Operación Nordwind

A comienzos de 1945 la situación de Alemania era crítica en todos los teatros de operaciones de Europa, especialmente en el Frente Occidental tras la derrota del Ejército Alemán en la Batalla de las Ardenas. A pesar de este panorama tan poco favorable para el Tercer Reich, Adolf Hitler emprendió una nueva ofensiva contra Alsacia que sería conocida por el nombre de “Operación Nordwind”.

Operación Nordwind

Al mismo tiempo en que se desarrollaba la ofensiva de las Ardenas que en las fases iniciales tuvo importantes éxitos para el Ejército Alemán (Wehrmacht), Adolf Hitler que por aquel entonces estaba convencido de que derrotaría a los Aliados en Bélgica, ordenó sacar rédito algo más al sur lanzando una ofensiva contra el norte de Alsacia. Así lo habló con el general Johannes Blaskowitz al mando del Grupo de Ejército B mediante la planificación de un ataque entre Sarreguemines y La Wantzenau con la misión de provocar bajas elevadas a sus oponentes creyendo que aquel sector era débil y de paso poder recuperar la ciudad de Estrasburgo.

Bajo el nombre de “Operación Nordwind” o “Viento del Norte”, unos 500.000 soldados fueron concentrados en Alsacia de este a oeste del siguiente modo: frente a Estrasburgo se situaba el IX Ejército del general Siegfried Rasp con el Grupo SS “Alto Rin” del “Reichsführer” Heinrich Himmler que poseía a la 10ª División SS Panzer “Frudsberg” y la 553ª División Volksgrenadier, a las que más tarde se unirían desde la reserva la 7ª División Paracaidista y la 47ª División Volksgrenadier; mientras que entre el Bosque de Haghuenau y Sarremingues se desplegó al I Ejército del general Hans Von Obstfelder que agrupaba de manera independiente a la 21ª División Panzer, la 25ª División Panzergrenadier y la 6ª División SS de Montaña “Nord”, seguidas por el LXXXIX Cuerpo del general Gustav Hönhe con las 245ª, 256 y 361ª Divisiones Volksgrenadier, el LXC Ejército del general Erich Petersen con las 257ª y 559ª Divisiones Volksgrenadier, y finalmente por el XIII Cuerpo SS del general Max Simon con la 17ª División SS de Granaderos “Götz Von Belichingen” y las 19ª y 36ª Divisiones Volksgrenadier.

Defensas de los Aliados

La situación al norte de Alsacia había sido objeto de polémica entre los Aliados Occidentales a finales de 1944. La razón de ello era que las líneas de suministros desde los puertos en el Canal de la Mancha estaban sobreextendidas, por lo que el general Dwith Eisenhower propuso abandonar la simbólica ciudad de Estrasburgo con la finalidad de acortar y aliviar el despliegue del Frente Occidental. Como evidentemente el Presidente Charles De Gaulle se negó en rotundo, al final el Ejército Estadounidense se tuvo que conformar multiplicando el número de fortificaciones por si acaso el Ejército Alemán se atrevía a lanzar una ofensiva, tal y como sucedería con la “Operación Nordwind”.

El I Ejército Estadounidense del general Jacob Devers era el responsable de la defensa del norte de Alsacia con 695.000 efectivos entre 400.000 soldados norteamericanos y 395.000 franceses. Básicamente las principales fuerzas se desplegaban desde la vertiente más occidental a la más oriental entre Sarremingues a Weyersheim con las 100ª, 44ª, 45ª, 103ª, 79ª y 36ª Divisiones de Infantería en este orden, además de una reserva compuesta por las 12ª y 14ª Divisiones Blindadas, más las 79ª y 103ª Divisiones de Infantería. A tales fuerzas hubo que añadir protegiendo la ciudad de Estrasburgo al I Ejército Francés del general Jean de Lattre de Tassigny con la 2ª División Blindada, la 1ª División de Infantería, la 2ª División de Infantería Colonial Argelina y la Guardia Nacional Republicana.

