Invasión de Yugoslavia

 

Si los Balcanes fueron la causa en la Gran Guerra de 1914-1918, el papel de Yugoslavia en la Segunda Guerra Mundial sería el efecto del anterior conflicto y también el principio de otros nuevos.

Antecedentes

Yugoslavia era conocida en el mundo entero como el “Polvorín de Europa”, denominación que el Canciller de Prusia Otto Von Bismark en el siglo XIX calificó a los Balcanes. Tras la Primera Guerra Mundial el Estado de Yugoslavia nació como una aglomeración de pueblos y etnias que fueron mezclados irresponsablemente por Gran Bretaña y Francia, nación a la que se bautizó con el nombre del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos.

Consolidada la monarquía del Rey Pedro I, el país se constituyó como Yugoslavia. Las tensiones internas eran terribles, ya que más de la mitad de la población deseaba separarse en Estados independientes. La repartición territorial era: Serbia con capital en Belgrado, religión cristiana ortodoxa y etnia eslava; Croacia con capital en Zagreb, religión cristiana católica y etnia europea eslavo-latina; Bosnia-Herzegovina con capital en Sarajevo, religión musulmana y etnia turca; Macedonia con capital en Skopje, religión cristiana ortodoxa y etnia griega; Eslovenia con capital en Ljubliana, religión cristiana católica y etnia eslava; Montenegro con capital en Cettinje, religión cristiana ortodoxa y etnia montenegrina.

Iniciada la Segunda Guerra Mundial, Yugoslavia iba a estar dividida en varias mitades. Los serbios, mayoría étnica, estaban a favor de Gran Bretaña y Francia. Los croatas, bosnios y macedonios preferían una alianza con Alemania e Italia. Los eslovenos y montenegrinos se declaraban indiferentes. Una vez llegado el año 1940, el odio dentro del país yugoslavo era enorme e iba a estallar.

Pablo I era el Regente de Yugoslavia en 1941, aunque mucha gente no estaba de acuerdo con el monarca porque preferían a su hijo Pedro II, quién era menor de edad. El problema sucesorio se había iniciado con el asesinato de su padre en 1934, el Rey Alejando II de Yugoslavia, a manos de un nacionalista macedio del IMRO que deseaba la independencia de Macedonia. Las diferencias entre los dos miembros de la familia real consistían básicamente en que Pablo I prefería una alianza con el Eje compuesto por Alemania, Japón e Italia; mientras que Pedro II era proclive a una alianza con Gran Bretaña.

A comienzos de 1941 las tropas alemanas se estacionaron en Bulgaria y Rumanía con el fin de entrar en Grecia para ayudar a Italia que se encontraba atascada en Albania, estancamiento producido por una absurda invasión italiana del territorio griego que terminó en desastre. Con estos sucesos Yugoslavia quedó rodeada por todos los lados.

Pacto Tripartito con Yugoslavia

Adolf Hitler comprendió que Yugoslavia podía ser un peligro para el Eje si los británicos se atrevían a desembarcar allí, por lo que decidió intentar convertirla en su aliada. Las relaciones se iniciaron desde el mismo Febrero de 1941, cuando el Presidente del Consejo Yugoslavo, Dragisa Cvetkovi, más el Ministro de Asuntos Exteriores, Cincar Markovic, se reunieron en Salzburgo con el Ministro de Asuntos Exteriores del Reich, Joachim Von Ribbentrop. Los mismos hombres más tarde se entrevistaron en Berchtesgaden con Hitler. De la reunión no salió nada en claro. Pedro I también escuchó los consejos de los ingleses para que se unieran a ellos, prometiéndoles en ese caso 200.000 soldados y 15 divisiones, algo que Belgrado sabía que era imposible porque el Imperio Británico agonizaba y ya no tenía tropas ni para defender a sus propias islas. Tras estudiar todas esas demandas, los políticos yugoslavos llegaron a la conclusión de que si seguían una política pro-británica se quedarían sólos en Europa amenazados por el Eje; pero si seguían una política pro-germana las fuerzas militares yugoslavas y un sector importante de la minoría serbia se les echaría encima en un golpe de Estado para evitar la guerra.

