Segunda Batalla de Sirte

 

A finales de 1941 había tenido lugar la Primera Batalla de Sirte entre las flotas de superficie de Reino Unido e Italia. Saldada con una victoria italiana, los británicos decidieron hacer un segundo intento en Marzo de 1942 con el fin de llevar un convoy desde Alejandría a Malta. Sin embargo no sabían que el resultado sería el mismo, pues otro desastre se les avecinaba.

Fuerzas Aliadas

Malta se encontraba ante un asedio naval sin precedentes desde que la Marina Británica del Mar Mediterráneo (Royal Mediterranean Fleet), estuviera fuera de combate desde finales de 1941 con el hundimiento de todos los portaaviones, acorazados y una parte de los cruceros británicos en el “Marenostrum”.

Dentro de esa situación la Marina Británica (Royal Navy), se vió en la obligación de abastecer a Malta con un convoy, a pesar de que aquello supusiera atravesar el peligroso Canal de Sicilia y toda la costa del Norte de África dominada por el Eje.

Dos grupos de convoyes partieron hacia Malta a mediados de Marzo de 1942. El primero despachado desde Alejandría lo formaban los cuatro cruceros HMS Carlisle, HMS Euryalus, HMS Dido y HMS Cleopatra con diez destructores y los cuatro cargueros SS Clan Campbell, SS Breconshire, SS Pampas y SS Talabot que transportaban 25.000 toneladas de alimentos, combustible y municiones para la cercada isla. De Tobruk partió una fuerza naval dedicada a barrer a todos los posibles buques italianos menores del Mediterráneo que la conformaban los dos cruceros HMS Penelope y HMS Naiad junto a seis destructores y los tres submarinos HMS Unbeaten, HMS Upholder y P-34.

Royal Navy:
6 Cruceros: HMS Carlisle, HMS Euryalus, HMS Dido, HMS Cleopatra HMS Penelope y HMS Naiad.
17 Destructores: HMS Southwold, HMS Beaufort, HMS Dulverton, HMS Hurworth, HMS Avon Vale, HMS Eridge, HMS Jervis, HMS Kipling, HMS Kelvin, HMS Kingston, HMS Hasty, HMS Havock, HMS Hero, HMS Lively, HMS Sikh, HMS Zulu y HMS Legion.
3 Submarinos: HMS Unbeaten, HMS Upholder y P-34.
4 Cargueros: SS Clan Campbell, SS Breconshire, SS Pampas y SS Talabot
TOTAL = 30 Navíos

Fuerzas del Eje

Italia tuvo conocimiento de la operación británica para abastecer Malta desde el principio. Aprovechando su clara superioridad en el Mediterráneo y por primera vez la incorporación de telémetros en los navíos que les permitían adaptarse a los radares ingleses en ocasiones, el almirante Angelo Iachino de la flota italiana (Regia Marina), podía sentirse por una vez seguro de salir a la mar.

La Regia Marina se dividió en dos grupos al igual que los británicos. El Grupo de Iachino lo conformaba el buque insignia y acorazado Littorio con seis destructores. Mientras que la 2ª División de Cruceros comandada por el contraalmirante Angelo Parona la encuadraban los tres cruceros Gorizia, Trento y Bande Nere y cuatro destructores.

Independientemente de esta fuerza, patrullaba desde hacía semanas en el Canal de Sicilia un submarino alemán llamado U-565 de la marina alemana (Kriegsmarine), que jugaría un importante papel en esta empresa.

Como refuerzo al Mar Mediterráneo, Adolf Hitler ordenó retirar al II Cuerpo Aéreo de Rusia (II Fliegerkorps) para llevarlo a ese nuevo teatro. Esta asombrosa fuerza aérea tenía un total de 325 aviones entre los que se encontraban cazas Messerschmitt Bf 109, bombarderos en picado Stukas, cazabombarderos Messerschmitt Bf 110 y bombarderos Junkers Ju 88. El despliegue estratégico del II Fliegerkors se hizo desde Cerdeña hasta Creta, justo en las principales rutas de convoyes británicos.

