Operación Excess

A finales de 1940, la campaña del Mar Mediterráneo se había decantado favorable al Reino Unido después del ataque sorpresa al puerto de Tarento, donde los aviones ingleses habían ocasionado considerables daños a grandes buques de la Marina Real Italiana. A partir de aquel revés y a la dispersión de las unidades de superficie latinas por culpa de guerra contra Grecia, la Marina Real Británica sería la dueña de las rutas marítimas hasta que la intervención de la Fuerza Aérea Alemana de nuevo devolvería la iniciativa al Eje.

Preludio

La navegación por el corazón del “Marenostrum” se volvió mucho más cómoda para la Flota Británica del Mediterráneo (Royal Mediterranean Fleet), aunque no abastecer la Isla de Malta que se encontraba totalmente sitiada desde la entrada en la contienda de la Italia Fascista. Ante la necesidad urgente de abastecer aquel dominio insular perteneciente al Reino Unido, se organizó una escuadra de socorro con el “Convoy MC-4”, también conocido como “Convoy Excess”, que el 6 de Enero de 1941 zarpó de Gibraltar.

Bajo el nombre de “Operación Excess”, bautizada así en honor al “Convoy MC-4”, la Marina Real Británica (Royal Navy) proporcionaría escolta a los naves hasta la seguridad del puerto de La Valetta. Se trataba de un grupo de 9 buques al mando del almirante Andrew Cunninghan entre los que estaban el portaaviones HMS Ilustrious, los dos acorazados HMS Warpsite y HMS Valiant, los tres cruceros HMS Gloucester, HMS Southampton y HMS Bonaventure, y los tres destructores HMS Hereward, HMS Mohawk y HMS Gallant.

El Estado Mayor de la Armada Italiana (Supermarina) pudo saber acerca de la existencia de la “Operación Express” gracias al servicio de información que detectó la presencia del “Convoy MC-4”. Como todavía la Marina Real Italiana (Regia Marina) se encontraba parcialmente desarbolada tras el ataque a Tarento, únicamente pudo movilizarse en la Isla de Pantelleria a los dos torpederos Vega y Circe, así como al X Cuerpo Aéreo Alemán (X Fliegerkorps) con 226 aviones en Sicilia repartidos en 80 bombarderos en picado Stuka, 50 bombarderos Heinkel He 111, 40 cazas Messerschmitt Bf 109 y 26 cazabombarderos Meserschmitt Bf 110.

“Operación Excess” en el Canal de Sicilia

La noche del 9 al 10 de Enero de 1941, el “Convoy Express” empezó a navegar por el Estrecho de Sicilia justo antes de ser descubierto por los dos torpederos italianos Vega y Circe. Inmediatamente, los latinos aproaron hacia el grueso enemigo para acto seguido recibir una descarga de fuego que ahuyentó al torpedero Circe hacia la Isla de Pantelleria y destrozó la caldera de proa del torpedero Vega. A pesar de que el impacto fue mortal, la tripulación italiana continuó en sus puestos disparando la artillería hasta agotar el 75% de sus municiones y hacer blanco con un proyectil de 100 en el crucero HMS Bonaventure que mató a un marinero inglés e hirió a otros tres. Finalmente y después de una heroica resistencia por parte del torpedero italiano, el destructor HMS Hereward se aproximó a su costado y hundió de un torpedo al Vega que desapareció bajo el agua con 116 muertos.

Torpedero italiano Circe.

El torpedero italiano Circe que justo después del hundimiento de su gemelo Vega había emprendido una retirada precipitada hacia la seguridad de la Isla de Pantelleria, fue perseguido a toda máquina por el destructor británico HMS Gallant. Durante la frenética carrera, inesperadamente una mina submarina italiana colisionó con la proa del destructor inglés, volándole los pañoles de munición y el castillo principal. Aunque el destructor HMS Mohawk se acercó para atender a los supervivientes que se arrojaban por la borda y recoger del agua a 25 heridos, de forma irremediable el destructor HMS Gallant acabó por hundirse con el consiguiente fallecimiento de 70 marineros.

Al amanecer del 10 de Julio, dos aviones Savoia SM-79 Sparviero de la Fuerza Aérea Real Italiana (Regia Aeronautica) atacaron sin éxito al acorazado HMS Valiant que se defendió con éxito porque sus baterías derribaron a uno los trimotores italianos. Una vez pasado el peligro, aparecieron de improviso 30 bombarderos en picado Stukas de la Fuerza Aérea Alemana que encajaron un artefacto en el acorazado HMS Warpsite que causó tres bajas entre un marinero muerto y otros heridos, siendo abatidos durante el raid un total de 6 aviones germanos que se precipitaron sobre el Mar Mediterráneo.

