Segunda Batalla de Sirte

Después de la Primera Batalla de Sirte que acabó con una derrota naval del Reino Unido frente a la Italia Fascista en Diciembre de 1941, se repetiría un enfrentamiento similar y en el mismo lugar en Marzo de 1942. Se trató de la Segunda Batalla de Sirte que al igual que en el duelo anterior terminaría en un nuevo revés para los intereses del Imperio Británico en el teatro bélico del Mar Mediterráneo.

Plan del Reino Unido

Como consecuencia del insoportable asedio al que estaba sometida la Isla de Malta, la Flota Real Británica del Mediterráneo (Royal Mediterranean Fleet) se vio en la necesidad de abastecer a su dominio insular y enviar suministros desde el Norte de África. Así fue como a principios de Marzo de 1942 zarpó un primer convoy desde Alejandría al mando del vicealmirante Philip Vian y conformado por los cuatro cruceros HMS Carlisle, HMS Euryalus, HMS Dido y HMS Cleopatra, los diez destructores HMS Jervis, HMS Kipling, HMS Kingston, HMS Legion, HMS Zulu, HMS Hasty, HMS Sikh, HMS Lively, HMS Hero y HMS Havock, y los cuatro cargueros SS Clan Campbell, SS Breconshire, SS Pampas y SS Talabot que transportaban 25.000 toneladas de alimentos, combustible y municiones. Simultáneamente algunos días antes, partió de Tobruk en Libia una segunda escuadra de reconocimiento con los dos cruceros HMS Penelope y HMS Naiad, los seis destructores HMS Southwold, HMS Beaufort, HMS Dulverton, HMS Hurworth, HMS Avon Vale, y HMS Eridge, y los tres submarinos HMS Unbeaten, HMS Upholder y HMS P-34.

Reino Unido desplegó un total de 30 navíos entre 6 cruceros, 17 destructores, 3 submarinos y 4 cargueros.

Marina Real Británica del Mediterráneo:
-6 Cruceros: HMS Carlisle, HMS Euryalus, HMS Dido, HMS Cleopatra HMS Penelope y HMS Naiad.
-17 Destructores: HMS Southwold, HMS Beaufort, HMS Dulverton, HMS Hurworth, HMS Avon Vale, HMS Eridge, HMS Jervis, HMS Kipling, HMS Kelvin, HMS Kingston, HMS Hasty, HMS Havock, HMS Hero, HMS Lively, HMS Sikh, HMS Zulu y HMS Legion.
-3 Submarinos: HMS Unbeaten, HMS Upholder y P-34.
-4 Cargueros: SS Clan Campbell, SS Breconshire, SS Pampas y SS Talabot

Plan del Eje

El Reino de Italia descubrió a través del espionaje en el Norte de África que la Marina Real Británica enviaría una serie de convoyes para abastecer a la sitiada Isla de Malta. A sabiendas de esta información, el almirante Angelo Iachino movilizó a la 2ª División de Cruceros al mando del contraalmirante Angelo Parona que incluía al acorazado Littorio, los tres cruceros Gorizia, Trento y Giovanni dalle Bandere Nere, más los diez destructores Alfredo Oriani, Ascari, Aviere, Geniere, Grecale, Scirocco, Alpino, Bersagliere, Fuciliere y Lanciere.

Alemania también participaría en la misión porque entre la Isla de Creta y la Isla de Cerdeña fueron desplegado el II Cuerpo Aéreo (II Fliegerkorps) recién venido desde la Unión Soviética con cazas Messerschmitt Bf 109, bombarderos en picado Stuka, cazabombarderos Messerschmitt Bf 110 y bombarderos Junkers Ju 88. A estas unidades había que añadir algunos sumergibles en medio de la ruta hacia los convoyes, como por ejemplo el submarino U-565 liderado por el capitán Johann Jebsen.

Fuerzas del Eje:
.1 Acorazado italiano: Littorio.
.3 Cruceros italianos: Gorizia, Trento y Giovanni dalle Bandere Nere.
.10 Destructores italianos: Alfredo Oriani, Ascari, Aviere, Geniere, Grecale, Scirocco, Alpino, Bersagliere, Fuciliere y Lanciere.
.1 Submarino alemán: U-565.