Muy impaciente por las demoras yugoslavas, Hitler volvió a entrevistarse el 5 de Marzo de 1941 con el Regente Pablo I para convencerle de que se uniera al Eje cuanto antes. En el papel que se puso sobre la mesa ofrecía a Yugoslavia el puerto griego de Salónica como recompensa por unirse a la empresa hitleriana. Aunque el caramelo era tentador, Pablo I quiso ganar tiempo y lanzar la excusa de que se lo pensaría. Sin poder esperar ni un minuto más, Hitler en los días sucesivos intentó provocar a los yugoslavos con varios gestos, entre ellos el de interrumpir la venta de armamento a Belgrado a través de la compañía checa Skoda. Aquel gesto hizo saltar las alarmas en la nación yugoslava, pero sin embargo la respuesta siguió sin formularse.

Como el Reich no obtuvo contestación en los días posteriores, Berlín lanzó un ultimátum al Regente el 19 de Marzo instándole a la coalición, de lo contrario él se haría responsable de lo que pudiera suceder.

Al Regente Pablo I no le quedó más remedio y sin consultar con nadie empezó junto al Presidente Cvetkovic a preparar esa alianza. Lo que no se imaginaban es que todo el país acabó enterándose. Las protestas se hicieron notar en los partidos políticos, la Iglesia Ortodoxa, los periódicos y élites financieras. La mayor crisis se produjo cuando dimitieron cuatro ministros, entre ellos el Ministro de la Guerra Dusan Pesic. Pero a pesar de aquella ebullición política el Regente viajó a Viena, Austria, para ligar el destino de su nación al del Eje.

Oficialmente el 25 de Marzo, Yugoslavia firmó la alianza del Pacto Tripartito en Viena con Alemania, Japón, Italia, Hungría, Bulgaria, Rumanía, Manchuria y Eslovaquia. Los yugoslavos entraban a formar parte del Eje. Durante todo el proceso de ceremonia, Radio Belgrado lo transmitió en directo a toda la nación.

Pedro II, Rey de los Yugoslavos

Un día después de ser incluída Yugoslavia en el Eje, el 26 de Marzo, unos militares descontentos encabezados por el general de las fuerzas aéreas yugoslavas, Bora Mirkovich, apoyado por el general de tierra Dusan Simovic, se reunieron en secreto para dar un golpe de Estado contra el Regente y el Presidente. Su objetivo era implantar al menor de edad Pedro II como Rey, ya que en Septiembre cumpliría los 18 años de edad permitidos para su coronación, adelantando de esta manera el proceso. Como casi toda la oficialidad de la minoría serbia era pro-británica, vieron con buenos ojos una posible monarquía de Pedro II, pues el candidato era totalmente anti-alemán.

Inesperadamente la noche del 26 al 27 de Marzo, el Ejército Real Yugoslavo fue desacuartelado y entró en las principales ciudades yugoslavas sin resistencia, apoyado en todo momento por colaboracionistas civiles del Partido Democrático Serbio. En Belgrado todos los ministerios, cuarteles y la central de correos fueron tomados, lo mismo que el Palacio Real en donde se detuvo a la Gendermaría leal al Regente. Hicieron también prisionero al Presidente de la nación, Cvetkovic, mientras que el Regente Pablo I fue detenido en un tren rumbo a Zagreb y obligado a abdicar por los generales. También se capturó al líder fascista yugoslavo, Milan Stajadinovic, que fue entregado a los británicos. Al igual que en Belgrado, los yugoslavos rápidamente también se hicieron con las guarniciones de Zagreb, Sarajevo y Skopje el 28 de Marzo.

