92ª División de Infantería Afroamericana “Buffalo”

La segregación racial en los Estados Unidos no impidió que fuese creada una unidad compuesta exclusivamente por negros afroamericanos en la Segunda Guerra Mundial. Se trató de la 92ª División de Infantería “Buffalo”, cuya existencia se remontaba a la Guerra de Secesión Norteamericana e incluso a la Primera Guerra Mundial, la cual también se batiría con intensidad entre 1944 y 1945 sobre el teatro de operaciones del Frente Italiano.

Emblema de la 92ª División de Infantería “Buffalo”.

Origen

El origen de la 92ª División de Infantería “Buffalo” databa de 1861 cuando durante la Guerra de Secesión Norteamericana, el Ejército de la Unión reclutó a varios miles de negros que combatieron al Ejército Confederado hasta 1865, a cambio de la promesa de abolir la esclavitud tal y como les aseguró el Presidente Abraham Lincoln. Una vez acabada esta contienda con la reunificación de Estados Unidos, los “soldados Buffalo” (nombre por el que los indios de la Tribu Kiowa bautizaron a estos combatientes debido a que el color de su pelo se parecía a la cola del animal), continuaron presentado servicio durante la colonización de las Tierras del Oeste en las Guerras Indias de 1866 a 1898; así como en la Guerra Hispano-Estadounidense de 1898 contra España que se libró por el control de la Isla de Cuba, llegando a batirse los afroamericanos en la famosa Batalla de las Lomas de San Juan.

A comienzos del siglo XX, los “solados Buffalo” volvieron a distinguirse luchando en la Guerra Filipino-Estadounidense de 1902 tras una insurrección en las Filipinas; mientras que en 1916 tomaron parte en la Expedición Norteamericana a México sobre las regiones de Luna y Chihuahua, enfrentándose a las fuerzas rebeldes del líder revolucionario Pancho Villa durante la Batalla de Carrizal. Al año siguiente, en 1917, cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial junto a los Aliados contra Alemania, un total de 50.000 afroamericanos fueron encuadrados en la 92ª División de Infantería “Buffalo” que el 27 de Octubre inició su instrucción en el Campo Funston de Kansas al mando del general Charles Ballou, antes de ser enviada al Frente Occidental de Francia en el verano de 1918. A partir de entonces, los soldados negros combatirían en la Batalla del Bosque de Argonne y la “Ofensiva de los 100 Días”, sufriendo contra el Ejército Alemán un total de 1.647 bajas entre 120 muertos y 1.527 heridos al final de la Gran Guerra.

Segunda Guerra Mundial

El 15 de Octubre de 1942, la 92ª División de Infantería “Buffalo” fue reactivada por el Ejército Estadounidense de cara a participar en la Segunda Guerra Mundial. Al mando del general Edward Almond, los más de 50.000 soldados negros que llevaron a cabo su entrenamiento en el Fuerte Huachuca de Arizona y que tuvieron su propia revista llamada El Búfalo, fueron distribuidos en las 183ª y 184ª Brigadas de Infantería, más la 167ª Brigada de Artillería con sus respectivos batallones de fusileros, ametralladoras, morteros, transmisiones, ingenieros, etcétera.

Soldados negros de la 82ª División de Infantería “Buffalo” se defienden con morteros durante un asalto del Ejército Italiano en la Batalla de Garfagnana.

Italia fue el lugar escogido en Europa para el despliegue de la 92ª División de Infantería “Buffalo” que desembarcó en el puerto de Nápoles el 1 de Agosto de 1944, siendo a continuación enviada a la “Línea Gótica” por encima de Roma y recibiendo su primer bautismo de fuego contra el Ejército Alemán en una serie de breves choques sobre el Río Arno y las ciudades de Lucca y Massa. Sin embargo la suerte para la unidad se acabaría el 26 de Diciembre de 1944 cuando el Ejército Italiano de la República Saló, desencadenó una ofensiva con la 4ª División Alpina “Monte Rosa” que arrolló a la 92ª División de Infantería “Buffalo” sobre el Valle del Río Serchio, haciendo retroceder a los afroamericanos más de 8 kilómetros hasta que encontraron la protección de la 8ª División de Infantería India del Ejército Británico a las afueras de Livorno, donde los soldados italianos hicieron numerosos prisioneros negros y desorganizaron al resto de pelotones que se dispersaron por la región ocultándose entre la vegetación o en granjas, lo que supuso una humillación para el Ejército Estadounidense en este episodio conocido como la Batalla de Garfagnana (y que supuso la última victoria militar de la Italia Fascista en la Segunda Guerra Mundial).

La razón del desastre de la 92ª División de Infantería “Buffalo” en la Batalla de Garfagnana fue el sentimiento de inferioridad al que se sentían sometidos los afroamericanos respecto de sus oficiales blancos, quienes a su vez desconfiaban de estos últimos afirmando que eran incapaces de reaccionar ante las adversidad debido a su condición racial. Tales prejuicios que a punto estuvieron de acabar con la disolución de la unidad, fueron subsanados con la intervención del general Mark Clark que lideraba el Ejército Estadounidense desplegado en Italia, gracias a que exigió entre sus mandos igualar el contacto entre blancos y negros, a tratar de forma correcta a estos últimos como si fuesen combatientes más e incluso a equiparlos debidamente (hasta entonces la mayor parte del material militar iba en última instancia destinado a los afroamericanos, lo que había provocado por ejemplo carencia de botas en el número de talla de pies).

La 92ª División de Infantería “Buffalo” en el Valle del Río Po en Abril de 1945.

A partir de 1945 la situación cambió dentro de la 92ª División de Infantería “Buffalo” porque los soldados negros comenzaron a batirse con desenvoltura, luchando exitósamente contra las tropas ítalo-germanas en los Montes Apeninos y el costa del Mar del Liguria. De hecho fueron repartidas dos Medallas de Honor, por aquel entonces la máxima condecoración de Estados Unidos, por los siguientes sucesos: primero al soldado John Robert Fox tras solicitar por radio que la artillería bombardease su propia posición cuando tenía a las tropas alemanas encima (falleció llevándose la vida de varios germanos consigo); y luego al soldado Vernon Joseph Baker que durante un asalto eliminó seis nidos de ametralladora enemigos, neutralizó dos puestos de observación y limpió cuatro trincheras a base de tiros. De hecho, durante la ofensiva del Río Po entre Marzo y Abril de 1945, los hombres de la 92ª División de Infantería “Buffalo” avanzaron sobre el norte de Italia arrollando al 148ª Regimiento de Infantería Alemán y a los infantes de marina de la Xª Flotilla Italiana MAS, además de contribuir a la caída de los puertos de Génova y La Spezia.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, la 92ª División de Infantería “Buffalo” fue disuelta con todos los honores tras haber sufrido 2.997 bajas entre 548 muertos, 2.187 heridos, 206 desaparecidos y 56 prisioneros. Hasta entonces, los afroamericanos de esta unidad habían combatido con bravura a las fuerzas del Eje, dejando muy elevado el prestigio de Norteamérica, la misma nación que tantas veces les había repudiado por su condición de negros, pero que en sus corazones sentían como su amada patria.

 

Bibliografía:

-Jesús Hernández, Esto no estaba en mi libro de la Segunda Guerra Mundial, “La 92ª de Infantería”, Almuzara (2018), p.291-294
-https://en.wikipedia.org/wiki/92nd_Infantry_Division_(United_States)