Sublevación de Vietnam

 

Con la caída de la Francia de Vichy a finales de 1944 y la proclamación de la Francia Libre del general Charles De Gaulle en la metrópoli, el único territorio leal al Mariscal Philippe Pétain en el mundo fue la Indochina Francesa del Sudeste Asiático. Aliada de Japón en la teoría, en la práctica el territorio buscaba adherirse a la Francia Libre tras el descalabro del Eje, algo que Tokyo ya había previsto con antelación. Por dicha razón y ante el temor de una rebelión gala, Japón buscó el apoyo de los nacionalistas de Vietnam para organizar un golpe de Estado y expulsar a los franceses de Indochina para siempre.

Fuerzas de Vietnam y Japón

Japón desde finales de 1944 y principios de 1945 buscaba sustituir a las autoridades galas de Indochina por una serie de administraciones satélites compuestas por los nacionalistas de Vietnam, Laos y Camboya. Para ello contactó con uno de los grupos independentistas más poderosos, el Partido Independiente Vietnamita y con uno de los representantes más carismáticos, Trang Trong Kim. Tras pactar con sus miembros la futura independencia de su patria, los vietnamitas a cambio prestarían soporte militar a Japón en el golpe de Estado contra los franceses y posteriormente alinearían Vietnam a las potencias del Eje.

Bajo el nombre de “Operación Ma”, Japón diseñó el plan para derrocar a la administración gala de Indochina con sus divisiones estacionadas en las provincias de Tonkín, Annam y Conchinchina. Por ese motivo Tokyo trasladó desde las Filipinas al Ejército Suroriental, cuyas fuerzas se acababan de batir en retirada tras el desembarco de las tropas de Estados Unidos en Leyte, para fusionarse acto seguido con el Ejército Expedicionario de Indochina, dando lugar a continuación al XXXVIII Ejército Imperial Japonés del general Yuichi Tsuchihashi con aproximadamente 65.000 efectivos.

A inicios de 1945 la misión parecía transcurrir sin contratiempos para Japón salvo por un pequeño detalle consistente en el Emperador Bai Dai. Este líder nacional y espiritual de los vietnamitas, quién en aquellos momentos se encontraba custodiado y recluido en su Palacio de Saigón por numerosos soldados franceses, era la única figura capaz de llamar a todo el pueblo vietnamita a las armas contra Francia. Sin él la sublevación estaba condenada al fracaso y por eso los japoneses retrasaron la “Operación Ma” prevista para Febrero por la “Operación Mei” fijada para Marzo. Mientras tanto se encargaron de crear un grupo de comandos vietnamitas, la Unidad Annam, con la finalidad de tomar el Palacio y rescatar al Emperador Bao Dai.

Fuerzas del Eje:
-XXXVIII Ejército Imperial Japonés
-Unidad Annam Vietnamita

Minuciosamente y al más mínimo detalle los nacionalistas vietnamitas prepararon su sublevación. Por ejemplo sólo un mes antes de producirse el golpe de Estado, un grupo de vietnamitas de la Unidad Annam alquilaron un local que aparentaba ser una tienda destinada a la venta de productos marinos, que en realidad albergaba una base de espionaje desde donde se estudiaba la orografía y el número de guarniciones francesas. Otros comandos recopilaron información haciéndose pasar por empleados de comercio, pescadores, sacerdotes o fotógragos, incluso hubo una chica que navegaba en un sampán por los ríos para anotar los movimientos fluviales de los franceses.

Fuerzas de Francia

Nadie imaginaba en la Indochina Francesa que Japón fuese a adelantarse al cambio de bando de los franceses para dejar Vichy y sumarse a los gaullistas. Hasta el último momento los japoneses cooperaron en todo con los galos y jamás sospecha alguna puso en alerta a la administración de Saigón. Incluso para no levantar alarmas entre los nipones las autoridades de Indochina habían reconocido al Gobierno del Mariscal Pétain en el exilio de Sigmaringen, satélite de Alemania.

Víctimas del factor sorpresa, las fuerzas militares en Indochina también se encontraban en inferioridad numérica con unos 50.000 hombres, de los cuales 20.000 eran franceses y 30.000 tropas coloniales indígenas vietnamitas, camboyanas y laosianas. Todos estos efectivos al mando del almirante Jean Decoux se agrupaban en el 9º Regimiento de Infantería Colonial, la Gendarmería Francesa y en los 3º y 4º Regimientos de Tiradores Tonkineses compuestos por nativos de las etnias degar, nùng y jemer. Por último estaba el 5º Regimiento de la Legión Extranjera Francesa integrado por voluntarios de Argelia, Dakar, Isla de Reunión e incluso algunos desertores alemanes y judíos que tuvieron la suerte de no verse afectados por las leyes raciales de Vichy.

Ejército Francés de Indochina:
-3º Regimiento de Tiradores Tonkineses
-4º Regimiento de Tiradores Tonkineses
-9º Regimiento de Infantería Colonial
-5º Regimiento de la Legión Extranjera Francesa
-Gendarmería Francesa

Sublevación de Vietnam

Inesperadamente la noche del 8 al 9 de Marzo de 1945, el embajador japonés de Indochina, Shunichi Matsumoto, presentó un ultimátum al Gobernador de la colonia, el almirante Jean Decoux, exigiéndole que durante las próximas dos horas todas las fuerzas militares de tierra, mar y aire, así como la Gendarmería, la administración y los bancos, fueran puestas bajo control nipón. Lógicamente Decoux se negó a aceptar tal afrenta y al amanecer las divisiones japonesas y los milicianos vietnamitas atacaron simultáneamente todos los intereses estratégicos y militares franceses en Vietnam, Laos y Camboya.