Rey Pablo I de Yugoslavia, favorable al Eje; y el Príncipe Pedro II, favorable a los Aliados.

Pedro II fue coronado Rey de Yugoslavia en la Catedral de Belgrado el 28 de Marzo. Lo primero que hizo fue denunciar al Pacto Tripartito y romper su alianza con el Eje con el fin de hacer un acercamiento a las potencias democráticas. Cuando la población serbia se enteró de la noticia salió a la calle llena alegría, organizando enormes manifestaciones en las que se izaron banderas de Gran Bretaña y Francia, mientras se cantaba el nacional himno de Serbia. El embajador alemán que en ese momento circulaba en un coche Mercedes, fue escupido por decenas de personas eufóricas.

Cuando Hitler se enteró de la traición de Yugoslavia y el insulto a su embajador, montó en cólera, dando a conocer una de las rabietas más grandes de su vida. Sin pensar en las consecuencias ordenó que se castigara a Yugoslavia con toda la dureza posible. Proclamó que no se lanzase ultimátum, ni que se respetaran los estatus internacionales y que por supuesto no se tuviese piedad con los soldados y civiles yugoslavos. Además Hitler pidió a Hermann Goering, jefe de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), que destruyera la capital de Belgrado con bombas en una acción de venganza denominada “Operación Castigo”.

Ejércitos del Eje

Wilhelm List sería el general en jefe del Ejército Alemán (Wehrmacht) para la invasión a Yugoslavia. Una pareja de ejércitos fueron los elegidos: el II Ejército al mando de Maximiliam Von Weichss y el XII Ejército comandado por el propio List. En el ataque el despliegue se efectuaría de la siguiente manera: Desde Alemania se invadiría Eslovenia con los XLIX y LI Cuerpos; desde Hungría se haría lo propio con Croacia con el XLVI Cuerpo Panzer; desde Rumanía hacia Serbia partiría el XLI Cuerpo Motorizado; y desde Bulgaria hacia Kosovo y Macedonia saldrían los XI y XX Cuerpos, el XIV y XL Cuerpos Panzer y el XVIII Cuerpo de Montaña. Como apoyo aéreo la Luftwaffe emplearía el IV y VIII Cuerpos Aéreos (Fliegkorps), con aparatos preparados para la destrucción de Belgrado.

Hungría haría lo mismo con los I, IV y V Cuerpos, más uno móvil dentro del II Ejército Húngaro al mando del general Elemér Gorondy-Novák, además de la Flotilla del Danubio y las unidades especiales de caballeria Hónved. Miklós Horthy, Almirante y Regente de Hungría, se unió con entusiasmo a la campaña yugoslava. La mayoria de políticos húngaros también se sumaron, aunque hubo algunos disidentes pro-británicos que al saber de la noticia acabaron suicidándose como el Conde Pal de Teliki.

Italia cruzaría la frontera desde Albania con los IX y XI Ejércitos, mientras que desde los Alpes Julianos en Eslovena partiría el II Ejército al mando del general Vittorio Ambroiso.

Bulgaria ayudaría a Alemania desde su frontera con el V Ejército. El Zar Boris III, cargado de revanchismo por la derrota en la II Guerra Balcánica de 1913-1914, deseaba recuperar Macedonia y Kosovo que había perdido durante ese conflicto.

Otra participación menor en la campaña yugoslava serían las milicias ustachas de Croacia, una quinta columna nacionalista al mando de Ante Pavelic que se sublevaría contra el poder de Belgrado. También se unirían fascistas albaneses en el Protectorado de Albania y un destacamento militar rumano enviado por el Reino de Rumanía.

