Ofensivas de Zhitomir-Berdichev y Krirovograd

Las ofensivas de Zhitomir-Berdichev y Krirovograd fueron la primera gran campaña de la Unión Soviética en 1944. Ideada por el Ejército Rojo con el objetivo de provocar la ruptura de las líneas en el sur del Frente Oriental y de paso embolsar a un gran número de unidades enemigas, los espectaculares avances se verían seriamente ralentizados por la frenética resistencia de las tropas del Ejército Alemán.

Plan de la URSS

A finales de 1943, la situación era inmejorable para la Unión Soviética porque después de la Batalla de Kursk, el Ejército Rojo había pasado a la contraofensiva superando el cauce del Río Dniéper y recuperando la capital de Kíev en Ucrania. Una vez logrados estos objetivos, el líder nacional Iósif Stalin, fijó sus miras en aproximar sus vanguardias lo más cerca posible de las fronteras con Polonia y Rumanía mediante una ofensiva en dos alas sucesivas que tendría lugar primero entre Zhitomir y Berdichev, y a continuación en Krirovograd.

Según el plan elaborado por el Estado Mayor Soviético (STAVKA), el I Frente Ucraniano del mariscal Nikolai Vatutin con base en la capital de Kíev iniciaría la ofensiva sobre la línea Zhitomir-Bredichev para destruir al IV Ejército Panzer y a continuación cruzar el Río Bug y acceder a la región de Umán. Simultáneamente el II Frente Ucraniano del general Iván Koniev con el punto de partido en Kremenchug, arremetería desde el noroeste para cerrar la pinza y separar al I Ejército Panzer del VIII Ejército Alemán a la altura de Kanev-Cherkassy, esperándose cercar durante la operación a un total de 450.000 tropas enemigas (aunque los cálculos fueron más bien una ilusión que una realidad).

Aproximadamente el Ejército Rojo reunió a 1.381.000 soldados, 1.517 tanques y 1.250 aviones.

Ejército Rojo:
-I Frente Ucraniano
-II Frente Ucraniano

Plan de Alemania

El Grupo de Ejércitos Sur al mando del mariscal Erich Von Manstein era la única fuerza disponible para defender el sector amenazado con una correlación de fuerzas de 3 a 1 en su contra. Básicamente el Ejército Alemán (Wehrmacht) debía cubrir un frente de 300 kilómetros con los I y IV Ejércitos Panzer, más el VIII Ejército, en sus horas más bajas, con los efectivos reducidos al mínimo y con un número de blindados muy reducidos, aunque por lo menos la mayoría del poderoso modelo Panther.

Aproximadamente el Ejército Alemán dispuso de 574.000 soldados, 150 tanques y 500 aviones.

Grupo de Ejércitos Sur:
-I Ejército Panzer
-IV Ejército Panzer
-VIII Ejército Alemán

Ofensiva de Zhitomir-Berdichev

Oficialmente la mañana del 24 de Diciembre de 1943, comenzó la ofensiva de Zhitomir-Berdichev cuando el I Frente Ucraniano con 831.000 soldados, 1.125 tanques, 6.000 camiones y 750 aviones arrolló las posiciones defensivas del Eje. Rápidamente y gracias a una intensa preparación artillera con miles de piezas de artillería, las tropas soviéticas pusieron en fuga a las tropas del IV Ejército Panzer y despejaron todo el perímetro situado entre Brusilov y Fastov.

Columna de tanques soviéticos T-34 durante la ofensiva de Zhitomir-Berdichev.

Al día siguiente de la ofensiva, la Navidad del 25 de Diciembre de 1943, las vanguardias acorazadas del I Frente Ucraniano continuaron avanzando apenas sin encontrar oposición y cruzaron las aguas del Río Irpen, abriendo un pasillo de 40 kilómetros de profundidad y 80 kilómetros de anchura. Al mismo tiempo, un grupo de infantes motorizados que iban escoltados por tanques consiguieron capturar la Estación de Popelina, donde los soldados rusos liberaron a un tren prisión repleto de mujeres ucranianas que iban a ser deportadas como trabajadoras forzosas al Tercer Reich, además de hacerse con otros vagones cargados de bebidas alcohólicas, chocolate y diversos alimentos que no dudaron en consumir.

La campaña de Zhitomir-Berdichev prosiguió con gran éxito tras la conquista el 27 de Diciembre de Koziatyn que constituía el principal depósito de suministro del IV Ejército Alemán en la región. De hecho, tan fácil resultó el progreso de las fuerzas soviéticas que el 1 de Enero de 1944 el I Frente Ucraniano ya dominaba un saliente que se extendía 90 kilómetros hacia el oeste y 30 kilómetros hacia el sur dentro del dispositivo del Eje.

