Ofensiva de Iasi-Chisinâu

El año 1944 estuvo cargado de grandes ofensivas en el Frente Oriental que causaron serios reveses y retrocesos al Ejército Alemán. La campaña de Iasi-Chisinâu destinada a sacar a Rumanía de su alianza con el Tercer Reich, se traduciría en una las más brillantes victorias del Ejército Rojo y en la mayor derrota cosechada por el Eje durante la Segunda Guerra Mundial.

Plan del Eje

Rumanía formaba parte de las potencias del Eje desde la invasión de Rusia en la “Operación Barbarroja” de 1941 con la que había pretendido recuperar las provincias de Besarabia y Bukovina arrebatadas por la Unión Soviética en el pasado. Lamentablemente para los rumanos, las derrotas en el Frente Oriental desde la Batalla de Stalingrado entre 1942 y 1943, habían conducido al Ejército Rojo hasta las puertas de su misma patria en 1944. No obstante y pese a que el Ejército Rumano obtuvo una victoria sobre las fuerzas soviéticas en la Batalla de Târgu Frumos, a mediados de año, el triunfo sería efímero porque ni la férrea determinación de las tropas rumanas, ni la ayuda militar prestada por Alemania, frenarían la siguiente ofensiva que la Unión Soviética estaba gestando contra Moldavia.

Soldados rumanos en la defensa de Iasi.

La debilidad del Eje sobre los Cárpatos y Besarabia radicaba en que tras la destrucción del Grupo de Ejércitos Centro sobre Bielorrúsia tras la “Operación Bragation”, los efectivos se habían reducido drásticamente al sur del Frente Oriental porque un total de nueve divisiones alemanas, entre estas seis blindadas, una motorizada y dos de infantería, fueron trasladadas a Polonia, convirtiendo a Moldavia en una posición muy vulnerable cuando hasta la fecha había sido un bastión inexpugnable, tal y como se demostró en la Batalla de Târgu Frumos. A esta fragilidad del sector, había que añadir la inestabilidad política de Rumanía, pues pese a que el mariscal Ion Antonescu que ostentaba la Jefatura del Gobierno, junto a los generales Ilie Steflea y Georghe Avramescu que representaban al Estado Mayor Rumano, hacían todo lo posible para mantener vivo el espíritu combativo de la nación, ciertos miembros del Parlamento y el propio Rey Miguel I estaban conspirando para traicionar al Eje y capitular ante los Aliados.

El Eje desplegaba entre Moldavia y Ucrania al Grupo de Ejércitos “Ucrania Sur” (Heeresgruppe “Südukraine) del general Ferdinand Schörner con unidades tanto del Ejército Rumano como del Ejército Alemán. En el caso de Rumanía se trató del III Ejército del general Petre Dumitrescu con 66.374 efectivos (2.093 oficiales, 1.883 suboficiales y 62.398 soldados) del III Cuerpo del general Emamoil Leoveanu con las 2ª, 15ª y 110ª Divisiones de Infantería, y del XXIX Cuerpo del general Anton Von Bechtolsheim con la 4ª División de Montaña, la 9ª División de Infantería Alemana y la 21ª División de Infantería; así como el IV Ejército del general Ioan Racovita con 214.621 efectivos (6.985 oficiales, 6.862 suboficiales y 200.774 soldados) que integraba al I Cuerpo del general Gherge Radu con las 6ª y 20ª Divisiones de Infantería, el V Cuerpo del general Constantin Niculescu con las 1ª División de Guardias y la 4ª División de Infantería, el VI Cuerpo del general Nicolae Tâtâranu con las 5ª y 18ª Divisiones de Infantería y la 101ª Brigada de Montaña, el VII Cuerpo del general Hugo Schab con el 8º Regimiento de Granaderos, el 17º Regimiento de Infantería y las 103ª y 104ª Brigadas de Montaña, el XVII Cuerpo Alemán del general Hans Kreysing con la 3ª División de Cazadores y la 8ª División Ligera, y la reserva comprendida por la 1ª División Blindada Rumana “Gran Rumanía, la 20ª División Panzer, la 97ª División Ligera Alemana, la 10ª División Panzergrenadier, la 153ª División de Instrucción Alemana y la 1ª Brigada Técnica Eslovaca. En el caso del Tercer Reich, las formaciones reunidas fueron el VI Ejército del general Maximilian Fretter-Pico con 34.699 efectivos (1.129 oficiales, 1.045 suboficiales y 32.516 soldados) que se dividía en el VII Cuerpo del general Ernst-Eberhard Hell con la 14ª División de Infantería Rumana y las 106ª y 370ª Divisiones de Infantería, en el XXX Cuerpo del general Georg-Wilhelm Postel con las 15ª, 257ª, 302ª y 306ª Divisiones de Infantería, en el LII Cuerpo del general Erich Buschenhagen con las 161ª, 294ª, 320ª y 384ª Divisiones de Infantería, en el XLIV Cuerpo del general Ludwig Müller con las 62ª, 258ª, 282ª y 385ª Divisiones de Infantería, en el II Cuerpo Rumano del general Georghe Avramescu con la 8ª y 9ª Divisiones de Infantería, y la reserva articulada en la 13ª División Panzer y la 304ª Divisiones de Infantería; y el VIII Ejército del general Otto Wöhler con 61.228 efectivos (2.126 oficiales, 1.805 suboficiales y 57.897 soldados) repartido en el IV Cuerpo del general Friedrich Mieth con la 11ª División de Infantería Rumana y las 79ª y 376ª Divisiones de Infantería, el IV Cuerpo Rumano del general Nicolae Stoenescu con las 3ª y 7ª Divisiones de Infantería, la 5ª División de Caballería y la 102ª Brigada de Montaña, y el LVII Cuerpo Panzer del general Friedrich Kirchner con la 4ª División de Montaña, las 46ª y 79ª Divisiones de Infantería, y las 1ª y 13ª Divisiones de Infantería Rumanas.