Menos suerte tuvo el portaaviones HMS Ilustrious porque después de volar los Stukas en vertical, remontaron del picado casi a la altura de las chimeneas de la nave habiendo encajado al buque un total de cinco impactos. Se trató de bombas pesadas de 500 kilogramos que provocaron los siguientes efectos: la primera descolgó un ascensor de carga que se vino abajo con un torpedero Fairy Fulmar en la plataforma, el cual al explosionar alcanzó a otros trece torpederos Fairey Fulmar y Swordfish que estallaron en efecto dominó hasta envolver de fuego la estructura; la segunda rompió la cubierta de vuelo; la tercera destruyó varios cañones antiaéreos; la cuarta derrumbó un hangar; y la quinta dañó otro hangar. Como consecuencia de aquel terrible castigo, el portaaviones HMS Ilustrious tuvo que escapar hacia la Isla de Malta con 14 de sus aviones pulverizados y 126 muertos a bordo.

Al día siguiente de haber dejado fuera de combate al portaaviones HMS Ilustrious, el 11 de Enero, un total de 12 bombarderos en picado Stukas que no fueron detectados por tener la luz del sol a cola, picaron y soltaron sus artefactos sobre el crucero HMS Gloucester al que impactaron con una bomba que atravesó cinco cubiertas y causó 23 bajas entre la marinería contando 9 fallecidos y 14 heridos. Acto seguido otros dos Stukas atacaron al crucero HMS Southampton con éxito porque encajaron sendas bombas en el comedor de suboficales justo cuando estaban almorzando, matando a 80 hombres e hiriendo a 87 más, antes de que un tercer aparato incendiase al buque que poco a poco comenzó a escorarse hasta hundirse definitivamente a las 22:00 horas de la noche.

Vista de la cubierta del portaaviones HMS Ilustrious durante la “Operación Excess” mientras al fondo abre fuego el acorazado HMS Valiant.

El 12 de Enero de 1941 el “Convoy Express” alcanzó la Isla de Malta, aunque no terminó su periplo porque durante las jornadas próximas los Stukas de la Fuerza Aérea Alemana bombardearían el puerto de La Valetta y “Grand Harbor” para rematar a los barcos supervivientes. Así fue como se llevaron a cabo 58 raids desde el aire que por ejemplo el día 16 averiaron por segunda vez al portaaviones HMS Ilustrious y hundieron a uno de los cargueros escoltados con anterioridad, concretamente el SS Essex que se fue a pique con 38 bajas sumando 15 muertos y 23 heridos. Incluso el 19 de Junio los Stukas abrieron un nuevo agujero en la pista del portaaviones HMS Ilustrious que reposaba en los astilleros, el cual ya prácticamente quedó inservible a corto o medio plazo para operar en el Mar Mediterráneo.

Conclusión

Como mantener a las naves del “Convoy Excess” en La Valetta significaba correr el riesgo de perderlas a manos de la Fuerza Aérea Alemana, el almirante Andrew Cunningham decretó abandonar la Isla de Malta el 23 de Enero de 1941, fecha en que el portaaviones HMS Illustrious escapó aprovechando la oscuridad de la noche y navegó con grandes daños a bordo en dirección a la seguridad de Gibraltar. A raíz de esta amarga decisión tomada por la Flota Británica del Mediterráneo, el Almirantazgo de Londres dio por concluida la “Operación Excess”.

La Marina Real Británica sufrió el hundimiento de 3 navíos entre 1 crucero (HMS Southampton), 1 destructor (HMS Gallant) y 1 carguero (SS Essex), más daños en otros 4 buques contando 1 portaaviones (HMS Ilustrious), 1 acorazado (HMS Warpsite) y 2 cruceros (HMS Gloucester y HMS Bonaventure), además de morir 302 marineros y ser destruidos 14 aviones.

El Eje sufrió el hundimiento del torpedero italiano (Vega), así como la muerte de 116 marineros latinos y el derribo de 7 aviones (6 alemanes Stukas alemanes y 1 italiano Savoia SM-79).

La “Operación Excess” tuvo unas implicaciones estratégicas tremendas dentro de la Segunda Guerra Mundial en el Mar Mediterráneo porque después del revés de la Marina Real Italiana en el ataque a Tarento de 1940, a inicios de 1941 las potencias del Eje volvieron a recuperar la iniciativa frente a la Marina Real Británica. De hecho, como mantener una escuadra en la Isla de Malta por el momento demostró ser una empresa imposible, los buques ingleses se vieron obligados a dispersar sus fuerzas en los extremos más alejados del “Marenostrum”, básicamente Gibraltar y Egipto, cediendo con esta decisión el control marítimo del área central a la Italia Fascista.

Bibliografía:

-Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo, “Dramática intervención de la <<Luftwaffe>>”, Editorial Juventud (2005), p.166-172
-http://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Excess