvieron que convivir en un entorno completamente hostil. Sorprendentemente, más que por la acción de los soldados japoneses, la mayor parte de las bajas fueron provocadas por la misma natureleza, ya fuese por el clima, el monzón, las temperaturas, las enfermedades, los insectos, las serpientes, los tigres o los cocodrilos, entre otras causas.

Las climatología fue uno de los mayores enemigos a los que los “Chindits” se enfrentaron en Birmania, sobretodo las intensas lluvias del monzón. Según la estación del año, hubo dos tipos de monzones: el monzón de verano que generaba fuertes precipitaciones continuas durante días y que producía una humedad que fatigaba los pulmones; y el monzón de invierno que incrementaba las temperaturas a más de 38ºC grados, recalentaba el aire y podría la comida de los soldados.

Hasta un total de 38 enfermedades tuvieron que lidiar los “Chindits” de Birmania como el tifus, la disentería o la fiebre amarilla; aunque sin duda la peor fue la malaria que se extendió como consecuencia de la desnutrición y la deshidratación de unos soldados exhaustos sin ningún tipo de condición higiénica, cuyos síntomas provocaban fuertes dolores y úlceras que llegaban a causar la muerte. De hecho y como muchas de estas dolencias eran transmitidas por la picadura de mosquitos y otros insectos, se idearon repelentes químicos para evitar su contacto con la piel, a pesar de que estas sustancias a largo plazo generaron en sus portadores impotencia y esterilidad. Así fue como las bajas por enfermedad se convirtieron en un auténtico lastre para los británicos porque cada vez que un soldado caía enfermo, se tenía que emplear a otros cuatro o cinco compañeros para transportarlo en camilla, lo que reducía notablemente la capacidad de combate de los “Chindits”.

Otro de los problemas de los “Chindists” fue la alimentación porque la comida en seguida se estropeaba por el calor o la humedad y no existían medios para conservarla. Precisamente las raciones diarias de un “Chindit” consistían en un poco de carne o verdura, fruta, galletas, un trozo de tarta, café, caramelos, margarina, agua, café, leche, té o azúcar. Una vez estos alimentos se consumían, los soldados tenían que sobrevivir con los plátanos que encontraban en la selva o los suministros en paracaídas que lanzaban los aviones británicos que incluían huevos, arroz, carne de cerdo, sopa, sal y tabletas de vitaminas, así como unos pocos medicamentos y papel higiénico.

La vestimenta de los “Chindits” también tuvo que seguir un reglamento determinado para evitar inconvenientes una vez se iniciaran las prolongadas marchas sobre Birmania. En primer lugar la ropa y el equipo militar habían que ser de color caqui o verde para confundirse con la vegetación de la selva; mientras que antes de partir a una misión cada “Chindit” recibía varias camisetas interiores, pantalones cortos, un par de botas, un par de zapatos deportivos y una red antimosquitos.

2ª Expedición

A partir de 1944 el contexto en el Sudeste Asiático mejoró para los “Chindits” porque los Aliados obtuvieron la superioridad aérea frente a la Fuerza Aérea Imperial Japonesa, lo que ahorraría a las patrullas británicas hacer una parte del trayecto a pie porque serían transportadas a bordo de aviones o planeadores hasta puntos concretos de la selva, donde se establecerían bases logísticas de partida desde las que lanzar sus incursiones contra el XV Ejército Japonés. A esta enorme ventaja además hubo que añadir que los efectivos aumentaron hasta los 20.000 hombres, lo que le valió a la unidad ser rebautizada con el nombre de Fuerza Especial “Chindit”, que incluyó las siguientes formaciones: las 14ª, 16ª y 23ª Brigadas de Infantería Británicas, las 77ª y 111ª Brigadas de Infantería Indias y la 3ª Brigada Colonial de África Occidental, esta última compuesta por negros de Nigeria y Ghana.

