Operación Veritable

Después de la Batalla de las Ardenas que había tenido en completo estancamiento al Frente Occidental de Europa sobre la “Línea Sigfrido”, finalmente los Aliados comenzaron a gestar la invasión de Alemania. Así fue como las fuerzas de la Commonwealth encarnadas por Canadá y Reino Unido pusieron en marcha la “Operación Veritable” con la intención de acceder a la cuenca industrial del Ruhr y propinar un golpe mortal al Tercer Reich.

Planes de los Aliados

A principios de 1945, el general Dwith David Eisenhower otorgó luz verde al mariscal Bernard Montgomery, líder del XXIº Grupo de Ejércitos, para proceder a la invasión de Alemania partiendo desde el sur de Holanda. Se trató de la “Operación Veritable” consistente atacar el territorio alemán desde la vertiente septentrional con el I Ejército Canadiense del general Henry Crearary el II Ejército Británico del general Miles Dempsey, al mismo tiempo en que desde la frontera sur con Bélgica el IX Ejército del general Bill Simpson efectuaría una maniobra envolvente contra Eiffel en el marco de la “Operación Grenade”.

La “Operación Veritable” o “Verdadera” se lanzaría desde los Países Bajos el 8 de Febrero de 1945 del siguiente modo: el II Ejército Canadiense partiría desde el norte por la carretera de Nijmegen en los Países Bajos empleando a las 2ª y 3ª Divisiones de Infantería Canadienses; mientras que el XXX Cuerpo Británico del general Brian Horrocks (adscrito al II Ejército Británico) arremetería más abajo por el margen del Río Maas utilizando a las 15ª y 51ª Divisiones de Infantería Escocesas y a las 43ª y 53ª Divisiones de Infantería Británicas “Wessex” y “Wehl”. A los dos días de esta ofensiva, el 10 de Febrero, también se sumaría desde el norte de Bélgica el IX Ejército Estadounidense con la “Operación Grenade”, aunque esta última misión hubo de cancelarse cuando los alemanes abrieron las válvulas de la Presa de Schwammenauel que anegaron todas las bajas tierras del Río Rin.

Aproximadamente los Aliados reunieron a 400.000 soldados, 2.400 cañones y 35.000 vehículos.

Planes de Alemania

El Grupo de Ejércitos H al mando del mariscal Walther Model sería la agrupación que recibiría toda la embestida de la “Operación Veritable” en el Frente Occidental, por aquel entonces sometido a las directrices del veterano mariscal Gerd Von Rundest. Según su despliegue en la zona, la distribución fue la siguiente: el I Ejército Paracaidista del general Aldred Schlemm cubriendo el Bosque de Reichswald con la 6ª División Paracaidista, la 15ª División Volksgrenadier, la 116ª División Panzer y la Milicia Popular del “Volkssturm” con niños y ancianos; el II Cuerpo Paracaidista del general Eugen Meindl protegiendo las inmediaciones boscosas de Goth con la 84ª División de Infantería y las 7ª y 8ª Divisiones Paracaidistas; y el XXXVI Cuerpo del general General Erich Straube situado sobre una línea defensiva entre Weeze y Venlo con las 180ª y 190ª Divisiones de Infantería.

La mayor ventaja con que contaba Alemania para protegerse de la “Operación Veritable” era que prácticamente toda su frontera en el oeste había sido inundada tras la apertura de diversas presas sobre el Río Maas y el Río Rin. Precisamente muchos de los pueblos estaban completamente hundidos con los tejados de las casas y copas de los árboles asomando del agua, además de algunas colinas cuyas cimas sobresalían en forma de islotes deshabitados. A esta ventaja había que añadir que en posiciones transitables como el Bosque de Reichswald los accesos se encontraban precedidos por campos de minas, fosos anticarro y trincheras interconectadas por búnkers, tal y como era habitual en la temida “Línea Sigfrido”.

Aproximadamente el Ejército Alemán (Wehrmacht) reunió a 100.000 soldados, 1.054 cañones y 700 morteros.

