200º Regimiento de Infantería Estonio

 

Estonia y Finlandia compartían desde tiempos inmemoriales una serie de lazos históricos raciales, culturales y lingüísticos. A raíz de esta amistad simbólica y la amenaza que los eslavos ejercían a través de la Unión Soviética sobre las tierras que bañaba el Mar Báltico, no fue extraño que numerosos voluntarios del Ejército Estonio se adhirieran al Ejército Finlandés durante la Segunda Guerra Mundial bajo el nombre de 200º Regimiento de Infantería Estonio.

Antecedentes

Mucho antes de la invasión del Eje a la Unión Soviética, ya existía un precedente en el Ejército Finés de una formación voluntaria procedente de Estonia. Organizada por el Gobierno de Tallin bajo la iniciativa del Primer Ministro Jüri Uluots, la Compañía de Instrucción Estonia había sido enviada a Finlandia para luchar contra el Ejército Rojo en la Guerra de Invierno de 1939 a 1940, la cual nunca llegó a entrar en combate por falta de tiempo. A los pocos meses de concluir las hostilidades entre Moscú y Heilsinki, en Abril de 1940 fue trasladada a Noruega para encuadrarse en el Ejército Noruego, donde combatió al Ejército Alemán al producirse la invasión del Tercer Reich, sufriendo un muerto durante la lucha y rindiéndose a los alemanes, antes de ser disuelta y los voluntarios internados después de que la mayoría se negaran a regresar a su patria cuando supieron que la URSS acababa de ocupar Estonia.

Cuando comenzó la “Operación Barbarroja” el 22 de Junio de 1941 mediante la cual Alemania y Finlandia invadieron la Unión Soviética, un total de los 65 estonios internados en Noruega de la extinta Compañía de Instrucción Estonia crearon la Compañía de Infantería “Erna”. Erigida esta unidad a toda prisa, rápidamente un contingente de 42 efectivos entre 4 oficiales y 38 soldados desembarcó en las costas de Estonia para unirse a la Guerrilla de los Hermanos del Bosque que operaban en la retaguardia del Ejército Rojo, al que provocaron numerosas emboscadas y problemas, además de contribuir a la reconquista de la Isla de Muhumaa y la Isla de Saaremaa en el Mar Báltico.

Batallón de Infantería “Valilla”

Ocupada Estonia por el Ejército Alemán, el Tercer Reich cometió el error de llevar a cabo una política excesivamente germanizante en el país que muchos estonios acabaron por ver a los alemanes más como conquistadores que no como libertadores. De hecho las autoridades de Berlín impidieron la reconstrucción del Ejército Estonio cuando muchos compatriotas estaban deseando verse las caras nuevamente contra el Ejército Rojo, por lo que más de 6.000 estonios hubieron de salir de su patria para continuar la lucha contra el comunismo, muchos remando en botes de pesca, para instalarse en Finlandia y 1.900 de ellos alistarse en el Ejército Finlandés. Las SS intentaron impedir estas fugas arrestando a muchos de los estonios y en algunos casos ejecutándoles, aunque poco a poco los alemanes comenzaron a hacer la vista gorda al saber que la mayoría de los que se marchaban lo hacían para enrolarse en el Ejército Finlandés que al fin y al cabo era su aliado. Precisamente Finlandia, que no quería problemas diplomáticos con Alemania, repatrió a algunos de los estonios hasta que el mariscal Carl Emil Von Mannerheim decidió convencer a Adolf Hitler en persona de la necesidad de contar con ellos en la guerra contra el bolchevismo. Fue así como finalmente el 22 de Abril de 1943 el Führer y el Ejército Finlandés autorizaron la creación oficial de unidades estonias entre las fuerzas militares del Eje.

El Batallón de Infantería “Valilla”, nombre en honor a un barrio de Heilsinki, fue la denominación que se otorgó a la formación del Ejército Finlandés con voluntarios procedentes de Estonia que rápidamente pasaron de los 425 efectivos a más de 2.300 hombres en los cuarteles de Turku. Al frente del comandante Claes Gripenberg y el subcomandante Johann Peiker, la unidad se dividió en las 9ª y 10ª Compañías que recibieron instrucción en los centros militares de Nurme, Jokela y Taavetti.

A comienzos de Spetiembre de 1943, el Batallón de Infantería Estonia “Valilla” fue enviado al Frente Oriental e integrado en el 47º Regimiento de Infantería de la 18ª División de Infantería Finlandesa. Su zona de operaciones fue el sector occidental del Istmo de Carelia, donde los voluntarios soportaron unas duras condiciones de nieve y temperaturas de hasta -40º grados bajo cero, aunque siempre destacaron en su cometido ya fuese rechazando a las tropas soviéticas desde sus trincheras o desarrollando ataques sorpresa, además de realizar una serie de incursiones en el perímetro exterior del asedio a Leningrado.

Unidades Estonias en Finlandia:
·Compañía de Instrucción Estonia
·Compañía de Infantería “Erna”
·Batallón de Infantería “Valilla”
-9ª Compañía de Infantería
-10ª Compañía de Infantería

Fuera del Batallón de Infantería “Valilla” se levantaron una serie de unidades menores compuestas por voluntarios de Estonia. Por ejemplo 400 marineros estonios sirvieron en la Marina de Guerra Finesa (Merivoimat), entre ellos 38 a bordo del buque guardacostas Väinämöinen; mientras que otros 80 artilleros fueron desplegados en la 80ª Batería de Costa Finesa que protegía los accesos entre el Mar Báltico y el Golfo de Finlandia. Curiosamente también hubo 5 enfermeras de origen estonio que se enrolaron en la Cruz Roja y contribuyeron a atender a los heridos del Ejército Finlandés durante la Guerra de Continuación.