Fuerza Especial “Chindit”:
14ª Brigada de Infantería Británica
16ª Brigada de Infantería Británica
23ª Brigada de Infantería Británica
77ª Brigada de Infanrería India
111ª Brigada de Infantería India
3ª Brigada Colonial del África Occidental

En Febrero de 1944 comenzó la “Operación Thursday” de los “Chindits” con el avance a pie de la 16ª Brigada de Infantería Británica a través de la jungla de Birmania que tras una larga marcha estableció cerca Manhaton una base de lanzamiento a la que bautizaron “Aberdeen”. Simultáneamente la 77ª Brigada de Infantería India fue transportada a bordo de aviones C-47 Dakotas y planeadores Horsa hasta el Valle Kaukwe que los soldados indios aseguraron con relativa facilidad, construyendo a continuación una segunda base a la que nombraron “Broadway”. Sería precisamente sobre esta última en la que posteriormente también aterrizaron 9.000 efectivos de la 14ª Brigada de Infantería Británica, la 111ª Brigada de Infantería India y la 3ª Brigada Colonial de África Occidental, antes de que se erigiera cerca de Nami una tercera base llamada “White City”.

Soldados “Chindits” transportan a un herido en camilla sobre la selva de Birmania.

Gracias a la presencia de los “Chindits” en la retaguardia de Birmania, el XV Ejército Japonés y el Ejército Nacional Indio vieron interrumpidas parte de sus líneas de suministro durante la “Operación U-Go” contra la India que terminó con la derrota en las Batallas de Imphal y Kohima. Desgraciadamente durante una de estas incursiones falleció el general Orde Wingate cuando su avión B-25 Mitchell en el que volaba se estrelló contra el suelo sin haber ningún superviviente entre la tripulación. Al mando del nuevo general David Lentaigne, los “Chindits” establecieron una cuarta base bautizada como “Blackpool” cerca de Sahmaw que complicó mucho más las cosas a los japoneses, aunque la 16ª Brigada de Infantería Británica había sufrido bajas tan elevadas, que tuvo que ser retirada vía aérea, mientras el resto de unidades eran abastecidas periódicamente por aviones, ya no solamente británicos, sino también estadounidenses. Sin embargo y debido al recrudecimiento de la lucha en la frontera sobre la India que obligó a la aviación anglo-norteamericana a concentrarse en dicho escenario, el 1 de Mayo de 1944 los suministros se interrumpieron a la 14ª Brigada Británcia, a las 77ª y 111ª Brigadas Indias, y a la 3ª Brigada de África Occidental, las cuales se encontraron rodeadas en el interior de la selva por los soldados japoneses, apenas sin alimentos y con una gran cantidad de heridos en sus filas. No obstante y a pesar de la crítica situación, los “Chindits” no solamente sobrevivieron haciendo un esfuerzo muy por encima de los niveles exigidos al ser humano, sino que cuando comenzó el repliegue del XV Ejército Japonés sobre Birmania, las patrullas anglo-indias pasaron al contraataque en Agosto de 1944 ocupando la aldea de Mogaung y la importante ciudad de Myitkyina.

Disolución

La 2ª Expedición de los “Chindits” les costó la pérdida del 20% de sus efectivos originales con un saldo de 3.628 bajas, entre estas más de 1.000 muertos. A partir de entonces el papel de las patrullas británicas fue secundario, salvo por algunas incursiones contra XV Ejército Japonés hacia Thailandia entre Febrero y Julio de 1945.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, los “Chindits” fueron disueltos tras haber sufrido unas pérdidas de 5.000 bajas entre 2.100 muertos y 2.900 heridos, enfermos, prisioneros o desaparecidos. A partir de entonces libros y películas como El Puente sobre el Río Kwai narrarían sus hazañas, convirtiendo la figura del “Chindit” en todo un icono bélico en la Historia del Ejército Británico.

 

Bibliografía:

-Martin Brayley, The British Army 1939-45 (3), Osprey Publishing (2002), p18-35
-http://en.wikipedia.org/wiki/Chindits