Regia Marina y Kriegsmarine:
1 Acorazado italiano: Littorio.
3 Cruceros italianos: Gorizia, Trento y Bande Nere.
10 Destructores italianos: Alfredo Oriani, Ascari, Aviere, Geniere, Grecale, Scirocco, Alpino, Bersagliere, Fuciliere y Lanciere.
1 Submarino alemán: U-565.
TOTAL = 14 Navíos

Luftwaffe:
325 Aviones alemanes.

Hundimiento del crcuero HMS Naiad

A mediados de Marzo de 1942, salieron de Tobruk los cruceros HMS Naiad y HMS Penelope para patrullar las aguas entre Libia y Sicilia, con la única misión de despejar el camino al convoy que tenía que venir de Alejandría.

El 11 de Marzo, el submarino alemán U-565 localizó a los cruceros y lanzó varios torpedos. Uno de los artefactos impactó en el HMS Naiad que mortalmente herido acabó por hundirse. Un total de 77 marineros murieron en el acto, aunque el resto logró salvarse.

Sin poder contar con uno de los cruceros previstos, al alba del 20 de Marzo, cuando las aguas se consideraron seguras, zarpó el resto del convoy desde Alejandría con un mal presagio.

Batalla del Cabo Sirte

Navegando a 28 nudos, la Regia Marina que había zarpado desde Italia, localizó el 22 de Marzo de 1942 a la Royal Navy cerca del Cabo Sirte. Iachino sorprendido por el descubrimiento transmitió un mensaje histórico: “Nuestras fuerzas navales se hallaron el 22 de Marzo de 1942 frente a una fuerza adversaria desprovista de protección aérea y toda cooperación aeronaval”.

Habiéndose enterado los británicos también de la presencia de la Regia Marina, rápidamente los cruceros HMS Euryalus, HMS Dido, HMS Cleopatra y HMS Penelope se lanzaron al ataque, mientras que el HMS Carlisle abrió una cortina de humo para proteger a los cuatro cargueros del convoy.

Batería antiaérea con su dotación del crucero inglés HMS Cleopatra y cortina de humo al fondo del crucero HMS Eurylaus.

Los italianos fueron los primeros en disparar a las 14:35 horas desde 21.000 metros de distancia con cañones de 205 milímetros; los británicos respondieron inmediatamente desde los 19.000 metros con sus piezas de 133 milímetros. Lo sorprendente es que durante las siguientes dos horas ningún bando acertaría al otro, llegándose a efectuar hasta 1.500 disparos de cañones por ambas partes.

Gracias al viento de barlovento, los modernos navíos aprovecharon esta ráfaga como si de barcos antiguos de vela se trataran, y dando vueltas casi en círculos a partir de las 16:43, se persiguieron como el gato y el ratón hasta que el tiro empezó a ser corregido. El crucero británico HMS Cleopatra fue el primero en ser alcanzado por un proyectil en el puente que mató a 15 hombres e hirió a cinco más. Daños graves sufrieron los destructores HMS Havock, HMS Lively y HMS Kingston cuando intentaron lanzar sus torpedos a 5.500 metros de distancia sin éxito contra el Littorio, pues los cinco artefactos debido al fuerte oleaje se perdieron. Aquel encuentro dejó 39 muertos para los ingleses.

Viendo que la noche caía y que los británicos con radar verían en la oscuridad, el almirante Iachino ordenó a las 18:51 dar media vuelta hacia Italia para que la aviaión se encargara de los buques británicos al día siguiente.

Tormenta

Durante la noche del 22 al 23 en que la flota italiana se retiraba hacia Italia, navegó por dentro de una tormenta climática colosal en la cual las olas pasaban por encima de las cubiertas de los barcos y estos se tambaleaban hasta colocarse en diagonal sobre el agua por culpa de unos vientos huracanados.

