442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei”

El Ejército Estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial tuvo la particularidad de estar conformado por miles de emigrantes procedentes de todos los continentes y por supuesto también de Japón. Esto supuso que a pesar de encontrarse ambos países en guerra, Estados Unidos apostó por incluir en sus filas a norteamericanos de ascendencia japonesa que integraron el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei”.

Formación

Al producirse el ataque de Japón a Pearl Harbor el 7 de Diciembre de 1941 que dio inicio a la Guerra del Pacífico, los ciudadanos de origen japonés en Estados Unidos fueron deportados a diversos campos de concentración como Manzanar, Tule Lake, Poston, o Gila River, entre otros. Aproximadamente se internó a más de 113.000 personas, un tercio de estos nacidas en Norteamérica, lo que no solamente fue injusto a nivel racista, sino que también supuso un triste castigo para muchos ciudadanos que fueron expulsados de sus casas y oficios, cuando voluntariamente hubiesen tomado las armas por defender la bandera de barras y estrellas. Y fue precisamente este deseo en el que se fijaron numerosos oficiales del Ejército Estadounidense, a sabiendas de que muchos japoneses-americanos estarían dispuestos a dar su vida por la patria, con tal de demostrar que eran ciudadanos tan leales como el resto de hijos de inmigrantes de cualquier otra nacionalidad.

A comienzos de la Guerra del Pacífico, todos los japoneses que servían en la Guardia Territorial de Hawaii fueron expulsados humillantemente acusados de ser una “quinta columna”; aunque por suerte se mantuvo a los 1.300 que hacían el servicio militar en los 298º y 299º Regimientos de Infantería. Sabiendo que prescindir de aquellos valiosos soldados podía suponer un error, los mandos del Ejército Estadounidense trasladaron el 10 de Junio de 1942 a todos los aspirantes japoneses desde las Islas Hawaii a Oakland en California, donde fueron agrupados en el Batallón Provisional Hawaiino. Solamente cinco días más tarde, el 15 de Junio, la unidad fue estacionada en el Campo de Instrucción de McCoy de Winsconsin y rebautizado como 100th Batallón de Infantería Independiente.

Tropas del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés en formación rindiendo honores a la bandera de Estados Unidos.

Tropas del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” en formación rindiendo honores a la bandera de Estados Unidos.

Simultáneamente en el Campo de Instrucción de Camp Shelby en Mississippi y posteriormente en un campamento de Louisiana, un total de 4.156 japoneses-americanos, de los que 2.900 procedían de Hawaii y 1.256 del continente, realizaron en Enero de 1943 adiestramiento militar para convertirse en una unidad de tipo regimental. Hasta entonces tendría que pasar medio año para que en Julio de 1943, tras la liberación de muchos jóvenes de los campos de concentración a cambio de su libertad y la de sus familias, todos los destacamentos de voluntarios se fusionaran dando lugar en Claiborne al 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” que incluyó los 1st, 2nd y 3rd Batallones de Infantería y el 522nd Batallón de Artillería.

442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei”:
-100 Batallón de Infantería Independiente
-1st Batallón de Infantería
-2nd Batallón de Infantería
-3rd Batallón de Infantería
-522nd Batallón de Artillería

Aproximadamente un total de 14.000 efectivos integraron el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei”, nombre en honor a la denominación que tenían los inmigrantes japoneses en Estados Unidos, cuyos voluntarios también fueron conocidos como “Cabezas de Buda” o “Buddhaheads” y cuyo símbolo fue la Estatua de la Libertad con un letrero que rezaba “Recordad Pearl Harbor”.

Campaña de Italia

Oficialmente la primera unidad del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” en partir al frente fue el 100th Batallón de Infantería Independiente que zarpó del puerto de Nueva Jersey atravesando el Océano Atlántico hasta desembarcar el 2 de Septiembre de 1943 en Orán para continuar con su instrucción en Argelia, por aquel entonces propiedad del África Occidental Francesa. Solamente dos semanas después, el 100th Batallón de Infantería Independiente fue integrado en la 34ª División de Infantería y trasladada al sur de Italia, cerca de Nápoles como parte del V Ejército Estadounidense del general Mark Clark.

