Selección y formación SS

Ser miembro de las SS no fue una tarea fácil durante el período que comprendió la existencia del Tercer Reich desde sus inicios en 1933 hasta su final en 1945. Tanto el proceso de selección como el de formación posterior, exigieron a los candidatos una serie de conocimientos intelectuales y una preparación física rigurosa para acceder a una organización que obtuvo el estatus de cuerpo de élite.

Selección

Inicialmente los antiguos “Cuerpos Libres” o Freikorps fueron el foco de los voluntarios en las nacientes SS de la República de Weimar, así como algunos veteranos de la Primera Guerra Mundial y miembros de las SA. Esta especie de “élite germana” conformada por la generación anterior al surgimiento del Tercer Reich, cambió con la llegada al poder de Adolf Hitler en 1933 porque a partir de entonces las SS se nutrieron básicamente de policías de la Gendarmería y las Juventudes Hitlerianas, hasta que en 1934, tras la purga de las SA en la “Noche de los Cuchillos Largos”, el caladero se centró casi en exclusiva en los jóvenes alemanes en general.

Cadetes de las SS durante su instrucción física.

Aproximadamente de cada cien candidatos a opositar a las SS solamente eran elegidos diez debido a los estrictos requisitos exigidos por la organización. De hecho, nada más presentarse en las oficinas, el aspirante debía de contar con un historial limpio en los ficheros policiales, demostrar un correcto comportamiento político por parte de sus padres, no poseer enfermedades hereditarias y tener un árbol genealógico puramente ario hasta mediados del siglo XVIII. Comprobadas estas cuatro exigencias, la Comisión Racial compuesta por expertos en medicina y eugenesia hacían unas pruebas médicas al candidato que se realizaban de la siguiente manera: se valoraba la forma de la cabeza, el color de los ojos, una altura que debía superar los 1’75 metros y una muy buena constitución física, dándose especial importancia a la adecuada proporción entre las piernas y el tronco, así como también entre las partes inferior y superior de ambas piernas. Finalmente el último examen consistía en una prueba de disciplina durante la cual se formulaban una serie de preguntas al candidato que tenía que responder con serenidad, sin ser demasiado servil, pero tampoco autoritario. Una vez concluidos todos estos exámenes, se pasaba a evaluar el aspecto físico, la pureza racial y la ideología política para definitivamente determinar su incorporación o no a las SS.

Formación

Cuando un candidato a las SS era elegido, solamente obtenía el uniforme negro sin insignias porque todavía no era admitido en la organización. Mientras eso sucedía, el aspirante era instruido duramente a nivel físico e ideológico hasta que en Septiembre era nombrado cadete de las SS, se le entregaban las insignias en el uniforme y también el carnet de afiliado. Tan sólo dos meses más tarde, todos los 9 de Noviembre, coincidiendo con el aniversario del “Putsch de Munich”, los cadetes se convertían en soldados y hacían el juramento de fidelidad a Adolf Hitler, lo que les convertía en miembros de pleno de derecho dentro de la Orden Negra.

Al ser ascendidos a soldados los antiguos candidatos a las SS, los miembros se dedicaban a actividades de ocupación civil y aprendizaje durante el día, mientras que por las noches o los fines de semana asistían a las reuniones y asambleas que organizaba la Allgemeine-SS. Básicamente sus funciones consistían en prestar un servicio obligatorio de jornada completa en el Servicio Nacional del Trabajo (Reichsarbeitsdienst o RAD) para participar en los programas de obras públicas; hasta que una vez finalizada esta labor, los soldados de las SS pasaban a ingresar en el Ejército Alemán (Wehrmacht) durante un período de 2 años.

Escuela Militar de Bad Tölz para cursos especiales de las SS.

Simultáneamente al Servicio Nacional del Trabajo y antes de acceder al Ejército Alemán, los miembros de las SS eran adiestrados militarmente en utilizar todo tipo de armas y en afrontar las situaciones bélicas más difíciles. De hecho cuando superaban su estancia en el Ejército Alemán, los soldados de las SS volvían a la vida civil donde recibían una última instrucción consistente en el adoctrinamiento ideológico sobre la ley y conceptos a saber dentro de la Orden Negra, además del código de honor, la disciplina y el matrimonio. Una vez superado todo este proceso de largos años, a los miembros se les entregaba el puñal de las SS y se le otorgaba el título de veterano de la Orden Negra.

Juramento de las SS:
“Juro lealtad y valor a Adolf Hitler, en calidad de Führer y Canciller del Reich, y le prometo a él y a quienes él designe para tener autoridad sobre mí obediencia hasta la muerte.”