Ejército Alemán:
II Ejército
·XLIX Cuerpo
-1ª División de Montaña
·LI Cuerpo Panzer
-132ª División de Infantería
-183ª División de Infantería
·XLVI Cuerpo Panzer
-8ª División Panzer
-14ª División Panzer
-16ª División Motorizada
XII Ejército
·XLI Cuerpo Motorizado
-2ª División SS “Das Reich”
-Regimiento Motorizado “Gross Deutschland”
·XI Cuerpo
-60ª División de Infantería
-76ª División de Infantería
-198ª División de Infantería
·XIV Cuerpo Motorizado
-5ª División Panzer
-11ª División Panzer
-4ª División de Montaña
-294ª División de Infantería
·XL Cuerpo Panzer
-9ª División Panzer
-1ª División SS “Leibsantarde Adolf Hiter”
-73ª División de Infantería
·XVIII Cuerpo de Montaña
-2ª División Panzer
-5ª División de Montaña
-6ª División de Montaña
-72ª División de Infantería
·XX Cuerpo
-50ª División de Infantería
-164ª División de Infantería

Ejército Búlgaro:
V Ejército
-1ª División Móvil
-6ª División de Infantería
-7ª División de Infantería
-14ª División de Infantería
-15ª División de Infantería
-1º Regimiento de Caballería
-2º Regimiento de Caballería
-50º Regimiento de Infantería
-52º Regimiento de Infantería

Ejército Italiano:
II Ejército
·V Cuerpo
15ª División de Infantería “Bergamo”
57ª División de Infantería “Lombardia”
·VI Cuerpo de Ejército
3ª División de Infantería “Ravenna”
12ª División de Infantería “Sassari”
20ª División de Infantería “Friuli”
26ª División de Infantería “Assietta”
·XI Cuerpo de Ejército
13ª División de Infantería “Re”
14ª División de Infantería “Isonzo”
183ª División de Infantería
·Cuerpo Motorizado
9ª División Motorizada “Pasubio”
52ª División Motorizada “Torino”
133ª División Blindada “Littorio”
·Cuerpo de Caballería
1ª División de Caballería “Eugenio Di Savoia”
2ª División de Caballería “Emanuele Filiberto Testa Di Ferro”
3ª División de Caballería “Principe Amadeo Duca d’Aosta”
3º Grupo Alpino
IX Ejército
·IV Cuerpo de Ejército
-24ª División de Infantería “Pinerolo”
-53ª División de Infantería “Arezzo”
·XIV Cuerpo de Ejército
-4ª División Alpina “Cuneese”
-41ª División de Infantería “Firenze”
-7º Regimiento de Caballería
-19º Regimiento de Caballería
·XVII Cuerpo de Ejército
-18ª División de Infantería “Messina”
-32ª División de Infantería “Marche”
-38ª División de Infantería “Puglie”
-131ª División Blindada “Centauro”

Ejército Húngaro:
II Ejército
·Cuerpo de Infantería Móvil
1 Brigada Móvil
2 Brigada Móvil
1 Brigada de Caballería
·I Cuerpo de Infantería
1 Brigada de Infantería
13 Brigada de Infantería
15 Brigada de Infantería
·IV Cuerpo de Infantería
2 Brigada de Infantería
10 Brigada de Infantería
12 Brigada de Infantería
·V Cuerpo de Infantería
14 Brigada de Infantería
19 Brigada de Infantería
2 Brigada de Caballería
·1 Brigada Paracaidista
·9 Brigada de Infantería
·11 Brigada de Infantería

Ejército Nacionalista Croata:
Milicias Ustachas

Ejército Nacionalista Albanés:
Milicias del Balli Kombëtar

Ejército Rumano:
Destacamento de Infantería Rumana

Ejército Yugoslavo

Yugoslavia para su defensa nacional estaba en una situación muy crítica. Rodeada por todos lados de enemigos: alemanes, italianos, húngaros, búlgaros y rumanos, se veía obligada a defender una extensísima frontera careciendo de tropas suficientes.