Hasta el 29 de Septiembre de 1943 el 100th Batallón de Infantería Independiente no recibió su bautismo de fuego cuando un grupo de soldados alemanes inició un tiroteo contra los japoneses al norte de Salerno. A esta acción siguió un rápido avance de 24 kilómetros sobre Benevento y también las primeras bajas de la unidad a manos de las ametralladoras y lanzacohetes Neberwerfer germanos tras una escaramuza en el Río Volturno.

La Batalla de Montecassino a comienzos de 1944 sobre la “Línea Gustav” fue uno de los episodios más negros del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei”. Nada más cruzar el Río Rápido e iniciar el ascenso sobre la Colina del Castillo, los japoneses-americanos fueron emboscados por paracaidistas alemanes y por tanto se vieron forzados a replegarse con el aniquilamiento de una de sus compañías y 173 muertos. A partir de entonces y a lo largo de Febrero de 1944, el 100th Batallón de Infantería Independiente se convirtió en una fuerza de asedio alrededor de la montaña coronada por la Abadía de Montecassino en la cumbre, donde sufrió enormes pérdidas frente a los bombardeos de la artillería, ráfagas de ametralladora, tiradores ocultos y las incursiones sorpresa de los tanques Stug. Finalmente en Marzo, la unidad sería retirada hacia la retaguardia con sólo 140 supervivientes en sus filas.

Cuando los Aliados desembarcaron en Anzio con la finalidad de amenazar Roma, el 100th Batallón de Infantería Independiente tomó parte durante dos meses, concretamente del 26 de Marzo al 28 de Mayo de 1944, en las operaciones bélicas sobre la cabeza de playa hasta que fue fusionado con el resto del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” que acababa de llegar de Estados Unidos. Desde ese instante en que los japoneses aumentaron sus efectivos, se fueron imponiendo a los alemanes e incluso a principios de Junio contribuyeron a la caída de Civitavecchia.

Columna motorizada japonesa del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés llegando a Europa.

Columna motorizada japonesa del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” llegando a Europa.

Belvedere fue una de las mayores gestas del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” cuando sus voluntarios cargaron contra dicho pueblo desde una planicie de la Toscana en Livorno. Sometidos a un peligroso fuego de artillería enemiga que fue contrarrestado con fuego de contrabatería, los soldados entraron a tiros en las calles hasta hacerse con las dos puertas de entrada y salida de la urbe; al mismo tiempo que un pequeño destacamento desalojaba a los defensores de los edificios mediante el lanzamiento de granadas de mano. Una vez ocupada Belvedere, la sección al mando del sargento Yeiki Kobashigawa persiguió a los alemanes hacia un barranco antes de ser frenado por los disparos de un semioruga Hanomag; aunque otro pelotón con más suerte localizó a cuatro cañones germanos de 105 milímetros que destruyó solicitando apoyo artillero por radio, además de matar a los 18 miembros de su dotación. Simultáneamente la unidad dirigida por el capitán Sakae Takahashi pulverizó a varios camiones y coches en retirada; mientras que la del sargento Kobashigawa rechazó un contraataque eliminando con el tercer impacto de un bazooka a un tanque Panzer IV. Concluida la Batalla de Belvedere los alemanes sufrieron unas 200 bajas (100 muertos, 38 heridos y 50 prisioneros) y la destrucción de 1 tanque y 4 cañones a costa de únicamente 2 japoneses muertos y un puñado de heridos. Curiosamente uno de los germanos capturados preguntó a un teniente estadounidense “¿estos hombres son chinos o mongoles?; a lo que éste respondió mintiendo: “¿No se lo ha dicho Hitler? Japón se ha rendido y ahora lucha de nuestro lado”. Por supuesto el cautivo no se creyó el comentario, algo que pudo comprobar cuando un japonés gritó entusiasmado: “¡Tojo no es bueno!, ¡Hitler no es bueno!, ¡Roosevelt bueno!, ¡Banzai!”.

