2ª División de Infantería Neozelandesa

Al entrar Nueva Zelanda en la Segunda Guerra Mundial el 3 de Septiembre de 1939, las autoridades en Wellington impulsaron la creación de una fuerza expedicionaria para combatir al Tercer Reich en Europa. Así nació la 2ª División de Infantería Neozelandesa que se batiría con bravura en los campos de batalla del Norte de África, Grecia e Italia.

La 2ª División de Infantería Neozelandesa formada en Septiembre de 1939 con 6.600 voluntarios, impulsó el reclutamiento entre los jóvenes de 21 a 35 años, los conocidos como “kiwis”, procedentes de las provincias de Wellington, Auckland, Hamilton, Canterbury, Otago, Gisborne o Chirstchurch; además de admitir a 900 indígenas maorís originarios de las tribus de Nga Puhi, Aopuri, Te Arawa, Ngati Porou, Ngatai Toa, Ngati Kahungunu y Ngai Tahu. A raíz de esta intensa campaña de captación, la cifra de enrolados alcanzó los 14.983 en Octubre y los 59.000 soldados a comienzos de 1940, los cuales fueron equipados con fusiles Lee Enfield, ametralladoras Bren, cañones Bófors de 40 milímetros y tanques Stuart M3 y Matilda (posteriormente sustituidos por 400 Sherman estadounidenses). Según el organigrama de estos combatientes, su distribución se efectuó del siguiente modo: la 4ª Brigada de Infantería con los 18th, 19th y 20th Batallones de Infantería, más el 22nd Batallón Motorizado; la 5ª Brigada de Infantería con los 21st, 22nd y 23rd Batallones de Infantería, más el 28th Batallón Maorí; la 6ª Brigada de Infantería con los 24th, 25th y 26th Batallones de Infantería; así como fuerzas independientes que constituyeron el 27th Batallón de Ametralladoras, el 7º Regimiento Anticarro, el 14º Regimiento Ligero de Artillería Antiaérea y los 4º, 5º y 6º Regimientos de Artillería de Campaña.

Fusileros de la 2ª División de Infantería Neozelandesa.

Estructuralmente la 2ª División de Infantería Neozelandesa se distribuyó en la 4ª Brigada de Infantería con los 18th, 19th y 20th Batallones de Infantería, más el 22nd Batallón Motorizado; en la la 5ª Brigada de Infantería con los 21st, 22nd y 23rd Batallones de Infantería, más el 28th Batallón Maorí; la 6ª Brigada de Infantería con las 24th, 25th y 26th Batallones de Infantería; así como fuerzas independientes que constituyeron el 27th Batallón de Ametralladoras, el 7º Regimiento Anticarro, el 14º Regimiento Ligero de Artillería Antiaérea y los 4º, 5º y 6º Regimientos de Artillería de Campaña. Entre las armas empleadas por su personal estuvieron fusiles Lee Enfield, ametralladoras Bren, cañones Bofors de 40 milímetros y tanques Stuart M3 y Matilda (posteriormente sustituidos por 400 Sherman estadounidenses).

2ª División de Infantería Neozelandesa:
·4ª Brigada de Infantería
-18th Batallón de Infantería
-19th Batallón de Infantería
-20th Batallón de Infantería
-22nd Batallón Motorizado
·5ª Brigada de Infantería
-21st Batallón de Infantería
-22nd Batallón de Infantería
-23rd Batallón de Infantería
-28th Batallón de Infantería Maorí
·6ª Brigada de Infantería
-24th Batallón de Infantería
-25th Batallón de Infantería
-26th Batallón de Infantería
·4º Regimiento de Artillería de Campaña
·5º Regimiento de Artillería de Campaña
·6º Regimiento de Artillería de Campaña
·7º Regimiento Anticarro
·14º Regimiento Ligero de Artillería Antiaérea
·27th Batallón de Ametralladoras

Oficialmente 5 de Enero de 1940, el primer contingente de la 2ª División de Infantería Neozelandesa abandonó Nueva Zelanda rumbo a Egipto, en donde las tropas desembarcaron el 2 de Mayo para ser alojadas e instruidas en el Acuartelamiento de Camp Maadi a las afueras de El Cairo. Al mismo tiempo, las restantes unidades de la división marcharon a Inglaterra con la pretensión de ser trasladadas al continente y ser desplegadas en el Frente Occidental, algo que no pudieron llevar a cabo como consecuencia de la inesperada caída de Francia a manos del Tercer Reich en el verano de 1940.

