19ª División SS de Granaderos «Lettische II»

Letonia fue el único país ocupado por el Tercer Reich que contó con una enorme agrupación de tropas dentro de las fuerzas multinacionales de las Waffen-SS. Se trató del VI Cuerpo SS Letón que englobó a la 15ª División SS de Granaderos Letona «Lettische I» y a la 19ª División SS de Granaderos Letona «Lettische II», esta última no solo protagonista de la defensa de los Países Bálticos y su propia patria ante un muy superior Ejército Rojo en 1944, sino que a diferencia de su hermana se convertiría en la mejor unidad militar del Eje que resistió a los soviéticos en la «Bolsa de Curlandia» hasta el mismo final de la Segunda Guerra Mundial en Mayo de 1945.

Emblema de la 19ª División SS Letona «Lettische II».

Cuando el Tercer Reich liberó Letonia en 1941 durante la «Operación Barbarroja», en lugar de devolver la independencia a la nación que la había perdido tras la invasión de la Unión Soviética en 1940, optó por convertirla en una zona de ocupación sometida al Comisariado de las Tierras del Este (Reichkommissariat Ostland). Solamente después de la derrota del Eje en la Batalla de Stalingrado a inicios de 1943, la administración títere en manos del Directorio Letón dirigido por el Presidente Oskar Dankers y las Waffen-SS lideradas por el Reichsführer Heinrich Himmler, acordaron más autogobierno para el país a cambio de permitir el enrolamiento de miles de voluntarios para luchar contra la amenaza comunista bajo el paraguas de la Legión SS Letona.

La Legión SS Letona, posteriormente rebautizada como 2ª Brigada SS de Voluntarios Letona «Lettsiches SS Freiwilligen Brigade» , pero también conocida como Brigada Letona «Imanta Pulsk», constó de 15.000 efectivos en el momento de su creación durante la primera mitad de 1943. Al mando del general Heinrich Schuldt el organigrama estuvo compuesto por los 1º y 2º Regimientos SS de Granaderos constituidos cada uno por tres batallones de infantería, una compañía de artillería y una compañía anticarro, así como por las 52ª Baterías de Artillería y Artillería Antiaérea, más las 52ª Compañías de Transmisiones, Intendencia y Sanitaria.

Oficialmente el bautismo de fuego de la 2ª Brigada SS de Voluntarios Letona tuvo lugar en el asedio a la ciudad de Leningrado a principios de Mayo de 1943. Como parte del XXXVIII Cuerpo Alemán al mando del general Kurt Herzog, las tropas letonas combatieron a lo largo del verano contra los rusos en las orillas del Río Voljov, concretamente sobre un perímetro entre Udarnik y Poselok que en ocasiones compartieron con las tropas de la División Azul Española. Posteriormente a finales del verano las fuerzas letonas pelearon al este de los suburbios de la metrópoli, conteniendo varios asaltos del Ejército Rojo entre los días 2 y 9 de Septiembre, una acción por la cual los alemanes concedieron a los letones un total de nueve Cruces de Hierro de Primera Clase y 104 Cruces de Hierro de Segunda Clase.

Salvo por algunas escaramuzas sobre Novosokolniki a finales de 1943, hasta el año 1944 la la 2ª Brigada SS de Voluntarios Letona no volvió a ver más acción cuando el 14 de Enero el Ejército Rojo sepultó sus líneas en el Río Voljov abriendo una brecha de 2 kilómetros y embolsando a dos divisiones del XVIII Ejército Alemán en Novgorod. Milagrosamente la unidad protagonizó un feroz contraataque liderado por el general Voldemârs Veisss que liberó a las tropas germanas sitiadas, por lo que rápidamente a lo largo del mes y principios de Febrero las fuerzas alemanas y letonas pudieran escapar recorriendo casi 240 kilómetros hasta refugiarse en la seguridad de la plaza de Ostrov, ubicada en las fortificaciones de la «Línea Panther».

El 16 de Marzo de 1944 el XVIII Ejército Alemán y la 2ª Brigada SS de Voluntarios Letona lanzaron una contraofensiva sobre el Río Velikaya que por el momento ralentizó el avance del Ejército Rojo al noroeste de Rusia. Posteriormente la unidad sería desplegada en la vecina Estonia para tomar partido en la Batalla de Narva, donde junto a tropas estonias y también voluntarios de Escandinavia procedentes de Finlandia y Suecia, rechazaron a los soviéticos causándoles infinidad de bajas en un enfrentamiento a vida a muerte para evitar la propagación comunista en los Países Bálticos.

