Niños SS y las “Nápolas”

Cuando fue fundado el Tercer Reich en 1933, el Reichsführer de las SS, Heinrich Himmler, entendió que debía incrementar su organización con los hombres más selectos entre sus filas. Este proyecto que a largo plazo formaría una generación de arios de raza pura, sentaría su base en los niños, quienes educados a través de las escuelas de adoctrinamiento “Nápolas”, constituirían el futuro del Imperio Alemán.

Las “Nápolas” o “Nationalpolitische Erziehungsanstalte (NPEA)” fueron fundadas en 1933 como centros educativos dedicados a militarizar a los niños, a inculcarles los valores nacionalsocialistas y a prepararlos en todo tipo de actividades enfocadas al servicio público. Tales instalaciones solían ubicarse en lugares junto a la naturaleza como castillos antiguos o monasterios con la finalidad de que los alumnos respirasen aire puro, siendo inauguradas hasta un total de diecinueve escuelas, de las que diecisiete se asentaron en Alemania, una Holanda y otra en la parte de Flandes en Bélgica.

Normalmente los requisitos para acceder a las “Nápolas” era tener entre diez y dieciocho años, aunque como las condiciones de admisión eran tan estrictas, sólo uno de cada cuatro niños obtenían la matrícula de ingreso. Curiosamente los miembros podían ser de todas las condiciones sociales porque si una familia no tenía dinero para pagar los costes, la estancia les salía completamente gratis debido a que el Estado corría con los gastos (precisamente una de las formas de autofinanciación eran las que procedían de donaciones voluntarias). De hecho y como la humildad era uno de los principales valores defendidos por las “Nápolas”, el lema adoptado por la red de colegios fue: “Sé modesto, pero destaca siempre”.

Niños de las “Nápolas”.

Los cursos de las “Nápolas” estaban dirigidos por expertos y profesores que proporcionaban a los estudiantes una enseñanza académica muy completa abarcando la historia, geografía, arte, música, política, matemáticas, biología, física, química e idiomas extranjeros. Simultáneamente se otorgaba mucha importancia a las condiciones físicas del alumno y al “culto al cuerpo” porque se practicaban una amplia gama de deportes que incluían el remo, el boxeo, la equitación, la esgrima, el esquí, el vuelo sin motor, la vela y el fútbol, entre otros. Sin embargo una de las características más destacables de las “Nápolas” era el trabajo que tenían que realizar los niños para comprobar la dureza de la vida laboral, por lo que aquellos que tenían entre seis y ocho años eran convertidos en campesinos durante algunas semanas y destinados como tales a granjas rurales; mientras que los más mayores solían ser trasladados un tiempo a minas o fábricas como obreros. Gracias a todas estas experiencias, junto a los campamentos en la montaña y ritos neopaganos que los jóvenes celebraban los solsticios de verano e invierno, así como a los talleres de valores personales y charlas sobre la identidad racial, los futuros adultos surgidos de las “Nápolas” salían muy preparados para afrontar los retos de la vida.

Otra de las novedades de las “Nápolas” fueron los centros femeninos orientados a la formación académica y militar de niñas y chicas adolescentes. Oficialmente la primera escuela de mujeres en inaugurarse fue la “Nápola” de Achern situada en la zona de Baden, aunque a ésta siguieron otras en Alemania y Austria, de donde se licenciaron jóvenes que posteriormente pasarían a engrosar las filas de la Sección Femenina de las SS.

Adolf Hitler inspecciona a los niños de una “Nápola”.

Finalizados los cursos de las “Nápolas” a los 18 años de edad, el futuro de los antiguos alumnos podía ser muy variado y diverso, aunque la mayoría tenía trabajo garantizado por su alto nivel de preparación física e intelectual. De hecho la mayoría continuaba sirviendo en las SS debido a las excelentes posibilidades laborales y económicas ofrecidas por la Orden Negra, pero también muchos optaban por estudiar una carrera universitaria pagada por el Estado o eran captados directamente por el Ejército Alemán (Wehrmacht), especialmente aquellos que prometían buenos requisitos para los cuadros de mando.

“Nápolas”:
·Alemania: Plön, Ballenstedt, Postdam, Backnang, Köslin, Rottweil, Spandau, Klotzsche, Naumburgo, Neuzelle, Ilfeld, Schulpforte, Stuhm, Wahlstatt, Oranienstein, Achern y Bensburg.
·Holanda: Limburgo.
·Bélgica: Kwatrech.

Grados de los Profesores de las “Nápolas”:
NPEA – Untersturmführer—————Profesor de pruebas
NPEA – Obersturmführer—————-Profesor
NPEA – Hauptsturmführer————–Profesor superior
NPEA – Sturmbannführer—————Subjefe de departamento
NPEA – Obersturmbannführer——–Jefe de departamento
NPEA – Standartenführer—————Vicedirector
NPEA – Oberführer———————–Director
NPEA – Brigadeführer——————-Inspector de escuelas municipales
NPEA – Gruppenführer——————Inspector de escuelas nacionales

 

Bibliografía:

Robin Lumsden, Historia Secreta de las SS, “La generación siguiente”, la Esfera de los Libros (2005), p.249-255
Editores de Time-Folio-Books, Hitler y el III Reich, las SS, “Capítulo 3 Planes de subversión y conquista”, Time-Folio-Books (2008) p.136-137