Grecia fue el escenario bélico de la 2ª División de Infantería Neozelandesa cuando tras acudir en ayuda del Ejército Griego que se estaba defendiendo de la agresión de la Italia Fascista durante la llamada Guerra Greco-Italiana, el Ejército Alemán repentinamente atacó desde el norte y arrolló a los neozelandeses que defendían el Paso de Servia y el Paso del Olimpo, provocando bajas especialmente graves entre los indígenas del 28th Batallón de Infantería Maorí sobre el Paso de Pinios. Algo más de suerte tuvieron las tropas neozelandesas en el Paso de las Termópilas (donde los 300 espartanos del Rey Leónidas frenaron al Imperio Persa en el año 480 a.C.), en cuyo estrecho pasillo inmovilizaron a los soldados alemanes causándoles 100 bajas y destruyéndoles 26 tanques. Sin embargo y pese a este éxito, la 2ª División de Infantería Neozelandesa tuvo que emprender una veloz retirada sobre el Ática y el Peloponeso, atravesando el Canal de Corinto y destruyendo durante la marcha el único puente intacto después de sufrir un asalto de paracaidistas alemanes el 26 de Abril. Afortunadamente para los neozelandeses, un buen número pudo ser evacuado desde los puertos sobre la costa del Mar Mediterráneo, aunque otros se rindieron a las tropas del Eje en los muelles de Kalamata. Hasta la fecha, la derrota en Grecia había costado a la 2ª División de Infantería Neozelandesa un total de 2.504 bajas entre 261 muertos, 387 heridos y 1.856 prisioneros.

Soldados de la 2ª División de Infantería Neozelandesa junto a un tanque Matilda cerca de Tobruk.

Aproximadamente un total de 7.702 efectivos reunió la 2ª División de Infantería Neozelandesa en la Isla de Creta entre los hombres que evacuó de Grecia, los cuales pronto se vieron desbordados cuando el Tercer Reich puso en marcha la “Operación Merkur” e invadió el territorio insular mediante un asalto masivo de paracaidistas que saltaron desde aviones de transporte Junkers Ju 52. Aunque los neozelandeses desplegados entre Maleme y la Bahía de Suda dispararon y acertaron sobre algunos de los paracaidistas que descendían, el inesperado ataque de bombaderderos en picado Stuka les obligó a mantener agachada la cabeza bajo sus trincheras y pozos de tirador sobre los campos de olivos hasta que las tropas aerotransportadas tomaron tierra. Una vez en el suelo, los soldados neozelandeses fueron expulsados de sus posiciones y encima cometieron la imprudencia de abandonar la Cota 107 que dominaba un aeródromo, lo que facilitó a los alemanes tomarlo y aprovechar sus instalaciones para traer refuerzos mediante el establecimiento de un puente aéreo. Como consecuencia de este error, la 2ª División de Infantería Neozelandesa inició la retirada para ser finalmente evacuada desde el puerto de Sfakia el 31 de Mayo después de haber sufrido 3.818 bajas entre 671 muertos, 967 heridos y 2.180 prisioneros, además de haber perdido 2 de sus tanques.

El Norte de África se convirtió en el nuevo área de operaciones de la 2ª División de Infantería Neozelandesa que contando con 20.000 efectivos, tomó parte en la “Operación Crusader” para intentar lenvantar el cerco sobre el puerto sitiado de Tobruk a manos del Afrika Korps del general Erwin Rommel. La misión de los neozelandeses fue la de hacer de señuelo en un corredor que abrieron el 25 de Noviembre de 1941 entre Tobruk y Ed Duda, en donde rápidamente quedaron a merced de los tanques alemanes Panzer, viéndose obligados a refugiarse en Sidi Rezegh el 26 de Noviembre y dejando atrás a 700 soldados que fueron capturados por las tropas italianas. No obstante y a pesar de las dificultades, la 2ª División de Infantería Neozelandesa resistió heroicamente en Sidi Rezegh sufriendo pérdidas muy elevadas a manos de las 15ª y 25ª Divisiones Panzer Alemanas, antes de que el 29 de Noviembre fuesen relevados por el XIII Cuerpo Británico en Zaafran. Aquella victoria pírrica que constituyó un triunfo moral para los Aliados, costó a la 2ª División de Infantería Neozelandesa un total de 4.621 bajas entre 879 muertos, 1.700 heridos y 2.042 prisioneros.