Ofensiva en Alsacia

En la madrugada del 31 de Diciembre de 1944 al 1 de Enero de 1945, comenzó la “Operación Nordwind” cuando el Grupo de Ejércitos B se movió de sus posiciones al norte de Alsacia. El movimiento se inició en el Valle del Sarre sobre unos caminos cubiertos por capas de nieve que impidieron a los alemanes moverse con facilidad, ya que en el caso del XIII Cuerpo SS, los tanques Panther y Jagdtiger de la 17ª División SS de Granaderos “Götz Von Berlichingen” no pudieron dar cobertura a sus tropas porque se quedaron retrasados, por lo que la mayor parte de los soldados fueron frenados en seco ante los atrincheramientos de la 44ª División de Infantería Estadounidense en Rimling (incluso el general de la división, Hans Lingner, cayó prisionero tras derrapar y volcar su coche junto a una patrulla enemiga). Respecto a los LXXXIX y LXXXIX Cuerpos el progreso fue mucho mayor porque en los Bajos Vosgos los germanos avanzaron más de 10 kilómetros, desarticulando las posiciones de las 36ª, 45ª y 79ª Divisiones de Infantería Estadounidenses junto a Neunhoffen, Barenthal y Mouterhouse que cayeron antes del 2 de Enero.

Tanques Panther en el Bosque de Haguenau durante la “Operación Nordwind”.

El 3 de Enero de 1945, el XIII Cuerpo SS por fin salió de su estancamiento y no sin ciertas dificultades porque la 17ª División SS de Granaderos “Götz Von Berlichingen” ocupó la localidad de Achen y avanzó 7 kilómetros hasta que nuevamente los soldados de las Waffen-SS fueron detenidos por la intervención desde sus flancos de los tanques galos de la 2ª División Blindada Francesa. Algo más hacia el oeste, a los combatientes germanos las cosas les fueron algo mejor porque la 256ª División Volksgrenadier se apoderó de la población de Philippsbourg y los esquiadores de la 6ª División SS de Montaña “Nord” conquistaron Wingen-Sur-Morder.

La segunda fase de la “Operación Nordwind” se inició el 5 de Enero de 1945 en el sector más occidental de Alsacia por parte del Grupo SS “Alto Rin” al mando del “Reichsführer” Heinrich Himmler, quién pese a haber sido puesto al frente de una agrupación militar sin tan siquiera haber sido más que un simple cadete, estaba convencido de que podría capturar Estrasburgo como regalo de Navidad para el Führer. Así fue como aquella jornada las tropas de la 10ª División SS Panzer “Frudsberg” y la 553ª División Volksgrenadier cruzaron sin ser vistas el Río Rin a bordo de lanchas neumáticas y pontones, estableciendo una cabeza de puente en la orilla contraria y ocupando con rapidez las localidades de Gambsheim, Offendorf y Herrilsheim, por lo menos hasta que los soldados alemanes fueron repentinamente frenados tras la llegada oportuna al lugar de los tanques Sherman de la 12ª División Blindada Estadounidense. Aunque los carros norteamericanos fueron repelidos y el día 6 las tropas germanas y un destacamento de carros Jagdpanther expandieron sus conquistas hasta los 15 kilómetros de profundidad, provocando durante el proceso serias bajas a la 1ª División de Infantería Francesa, finalmente la progresión se detuvo la jornada del 7 de Enero en las inmediaciones del Río Ill.

Soldado francés con un arma anticarro Panzerfaust robada a los alemanes durante la “Operación Nordwind” cerca de Estrasburgo.