Aproximadamente las fuerzas del Eje fueron de 376.922 efectivos (12.333 oficiales, 11.604 suboficiales y 352.985 soldados) entre los que había 280.995 rumanos (9.078 oficiales, 8.745 suboficiales y 263.172 soldados) y 95.957 eran alemanes (3.255 oficiales, 2.859 suboficiales y 89.813 soldados). Respecto al material disponible por ambas nacionalidades, fueron reunidos un total de 177 tanques (99 alemanes y 78 rumanos), 1.737 cañones (1.062 alemanes y 675 rumanos), 27.770 ametralladoras (15.240 rumanas y 12.530 alemanas) y 800 aviones.

Grupo de Ejércitos “Ucrania-Sur”:
III Ejército Rumano:
·III Cuerpo Rumano
-2ª División de Infantería Rumana
-15ª División de Infantería Rumana
-110ª Brigada de Infantería Rumana
·XXIXCuerpo Rumano
-4ª División de Montaña Rumana
-9ª División de Infantería Alemana
-21ª División de Infantería Rumana
IV Ejército Rumano
·I Cuerpo Rumano
-6ª División de Infantería Rumana
-20ª División de Infantería Rumana
·V Cuerpo Rumano
-1ª División de Guardias Rumana
-4ª División de Infantería
·VI Cuerpo Rumano
-5ª División de Infantería Rumana
-18ª División de Montaña Rumana
-101ª Brigada de Montaña Rumana
·VII Cuerpo Rumano
-103ª Brigada de Montaña Rumana
-104ª Brigada de Montaña Rumana
-8º Regimiento de Granaderos Rumano
-17º Regimiento de Infantería Rumano
·XVII Cuerpo Alemán
-3ª División de Cazadores Alemana
-8ª División Ligera Alemana
·Reserva Rumana
-1ª División Blindada Rumana “Gran Rumanía”
-20ª División Panzer Alemana
-10ª División Panzergrenadier Alemana
-97ª División Ligera Alemana
-3ª División de Infantería Rumana
-153ª División de Instrucción Alemana
-1ª Brigada Técnica Eslovaca
VI Ejército Alemán
·VII Cuerpo Alemán
-14ª División de Infantería Rumana
-106ª División de Infantería Alemana
-370ª División de Infantería Alemana
·XXX Cuerpo Alemán
-15ª División de Infantería Alemana
-257ª División de Infantería Alemana
-302ª División de Infantería Alemana
-306ª División de Infantería Alemana
·LII Cuerpo Alemán
-161ª División de Infantería Alemana
-264ª División de Infantería Alemana
-320ª División de Infantería Alemana
-384ª División de Infantería Alemana
·XLIV Cuerpo Alemán
-62ª División de Infantería Alemana
-268ª División de Infantería Alemana
-282ª División de Infantería Alemana
-385ª División de Infantería Alemana
·II Cuerpo Rumano
-8ª División de Infantería Rumana
-9ª División de Infantería Rumana
·Reserva Alemana
-13ª División Panzer Alemana
-304ª División de Infantería Alemana
VIII Ejército Alemán
·IV Cuerpo Alemán
-11ª División de Infantería Rumana
-79ª División de Infantería Alemana
-376ª División de Infantería Alemana
·IV Cuerpo Rumano
-5ª División de Caballería Rumana
-3ª División de Infantería Rumana
-7ª División de Infantería Rumana
-102ª Brigada de Montaña Rumana
·LVII Cuerpo Panzer Alemán
-1ª División de Infantería Rumana
-13ª División de Infantería Rumana
-46ª División de Infantería Alemana
-76ª División de Infantería Alemana
-4ª División de Montaña Rumana