A comienzos de Julio de 1944, el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” atacó la Colina 140 defendida por cañones y morteros alemanes que provocaron serias bajas a los japoneses, como por ejemplo les sucedió a los seis hombres de la Compañía L que murieron por el impacto de un sólo proyectil. Se tendrían que esperar casi cuatro días, del 4 al 7 de Julio, para que gracias al fuego de contrabatería del 522nd Batallón de Artillería los nipones conquistaran la Colina 140. Resuelto el problema, el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” tomó Castellina Marittima el 8 de Julio y durante las jornadas siguientes ocupó Pastina, Lorenzano, Luciano y la Carretera 67 hasta cruzar el Río Arno a la altura de Pisa. Fue entonces cuando se ordenó retirar de Italia al 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” tras haber sufrido a lo largo de un año un total de 1.211 bajas entre 239 muertos y 972 heridos.

Batalla de los Vosgos

Francia fue el siguiente destino del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” tras desembarcar en Marsella en Septiembre de 1944 y ser trasladado mediante trenes y camiones a los Vosgos muy cerca de la frontera con Alemania, concretamente sobre el sector de Épinal como parte del VII Ejército Estadounidense e integrado en la 36ª División de Infantería “Texas”. Allí permaneció semanas atrincherado sufriendo los bombardeos de la artillería alemanes oculta en los bosques que provocaron gran cantidad de bajas a la unidad, especialmente por la metralla y las astillas de los árboles al explosionar, además de estar sometidos los voluntarios nipones a las inclemencias de las frías lluvias otoñales y el barro.

Bruyères, un pueblo de 3.000 habitantes de los Vosgos, fue marcado como el objetivo del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” que atacó el 15 de Octubre de 1944 con leves progresos tanto en el primer día como el segundo, sufriendo los zapadores cinco muertos a manos de las ametralladoras alemanas mientras se encontraban despejando el camino de minas, alambres de espino y troncos de árboles de caídos. Solamente el día 17 se comenzaron a cosechar los primeros éxitos con la toma a las 14:00 horas de la Colina A en donde se hicieron 30 prisioneros germanos, además de coronar también de las Colonias B y D. Al día siguiente, el 18, el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” desencadenó su último gran asalto ocupando la estación de ferrocarril a costa de grandes bajas y la Colina C, lo que finalmente puso bajo control de los japoneses-americanos la aldea de Bruyères.

Soldados japoneses del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés en la campaña de los Vosgos.

Soldados japoneses del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” en la campaña de los Vosgos.

Inesperadamente el 23 de Octubre de 1944, un grupo de 200 soldados adscritos al 1st Batallón de Infantería del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” que acababa de conquistar la ciudad de Biffontaine tras una carrera de 9 kilómetros sobre el Valle de Neuné, fueron cercados en el bosque por un contraataque alemán y sometidos a un asedio de magnitud crítica. Ante este revés sucedido el día 26, el resto del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” tuvo que iniciar una operación de rescate que comenzó al jornada del 27. No obstante, durante las siguientes 48 horas apenas se consiguió avanzar medio kilómetro debido a la férrea resistencia enemiga y a retrasos no esperados como la fallida emboscada de un semioruga Hanomag y un tanque Panzer IV, este último destruido por los japoneses. Apenas el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” pudo progresar más que pocos metros los días 29 y 30 de Octubre, sin que ni siquiera el refuerzo de un tanque Sherman del modelo “Firefly” con un cañón de 75 milímetros pudiese hacer nada por acelerar marcha. Únicamente gracias al descubrimiento de un sendero de 3 kilómetros en el flanco izquierdo del trayecto, permitió a un pelotón al mando del sargento Takeo Senzaki bordear a los alemanes y atacarles por la espalda causándoles 100 muertos y 55 prisioneros; además de liberar simultáneamente a los 200 japoneses atrapados.