200º Regimiento de Infantería Estonio

A finales de 1943 el Batallón de Infantería “Valilla” fue retirado de Carelia y enviado a la retaguardia para reorganizarse. Fue entonces cuando el político Urho Kekkonen, futuro Presidente de Finlandia entre 1956 y 1982, tuvo la idea de ampliar el Batallón de Infantería “Valilla” al tamaño de un regimiento, una propuesta que el comandante Erik Lönnroth y el capitán Mauno Inkinen, responsables del Cuartel General de Voluntarios del Ejército Finés, autorizaron el 30 de Noviembre, lo mismo que el mariscal Carl Emil Von Mannerheim que lo suscribió el 9 de Febrero de 1944. Acababa de nacer el 200º Regimiento de Infantería Estonio.

Tropas del  200º Regimiento de Infantería Estonio trasladadas en tren a través de Finlandia.

El 200º Regimiento de Infantería Estonio al mando del teniente coronel Eino Kuusela estuvo conformado inicialmente por 2.058 voluntarios, aunque en Mayo de 1944 fue ampliado con 2.334 efectivos entre 361 finlandeses y 1.973 estonios que se repartieron en el 1st Batallón de Infantería del comandante Eero Kivela con 879 hombres y el 2nd Batallón del teniente coronel Vaivo Savonen con otros 734. Sin embargo en su momento de máxima expansión los efectivos del 200º Regimiento de Infantería Estonio alcanzaron los 2.650 voluntarios cuando finalmente fue desplegado en Carelia.

200º Regimiento de Infantería Estonio:
·1st Batallón de Infantería
-1ª Compañía de Infantería
-2ª Compañía de Infantería
-3ª Compañía de Infantería
-4ª Compañía de Infantería
·2nd Batallón de Infantería
-5ª Compañía de Infantería
-6ª Compañía de Infantería
-7ª Compañía de Infantería
-8ª Compañía de Infantería
·13ª Compañía de Morteros
·14ª Compañía de Cazacarros

El 200º Regimiento de Infantería Estonio fue enviado al Frente de Carelia el 10 de Junio de 1944 y estacionado a 5 kilómetros de primera línea entre Jalkala y Haapala. Formando parte de la 10ª División de Infantería Finlandesa, a las 5:00 horas del día 11 el regimiento inició la retirada cuando inesperadamente el Ejército Rojo pasó a la ofensiva, lo que obligó a las 1ª y 2ª Compañías a replegarse en camiones hacia Jappila, y la 3ª y 4ª Compañías a huir a pie hacia el Río Raivola sin dejar de ser los soldados acosados por tanques T-34 rusos y aviación que provocaron a los estonios 8 bajas entre 1 muerto y 7 heridos. No obstante y pesar de todas las dificultades, los voluntarios resistieron en algunos puntos y causaron centenares de bajas a los soviéticos como hicieron en la Bahía de Viipuri el 20 de Junio, en Tali el 22 y en el Río Vuoksi el 17 de Julio.

A mitad del verano de 1944 la Unión Soviética comenzó la invasión de la Estonia ocupada por el Tercer Reich, lo que dejó a los miembros del 200º Regimiento de Infantería Estonio sumidos en una profunda preocupación y ansiedad por la suerte de su patria. Durante aquellos tensos días un total de 34 estonios desertaron saltando de un tren militar para marchar a su país y defenderlo del Ejército Rojo. Lógicamente las autoridades de Finlandia comprendieron que la situación había cambiado y que ya no tenía sentido continuar reteniendo a los soldados estonios, por lo que tras un último desfile de los voluntarios el 13 de Agosto de 1944, a los tres días, el 16, el 200º Regimiento de Infantería Estonio fue disuelto.

El 19 de Agosto de 1944 un 90% de los voluntarios del 200º Regimiento de Infantería Estonio desembarcaron en Estonia a través del puerto de Paldiski para alojarse en los cuarteles de Männiku y Nômme. Inmediatamente el 1st Batallón de Infantería fue enviado a primera línea para luchar en la Batalla de Narva, donde resultó virtualmente destruido por las embestidas del Ejército Rojo. Respecto al resto de unidades del extinto 200º Regimiento de Infantería Estonio, se encuadraron en la 20ª División SS de Granaderos Estonia “Estonische” u otras fuerzas auxiliares de la Policía Estonia hasta su completa aniquilación en 1945.

Invadida Estonia por la Unión Soviética, muchos de los veteranos del 200º Regimiento de Infantería Estonio se unieron a la Guerrilla de los Hermanos del Bosque que operó tras la retaguardia combatiendo al Ejército Rojo hasta 1955. Otros tantos se exiliaron en Finlandia y volvieron a servir en el Ejército Finlandés hasta obtener la nacionalidad finesa y jubilarse. Los supervivientes tendrían que esperar casi cuarenta años hasta la caída del comunismo en 1991 para regresar a su hogar y contemplar la ansiada independencia de Estonia.

 

Bibliografía:

-Erik Norling, Sangre en la Nieve. “Capítulo V. Voluntarios estonios en Finlandia 1940-1944”, García Hispán Editor (1996), p.185-200
-http://en.wikipedia.org/wiki/Finnish_Infantry_Regiment_200