Operación Veritable

A las 10:30 horas del 8 de Febrero de 1945, el I Ejército Canadiense comenzó la “Operación Veritable” mediante un bombardeo previo de artillería con 1.304 cañones que dejaron caer millares de proyectiles sobre el Bosque de Reichswald cortando las comunicaciones a los alemanes, además de destruirles las principales defensas y sepultar a decenas de combatientes en sus trincheras. A los pocos minutos de la barrera de fuego, los soldados de la 2ª División de Infantería Canadiense escoltada por los carros del XXX Cuerpo Británico en su flanco izquierdo, se abrieron paso a través de la carretera Nijmegen-Cleve y ocuparon el pueblo de Wyler. Exactamente a la misma hora, la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF) envió a decenas de aviones cuatrimotores Lancester que arrojaron 1.384 toneladas de bombas sobre la ciudad de Cleve, antes de que los vehículos anfibios de la 43ª División de Infantería Británica “Wessex” atravesaran una de las zonas inundadas y desembarcasen a sus fuerzas en la urbe, las cuales apoyadas por tanques Churchill Crocodile equipados con lanzallamas, peinaron las ruinas humeantes del extrarradio. También la 15ª División de Infantería Escocesa tuvo suerte durante aquella mañana porque sin encontrar demasiadas dificultades, salvo un campo de minas que la retrasó, cruzó la “Línea Sigfrido” y se apoderó de la localidad de Frasselt.

Hasta el mediodía la 51ª División de Infantería Escocesa “Highland” y la 53ª División de Infantería Británica “Welhs” no se unieron a la “Operación Veritable” avanzando por uno de los valles al noreste del Bosque de Reichswald y capturando sin excesivos contratiempos el área boscosa de Brandenburg Height a las 14:00 horas, aunque a partir de ese punto los anglo-escoceses quedaron detenidos por la efectiva resistencia de los paracaidistas alemanes. De manera muy distinta, la 15ª División de Infantería Escocesa sí que continuó progresando porque a las 17:00 horas ocupó la ciudad de Kranenburg, igual que las 2ª y 3ª Divisiones de Infantería Canadienses que limpiaron de enemigos la Carretera Nijmegen-Cleve, aunque casi al anochecer, cerca de las 18:30 horas, las tropas canadienses tuvieron que hacer esfuerzos enormes por navegar a bordo de vehículos anfibios sobre las tierras inundadas del Río Rin porque debido a que desde los islotes sobresalientes o los campanarios que asomaban del agua los alemanes les dispararon con todo tipo de armas ligeras y baterías antiaéreas hasta paralizar su penetración la medianoche del 8 al 9.

Tanques Kangaroo del I Ejército Canadiense para cruzar las tierras inundadas del Río Rin.

El segundo día de la “Operación Veritable”, el 9 de Febrero, las 2ª y 3ª Divisiones de Infantería Canadiense se unieron a la 43ª División de Infantería Británica “Wessex” para invadir Cleve. Lamentablemente la inundación de todas las áreas adyacentes provocó un inmenso colapso de tráfico uno de los pocos caminos de tierra transitables, lo que sumado a la férrea determinación de la 7ª División Paracaidista, los anglo-canadienses ni tan siquiera pudieron aproximarse a las afueras de la ciudad. De hecho, la única unidad en cumplir sus objetivos aquella jornada fue la 51ª División de Infantería Escocesa “Highland” que desde el sur del Bosque de Reichswald alcanzó la Carretera de Kranenburg-Hekkens, apoderándose de la población de Gennep en las proximidades del Río Maas.

Después de veinticuatro horas de atascos de tráfico, el 10 de Febrero, la 43ª División de Infantería “Wessex” pudo reanudar la marcha contra Cleve y accedió a las calles de la ciudad, combatiendo entre las calles y los cráteres provocados por las bombas. Aunque la resistencia de los alemanes fue heroica, a la mañana siguiente, el 11, sus parapetos y barricadas fueron superados tras entrar en la urbe grandes cantidades refuerzos de la 15ª División de Infantería Escocesa. Así fue como gracias a la presión de tantas tropas anglo-escocesas y también canadienses en los alrededores, los defensores germanos acabaron por retirarse y los Aliados por asegurar Cleve.