Oficialmente el 9 de Marzo de 1945 estalló la sublevación de Vietnam, también conocida como “sublevación de Bao Dai”. Con relativa facilidad las tropas japonesas ocuparon los cuarteles, aeródromos, muelles y otras instalaciones militares de Indochina en las que apenas los franceses opusieron resistencia. Pocas guarniciones se defendieron y en caso de hacerlo, la mayoría de combatientes galos resultaron muertos o capturados.

Soldados japoneses entrando en Vietnam.

Simultáneamente a las acciones en otras partes de Indochina, la Unidad Annam de los vietnamitas asaltó el Palacio del Emperador Bao Dai en dos ataques: uno desde el exterior de la muralla y otro desde el interior del edificio después de que unos comandos vestidos de turistas se hubiesen infiltrado el día anterior. Con rapidez los vietnamitas dentro del Palacio mataron a varios franceses, se hicieron con las salas y abrieron las puertas de fuera por donde irrumpieron el resto de milicianos. Incapaces de aguantar aquella embestida, los defensores galos se replegaron hasta los barracones del Palacio y el muro que lindaba con el río. Fue entonces cuando otro comando vietnamita navegando en un sampán alcanzó por la retaguardia el muro del Palacio junto al río y cargó contra los franceses por la espalda. La masacre fue absoluta porque hasta el último defensor francés fue exterminado. Acto seguido los soldados vietnamitas acompañados por el comandante japonés Seigo Kaneko se dirigieron al salón del trono y liberaron al Emperador Bao Dai. Nada más toparse con el monarca, Kaneko expresó: La acción del Ejército Imperial Japonés es parte de la lucha por la libertad e independencia de Annam. El largo período de la colonización francesa ahora ha terminado y después de mañana, Annam y los vietnamitas, habrán alcanzado una gloria reluciente. Emocionado por las palabras del nipón Bao Dai dijo: Nunca olvidaré sus palabras. Después de la guerra superaremos nuestros sufrimientos y cooperaremos con nuestro amigo Japón. Hoy es un día memorable para mí.

Liberado el Emperador Bao Dai, todo Vietnam se alzó el armas contra los franceses el 10 de Marzo. El Ejército Francés de Indochina se vio instantáneamente acorralado desde todos los frentes y emprendió la retirada hacia el norte, concretamente a la frontera de la China del Kuomintang para ponerse a salvo. Así lo hizo el destacamento del general Gabriel Sabattier que se unió a las fuerzas chinas de Chiang Kai-Shek o el 5º Regimiento de la Legión Extranjera Francesa liderado por el general Marcel Alessandri que magistralmente condujo a sus 5.700 hombres más de 1.100 kilómetros a pie hasta alcanzar China.

Otras fuerzas que por motivos logísticos o geográficos no pudieron batirse en retirada, se rindieron directamente a los mandos japoneses. Únicamente hubo algunas excepciones como ocurrió en Dong Dang con una compañía de tiradores tonkineses y una batería de artillería que resistieron durante tres días los asaltos de japoneses y nacionalistas vietnamitas hasta ser completamente aniquilados el 11 de Marzo.

Resultado

La derrota francesa durante la sublevación de Vietnam fue la sexta y última capitulación humillante que Francia tuvo que firmar en la Segunda Guerra Mundial (antes ya lo había hecho con Alemania, Italia y Japón en 1940, con Thailandia y Reino Unido en 1941 y ahora con Vietnam en 1945). Aquel fracaso supuso su expulsión de Indochina y a pesar de que retornaría en 1946, las pérdidas sufridas hipotecarían su presencia en forma de la Guerra Indochina (1946-1954), conflicto que Francia terminaría perdiendo hasta el completo abandono de la colonia.

Francia cosechó 2.129 muertos durante la sublevación en Indochina.

Japón y Vietnam apenas encajaron bajas.

Entre las consecuencias posteriores a la sublevación del Emperador Bao Dai, estuvo la independencia que Japón concedió al Imperio del Vietnam, al Reino de Laos y al Reino de Camboya, tres países que inmediatamente se adhirieron a las potencias del Eje hasta su derrota en la Segunda Guerra Mundial. Precisamente el simple hecho de existencia del Imperio de Vietnam como estado satélite de Japón, entabló una problemática competencia con los comunistas del Vietminh encarnados en la República del Norte de Vietnam. Por dicha razón al consumarse la rebelión de Bao Dai en Marzo de 1945, los dos puntos de vista del nacionalismo vietnamita chocaron en una lucha de intereses que se prolongaría hasta la conclusión de la Guerra de Vietnam en 1975 y varios millones de muertos en casi tres décadas.

 

Bibliografía:

Joyce Lebra, Japanese Trained Armies in South East Asia, “Volunteer Armies in Malaya, Sumatra, Indochina, Borneo and the Philippines”, Iseas Publishing, (2010), p.139

Vu Ngu Chieu, Journal of Asian Studies 45. The Other Side of the 1945 Vietnamese Revolution: The Empire of Viet-Nam (March-August 1945), “Japan’s New Indochina”, Association for Asian Studies, (1986), p.295
http://en.wikipedia.org/wiki/Japanese_coup_detat_in_French_Indochina