Hundimiento del crcuero HMS Naiad

El 11 de Marzo de 1942, los dos cruceros británicos HMS Naiad y HMS Penelope, junto a seis destructores de escolta de la Flota Real Británica del Mediterráneo, se hallaban navegando cerca de la línea divisoria entre el norte de Egipto y Libia, aproximadamente a la altura de Sidi Barrini, con la misión de alcanzar la Isla de Malta y patrullar las aguas del Canal de Sicilia. El objetivo de esta escuadra era comprobar la capacidad de reacción del Eje y saber si sería posible enviar un convoy de abastecimiento de mayores dimensiones procedente de Alejandría.

Inesperadamente a mitad de la jornada del 11 de Marzo, el submarino alemán U-565 del capitán Johann Jebsen, avistó desde su periscopio al crucero HMS Naiad comandado por el capitán Guy Grantham. Sin dudarlo un instante y a una distancia prudencial, el sumergible disparó una salva de varios torpedos que impactaron bajo la línea de flotación de la nave, haciendo que el HMS Naiad se hundiera en medio del agua, pereciendo 84 marineros británicos, pero por suerte sobreviviendo 582 que fueron rescatados por los destructores y llevados a las costas de África.

A pesar del trágico destino del crucero HMS Naiad, el almirante Andrew Cunningham que con base en Alejandría lideraba a la Flota Real Británica del Mediterráneo, ordenó al vicealmirante Philip Vian que se preparase para escoltar el convoy hacia Malta. Así fue como al alba del 20 de Marzo de 1942, un total de dieciocho navíos entre los que estaban los cuatro cruceros HMS Carlisle, HMS Euryalus, HMS Dido y HMS Cleopatra, diez destructores y cuatro cargueros con soldados y armamento, salieron de Egipto para navegar hacia el corazón mismo del Mar Mediterráneo.

Batalla del Cabo Sirte

El 22 de Marzo de 1942, la escuadra de la Marina Real Italia (Regia Marina) que navegaba cerca de Libia a 28 nudos avistó a no mucha distancia del Cabo Sirte en las costas de Tripolitania, a nada menos que los cuatro cruceros ingleses que componían la formación de la Flota Real Británica del Mediterráneo al frente del vicealmirante Philip Vian. Nada más hacer aquel descubrimiento, un emocionado almirante Angelo Iachino transmitió al Estado Mayor de la Armada (Supermarina) el siguiente mensaje: “Nuestras fuerzas navales han hallado, hoy 22 de Marzo de 1942, a una fuerza adversaria desprovista de protección aérea y toda cooperación aeronaval”.

Batería antiaérea con su dotación a bordo del crucero inglés HMS Cleopatra y la cortina de humo al fondo tendida por el crucero HMS Eurylaus.

En cuanto los buques del convoy del vicealmirante Philip Vian se percataron de que habían sido avistados por la escuadra italiana, en seguida los tres cruceros HMS Euryalus, HMS Dido, HMS Cleopatra y HMS Penelope se lanzaron al ataque, mientras el HMS Carlisle erigía una cortina de humo para proteger a los cuatro cargueros con las tropas y los suministros a bordo. Sin embargo y pese a esta medida de seguridad, a las 14:35 horas los italianos fueron los primeros en disparar a una distancia de 21.000 metros con sus cañones de 205 milímetros, siendo inmediatamente respondidos por los ingleses con sus piezas de 133 milímetros. Curiosamente y durante las siguiente dos horas ambos bandos se lanzarían hasta un un total de 1.500 proyectiles de gran calibre sin hacer impacto en el contrario.