Plan de la URSS

A mediados de 1944, la situación del Eje era de extrema gravedad cuando la Unión Soviética aproximó sus tropas a las fronteras de los países de Europa Oriental tras su impresionante victoria en la “Operación Bragation” que implicó la destrucción del Grupo de Ejércitos Centro sobre Bielorrusia. Consumado este triunfo, Iósif Stalin puso sus ojos en Rumanía a sabiendas de que si conseguía aniquilar al Grupo de Ejércitos Sur en Moldavia, las tropas soviéticas tendrían la opción de entrar en el país para privar al Tercer Reich de los pozos petrolíferos de Ploiesti e incluso de sentar una base territorial con la que la URSS poder dar el salto a invadir los países los Cárpatos y los Balcanes.

El Ejército Rojo fijó una maniobra en pinza desde la frontera con Ucrania sobre Moldavia, teniendo como eje principal las capitales de Chisinâu e Iasi que serían asaltadas con unos efectivos de diez a uno en comparación con sus enemigos. Las fuerzas elegidas para la operación fueron el II Frente Ucraniano del general Rodion Malinovsky con la misión de ocupar Iasi mediante el VI Ejército Blindado Guardias del general Andre Kravchenko, los IV y VII Ejércitos de Guardias de los generales Iván Galanin y Mikhail Shumilov, los XXVII, XXXX, LII y LIII Ejércitos de los generales Sergei Trofimenko, Filipp Zhmachenko, Konstantin Koroteev e Iván Managarov, el XVIII Cuerpo Blindado del general Vasilii Polozkov y el Grupo de Caballería Mecanizada “Gorshkov” del general Sergei Gorshkov; y el III Frente Ucraniano del general Fyodor Tolbukhin que debía asegurar Chisinâu con el V Ejército de Choque del general Nikolai Berzarin, los XXXVII, XLVI y LVII Ejércitos de los generales Mikhail Sharokin, Iván Schlemin y Nikolai Gagen, el IV Cuerpo Mecanizado de Guardias del general Vladimir Zhdanov, el VII Cuerpo Mecanizado del general Fedor Katlov y los VI y LXVI Cuerpos de los generales Grigorii Kotov y Dmitrii Kupriianov.

Aproximadamente la Unión Soviética reunió a un total de 1.314.200 soldados, 1.870 tanques, 16.000 cañones y 2.200 aviones.

Ejército Rojo:
II Frente Ucraniano
-VI Ejército Blindado de Guardias
-IV Ejército de Guardias
-VII Ejército de Guardias
-XXVII Ejército
-XXXX Ejército
-LII Ejército
-LII Ejército
-XVIII Cuerpo Blindado
-Grupo de Caballería Mecanizada “Gorshkov”
III Frente Ucraniano
-V Ejército de Choque
-XXXVII Ejército
-XLVI Ejército
-LVII Ejército
-IV Cuerpo Mecanizado de Guardias
-VII Cuerpo Mecanizado
-VI Cuerpo
-LXVI Cuerpo

Ofensiva de Iasi-Chisinau

Al amanecer del 20 de Agosto de 1944, una tormenta de fuego se desató sobre la línea del frente entre la frontera de Ucrania con Moldavia. Sometidos los soldados del Eje a un devastador infierno de miles de piezas de artillería, bombas de la aviación y ametrallamientos a ras de suelo de los cazabombarderos Shturmovik Il-2, todos los cañones germano-rumanos de primera línea fueron destruidos, las posiciones defensivas más adelantadas completamente sepultadas y las líneas telefónicas cortadas. Acto seguido y apenas sin encontrar oposición, las tropas del II Frente Ucraniano cruzaron en botes el Río Prut a lo largo de 16 kilómetros, mientras los hombres del III Frente Ucraniano atravesaban el Río Dniéster para establecer con relativa facilidad una cabeza de puente a 18 kilómetros de su base de partida en Tiraspol.

Cazabombarderos soviéticos Ilushyn Il-2 sobre el área de Iasi en Agosto de 1944.