Tampoco las cosas fueron mejor a la 2ª División de Infantería Neozelandesa en Junio de 1942 porque después de que el Afrika Korps iniciase la invasión de Egipto, la unidad que por aquel entonces se encontraba en Siria, tuvo que recorrer 1.600 kilómetros a pie hasta ser desplegada en el Desierto del Sáhara sobre el sector de Minqar Qaim. Sería en esta posición escarpada, donde los neozelandeses rechazaron varios ataques alemanes los días 27 y 28 de Junio, llegando los soldados a combatir cuerpo a cuerpo con la bayoneta hasta que finalmente fueron expulsados tras haber encajado un total de 963 bajas. Curiosamente y pese a la derrota, el propio general Erwin Rommel quedó tan impresionado por la determinación de los neozelandeses que llegó a calificarles con el apodo de “gángsters”.

Voluntarios indígenas del 28th Batallón de Infantería Maorí durante un programa de adiestramiento en África.

Durante las Batallas de El-Alamein a las puertas de Alejandría, la 2ª División de Infantería Neozelandesa volvió a cubrirse de gloria tanto por su arrojo como por el elevado número de pérdidas, a veces tremendamente altas. Por ejemplo en la Primera Batalla de El-Alamein librada entre el 19 y 21 de Julio, la carga que los neozelandeses llevaron a cabo contra las tropas italianas de la 123ª División Blindada “Ariete” que defendían la posición de El Mreir, les costó 4.721 bajas entre 822 muertos, 2.080 heridos y 1.819 prisioneros. Cuatro meses más tarde, durante la “Operación Supercharge” lanzada en la Segunda Batalla de El-Alamein los días 23 de Octubre y 3 de Noviembre, la 2ª División de Infantería Neozelandesa consiguió expulsar al Afrika Korps de la Cresta de Miteiriya a cambio de sufrir 1.711 bajas entre 380 muertos, 1.290 heridos y 41 prisioneros.

Inmediatamente a la victoria en la Batalla de El-Alamein, la 2ª División de Infantería Neozelandesa que por aquel entonces se encontraba integrada en el VIII Ejército Británico del mariscal Bernard Montgomey, persiguió al Afrika Korps sobre Libia hasta acorralar a las fuerzas del Eje en Túnez. Sería precisamente al sur de la frontera libio-tunecina, donde la 2ª División de Infantería Neozelandesa realizó una impresionante proeza la noche del 21 al 22 de Marzo de 1943 abriendo una brecha sobre el frente enemigo entre el Desfiladero de Gap y los Montes Matmana, en la cual capturó a más de 1.100 prisioneros italianos sin apenas sufrir pérdidas. Al mes siguiente, el 19 de Abril, los indígenas del 28th Batallón de Infantería Maorí conquistaron Djebel Bir y expulsaron a las tropas italianas del sector de Takrouna y Enfidaville; mientras que entre de Abril y Mayo, los neozelandeses se dedicaron a labores de limpieza de unidades enemigas dispersas sobre la extensa Cordillera del Atlas. Una vez finalizada la campaña de Túnez, la 2ª División de Infantería Neozelandesa que acababa de encajar 1.700 bajas entre 385 muertos, 1.284 heridos y 31 prisioneros, fue devuelta a Egipto para reorganizarse y enviar a 6.000 soldados de permiso a Nueva Zelanda.

Ametralladoras Bren del 28nd Batallón de Infantería Maorí en el Desierto del Sáhara.

Italia comprendió el nuevo destino de la 2ª División de Infantería Neozelandesa que el 28 de Noviembre de 1943 cruzó el Río Sangro próximo a la “Línea Gustav” que el Ejército Alemán había erigido para impedir el acceso a Roma. Aunque inicialmente la unidad cosechó algunos éxitos como la toma de Castelfrentano por la 6ª Brigada de Infantería la jornada del 1 de Diciembre; todo cambió al día siguiente, el 2, cuando tanques alemanes contraatacaron cerca de Orsogna y obligaron a toda la 2ª División de Infantería Neozelandesa a cavar trincheras para permanecer el invierno tras producirse la caída de las primeras nieves. Mientras tanto y con más de 1.700 bajas entre sus filas, desde Wellington se rechazó la solicitud del mariscal Bernad Montgomery que había propuesto retirar a la 2ª División de Infantería Neozelandesa de Italia y acuartelarla en Inglaterra para participar en el futuro desembarco de Normandía, por lo que desde entonces la unidad sería trasladada al sector de la Abadía de Montecassino.