La terrible tormenta se cobró sus víctimas. El destructor Scirocco fue el primero en hundirse, después de sumergirse parte del navío hasta ser tragado por una gigantesca ola. Al amanecer, cuando la tormenta amainaba, las olas habían chocado tan fuerte contra los portillos del destructor Lanciere, que acabó por hundirse.

Entre los dos destructores bajados al abismo, 470 marineros perecieron. El resto se quedaron a la deriva varios días en balsas y botes hasta que fueron rescatados. Habría un total de 19 supervivientes, de los cuales 16 eran del Lanciere y dos del Scirocco.

Persecución hacia Malta

Amanecido el 23 de Marzo de 1942, el turno de mala suerte llegaría para los británicos en retirada hacia Malta tras la trágica tormenta climática vivida por los italianos. Aunque esta nueva tormenta no sería de lluvia, sino de los aviones de la Luftwaffe.

Crucero italiano Gorizia abriendo fuego contra la flota británica en Sirte.

Por la mañana aparecieron varios puñados de aviones Stukas alemanes que atacaron en picado a los barcos británicos. Las primeras víctimas de hundimiento fueron los cargueros SS Talabot y SS Pampas. No mucho más tarde, cuando el carguero SS Breconshire estaba a 8 millas del puerto de La Valetta, un Stuka lo inutilizó y tuvo que embarrancar cerca de la costa, hasta que víno un segundo Stuka que lo remató y hundió junto a Marsa Scirocco. El carguero SS Clan Campbell fue el último carguero en ser hundido a 50 millas de Malta sufriendo 6 muertos. Finalmente uno de los destructores, el HMS Southwold, cuando se disponía a entrar en la isla tocó una mina marina italiana que sin remedio acabó por hundirle, habiendo 6 muertos y salvándose el resto.

Al final del día el resto de la flota británica amarró en Malta, dándose por concluida la Segunda Batalla de Sirte.

Resultado

Una vez más, la pesadilla del Cabo Sirte volvía a repetirse para Reino Unido.

Gran Bretaña durante el enfrentamiento sufrió pérdidas irreparables. Resultaron hundidos el crucero HMS Naiad, el destructor HMS Southwold y los cuatro cargueros SS Talabot, SS Pampas, SS Clan Campbell y SS Breconshire. Dañados quedaron los tres destructores HMS Havock, HMS Lively y HMS Kingston, más el crucero HMS Cleopatra. Hubo un total de 128 muertos. De las 25.000 toneladas previstas, sólo pudieron entregarse 5.000 a Malta (recuperadas de los pecios bajo el agua), por lo que el desabestecimiento sufrido no pudo ser subsanado.

Italia tampoco salió tan bien parada como en la anterior batalla por Sirte, ya que a pesar de que los italianos ganaron el encuentro y no fueron tocados por los británicos, los dos destructores Laciere y Scirocco acabaron hundidos a causa de una tormenta con 470 muertos en la acción.

La Segunda Batalla de Sirte volvió a confirmar lo que ya se sabía en 1942: la presencia naval definitiva de Italia en el Mediterráneo y el declive británico en todos los mares del globo terráqueo.

Pérdidas de Gran Bretaña:
1 Crucero hundido.
1 Destructor hundido.
4 Cargueros hundidos.
1 Crucero dañado.
3 Destructores dañados.
128 Marineros muertos.

Pérdidas de Italia:
2 Destructores hundidos.
470 Marineros muertos.

 

Bibliografía:

Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo. “La Segunda Batalla de la Sirte”, Editorial Juventud (2005), p.356-368

Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “La dura guerra de los convoyes y las dos batallas de Sirte”, S.A.R.P.E. (1978), p.725-729
http://en.wikipedia.org/wiki/Second_Battle_of_Sirte