Ofensiva de Krirovograd

El 5 de Enero de 1944, el II Frente Ucraniano comenzó la ofensiva de Krirovograd con un total de 550.000 soldados, 392 tanques, 7.136 cañones y 500 aviones. Nuevamente y al igual que lo sucedido en Zhitomir-Berdichev, las tropas soviéticas y los carros T-34 necesitaron menos de dos horas para superar las trincheras enemigas y avanzar más de 40 kilómetros después de haber expulsado de sus posiciones iniciales a las 3ª y 11ª División Panzer.

Bajo una temperatura de -20ºC grados bajo cero, el 7 de Enero de 1944 las fuerzas acorazadas del II Frente Ucraniano cruzaron el Río Ingul y rodearon por la espalda a un total de cuatro divisiones del Ejército Alemán en Krirovograd. Afortunadamente, la determinación del general Fritz Bayerlein, un veterano de la guerra en África que en aquellos momentos lideraba la 3ª División Panzer, le condujo a desobedecer la orden de Adolf Hitler de no retirarse y entonces llevó a cabo un intento de ruptura con el que salió del cerco. Gracias a esta hábil maniobra, la 3ª División Panzer dio media vuelta y atacó la zona exterior del anillo, facilitando que las tres divisiones restantes pasaran al contraataque y escaparan de la trampa hacia el oeste para frustración del Ejército Rojo.

La ofensiva del II Frente Ucraniano fue poco a poco perdiendo velocidad tanto por la climatología que anegó las caminos embarrados de agua-nieve, como por los bombarderos en picado Stuka de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) que provocaron grandes bajas a los soviéticos e incluso en una ocasión aniquilaron a una columna entera de tanques T-34, tal y como hizo el escuadrón del “as” Hans Ulrich Rudel. De hecho muy pronto la situación se estabilizó al oeste de Krirovograd después de ser rechazados el 11 de Enero todos los asaltos enemigos tras la llegada en el último instante de la División Motorizada “Gross Deutschland” y la 3ª División SS Panzer “Totenkopf” que destruyeron la elevada cifra de 628 tanques al Ejército Rojo.

Operación Watutin

Mientras se había desarrollado la ofensiva de Krirovograd, el I Frente Ucraniano tuvo algo más de suerte en el sector de Zhitomir-Berdichev porque ocupó la Estación de Zmerinka con la que se cortó la vía férrea entre Lvov y Odessa, antes de situarse sus vanguardias a tan sólo 65 kilómetros con Rumanía y a muy escasa distancia de Rovno en Polonia. No obstante y pese a este espectacular avance, el terreno ganado no sirvió de nada porque los tanques se quedaron sin gasolina y las tropas sin munición debido a que sus centros logísticos se hallaban ubicados a 200 kilómetros en la retaguardia. A raíz de esta crisis de avituallamiento, el I Frente Ucraniano tuvo que emprender la retirada y volver a recorrer el camino en sentido contrario hasta alcanzar la seguridad de la orilla oriental del Río Bug (lo que dejó a esta agrupación a 130 kilómetros del II Frente Ucraniano con el que supuestamente tendría que haber cerrado la bolsa).

Tanques alemanes Panzer IV durante la “Operación Watutin”.

Inesperadamente el 12 de Enero de 1944, el Grupo de Ejércitos Sur del mariscal Erich Von Manstein pasó a la contraofensiva mediante la llamada “Operación Watutin”. Como el Ejército Rojo por aquel entonces estaba sufriendo un grave problema de suministros, las fuerzas blindadas germanas recuperaron durante las jornadas siguientes una importante porción de todos los territorios perdidos, expulsando al I Frente Ucraniano de la carretera de Vinnitsa tras destruir un total de 700 tanques soviéticos (286 de estos pulverizados por el 21st Batallón Panzer del oficial Franz Bäke que contaba con T-34 capturados entre sus filas).

Conclusión

El 24 de Enero de 1944, el Grupo de Ejércitos Sur concluyó la “Operación Watutin” con una victoria defensiva para el Tercer Reich en Ucrania. Con este último episodio, el Estado Mayor Soviético (STAVKA) asumió el fracaso y suspendió la ofensiva tanto de Zhitomir-Berdichev como de Krirovograd.

Las pérdidas de la Unión Soviética fueron de 99.000 bajas entre 23.000 muertos y 76.000 heridos, más un material de 1.328 tanques destruidos.

El resultado de la ofensiva de Zhitomir-Berdichev y Krirovograd fue un fracaso táctico del Ejército Rojo porque no sólo consiguió llevar a cabo un embolsamiento contra el Grupo de Ejércitos Sur, sino que además el mariscal Erich Von Manstein desarrolló una de sus habituales contraofensivas mediante la que desbarató todos los planes del enemigo. No obstante y pese al revés, los mandos del Ejército Rojo aprendieron de los errores de esta campaña local para perfeccionar el arte operacional de profundidad que conduciría a los soviéticos a la victoria final en la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-Antonio Muñoz Lorente, Huida del Infierno. La Batalla de la Bolsa de Cherkassy, “Zhitomir-Berdichev”, HRM Ediciones (2018), p.52-56
-https://it.wikipedia.org/wiki/Offensiva_di_Zytomyr-Berdicheyv