La “Ofensiva de Iasi-Chisinâu” fue demoledora porque durante las fases iniciales las posiciones de vanguardia de las 46ª y 76ª Divisiones de Infantería Alemanas fueron superadas entre Munteni y Carpati, la ciudad de Slobozia ocupada por 50 tanques que expulsaron a los defensores de la 15ª División de Infantería Rumana y la localidad de Erbecini arrebatada a los IV y VI Cuerpos Rumano (curiosamente toda la 5ª División de Infatería Rumana desplegada sobre dicho sector desertó y se deshizo al completo). A pesar de que el Ejército Rojo encontró dificultades en algunos puntos, como por ejemplo el contraataque recibido por el LXVI Cuerpo Soviético a manos de carros Panzer IV y Stug de la 13ª División Panzer, los rusos se repusieron de las pérdidas y pusieron a los blindados germanos en fuga para proseguir con su marcha hacia el interior de Moldavia. Lo mismo sucedió en el sector de Brâesti porque después de que la 1ª División Blindada Rumana destruyera a 60 tanques soviéticos de los modelos T-34 y Stalin IS-2, los rumanos finalmente fueron puestos en retirada tras la pérdida de 30 carros propios. Así pues y salvo por estos contragolpes de carácter local, el frente acabó derrumbándose porque las divisiones alemanes quedaron reducidas al 50% de sus efectivos y tanto la 4ª División de Montaña Rumana como la 21ª División de Infantería Rumana resultaron embolsadas y virtualmente aniquiladas.

A la caída de la tarde del 20 de Agosto, el mariscal Ion Antonescu y el general Ferdinand Schörner convocaron un “gabinete de crisis” a los que acudieron los generales alemanes Johannes Friessner y Otto Wöhler, más los generales rumanos Ilie Steflea y Georghe Avramescu, quienes tuvieron la iniciativa de ordenar la retirada hacia la “Línea Trajano” situada entre Chisinâu y Târgu Frumos. Lamentablemente en muchos aspectos la idea vino tarde porque la 11ª División de Infantería Rumana y la 79ª División de Infantería Alemana fueron sorprendidas por el Ejército Rojo en Iasi cuando las tropas soviéticas alcanzaron los suburbios noroccidentales por la noche. De hecho el último parte oficial aquel día fue: “El enemigo está en todas partes”.

La ciudad de Iasi, objetivo principal de la ofensiva del Ejército Rojo, fue ocupada la jornada del 21 de Agosto de 1944. A partir de entonces las tropas soviéticas avanzaron sin oposición irrumpiendo en el Valle del Río Bahlui, de donde expulsaron a la 1ª División Blindada Rumana, y abrieron una brecha sobre la “Lína Trajano” apoderándose de Voinesti. Solamente los I y V Cuerpos Rumanos consiguieron rechazar a las columnas mecanizadas del Ejército Rojo en el Río Seret, ya que en el resto de sectores los rusos arrollaron a los defensores del Eje como sucedió cuando más de 100 tanques ocuparon Vaslui desarticulando las defensas de la 10ª División Panzer y la 76ª División de Infantería Alemana, o sobre el área entre Husi y el Río Prut tras poner en fuga a los IV y VI Cuerpos Rumanos. Ni siquiera los 20 carros operativos de la 13ª División Panzer que destruyeron a 100 tanques soviéticos lograron mantener las líneas porque al final fueron rebasados y la aldea de Festelita tomada por los invasores, lo que dejó embolsada a la 9ª División de Infantería Alemana hasta su completa aniquilación entre los pueblos de Sârata y Galbenâ.

Tropas soviéticas apoyadas por un cañón se abren paso en la ciudad de Iasi.

En la madrugada del 21 al 22 de Agosto, el general Petre Dumitrescu del III Ejército Rumano y el general Otto Wöhler del VIII Ejército Alemán, ordenaron un repliegue hacia la nueva línea defensiva situada entre los Cárpatos y el Río Danubio, al mismo tiempo en que el general Ioan Racovita retrasaba las posiciones del IV Ejército Rumano sobre el Valle de Bârlad hacia la seguridad del área comprendida entre las localidades de Aduj y Bolgrad. A la mañana siguiente de esta decisión, el 22, el V Ejército Choque, junto a los XXXVII y LVII Ejércitos Soviéticos, lanzaron una ofensiva contra el sector de Bender que dejó aislados el uno del otro al VI Ejército Alemán del III Ejército Rumano. A esta crisis de colapso, se sumó el cerco y destrucción de la 367ª División de Infantería Alemana a manos del IV Ejército de Guardias sobre Ungheni, así como las arremetidas soviéticas desde los flancos sobre Tarútyne.

