Operación Blockbuster

A principios de 1945 los Aliados habían lanzado dos grandes ofensivas simultáneas sobre el Frente Occidental que se materializaron en la “Operación Veritable” y en la “Operación Grenade” con las que se consiguió ampliar las conquistas sobre las tierras del Río Rin y causar grandes bajas al Ejército Alemán. Después de esta doble campaña llevada a cabo por fuerzas conjuntas de Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido, los atacantes se dispusieron a cerrar una gran pinza sobre aquel sector del oeste de Alemania mediante un nuevo asalto masivo que sería conocido con el nombre de “Operación Blockbuster”.

Preludio

La “Operación Blockbuster” debía completar la ampliación territorial sobre las tierras occidentales del Bajo Rin obtenidas con anterioridad por los Aliados en la “Operación Veritable” y en la “Operación Grenade”. Al mando de la misión quedó el general Henry Crerar, uno de los más militares más brillantes del Canadá durante la Segunda Guerra Mundial, quién avanzaría hacia el Bosque de Reichswald para hacerse con Wesel y Xantan utilizando al II Cuerpo Canadiense del general Guy Simonds con la 4ª División Blindada y las 2ª y 3ª Divisiones de Infantería, así como el XXX Cuerpo Británico del general Brian Horrocks con la 11ª División Blindada y las 43ª y 53ª Divisiones de Infantería “Wessex” y “Welsh”. Completada esta maniobra, los anglo-canadienses torcerían hacia el sur para unirse al IX Ejército Estadounidense liderado por el general Bill Simpson que incluía al el VII Cuerpo del general James Lawton Collins con las 8ª y 104ª Divisiones de Infantería, al XVI Cuerpo del general Raymond McLain con la 8ª División Blindada y las 35ª y 79ª Divisiones de Infantería, y al XIX Cuerpo del general Raymond McLain con la 2ª División Blindada y las 29ª, 30ª y 83ª Divisiones de Infantería.

Fuerzas Aliadas:
IX Ejército Estadounidense
·VII Cuerpo
-8ª División de Infantería
-104ª División de Infantería
·XVI Cuerpo
-8ª División Blindada
-35ª División de Infantería
-79ª División de Infantería
·XIX Cuerpo
-2ª División Blindada
-29ª División de Infantería
-30ª División de Infantería
-83ª División de Infantería
II Cuerpo Canadiense
-2ª División Infantería
-3ª División de Infantería
-4ª División Blindada
XXX Cuerpo Británico
-11ª División Blindada
-43ª División de Infantería “Wessex”
-53ª División de Infantería “Welsh”

La situación del Tercer Reich en el Frente Occidental era desesperada tras la éxito tanto de la “Operación Veritable” como de la “Operación Grenade” sobre el Bajo Rin. Las últimas tropas que disponían los alemanes en el sector eran divisiones con las plantillas drásticamente reducidas y cuyas unidades se hallaban desorganizadas sobre el terreno cuando recibieron la orden de resistir a cualquier precio según las indicaciones de Adolf Hitler. Exactamente se trataba del I Ejército Paracaidista al mando del general Alfred Schlemm que incluía al II Cuerpo Paracaidista del general Eugen Meindl con las 6ª, 7ª y 8ª Divisiones Paracaidistas; al XLVII Cuerpo Panzer del general Heinrich Von Lüttwitz con la 116ª División Panzer, la 15ª División Panzergrenadier y la 190ª División de Infantería; y al LXXXVI Cuerpo del general Erich Staube con las 84ª y 180ª Divisiones de Infantería.

I Ejército Paracaidista:
·II Cuerpo Paracaidista
-6ª División Paracaidista
-7ª División Paracaidista
-8ª División Paracaidista
·XLVII Cuerpo Panzer
-15ª División Panzergrenadier
-116ª División Panzer
-190ª División de Infantería
·LXXXVI Cuerpo
-84ª División de Infantería
-180ª División de Infantería

Operación Blockbuster

El 26 de Febrero de 1945, las 2ª y 3ª Divisiones de Infantería Canadienses iniciaron la “Operación Blockbuster” por el norte del Bajo Rin sorteando con tanques acuáticos Kangaroo los estrechos canales de agua y poniendo en retirada a los maltrechos defensores germanos sobre la carretera entre Goch y Calcar. A las pocas horas, se unió a la ofensiva en el sector la 4ª División Blindada Canadiense que arremetió contra el sistema defensivo central de los alemanes, a la vez en que la 2ª División de Infantería penetraba y aseguraba en el Bosque de Hochwald, exactamente igual que hacía la 3ª División de Infantería con el Bosque de Balbergerwald. Aquel progreso se coordinó con un avance mucho más al sur del IX Ejército Estadounidense, cuyas tropas cruzaron y establecieron una cabeza de puente al otro lado del Río Roer.