Escuelas “Mannchafthäuser”

Las Escuelas SS o “Mannchafthäuser” fueron creadas en 1935 para aquellos miembros de las SS que no quisieran dedicarse a profesiones civiles y en su lugar prefirieran estudiar una carrera universitaria. Así surgieron una serie de centros de estudio con unas residencias conocidas como “Junkerschulen” que estaban compuestas por grupos de diez a quince estudiantes por vivienda cerca de las zonas de institutos o universidades. Curiosamente y mientras estos cadetes de las SS se preparaban académicamente en sus respectivos campos intelectuales, era obligatorio participar en una serie de actividades extra que incluían deportes de equipo y atletismo, además de un curso especial de dos semanas en invierno que los aspirantes realizaban en la Escuela Militar de Bad Tölz. También durante las vacaciones de verano se organizaban acampadas al aire libre y en plena naturaleza, normalmente acompañadas por largas marchas al norte de Alemania o a la Cordillera de los Alpes, lo que sin duda contribuía a la formación del futuro miembro de las SS tanto a la vida en equipo como a la supervivencia.

Alumnos de las SS.

Hubo hasta un total de veintitrés “Mannchafthäuser” en el Tercer Reich que geográficamente se distribuyeron del siguiente modo: Berlin I, Berlin II, Braunschweig, Brno, Colonia, Danzig, Estrasburgo, Friburgo, Graz, Halle, Hamburgo, Heildelberg, Insbrück, Jena, Kiel, Köningsberg, Leiden, Lublin, Munich, Münster, Praga, Tublinga y Viena. Respecto a las carreras que incluían las “Mannchafthäuser” fueron medicina, derecho, administración pública, ingeniería, arte, ciencia, idiomas extranjeros, entre otras.

Razas

Todos los miembros de las SS eran seleccionados, catalogados y clasificados según su raza aria y procedencia biológica. Siguiendo este patrón, se realizaron una serie de estudios físicos y análisis de los antepasados de cada aspirante, siendo para ello enumeradas hasta un total de ocho ramas del pueblo ario que fueron las siguientes: nórdica, alpina, mediterránea, dinárica, báltica, armenoide, irano-afgana e índica, sin incluir los mestizajes.

Originalmente las SS nacieron como una élite del supuestamente superior pueblo ario germánico que tan sólo incluía a nórdicos y alpinos, aunque pronto con el estallido de la Segunda Guerra Mundial se fueron aceptando otras categorías como los bálticos, dináricos, mediterráneos, etcétera. De hecho cuando a mitad del conflicto la cuestión racial de las SS fue perdiendo cada vez mayor peso en favor de una “cruzada anticomunista”, la Orden Negra acabó por convertirse en un ejército multirracial que dentro de las Waffen-SS incluyó eslavos, árabes, indios, asiáticos orientales e incluso negros africanos. Solamente tuvieron vetado su acceso judíos, polacos y gitanos que jamás llegaron a encuadrar las filas de las SS.

Razas:

Nórdicos: Cabello rubio, ojos azules, estatura elevada, dolicocéfalos y buen físico. Zonas: Alemania, Gran Bretaña, Escandinavia, Dinamarca, norte de Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y la Normandía Francesa.

Mediterráneos: Cabello moreno y espeso, ojos oscuros, estatura media, braquicéfalos y físico normal. Zonas: Italia, España, Francia, Grecia, Portugal, Rumanía, suroeste de Ucrania, Argentina, Chile, Uruguay y algunas zonas de Iberoamérica, Amércica Central y sur de Estados Unidos.

Alpinos: Cabello moreno, ojos claros u oscuros con rasgos asiáticos, estatura baja, braquicéfalos y poco físico. Zonas: Suiza, sur de Alemania, norte de Italia, suroeste de Francia y oeste de Hungría.

Bálticos: Cabello rubio, ojos azules y oblicuos, estatura media, braquicéfalos, físico macizo y pómulos salientes. Zonas: Lituania, Letonia, Estonia, Finlandia, Hungría, norte de Rusia y algunas zonas de Polonia.

Dináricos: Cabello moreno, ojos claros u oscuros, estatura media, braquicéfalos y físico normal: Zonas: Balcanes, Rusia, Bielorrúsia, Ucrania y Bulgaria.

Armenoides: Cabello moreno, ojos claros u oscuros, estatura media, braquicéfalos y físico escaso. Zonas: Siria, Armenia y Georgia.

Irano-Afganos: Cabello moreno, ojos oscuros, estatura media y físico medio. Zonas: Turquía, Irak, Persia, Afganistán y Azerbayán.

Índicos: Cabello moreno, ojos oscuros, estatura media, dolicocéfalos y piel negra. Zonas: India y Pakistán.

 

Bibliografía:

-Robin Lumsden, Historia Secreta de las SS, “Obligaciones y condiciones de servicio”, la Esfera de los Libros (2005), p.96-135
-Editores de Time-Folio-Books, Hitler y el III Reich, las SS, “Capítulo 3 Planes de subversión y conquista”, Time-Folio-Books (2008) p.132-141