Con la llegada de la primavera de 1944, la 2ª Brigada SS de Voluntarios Letona fue reconvertida en la 19ª División SS de Granaderos Letona «Lettische II», numerada así debido a que antes había sido creada la 15ª División SS de Granaderos Letona «Lettische I» que fue integrada en el VI Cuerpo SS Letón. Compuesta esta nueva formación por unos 20.000 efectivos y financiada por la Asociación de Amigos de la Legión Letona que proporcionó dinero, incluyendo un donativo de 20.000 reichsmarks entregados por el Reichsführer Heinrich Himmler, se pudo levantar un organigrama con los 42º, 43º y 44º Regimientos SS de Granaderos, el Regimiento SS de Artillería, el Batallón SS de Fusileros y las Compañás SS de Artillería Antiaérea y Cazacarros.

A partir del verano de 1944 la 19ª División SS de Granaderos Letona fue enviada de vuelta a Letonia para contener la invasión del Ejército Rojo, algo que logró con éxito entre el 27 de Julio y el 6 de Agosto repeliendo a los rusos en el Lago Lubâns y la denominada «Posición Cêsis». Similares triunfos obtuvieron los voluntarios letones infligiendo cuantiosas bajas a los invasores en Cesvaine y destruyéndoles algunos tanques con armas anticarro Panzerfaust en el Río Aiviekste. De hecho una de las acciones más sorprendentes la protagonizó el 43º Regimiento SS de Granaderos al mando del general Zanis Butkus que el 9 de Agosto atacó y destruyó a un sorprendido batallón soviético, capturando diez piezas de artillería y un buen puñado de ametralladoras.

Tropas de la 19ª División SS de Granaderos Letona «Lettische II».

Hasta el 26 de Septiembre de 1944 el Ejército Rojo no intentó más operaciones contra la 19ª División SS de Granaderos Letona, cuando ese día desencadenó un violento asalto contra sus posiciones en More y las inmediaciones de la comarca de Siguda, entablándose entonces un sangriento combate cuerpo a cuerpo que se prolongó por espacio de cinco días. Así fue como el 1 de Octubre los 9.000 supervivientes letones huyeron, para luego contener a los rusos una vez en Vidzeme, y definitivamente replegarse a Kurzeme, en cuyas posiciones los veteranos supieron la jornada del 10 que acababan de quedar cercados junto a todo el Grupo de Ejércitos Norte en la llamada «Bolsa de Curlandia».

El sitio de la «Bolsa de Curlandia» fue la mayor prueba para la 19ª División SS de Granaderos Letona que el 15 de Octubre recibió su primer bombardeo intensivo de artillería y una carga de tropas soviéticas que rechazó, exactamente igual en que las jornadas del 17 al 19 conteniendo a nada menos que trece divisiones enemigas cerca de Dzûkste. Al mes siguiente, el 23 de Noviembre, la unidad se enfrentó a sus compatriotas del CXXX Cuerpo Letón compuesto por comunistas letones del Ejército Rojo, siendo en un principio los voluntarios de las Waffen-SS rechazados 3 kilómetros desde Lestene hasta Dzûkste, aunque en esta última posición repelieron a los letones pro-soviéticos y les infligieron infinidad de bajas.

Nuevamente la 19ª División SS de Granaderos Letona fue víctima de una ofensiva por parte del Ejército Rojo en Dzûkste el 27 de Diciembre de 1944, frenando a los soviéticos en seco aquella jornada y la del 28. A las veinticuatro horas, el 29, las tropas letonas de las SS pasaron al contraataque y cayeron sobre la 308ª División de Fusileros Letona adscrita al CXXX Cuerpo Letón, provocándole grandes bajas entre muertos y deserciones sobre el sector de Rumbâs hasta que los soviéticos se vieron obligados a retirarlo de Curlandia. Sorprendentemente el ímpetu de la 19ª División SS de Granaderos Letona no se detuvo porque el 5 de Enero de 1945 reconquistó 3 kilómetros de terreno al Ejército Rojo, antes de pasar a la defensiva en el Lago Zebrus, en cuyas orillas desarticuló un asalto soviético en Marzo.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en Letonia al saberse acerca de la capitulación del Tercer Reich ante los Aliados, el 9 de Mayo de 1945 las fuerzas sitiadas en la «Bolsa de Curlandia» se rindieron a las tropas del Ejército Rojo, incluyendo todas las unidades y efectivos de la 19ª División SS de Granaderos Letona «Lettische II». La mayoría de sus combatientes fueron deportados a los campos de concentración y gulags de Siberia, siendo liberados los supervivientes a partir de 1953, aunque los veteranos que regresaron a casa no tendrían ocasión de ver la independencia de su patria hasta el colapso del comunismo en 1991.

 

Bibliografía:

-Antonio García Palacios, Cruces en la Nieve. La Resistencia Alemana y Letona en Curlandia 1944-45, «Del Primer Ejército Nacional a la Legión Letona», HRM Ediciones (2020), p.100-114
-Carlos Caballero Jurado, David contra Goliat. Voluntarios Letones en la Campaña de Rusia 1941-45, «La Segunda Brigada SS Letona», García Hispán Editor (1989), p.32-35
-Chris Bishop, Divisiones Waffen-SS, «15ª División SS Waffen Grenadier», Libsa (2009), p.158-159