Ante el gran número de bajas sufridas por el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei”, la unidad fue retirada el 8 de Noviembre al sector entre Lepanges y Docelles, y el día 10 hacia los Alpes Marítimos para ser a continuación reubicada en la ciudad de Niza. Curiosamente durante su estancia en la costa del Mar Mediterráneo, un grupo de soldados del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” tuvieron la ocasión de capturar a un submarino alemán justo cuando emergió delante de su zona de seguridad, momento en que fue abordado por los japoneses y su tripulación hecha prisionera.

Ofensiva contra la “Línea Gótica”

Nuevamente el 23 de Marzo de 1945, el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” partió de Marsella en dirección Italia para tomar parte en la Ofensiva del Río Po que intentaba rebasar la “Línea Gótica” sobre los Apeninos. Desplegados junto al Mar Liguria, pronto los nipones-americanos cruzaron el Río Senio y protagonizaron un fugaz avance enfrentándose tanto a tropas alemanas como fascistas italianas, durante el cual ocuparon importantes objetivos como la Cota Georgia, Cota Florida, Cota Ohio 1, Cota Ohio 2, Cota Ohio 3, Monte Cerreta, Monte Carcho, Monte Altissimo, Monte Brugiana y Monte Folgorito. Precisamente con esta última montaña el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” abrió una brecha en la “Línea Gótica” que favoreció la ruptura del frente y una penetración de la unidad que acabó con el cruce del Río Frigido y la toma de localidades como Massa, Montignoss, Ortonovo, Aulla y San Terenzo, antes de que a finales de Abril los japoneses hiciesen cumbre en el Monte Nobbione.

Soldado japonés del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés escolta a unos prisioneros alemanes capturados en Italia.

Soldado japonés del 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” escolta a unos prisioneros alemanes capturados en Italia.

El 2 de Mayo de 1945, la Italia Fascista se rindió a los Aliados y el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” celebró la victoria. Hasta ese momento la unidad había encajado 4.419 bajas entre 650 muertos, 3.713 heridos y 67 desaparecidos; aunque se convirtió en una de las fuerzas más condecoradas de la Historia de Estados Unidos con 21 Medallas al Honor, 1 Medalla al Servicio Distinguido, 560 Estrellas de Plata, 22 Legiones al Mérito, 15 Medallas del Soldado, 4.000 Estrellas de Bronce y 9.486 Corazones Púrpura.

Después…

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945 y liberados todos los familiares de los veteranos que tras Pearl Harbor habían sido encerrados en campos de internamiento, el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” fue enviado a las Islas Hawaii y disuelto en 1947. Solamente con el estallido de la Guerra Fría y especialmente coincidiendo cronológicamente con la Guerra de Vietnam en 1968, el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” fue reactivado por nuevos estadounidenses de origen nipón, siendo entonces desplegado como fuerza de guarnición sobre el Océano Pacífico en las Islas Samoa y las Islas Marianas. Sin embargo no sería hasta Agosto de 2004 durante la Segunda Guerra de Irak, cuando el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” volvió a entrar en combate, en esta ocasión sobre Bagdad, matando a numerosos insurgentes y capturando un depósito a los terroristas de 50 armas, aunque también sufriendo 5 muertos en servicio.

Sin duda alguna el 442º Regimiento de Combate Americano-Japonés “Nisei” fue una unidad altamente operativa y también una de las mejores del Ejército Estadounidense. A pesar de que sus voluntarios fueron traicionados por su propio país encerrando a sus seres queridos en campos de concentración y otorgándoles un trato vejatorio, jamás dejaron de lado su deber y olvidando la ofensa que su misma patria les había hecho, decidieron entregar su vida por ella en uno de los casos más espectaculares de lealtad pocas veces visto en la Historia Militar.

 

Bibliografía:

-Francisco Martínez, 422nd Regimental Team. Los Soldados Japoneses que combatieron en Europa (1ª Parte), Revista Serga Nº101 (2016), p.2-12
-Francisco Martínez, 422nd Regimental Team. Los Soldados Japoneses que combatieron en Europa (2ª Parte), Revista Serga Nº102 (2016), p.19-24
-https://en.wikipedia.org/wiki/442nd_Infantry_Regiment_(United_States)