122º Grupo Aéreo Femenino

 

Si por algo se caracterizó la Flota Aérea Roja de la Unión Soviética fue por ser la primera fuerza aérea en organizar una escuadrilla compuesta exclusivamente por mujeres. Bajo el nombre de 122º Grupo Aéreo Femenino, este escuadrón sin duda rompería toda una tendencia en la época.

Creación

Originalmente la idea de crear el 122º Grupo Aéreo Femenino tuvo lugar durante la invasión de Alemania a la Unión Soviética en 1941, cuando la comandante y experta en vuelo, Marina Raskova, propuso al líder soviético echar mano del personal femenino en las fuerzas aéreas para compensar las pérdidas tan grandes hasta la fecha en varones. Stalin accedió al proyecto y antes de que finalizase el año 1941 creó el 122º Grupo Aéreo Femenino.

Marina Raskova, comandante del 122º Grupo Aéreo Femenino, leyendo la misión a las voluntarias. Arriba pueden distinguirse biplanos Polikarpov Po-2 del 588º Regimiento Nocturno.

Entre finales de 1941 y principios de 1942, se organizó el reclutamiento de varios cientos de voluntarias para el 122º Grupo Aéreo Femenino, obligando a las candidatas a superar una serie pruebas médicas (altura, peso, enfermedades…) y un test psicotécnino. Las admitidas que mayoritariamente procedían la Juventud Comunista (Komsomol) fueron adiestradas primero en la Academia de Aviación Zhukovski y luego en una base aérea situada en Engels, junto al Río Volga, donde tuvieron que recibir una dura instrucción de seis meses, aprendiendo los conocimientos que los hombres habían asimilado en muchos años y volando casi 12 horas diarias en aparatos de madera. Pasado ese tiempo se entregó a los voluntarias su pistola reglamentaria y uniformes de piloto, los cuales tuvieron que adaptarse a su cuerpo añadiendo materiales blandos a las botas para ajustar sus tallas, exactamente igual que la cabina de los aviones elevando los asientos y estirando los pedales.

A nivel estructural el 122º Regimiento Aéreo Femenino fue puesto bajo el mando de la comandante Marina Raskova. Su distribución funcional fue la siguiente: el 586º Regimiento de Caza de la comandante Tamara Kazarinova con cazas Yak-1 o Yak-9; el 587º Regimiento de Bombardeo de la propia comandante Maria Raskova con bombarderos Petlyakov Pe-2; y el 588º Regimiento Nocturno de la comandante Evokiia Bershanskaia con biplanos Polikarpov Po-2.

122º Grupo Aéreo Femenino:
586º Regimiento de Cazas
587º Regimiento de Bombardeo
588º Regimiento Nocturno

Operaciones

Según el regimiento del 122º Grupo Aéreo Femenino, los objetivos asignados y las zonas de operaciones para el despliegue variaron notablemente. Dichas misiones antes de su disolución fueron las siguientes:

-586º Regimiento de Cazas: Las pilotos iniciaron sus primeras misiones en Abril de 1942 a bordo de cazas Yak-1 y posteriormente Yak-9 escoltando a bombarderos soviéticos en torno al sector de Saratov y cubriendo la ruta aérea de más de 800 kilómetros hacia Moscú. No obstante estas mujeres no se curtirían hasta la Batalla de Stalingrado entre finales de 1942 y principios de 1943, cuando a lo largo de 125 misiones derribaron a 38 aviones alemanes. Una de sus pilotos de caza sería Lidia Litviak, apodada la “Rosa de Stalingrado” por haber derribado 12 aviones enemigos antes de morir ella misma abatida por cazas alemanes.

Voluntarias del 122º Grupo Aéreo Femenino junto a un caza Yak-9 del 586º Regimiento de Caza.

-587º Regimiento de Bombardeo: Operó exclusivamente durante la Batalla de Stalingrado entre 1942 y 1943, realizando con los bombarderos Petlyakov Pe-2 un total de 1.134 misiones y lanzando unas 1.000 toneladas de bombas sobre la ciudad. Marina Raskova, su comandante y también líder de todo el 122º Grupo Aéreo, fue una de las víctimas mortales tras estrellar su aparato accidentalmente en el Río Volga.

-588º Regimiento Nocturno: Fue la unidad más famosa del 122º Grupo Aéreo Femenino porque se encargó de protagonizar peligrosas incursiones nocturnas contra las líneas alemanas. Sus mujeres pilotos fueron conocidas como las “Brujas de la Noche (Nachthexen)”, ya que al amparo de la oscuridad de la noche silenciaban los motores de sus biplanos Polikarpov Po-2, arrojaban sus bombas sin hacer el menor ruido y eliminaban una posición enemiga al mismo tiempo que retomaban el vuelo. Esta táctica la emplearon a lo largo de 23.672 misiones (aproximadamente de 8 a 12 por noche) en las que lanzaron 3.000 toneladas de bombas durante la Batalla de Stalingrado a finales de 1942, en la campaña del Río Don y la reconquista de Ucrania en 1943; siendo su última acción registrada en forma de un ataque nocturno sobre la Península de Tamán junto al Mar de Azov a finales de 1943. De todas estas incursiones la más famosa fue el bombardeo nocturno al Aeródromo de Amavir Ablade que acabó con la destrucción en tierra de 6 bombarderos Junkers Ju 88 alemanes y el depósito de combustible de la ciudad. Sin embargo estas “Brujas de la Noche” fueron especialmente vulnerables a los reflectores de luz por hacerles muy visibles a los cazabombarderos Messerschmitt Bf 110 que derribaron numerosos Polikarpov Po-2, como el piloto germano Joshef Kocivok que abatió cuatro de estos aparatos en una sola noche. No obstante y a pesar de las dificultades, las “Brujas de la Noche” tuvieron un efecto psicológico considerable sobre el enemigo, por lo que 23 de estas pilotos fueron condecoradas con altas medallas de la Unión Soviética.

 

Bibliografía:

Sandra Ferrer Valero, Clío Biografías. Líderes Militares, II Guerra Mundial, “Marina Raskova. La mujer que creó el primer regimiento de brujas en el mundo de la aviación”, Revista Clío Biografías 4 (2015), p.64-70

Guillermo Pariente, Las Brujas de la Noche, WW2GP Magazine Nº7 (2015), p.11-13

http://en.wikipedia.org/wiki/Night_Witches