A las 16:43 horas se levantó un repentino viento de barlovento racheado que obligó a corregir el tiro tanto a los británicos como a los italianos hasta que finalmente la ventaja se decantó del lado de los latinos porque el crucero inglés HMS Cleopatra fue alcanzado por un proyectil en el puente que causó 20 bajas entre 15 muertos y 5 heridos. A los pocos minutos, en cuanto los destructores atacaron al acorazado Littorio a una distancia de 5.500 metros disparando varias andanadas de torpedos que erraron en el blanco, las naves italianas impactaron y dañaron gravemente a los HMS Havock, HMS Lively y HMS Kingston, provocándoles 39 muertos entre el personal de marinería. A raíz de aquel revés y viendo que la noche se le echaba encima, el vicealmirante Philip Vian comprendió que había sido derrotado y ordenó la retirada a las 18:51 horas.

Tormenta y Raids sobre Malta

Durante la noche del 22 al 23 de Marzo de 1942, la Flota Real Británica del Mediterráneo emprendió la huida hacia la Isla de Malta, al mismo tiempo en que la Marina Real Italiana hacia lo propio hacia el sur de Italia. Lamentablemente una terrible tormenta con olas colosales y vientos huracanados se desató en aquel instante sobre el agua, haciendo que las naves llegasen a inclinarse en diagonal. El violento oleaje fue el responsable de que el destructor italiano Scirocco fuese tragado y se hundiera, exactamente igual que le sucedió al destructor Lanciere que volcó hasta irse pique, pereciendo en ambos barcos 470 marineros ahogados (solo se registrarían diecinueve supervivientes, entre estos diecisiete del Lanciere y dos del Scirocco).

Crucero italiano Gorizia abriendo fuego contra la flota británica en la Segunda Batalla de Sirte.

Al amanecer del 23 de Marzo de 1942, el turno de sufrir una tragedia fue de la escuadra del vicealmirante Philip Vian cuando el II Cuerpo Aéreo Alemán localizó al convoy y movilizó a oleadas de bombarderos en picado Stukas. Las primeras víctimas de las bombas fueron los cargueros SS Talabot y SS Pampas que fueron hundidos con relativa facilidad, de manera similar al mercante SS Breconshire que a 8 millas náuticas del puerto de La Valetta tuvo que embarrancar tras recibir un impacto y posteriormente ser rematado por otro Stuka que lo echó a pique cerca de Marsa Scirocco. Algo más lejos, el carguero SS Clan Campbell fue hundido a 50 millas náuticas de la costa con 6 muertos a bordo, mientras que el destructor HMS Southwold colisionó con una mina submarina italiana y también se hundió con 6 marineros fallecidos.

Resultado

Al igual que había sucedido con la Primera Batalla de Sirte en Diciembre de 1941, la Segunda Batalla de Sirte en Marzo de 1942 también acabó en una nueva victoria para la Italia Fascista en el Mar Mediterráneo. Gracias a este éxito de la Marina Real Italiana, no solo se infligieron algunas pérdidas significativas a la Marina Real Británica, sino que además de las 25.000 toneladas previstas para entregar a la sitiada Isla de Malta, solo se enviaron 5.000 (la mayoría recuperadas de los pecios bajo el agua), a todas luces insuficientes para que la guarnición soportase a largo plazo el asedio de las potencias del Eje.

La Marina Real Británica sufrió el hundimiento de 6 navíos entre 1 crucero (HMS Naiad), 1 destructor (HMS Southwold) y 4 cargueros (SS Clan Campbell, SS Breconshire, SS Pampas y SS Talabot), así como 128 marineros muertos.

La Marina Real Italiana sufrió el hundimiento de 2 destructores (Lanciere y Scirocco) y 470 marineros muertos.

La Segunda Batalla de Sirte volvió a confirmar que la Marina Real Italiana dominaba el Mar Mediterráneo en 1942, tal y como se había demostrado anteriormente en la Primera Batalla de Sire o en el raid de la Xª Flotilla MAS a Alejandría. A raíz de este triunfo, las potencias del Eje serían durante un tiempo más o menos largo las naciones hegemónicas en las costas del Norte de África y por ende del “Marenostrum”.

 

Bibliografía:

-Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo, “La Segunda Batalla de la Sirte”, Editorial Juventud (2005), p.356-368
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial, “La dura guerra de los convoyes y las dos batallas de Sirte”, S.A.R.P.E. (1978), p.725-729
-http://en.wikipedia.org/wiki/Second_Battle_of_Sirte