“Operación Bagration 1944. La Gran Ofensiva de Stalin en el Este” de Antonio Muñoz Lorente

A raíz de la pandemia del Covid-19 que nos ha obligado a permanecer recluidos en casa durante esta primavera de 2020, voy aprovechar para recomendaros una de las últimas obras que he leído y que por falta de tiempo no he tenido ocasión de comentar hasta día de hoy. Hablo de Operación Bagration 1944. La Gran Ofensiva de Stalin en el Este del autor Antonio Muñoz Lorente y publicada por HRM Ediciones en 2019.

Antes de comenzar, me gustaría adelantar que esta obra fue la que representó a HRM Ediciones en el concurso los Premios Gran Capitán a los que tuve ocasión de asistir y que obtuvo el premio a la mejor editorial del año. De hecho yo mismo voté por este libro, pues pese a que tiene algún aspecto negativo que más adelante expondré, creo que estamos ante uno de los mejores trabajos del año y sin duda el mejor sobre la “Operación Bagration” escrito en España.

Lo primero decir que Operación Bagration 1944. La Gran Ofensiva de Stalin en el Este no solo es una obra orientada a la campaña militar en sí como los típicos desplazamientos de tropas, los choques de blindados o las tácticas de la “maskirovka” soviética, por cierto estas últimas muy bien explicadas. También el libro aborda de forma muy detallada todo aquello relacionado de fondo con el aspecto político como los acuerdos pactados en la Conferencia de Teherán que serían decisivos para el desarrollo de la batalla, el nivel de influencia en el Frente Occidental de Normandía y viceversa, las disensiones internas de los Estados Mayores Alemán y Soviético, la visión de futuro de ambos bandos según sus intereses, el grado de contribución a la contienda con datos reales y muy bien documentados, etcétera.

La ofensiva sobre Bielorrusia, que en realidad ocupa más de la mitad del libro, es el principal tema trabajado en esta magnífica obra de Antonio Muñoz Lorente. Básicamente los protagonistas de esta parte del libro son el I Frente Báltico y los I, II y III Frentes Bielorrusos del Ejército Rojo, los cuales son abordados en capítulos individuales por el autor según su zona de operaciones a atacar. Una vez desarrolladas las ofensivas iniciales contra el Grupo de Ejércitos Centro, cuyo papel está muy bien descrito junto a sus dos principales líderes, los mariscales Ernst Busch y Walther Model, la siguiente fase del trabajo se centra en un análisis de lo ocurrido a las bolsas de Vitebsk, Orsha, Mogilev, Borisov, Polotsk y Minsk, desde la maniobra de cerco y el asedio, hasta los intentos de ruptura y aniquilación.

Entre los puntos fuertes del libro están dos de las operaciones anexas a la “Operación Bagration” que se pusieron en marcha nada más producirse la reconquista total de Bielorrusia y la destrucción del Grupo de Ejércitos Centro. Me refiero a la ofensiva de Kovel-Lublin en el corazón de Polonia con la pretensión de alcanzar las orillas del Río Vístula lo más cerca posible de Varsovia, así como la ofensiva de Lvov-Sandomierz lanzada por el I Frente Ucraniano del mariscal Iván Koniev contra el noroeste de Ucrania en la provincia de Galitzia y que poco a poco fue reconquistando el territorio polaco desde el sur. Precisamente esta última operación era donde los alemanes creyeron que tendría lugar el foco de gravedad de la “Operación Bagration” y no en el balcón bielorruso como finalmente ocurrió, lo que hace que este capítulo sea muy interesante.

Entre los aspectos negativos básicamente me voy a referir a que en las 300 páginas del libro se resta espacio a algunos episodios clave de la “Operación Bagration” para meter al final un extenso e innecesario capítulo sobre el Levantamiento de Varsovia, que al fin y el cabo es un suceso aparte (y ya existen infinidad de publicaciones en español sobre el tema). Aunque es verdad que la campaña de Stalin tenía un objetivo político respecto a Polonia, eso ya se deja bien claro al principio del trabajo y en el final de la obra bastaba con haber dedicado un par de hojas de conclusión al “caso polaco” sin necesidad de meterse en la sublevación día a día y calle por calle sobre decenas de páginas. Creo que esto es un error porque se deja de lado otros aspectos de la “Operación Bagration” muy importantes, como por ejemplo la ofensiva post-Vilna hacia el sur de Letonia y el norte de Lituania, que pese a abordarse en el contenido, en comparación con la rebelión de Varsovia está muy poco desarrollada. También hubiese añadido alguna de las muchas gestas heroicas en Bielorrusia, como por ejemplo la conocida y curiosa resistencia de la Legión de Voluntarios Franceses en Bobr que rechazó a los soviéticos y les destruyó una cincuentena de carros.

A pesar de este último párrafo en el que he expuesto alguna cosa negativa del trabajo, he de decir que en general la obra es magnífica, ya no solo por lo poco que hay en nuestro idioma sobre el tema, sino por lo bien documentado que está el libro, la manera de divulgar del autor que hace que la lectura sea amena y comprensible, el análisis comparativo respecto del esfuerzo bélico aliado en el Frente Occidental y sobretodo por lo bien que están explicadas las maniobras de cerco y los embolsamientos sobre todo el balcón bielorruso. En resumen, Operación Bagration 1944. La Gran Ofensiva de Stalin en el Este es uno de los mejores libros sobre el Frente del Este publicados por un autor español.

Rubén Villamor.