La mañana del 23 de Agosto, el III Frente Ucraniano reanudó la ofensiva destrozando al III Cuerpo Rumano sobre sus últimas posiciones en Estuario del Río Dniéster, ocupando las orillas del Lago Kunduk e irrumpiendo con velocidad en la comarca de Dobrogea. Al mismo tiempo, las vanguardias del Ejército Rojo que habían dejado aislados a las divisiones del III Ejército Rumano y del VIII Ejército Alemán, tomaron los últimos cuatro de los cinco puentes disponibles sobre el Río Prut, por lo que sólo un contingente muy reducido de los soldados germano-rumanos cercados pudo escapar a través del Puente de Zberoaia.

Con la ruptura del frente en Moldavia, el VI Ejército Alemán y el IV Ejército Rumano (los mismos que habían sido destruidos en la Batalla de Stalingrado de 1943) fueron envueltos dentro de una bolsa de 100 kilómetros por parte de las divisiones del II y III Frente Ucranianos. A partir de entonces comenzaría una lucha por la supervivencia mediante un intento de escapar hacia Hungría atravesando los montes y bosques cercanos que no daría resultado; lo mismo que una operación de ruptura llevada a cabo por el III Ejército Rumano que se vio obligado a replegarse después de que cañoneras soviéticas que navegaban por el Río Dniéster apareciesen a sus espaldas. Solamente y gracias a que la 1ª División Blindada Rumana frenó durante algún tiempo al LXVI Cuerpo Soviético entre el Río Moldova y Mazulenko, un centenar de miles de soldados alemanes y rumanos consiguieron refugiarse y ponerse a salvo en Rumanía.

Tanque soviético Stalin IS-2 entrando triunfal en Iasi.

Inesperadamente el 23 de Agosto de 1944, el Rey Miguel I protagonizó un golpe de Estado contra el Gobierno de Bucarest con el que se derrocó al régimen filofascista del Conducator Ion Antonescu. Justo unas horas después de este suceso, el Reino de Rumanía solicitó la paz con la Unión Soviética y los Aliados Occidentales, algo que significó la total capitulación del IV Ejército Rumano en Chisinâu, aproximadamente unos 300.000 hombres que entregaron las armas sin combatir, así como la entrada del Ejército Rojo en Rumanía que definitivamente salió de la Segunda Guerra Mundial.

Resultado

La ofensiva de Iasi-Chisanâu fue la mayor victoria obtenida la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial, incluso por delante de la Batalla de Stalingrado en 1943 y la “Operación Bragation” en 1944. La razón de la magnitud de este triunfo tuvo tres dimensiones: la primera militar porque se consiguió la total destrucción del Grupo de Ejércitos Sur; la segunda territorial porque la URSS se anexionó Besarabia y Bukovina bajo la forma de la República Socialista Soviética de Moldavia; y la tercera estratégica porque implicó la salida de Rumanía de la contienda que desde entonces traicionó al Tercer Reich para unirse a los Aliados, la pérdida de los campos petrolíferos de Ploiesti que alimentaban al Ejército Alemán y la irrupción del Ejército Rojo en los Balcanes y Europa Oriental.

Las bajas del Eje fueron de 400.000 soldados entre los que hubo 200.000 rumanos (8.305 muertos, 24.989 heridos y 170.000 prisioneros) y 200.000 alemanes (85.000 muertos o heridos y 115.000 prisioneros), más un material perdido de 83 tanques, 3.500 cañones, 3.300 vehículos y 330 aviones.

Las bajas de la Unión Soviética fueron de 73.130 soldados (13.197 muertos y 59.933 heridos), más un material perdido de 75 tanques, 108 cañones y 111 aviones.

Indudablemente, la ofensiva de Iasi-Chisinâu marcó un antes y un después en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial. Con este demoledor golpe del que el Eje nunca se recuperó, Alemania ya no sólo estaban condenada a perder la contienda, sino que además se aceleró el fin del conflicto con la entrada del Ejército Rojo en Rumanía y acto seguido en Bulgaria, Hungría, Albania y Yugoslavia, donde tras imponer regímenes comunistas, se sentaron las bases de la división de Europa y por tanto de la Guerra Fría.

 

Bibliografía:

-Antonio García Palacios, Rumanía, 1944, El Martillo de Stalin golpea los Cárpatos, “Pérdidas Irreparables”, HRM Ediciones (2018), p.87-99
-Editores de Meridiane, Armata Românâ în al Doilea Râzboi Mondial/ Romanian Army in World War II, “Bâtâlia din Moldova/Battle of Moldavia”, Meridiane (1995), p.55-62
-file:///C:/Users/Ruben/Desktop/operatiunea-iasi-chisnau-ultima-batalie-asupra-romaniei-foto-378.htm
-http://en.wikipedia.org/wiki/Jassy-Kishinev_Offensive