Desde el 27 de Febrero al 1 de Marzo de 1945, el II Cuerpo Canadiense se internó en el Bosque de Reichswald, abriéndose paso en un entorno hostil de tupidas arboledas y pantanos que para los soldados canadienses se convirtió en una de las peores experiencias vividas durante la Segunda Guerra Mundial, primero por la gran cantidad de bajas sufridas y segundo porque su avance quedó totalmente detenido por los defensores germanos del I Ejército Paracaidista. Solamente la llegada como refuerzo de la 11ª División Blindada Británica y la 43ª División de Infantería “Wessex” pudo desatascar la complicada situación, pues los anglo-canadienses al fin aseguraron el Bosque de Reichswald y tomaron la ciudad de Calcar hasta alcanzar las afueras de la ciudad de Xanten y las orillas del Río Rin la jornada del 2 de Marzo.

Paralelamente en el sur del Bajo Rin, el IX Ejército Estadounidense liderado por el general Bill Simpson lanzó la siguiente fase de la ofensiva de la siguiente manera: el XVI Cuerpo empujó a las fuerzas germanas más allá del Río Maas, el XIX Cuerpo ocupó la ciudad de Mönchengladbach y el VII Cuerpo distrajo a numerosas unidades del I Ejército Paracaidista Alemán después de fijar una cabeza de puente al otro lado del Río Erft. Gracias a esta maniobra, el 3 de Marzo de 1945 se completó la unión de las fuerzas implicadas con anterioridad tanto en la “Operación Veritable” con la “Operación Grenade”, ya que la 53ª División de Infantería “Welsh” adscrita al XXX Cuerpo Británico enlazó con la 35ª División de Infantería adscrita al IX Ejército Estadounidense tras converger ambas sobre la ciudad Geldern.

Como consecuencia de la caída de Geldern, el general Alfred Schlemm que lideraba al I Ejército Paracaidista, decidió el 4 de Marzo retirar a sus unidades a la orilla oriental del Río Rin y de ese modo evitar un embolsamiento que hubiese resultado fatal. Lamentablemente muchas de sus fuerzas no pudieron ser evacuadas a tiempo, pues como solía ser habitual en estos casos se produjo una intromisión por parte de Adolf Hitler, quién prohibió efectuar cualquier tiempo de repliegue, por lo que cuando las divisiones del IX Ejército Estadounidense se apoderaron de varios puntos sobre la orilla occidental del Río Rin el día 5, un buen puñado de contingentes germanos quedaron innecesariamente embolsados entre Xanten y Wesel.

La jornada del 6 de Marzo de 1945, los Aliados intentaron eliminar las dos bolsas sobre la orilla oeste del Río Rin, arremetiendo la 43ª División de Infantería Británica “Wessex” contra el sector de Xanten y el II Cuerpo Canadiense contra el perímetro de Wesel. Milagrosamente y contra lo imaginado, los defensores germanos de ambos anillos resistieron durante dos días encarnizadamente, logrando rechazar todos los ataques de los anglo-canadienses que se tuvieron que retirar con numerosas bajas. Gracias a esta determinación, el general Alfred Schlemm disfrutó de cuarenta y ocho horas para finalmente convencer a Adolf Hitler de proceder a la evacuación, algo que consiguió cuando el Führer le otorgó autorización el 8 de Marzo.

Durante la noche del 8 al 9 de Marzo de 1945, las fuerzas sitiadas del I Ejército Paracaidista abandonaron el Río Rin a bordo de embarcaciones y se refugiaron casi intactas en la cuenca industrial del Ruhr. Al cabo de veinticuatro horas, el 9, ya con las dos bolsas vacías, las tropas del II Cuerpo Canadiense entraron entre los restos humeantes de Wesel y las del XXX Cuerpo Británico en Xanten. Con esta última acción con la cual se dio por concluida la “Operación Blockbuster”, los Aliados terminaron por apoderarse de las tierras del Bajo Rin y comenzaron a prepararse para dar el salto definitivo al corazón de Alemania.

Bibliografía:

-Ken Ford, The Rhineland 1945, the last killing ground in the West, “The final battle”, Osprey Publishing (2000), p.67-75
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial, “Hitler, ¿Convicción o simulación?”, S.A.R.P.E. (1978), p.2.127-2.129