Primera Batalla de Sirte

Durante la Segunda Guerra Mundial fueron bastante escasos los enfrentamientos más o menos equilibrados entre la Marina Real Británica y la Marina Real Italiana. Entre los choques más conocidos de este tipo, estuvo frente a las costas de Libia la Primera Batalla de Sirte, donde la Italia Fascista arrebató brevemente al Reino Unido la iniciativa en la campaña del Mar Mediterráneo.

Plan de Italia

Después de la retirada del Afrika Korps de Egipto y Cirenaica tras la “Operación Crusader” lanzada por los Aliados a finales de 1941, el general Erwin Rommel que se había refugiado con sus fuerzas ítalo-germanas en Tripolitania se preparó para asestar una contraofensiva en Libia. Así fue como ante esta necesidad de refuerzos, el almirante Angelo Iachino era comandante supremo de la Marina Real Italiana (Regia Marina), movilizó a una escuadra bautizada como “Convoy M42” que el 16 de Diciembre zarpó del puerto de Nápoles.

Acorazado italiano Caio Dulio.

Bajo el nombre de “Operación M42”, la Marina Real Italiana reunió a un total de 32 navíos entre los que había 4 acorazados, 5 cruceros, 18 destructores, 1 torpedero y 4 cargueros. Se trataba del grueso procedente de Nápoles al mando del vicealmirante Raffaele de Courten con el acorazado Duilio, los tres cruceros pesados Aosta, Attendolo y Montecuccoli, y los tres destructores Ascari, Aivere, Camicie Nera; a los que tras cruzar el Estrecho de Messina por Sicilia se les unió una segunda escuadra liderada por el vicealmirante Angelo Parona con los tres acorazados Littorio, Cesare y Doria, los dos cruceros pesados Gorizia y Trento, los quince destructores Vicenzo Gioberti, Alfredo Oriani, Maestrale, Carabineri, Bersagliere, Alpino, Fucilieri, Granatiere, Antoniotto Usodimare, Saetta, Antonio da Noli, Ugolino, Vivaldi, Lanzerotto, Nicolò Zeno y Emanuele Passagno, el torpedero Pegasso, y los cuatro cargueros Pisami, Monteginervo y Napoli y Ankara (este último alemán).

Convoy M42:
-4 Acorazados: Caio Dulio, Littorio, Andrea Doria y Giulio Cesare.
-5 Cruceros de Guerra: Duca d’Aosta, Attendolo, Montecuccoli, Gorizia y Trento.
-18 Destructores: Ascari, Aivere, Camicie Nera, Vicenzo Gioberti, Alfredo Oriani, Maestrale, Carabineri, Bersagliere, Alpino, Fucilieri, Granatiere, Antoniotto Usodimare, Saetta, Antonio da Noli, Ugolino, Vivaldi, Lanzerotto, Nicolò Zeno y Emanuele Passagno.
-1 Torpedero: Pegaso.
-4Cargueros: Pisami, Monteginervo, Napoli y Ankara.

Plan de los Aliados

A mediados de Diciembre de 1941, la jornada del 16, el espionaje “Ultra” del Reino Unido descubrió mediante su equipo de decodificación al “Convoy M42” nada más dejar atrás el puerto de Nápoles. La información quedó corroborada cuando al día siguiente, el 17, un avión de reconocimiento de la Marina Real Británica del Mediterráneo (British Mediterranean Fleet) procedente de Sidi Barrani en Egipto, alertó del avistamiento de la escuadra enemiga navegando entre el sur de Sicilia y el norte de la Isla de Malta, por lo que inmediatamente el almirante Andrew Cunningham movilizó a la Fuerza K.

La Fuerza K del vicealmirante Philip Vian estaba compuesta por 21 navíos entre 6 cruceros, 14 destructores y 1 carguero. Básicamente se trató de los 3 cruceros pesados HMS Neptune, HMS Aurora y HMS Penelope, los 3 cruceros ligeros HMS Naiad, HMS Euryalus y HMS Carlise, y los catorce HMS Jervis, HMS Kimerley, HMS Kingston, HMS Kipling, HMS Havock, HMS Hasty, HMS Decoy, HMS Jaguar, HMS Kandahar, HMS Lance, HMS Lively, HMS Sikh, HMS Maori, HMS Legion, el australiano HMAS Nizam y el holandés Isaac Sweers, así como actuando de apoyo el carguero SS Breconshire.

Fuerza K:
-6 Cruceros: HMS Neptune, HMS Aurora, HMS Penelope, HMS Naiad, HMS Euryalus y HMS Carlisle.
-14 Destructores: HMS Jervis, HMS Kimerley, HMS Kingston, HMS Kipling, HMS Havock, HMS Hasty, HMS Decoy, HMS Jaguar, HMS Kandahar, HMS Lance, HMS Lively, HMS Sikh, HMS Maori, HMS Legion, HMAS Nizam e Isaac Sweers,
-1 Mercante: SS Breconshire.

