Operación Agreement

 

“Operación Agreement”, fue el nombre que se otorgó a una de las más complejas operaciones de comandos en la Segunda Guerra Mundial. Famosa no por su éxito, pasó a la Historia por el fracaso militar en el que derivó.

Plan Aliado

Para Septiembre de 1942 la situación en África había quedado en tablas. Erwin Rommel con su Afrika Korps estaba a las puertas de Alejandría y Bernard Montgomery reconstruía el Octavo Ejército en Egipto para desencadenar la Batalla de El-Alamein. El futuro enfrentamiento que se estaba cosechando, dependería para los británicos en gran parte de los convoyes del Eje que fueran hundidos en el Mar Mediterráneo con aviones basados en Malta, o bien atacar a los mercantes en los propios puertos de Libia como Tobruk.

Fuerza británica del Middle East Commando de las SAS en el camino del Oasis de Kufra.

La “Operación Agreement” se basaba en infiltrar tres grupos de comandos en Tobruk. El primero consistía en el Middle East Commando de las SAS que a través del Desierto del Sáhara, por el Oasis de Kufra, entraría en Tobruk desde la muralla. Los otros dos grupos irían transportados por los dos destructores HMS Sikh y HMS Zulú, escoltados por el crucero HMS Coventry, el submarino HMS Taku y seguidos por 18 lanchas torpederas y tres barcazas de desembarco. En total los comandos sumaban los 1.000 hombres, siendo la mayoría británicos y combatientes de Nueva Zelanda o Rhodesia. Una vez desembarcados los comandos del grupo naval se unirían a los del Middle East Commando, tomando cada sección los cañones en las baterías costeras de Tordo, Dandolo y Grasso. A continuación, con esos mismos grandes cañones conquistados dispararían contra todos los barcos alemanes e italianos anclados en el puerto de Tobruk, además de las refinerías e infraestructuras astilleras. Aquella acción que debía llevarse en un plazo de 12 horas, tendría que ser un golpe demoledor para la logística de Rommel.

Misión

El 12 de Septiembre de 1942 aparejaron de Alejandría el crucero, los dos destructores y las lanchas de desembarco. Ambos destructores transportaban 350 infantes de marina (Royal Marines) y las lanchas cerca de 150 hombres. Simultáneamente en el desierto, la Middle East Force se asentaba sin ser vista en el Oasis de Kufra. Al caer la noche 60 aviones Wellington británicos bombardearon Tobruk duramente, provocando numerosos incendios que distrajeron a los italianos, pues muchos abandonaron las defensas para ir a apagarlos. Al tiempo que sucedía eso, el Middle East Commando atacaba un aeródromo alemán y destruía 16 aviones, además de manipular a otros siete para que no despegasen.

Guiándose por los haces de luz de los fuegos en la ciudad a causa de los bombardeos, el submarino HMS Taku, señaló los puntos de desembarco para los comandos. Sin embargo cometió un error garrafal, pues confundió la cala de Marsa Auda por la de Marsa Mresia, siendo esta segunda la correcta y no la primera, lo que traería consecuencias funestas.

Marchando a 30 nudos, sobre las 3:00 horas de la madrugada, los destructores HMS Sikh y HMS Zulú, se situaron frente a la costa, casi 5 kilómetros más lejos de Mersa Mresia, su objetivo original. Esta equivocación hizo que los barcos echaran el ancla y las lanchas comenzaran a aproximarse a la playa, justo delante de las baterías de cañones Tordo y Dándolo. De repente, un foco de luz vigía iluminó al HMS Sikh, seguidos por otros que se encendieron progresivamente, descubriendo a la flota entera. Los grandes obsuses de los cañones y ametralladoras comenzaron a cebarse sobre los desprotegidos barcos y transportes. Las lanchas desviadas chocaron violentamente con rocas o resultaron hundidas por las salvas de artillería italiana. Muchos hombres saltaron antes de tiempo cargados con numeroso material, así que por culpa del peso se ahogaron en el agua. Los 500 afortunados que llegaron a la costa se encontraron con un montón de soldados alemanes e italianos esperándolos. Sorprendidos desde todas partes fueron masacrados, algunos consiguieron reorganizarse y a base de tiros y granadas trataron de llegar a la ciudad. Todos perecieron o fueron capturados, a excepción de 17 que lograron entrar en Tobruk, donde tuvieron que rendirse poco después.

Únicamente el Middle East Commando, infiltrado en la ciudad desde el desierto, pudo cumplir parte de los objetivos al tomar por la fuerza la cala de Marsa Sciasuc. Pero no pudieron conquistar la batería Grasso de 152 milímetros, ya que con la lamentable actuación anfibia todo el mundo había sido alertado, en especial una fuerza especial italiana llamada Batallón San Marco, que rechazó a los británicos eliminando a 150 de los comandos SAS. Como los cañones no pudieron ser puestos a disposición de los ingleses, las cinco lanchas torpederas británicas entraron en el puerto de Tobruk, una vez allí su sorpresa fue mayúscula al comprobar que los torpederos italianos Castore, Montanari y Cascino, más el dragaminas alemán R-10, les estaban esperando. Sin remedio todas las lanchas torpederas británicas fueron hundidas una a una sin ni siquiera poder causar daño alguno al puerto. Curiosamente uno de los transportes fue ametrallado por un caza italiano y se rindió intacto en el puerto, con 600 hombres en su interior.

Ataque de los Stukas alemanes a los dos destructores británicos HMS Sikh y HMS Zulu que resultarán hundidos.

Si en tierra las cosas habían ido mal para los Aliados, en el mar todavía fueron peor. A las 5:30 los cañones italianos consiguieron explosionar varios de sus proyectiles en el destructor HMS Sikh que se hundió rápidamente llevándose la vida de 115 marineros. El destructor HMS Zulú también fue alcanzado e inutilizado por las salvas italinas, por lo que el crucero HMS Conventry acudió en su ayuda. Mientras lo estaba remolcando aviones bombarderos en picado alemanes Stukas atacaron a los dos barcos. Una bomba impactó en el crucero HMS Coventry, hundiéndolo rápidamente y provocándole 63 muertos. En solitario el destructor HMS Zulú escapó, pero más tarde volvieron los Stukas y lo hundieron causando 36 muertos más. Con este último hundimiento toda la fuerza de operaciones fue liquidada al completo, finalizando la “Operación Agreement” en un completo fracaso.

Resultado

Con la “Operación Agreement” los Aliados encajaron una de sus mayores derrotas anfibias del año 1942 junto al Desembarco de Dieppe. Resultaron hundidos el crucero HMS Coventry, los dos destructores HMS Sikh y HMS Zulú, cinco lanchas torpederas y 18 barcazas de transporte. Los bajas sumaron las 746 entre muertos, heridos y desaparecidos.

El Eje consiguió salvar la logística de una destrucción que hubiera resultado fatal. Aquella gran victoria sobre los británicos únicamente les costó 66 bajas entre 16 muertos y 50 heridos, además de ser 30 aviones destruidos.

Después da la catastrófica conclusión de la “Operación Agreement”, nunca más los Aliados intentaron acciones de coordinación anfibias y de comandos con gran número de hombres en la Segunda Guerra Mundial.

Pérdidas de los Aliados:
1 Crucero hundido.
2 Destructores hundidos.
5 Lanchas torpederas hundidas.
18 Barcazas de desembarco destruidas.
746 Bajas.

Pérdidas del Eje:
30 Aviones derribados.
66 Bajas.

 

Bibliografía:

Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo. “<<Comandos>> Ingleses en Tobruk”, Editorial Juventud (2005), p.421-424
http://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Agreement