No muy lejos de Cleve, a la 53ª División de Infantería Británica “Wehl” también las cosas le fueron bastante bien porque después de sufrir un breve retraso en el Bosque de Reichswald por culpa de los defensores de la 6ª División Paracaidista, al final los ingleses pudieron repelerlos y circular sobre la Carretera Cleve-Gennep. Como los alemanes eran vulnerables en esta última posición, no tuvieron otra alternativa que replegarse a las áreas boscosas adyacentes, lo que facilitó a las tropas británicas abrir una brecha cruzando el Río Niers e incluso salir por el lado contrario del Bosque de Reichswald alcanzando el margen del Río Mass y capturando las dos aldeas vecinas de Hau y Bedburg.

Pintura de la 3ª División de Infantería Canadiense desembarcando desde Kangaroo en Alemania durante la “Operación Veritable” junto a un pueblo semihundido por las aguas del Río Rin.

Goch constituía el objetivo más valioso de la “Operación Veritable” porque la 13ª División Panzer que estaba encargada de su defensa, poseía un complejo sistema de barreras antitanque y fortificaciones que unían estratégicamente el sur del Bosque de Reichswald con la carretera hacia Kranenburg. El ataque lo iniciaron el 13 de Febrero los soldados de la 43ª División de Infantería Británica “Wessex” navegando entre las aldeas sumergidas a bordo del vehículos anfibios DUKW (la mayoría usados en el desembarco de Normandía), antes de tomar tierra en una línea anticarro que despejaron de enemigos sin dificultades, para a continuación apoderarse de la aldea de Trippenburg. A las pocas horas de este éxito, se unió al asalto la 15ª División de Infantería Escocesa con escaso resultado porque los tanques de la 116ª División Panzer liquidaron a numerosos soldados escoceses que huyeron despavoridos, además de arremeter a la caída de la noche contra la propia 43ª División de Infantería Británica “Wessex” cerca de Trippenburg a la que causaron 200 muertos y heridos.

El día 14 de Febrero apenas se produjeron cambios en torno al área de Goch porque el único avance significativo de la 43ª División de Infantería Británica “Wessex” fue expulsar a un grupo de paracaidistas alemanes a través del Bosque de Cleve, cuyas arboledas serían totalmente rodeadas la jornada del 15. De hecho a las 15:20 horas del 16 de Febrero, los soldados ingleses acompañados por tanques Sherman irrumpieron en la zona boscosa progresando a un ritmo vertiginoso porque en efecto dominó cayeron en sus manos los pueblos de Blacnik, Bergmanshoff y Schoroenshof hasta situarse a tan solo 910 metros de Goch.

Ocupado el Bosque de Cleve, la 43ª División de Infantería Británica “Wessex” se dirigió hacia Goch, al mismo tiempo en que la 51ª División de Infantería Escocesa “Highland” y la 53ª División de Infantería “Wehl” imitaban el mismo movimiento partiendo respectivamente del Río Niers y el Bosque Reichswald. Rápidamente los escoceses tomaron la ciudad de Kessel sin proporcionar a los alemanes tiempo para reaccionar mientras las 2ª y 3ª Divisiones de Infantería Canadienses emprendían la marcha hacia el sector defendido por la 116ª División Panzer, cuyos tanques todavía mantenían a raya a las tropas de la 15ª División de Infantería Escocesa.