La Batalla de Montecassino comenzó para la 2ª División de Infantería Neozelandesa con un asalto sobre el Río Rápido que desalojó a la 1ª División Paracaidista Alemana que cubría el acceso de la carretera hacia Roma. Al cabo de unas jornadas, el 17 de Febrero, el 28th Batallón de Infantería Maorí atacó la Estación de Cassino, librando un choque del que salió muy mal parado porque los indígenas hubieron de replegarse con 128 bajas de los 200 efectivos iniciales. No obstante y pese al fracaso, la 2ª División de Infantería Neozelandesa no desistió en sus intentos porque en Marzo de 1944 desarrolló un nuevo asalto contra la ciudad de Cassino mediante una carga la 6ª Brigada de Infantería escoltada por tanques Sherman, durante la cual los soldados y blindados fueron acribillados sobre los cráteres por los cañones y ametralladoras procedentes del monasterio, hasta que finalmente y de forma milagrosa, consiguieron acceder a la metrópoli para iniciar una lucha calle por calle y casa por casa con granadas y bayonetas. Desgraciadamente solamente el 28th Batallón de Infantería Maorí logró algunos avances como por ejemplo la ocupación del Hotel Continental, ya que las pérdidas habían sido tan elevadas, que en Abril de 1944 la 2ª División de Infantería Neozelandesa fue sacada al completo del frente tras un saldo de 1.518 bajas entre 211 muertos, 1.156 heridos y 151 prisioneros capturados por los alemanes.

La campaña de Italia supuso para la 2ª División de Infantería Neozelandesa un goteo importante de pérdidas como por ejemplo durante los sangrientos intentos fallidos por romper la “Línea Gótica” en dirección a Roma. Posteriormente, a inicios del verano de 1944, la 2ª División de Infantería Neozelandesa inició una ofensiva desde Perugia mediante la que cruzó el Lago Trasimeno, hizo cumbre en el Monte Lignano, entró en Arezzo el 16 de Julio y ascendió a la Cordillera de Pian dei Cerri el 3 de Agosto; una asombrosa expedición que costó a los neozelandeses 953 bajas entre 214 muertos y 739 heridos. Acto seguido y sin perder tiempo alguno, se trasladó a la 2ª División de Infantería Neozelandesa junto a la costa del Mar Adriático para continuar con su avance primero con el cruce del Río Fiumicino y el Río Senia, y luego con la conquista de la ciudad de Faenza.

Tropas de la 2ª División de Infantería Neozelandesa combatiendo en Italia.

Al producirse la ofensiva del Río Po en Abril de 1945, la 2ª División de Infantería Neozelandesa atravesó el Río Santerno y el Río Gaiana sometida al fuego de artillería de los paracaidistas alemanes que protegían la orilla opuesta. Una vez cruzado ambos cauces, las tropas neozelandesas avanzaron sin apenas encontrar oposición del Ejército Alemán ni del Ejército Italiano hasta conquistar la famosa ciudad de Venecia. Acto seguido y sin tiempo que perder, los soldados neozelandeses ocuparon Trieste con la finalidad de apoderarse de la Península de Istria antes que lo hicieran los partisanos de la República Popular de Yugoslavia liderada por el Mariscal Josip Tito. Desgraciadamente las tropas neozelandesas se dieron de bruces con los guerrilleros yugoslavos, desarrollándose a continuación un breve enfrentamiento con los comunistas que por suerte fue suspendido tras decretarse un alto el fuego con la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Mayo de 1945. Sería precisamente en esta fecha cuando concluyó la Segunda Guerra Mundial en Italia después de 5.500 bajas entre las filas de 2ª División de Infantería Neozelandesa contabilizando muertos, heridos, prisioneros y desaparecidos desde que había partido de Roma hasta concluir su ruta en Trieste.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en Septiembre de 1945, la 2ª División de Infantería Neozelandesa regresó a Nueva Zelanda para ser disuelta. Hasta la fecha había cosechado un total de 29.980 bajas entre 6.793 muertos, 15.324 heridos y 7.863 prisioneros, lo que sin duda la convirtió en la unidad más fogueada del Ejército Neozelandés.

 

Bibliografía:

-Wayne Stack & Barry O’Sullivan, The New Zealand Expeditionary Force in World War II, “2nd Division in the Mediterranean”, Osprey Publishing, (2013), p.12-34
-http://en.wikipedia.org/wiki/2nd_New_Zealand_Division