Simultáneamente en el sector central del norte de Alsacia, el 7 de Enero el XXXIX Cuerpo y refuerzos de la 21ª División Panzer y la 245ª División Volksgrenadier perforaron la línea del frente entre 8 y 16 kilómetros, pasando por encima de algunas viejas fortificaciones de la “Línea Maginot” y cruzando el Río Lauter, hasta que a la caída de la noche una serie de campos de minas y tendidos de alambradas, junto a piezas de artillería ocultas, paralizaron el avance alemán justo delante de los atrincheramientos de la 79ª División de Infantería. Así pues los germanos tendrían que esperar hasta el 9 para superar a sus oponentes rociando con fuego de lanzallamas todos los búnkers y fortificaciones en donde se ocultaban soldados norteamericanos, para una vez eliminados, continuar la marcha conquistando el pueblo de Hatten y la localidad de Rittershoffen que cayeron tras la expulsión de la 14ª División Blindada Estadounidense. Precisamente contra esta última unidad la 21ª División Panzer mantuvo un durísima batalla de tanques la jornada del 11 de Enero que terminó con más de cien carros destruidos sobre el terreno (aunque la victoria fue germana porque los blindados supervivientes norteamericanos huyeron tras ceder el terreno a sus oponentes).

A mediados de Enero de 145, justo entre el dispositivo del Grupo SS “Alto Rin” y las fuerzas independientes del I Ejército Alemán, llegaron como refuerzo desde la retaguardia la 7ª División Paracaidista y la 47ª División Volksgrenadier. Gracias a la entrada en acción de las reservas, los norteamericanos tuvieron que dosificar a sus unidades, dejando amplios espacios abiertos que fueron aprovechados por el enemigo, como por ejemplo la 10ª División SS Panzer “Frudsberg” que el día 14 se lanzó al asalto con todos sus efectivos, provocando una desastrosa derrota a los estadounidenses a los que destruyó dos batallones enteros, concretamente uno acorazado y otro de infantería. Al día siguiente de este éxito, el 18, también la 7ª División Paracaidista obtuvo un triunfo similar al aniquilar enteramente a un batallón de la 79ª División de Infantería.

Soldados norteamericanos ocultos en una posición de artillería del bosque alsaciano durante la “Operación Nordwind”.

La noche del 20 al 21 de Enero, el general Jacob Devers que lideraba al I Ejército Estadounidense, ordenó a sus fuerzas que emprendiesen la retirada a una segunda línea defensiva en los Bajos Vosgos. Así fue como el 22 comenzó el repliegue a un triángulo situado entre el Río Rothbach, el Río Zorn y el Río Neckar, antes de que en la jornada del 24 elementos de la 10ª División SS Panzer “Frudsberg”, la 7ª División Paracaidista y la 47ª División Volksgrenadier lanzasen una pequeña ofensiva local cruzando en lanchas neumáticas el Río Morder, aunque fracasando a la hora de embolsar a los norteamericanos debido a que no pudieron alcanzar su principal base en Haguenau, lo que facilitó la evacuación de las 36ª, 79ª y 103ª Divisiones de Infantería de los Bajos Vosgos.

Conclusión

El 25 de Enero de 1945 la ofensiva del Grupo de Ejércitos B quedó completamente paralizada al norte de Alsacia debido al elevado número de pérdidas encajadas por el Ejército Alemán y que habían agotado todas sus reservas de suministros, municiones y gasolina. Como consecuencia de tales inconvenientes, los germanos optaron por mantener el terreno ganado y optaron por cancelar definitivamente la “Operación Nordwind”.

Aproximadamente el Ejército Alemán sufrió 23.000 bajas entre muertos, heridos, desaparecidos y prisioneros.

Aproximadamente los Aliados sufrieron 14.000 bajas, entre 12.000 soldados del Ejército Estadounidense y 2.000 del Ejército Francés.

Después de haber finalizado la “Operación Nordwind”, el Ejército Alemán había reconquistado unos 40 kilómetros de territorio dentro de Alsacia. No obstante y pese a estas conquistas de nada les sirvió porque no se cumplió ninguno de los objetivos previstos: en primer lugar los alemanes se habían desgastado más los estadounidenses y encima habían fracasado a la hora de recuperar Estrasburgo.

 

Bibliografía:

-Rodrigo García-Muñoz Vaquero, Nordwind, la Reseca de las Ardenas, Revista Historia de la Guerra Nº16 (2020), p.57-65
-Redacción Serga, 17. SS Panzergrenadier-Division “Götz Von Berlichingen”, Revista Serga Nº76 (2012), p.43-44
-https://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Nordwind