Batalla de Sirte

A las 17:40 horas del 17 de Diciembre de 1941, el Convoy M42 avistó a la Fuerza K a tan solo 29 kilómetros de distancia cuando se dirigía a Trípoli navegando en las proximidades del Cabo Sirte en Libia. Como los italianos contaron con la ventaja de ser los primeros en observar a la escuadra británica, inmediatamente los cuatro acorazados Littorio, Caio Dulio, Andrea Doria y Giulio Cesare abrieron fuego contra los cruceros, los cuales efectuaron maniobras evasivas hasta que entraron en acción los cruceros y destructores. Así fue como el crucero Goritzia impactó contra el destructor HMS Kipling matando a un marinero, al mismo tiempo en que el destructor latino Maestrale provocaba daños en el destructor australiano HMAS Nizam.

El choque inicial de la Batalla de Sirte duró solo 10 minutos porque la Fuerza K al verse superada en número y calibre por los acorazados del Convoy M42, tuvo que virar a las 17:50 hacia el norte y huir levantando una cortina de humo. Los italianos continuaron con su viaje hacia Trípoli sin ser molestados, por lo menos hasta que al caer la noche, el vicealmirante Philip Vian que sabía contaba con la ventaja del radar (los italianos carecían), se arrepintió de su decisión de haber escapado y volvió a torcer el rumbo hacia el sur para dar caza al Convoy M42 que en plena noche estaría a ciegas (realmente se buscaba repetir una victoria como la Batalla del Cabo Matapán donde gracias a los radares nocturnos se hundieron tres cruceros enemigos).

Acorazados italiano Littorio.

A pesar de que la táctica del vicealmirante Philip Vian contaba con altas posibilidades de destrozar al Convoy M42, los que no sabían los británicos era que justo delante de Tripolitania existían una serie de campos de minas que protegían la ruta hacia Trípoli. Así fue como de repente la noche del 17 al 18 de Diciembre de 1941, la detonación de un artefacto marino detonó en el crucero pesado HMS Neptune, el cual no tuvo más remedio que dar marcha atrás con el giro de las hélices para chocar con una segunda mina y luego una tercera que le provocaron daños muy graves y le dejaron a la deriva. Inmediatamente el crucero HMS Aurora intentó remolcarle, pero también colisionó con otro artefacto subacuático que mató a 100 marineros, exactamente igual que les sucedió al crucero HMS Penelope y al destructor HMS Kipling que encajaron averías serias. Mucho peor fue el destino del destructor HMS Kandahar porque a la salida del campo minado rozó uno de las minas y quedó envuelto por una explosión de fuego que incendió el barco y lo hundió, falleciendo 73 marineros.

Como rescatar al crucero HMS Neptune sin comprometer a la Fuerza K era muy arriesgado porque al amanecer haría acto de presencia el grueso de la Marina Real Italiana, el vicealmirante Philip Vian ordenó al resto de los cruceros y destructores emprender el viaje de regreso a la Isla de Malta. Una vez los británicos se hubieron marchado, el crucero HMS Neptune volcó y se hundió con 767 marineros que perdieron la vida, quedando 30 supervivientes en el agua, de los cuales 29 fallecieron de hambre y sed, siendo únicamente rescatado un solitario náufrago al cabo de unos días por una patrullera italiana que lo envió como prisionero a Trípoli.

Resultado

Al amanecer del 18 de Diciembre de 1941, la Fuerza K entró en el puerto de La Valetta de Isla de Malta, habiendo encajado una grave derrota que causó consternación en los mandos de la Marina Británica del Mediterráneo, especialmente en el almirante Andrew Cunningham que siempre había salido victorioso contra Italia. Contrariamente esa misma mañana, el Convoy M42 amarró en el puerto de Trípoli, facilitando al Afrika Korps los suministros vitales con los que pasar a la contraofensiva en el Norte de África.

El Reino Unido sufrió el hundimiento de 2 navíos entre 1 crucero pesado (HMS Neptune) y 1 destructor (HMS Kandahar), así como 3 buques dañados entre 2 cruceros (HMS Aurora y HMS Penelope) y 1 destructor (HMS Kipling), además de registrarse 900 marineros muertos.

Italia no sufrió ninguna baja.

La Batalla de Sirte frente a las costas de Libia fue uno de los muchos reveses encajados por la Marina Real Británica aquel Diciembre de 1941. Anteriormente ya habían sido hundidos a manos de Japón los acorazados HMS Repulse y HMS Prince of Wales durante la Batalla del Solfo de Siam, así como los acorazados HMS Valiante y HMS Queen Elisabeth en el puerto de Alejandría por parte de los buzos italianos de la Xª Flotilla MAS, algo que sumado a la pérdida del crucero pesado HMS Neptune y daños graves en otras unidades pesadas, contribuyó sin duda al fin de la hegemonía naval del Imperio Británico en la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo. “Primera Batalla de la Sirte”, Editorial Juventud (2005), p.337-343
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial, “La dura guerra de los convoyes y las dos batallas de Sirte”, S.A.R.P.E. (1978), p.722-725
-http://en.wikipedia.org/wiki/First_Battle_of_Sirte