Al día siguiente, el 18 de Febrero, en cuanto las 2ª y 3ª Divisiones de Infantería Canadienses aparecieron sobre el flanco de la 116ª División Panzer, la agrupación acorazada se replegó hacia Goch para evitar quedar embolsada, una maniobra que también efectuó el LXXXVI Cuerpo Alemán que se estableció en la metrópoli con las 180ª y 190ª Divisiones de Infantería. Sin embargo ya nada podía salvar a los germanos del desastre porque a la caída de la tarde el resto de unidades entre las que estaban la 51ª División de Infantería Escocesa “Highland” y las 43ª y 53ª Divisiones de Infantería Británicas “Wessex” y “Wehl” rodearon completamente a la ciudad de Goch.

Soldados canadienses junto a un tanque Kangaroo avanzando por el borde de los caminos inundados del Río Rin.

El sitio a Goch comenzó la jornada del 19 de Febrero mediante un bombardeo muy potente de artillería que castigó con dureza el casco urbano, aunque al amanecer se produjo un intento de ruptura del cerco por parte de la 116ª División Panzer, cuyos tanques provocaron infinidad de bajas a las tropas anglo-canadienses y les hicieron retroceder una considerable cantidad de metros, por lo menos hasta que intervinieron los carros Sherman que frenaron el avance de los Panzer. Una vez desbaratado el contraataque, los Aliados cometieron el error de dejar una salida sin vigilar, por la cual burló el asedio la 116ª División Panzer que finalmente consiguió escapar hacia el interior de Alemania y por tanto evitar la trampa de la “Operación Veritable”. Lamentablemente menos suerte tuvieron las otras dos fuerzas sitiadas, las 180ª y 190ª Divisiones de Infantería, que continuaron atrapadas en la ciudad, recibiendo aquella tarde un asalto de la 43ª División de Infantería Británica “Wessex” que superó sin problemas la primera barrera antitanque y alcanzó los suburbios orientales de Goch.

La segunda jornada de asedio a Goch, el 20 de Febrero, al ataque de la 43ª División de Infantería Británica “Wessex” que desde el día anterior presionaba el este de la ciudad, también se sumó por el norte la 51ª División de Infantería Escocesa “Highland” y por el sur la 15ª División de Infantería Escocesa. Así fue como miles de tropas anglo-escocesas irrumpieron en la urbe empleando tanques, bulldozers, lanzallamas y explosivos para destruir cada edificio y liquidar a los defensores germanos en una sangrienta lucha callejera casa por casa. Cualquier posibilidad de escape fue ya entonces imposible porque en las áreas adyacentes a la metrópoli las 2ª y 3ª Divisiones de Infantería Canadienses cerraron el día 21 todas las posibles salidas por el Río Maas, el Bosque de Reichswald, Cleve y el Río Niers.

Consecuecias

Oficialmente el 22 de Febrero de 1945, la ciudad de Goch fue finalmente conquistada después de haber muerto casi todos los defensores alemanes y haber sido completamente destruidas las 180ª y 190ª Divisiones de Infantería. Con la ocupación de este último enclave por parte del XXX Cuerpo Británico y el haber asegurado todos los alrededores el I Ejército Canadiense, se dio por concluida la “Operación Veritable”.

Las fuerzas de la Commonwealth sufrieron 15.634 bajas entre 1.049 oficiales y 14.585 soldados.

El Ejérctito Alemán sufrió 44.239 bajas entre 22.000 muertos o heridos y 22.239 prisioneros.

Después del éxito de la “Operación Veritable por parte del I Ejército Canadiense y del II Ejército Británico, el IX Ejército Estadounidense que había estado inmovilizado por el desbordamiento de la Presa de Schwammenauel, pudo poner en marcha su parte de la campaña en el Frente Occidental lanzando la “Operación Grenade”. Gracias a estas dos grandes ofensivas de los Aliados se acabaría por superar definitivamente la “Línea Sigfrido” y acceder de manera definitiva al oeste de Alemania.

 

Bibliografía:

-Ken Ford, The Rhineland 1945, the last killing ground in the West, “Operation Veritable”, Osprey Publishing (2000), p.24-50
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial, “Se renueva la polémica contra Montgomery”, S.A.R.P.E. (1978), p.2.114-2.115