El Reino de Yugoslavia sólo contaba con 31 divisiones para proteger su territorio, de las cuales 28 eran de infantería y 2 de caballería. Se repartían en varios Grupos de Ejército. El Real Ejército Yugoslavo (Jugoslovenska Armica), se divididía en el Grupo Supremo; el I Grupo de Ejércitos con los IV y VII Ejércitos; el II Grupo de Ejércitos con los I y II Ejércitos; el III Grupo de Ejércitos con los III Ejército y el III Ejército Regional; y por último unidades independientes como los V y VI Ejércitos.

Los soldados yugoslavos estaban modernamente equipados, pero a excepción de la infantería, el resto de las fuerzas armadas era un conglomerado pobre y anticuado. Sus unidades blindadas de tanques eran muy arcaicas, ya que poseían 110 carros de combate de la Primera Guerra Mundial Renault FT-17, 54 de los obsoletos franceses Renault R35 y los 8 SI-D procedentes de la antigua Checoslovaquia; haciendo un total de 172 tanques. La aviación se componía de muchos modelos alemanes como los Messerschmitt Bf 109 o los bombarderos Dornier Do 17, también británicos como el Bristol Blenheim, entre otros aparatos comprados a Francia, Italia o Checoslovaquia, totalizando 623 aviones en los cuales se organizaba la Real Fuerza Aérea Yugoslava (Jugoslovensko Kraljevsko Ratno Vazduhoplovstvo). Finalmente la Real Marina Yugoslava (Jugoslovenska Kraljevska Mornarica) tenía 53 buques de guerra distribuidos en un crucero ligero, cinco destructores, cuatro submarinos, doce dragaminas, dieciocho torpederos, cuatro cañoneros, un portahidroaviones, seis patrulleros fluviales y dos veleros. El espíritu combativo de los yugoslavos era también de dudosa capacidad por culpa de sus luchas internas entre etnias y clanes. Con estos precedentes el país tenía la suerte echada.

Ejército Real Yugoslavo “Jugoslovenska Armica”:

Grupo Supremo:
-1ª División de Infantería “Cerska”
-33ª División de Infantería “Licka”
-44ª División de Infantería “Unska”
-47ª División de Infantería “Dinarska”
-1th Batallón Blindado

I Grupo de Ejércitos:
·IV Ejército:
-27ª División de Infantería “Savska”
-40ª División de Infantería “Slavonska”
-42ª División de Infantería “Murska”
·VII Ejército:
-32ª División de Infantería “Trigalvaska”
-38ª División de Infantería “Dravska”
-Brigada “Risnjacki”
-Brigada Alpina “Triglavski”
·Reserva:
-1ª División de Caballería

II Grupo de Ejércitos:
·I Ejército:
-7ª División de Infantería “Potiska”
-3ª División de Caballería
·II Ejército:
-10ª División de Infantería “Bosanka”
-17ª División de Infantería “Vrbaska”
-30ª División de Infantería “Osjecka”

III Grupo de Ejércitos:
·III Ejército:
-13ª División de Infantería “Herzegovacka”
-15ª División de Infantería “Zetska”
-25ª División de Infantería “Vardarska”
-31ª División de Infantería “Kosovska”
·III Ejército Territorial:
-5ª División de Infantería “Sumadiska”
-20ª División de Infantería “Bergalnicka”
-46ª División de Infantería “Moravska”

Grupo Independiente:
·V Ejército Independiente:
-8ª División de Infantería “Krajinska”
-9ª División de Infantería “Timocka”
-34ª División de Infantería “Troplicka”
-50ª División de Infantería “Drinska”
-2ª División de Caballería
·VI Ejército Independiente
-3ª División de Infantería “Dunavaska”
-49ª División de Infantería “Sremska”
-Brigada “Savski”
-Brigada “Banatski”
·Ejército de Costa:
-12ª División de Infantería “Jadranska”

Ejército de Reserva:
-22ª División de Infantería “Ibarska”

Marina Real Yugoslava “Jugoslovenska Kraljevska Mornarica”:

1 Crucero Ligero: Dalmacija
5 Destructores: Beograd, Dubrovnik, Split, Zabreb y Ljubljana
4 Submarinos: Hrabri, Nebojsa, Smeli, Osvetnik
18 Torpederos: Orjen, Velebit, Dinara, Triglav, Suvobor, Rudnik, Kajmakcalan, Durmitor, Uslok, Cetnik, T-1, T-2, T-3, T-4, T-5, T-6, T-7 y T-8
12 Dragaminas: Galeb, Jastreb, Kobac, Iabud, Orao, Sokol, D-2, Malinska, Meljine, Mljet, Marjan y Mosor
4 Cañoneros: Neretva, Beli Orau, Klis y Lastavica
1 Portahidroaviones: Zmaj
2 Veleros: Jadran y Vila Velebita
6 Patrulleros Fluviales: Granicar, Strazar, Vardar, Sava, Drava y Morava
TOTAL = 53 Buques de Guerra

Fuerza Aérea Real Yugoslava “Jugoslovensko Kraljevsko Ratno Vazduhoplovstvo”:

Cazas = 206 aparatos
Bombarderos = 180 aparatos
Transportes militares = 115 aparatos
Aviones de entrenamiento = 97 aparatos
Patrullaje marítimo = 25 aparatos
TOTAL = 623 aviones

Invasión de Yugoslavia

6 de Abril de 1941

No hubo declaración de guerra alguna. En las primeras horas del 6 de Abril de 1941 más de 150 aviones alemanes de la Luftwaffe bombardearon Belgrado causando una inmensa devastación entre las casas y sobre la población civil. Tan poco se había previsto la guerra, que ni una sóla batería antiaérea estaba presente en la capital. Mientras los bombarderos causaban estragos sobre Belgrado, los cazabombarderos en picado Stukas ametrallaban los aeródromos destruyendo 26 Dornier Do 17 yugoslavos. Acto seguido más aviones alemanes y algunos italianos atacaron el resto de aeropuertos del país donde acabaron prácticamente con toda la Real Fuerza Aérea Yugoslava en tierra. Tras el ataque 4.000 civiles yugoslavos habían muerto y el humo de la capital se veía a kilómetros de distancia.

Alemanes entrando en una aldea yugoslava ardiendo.

Yugoslavia aún no se había recompuesto del bombardeo cuando el II Ejército Alemán desde Hungría cruzó la frontera yugoslava con el XLVI Cuerpo. El IV Ejército Yugoslavo que defendía la zona fue rápidamente descompuesto por las diferentes puntas de avance alemanas. Los croatas que servían en dicho ejército, desertaron de sus unidades al ver llegar a los alemanes, a los cuales veían como liberadores y no invasores, ya que los acuerdos secretos con el Eje habían prometido la independencia de Croacia. Si los yugoslavos ya tenían problemas con aguantar los asaltos alemanes, también tenían ahora que luchar contra las milicias ustachas de una gran mayoría de croatas que deseaban escindirse de Yugoslavia.

Italia inició la ofensiva contra Yugoslavia atacando desde dos frentes: uno en la frontera ítalo-yugoslava de Venecia con el II Ejército; más otro al norte de Albania con el IX Ejército. Partiendo desde Venecia el II Ejército logró grandes avances en los Alpes Julianos conquistando la región de Eslovenia. Sin embargo el IX Ejército en Albania fue detenido por los yugoslavos y puesto a la defensiva en una gran línea de trincheras y riscos que ocupaban las tropas italianas junto a las milicias albanesas colaboracionistas del movimiento nacionalista Balli Kombëtar.

La única respuesta de iniciativa que tuvo Yugoslavia ese día fue la infiltración a través del Río Danubio de las patrulleras fluviales Drava, Sava, Morava y Vardar, las cuales entraron en Hungría sin ser vistas y bombardearon a cañonazos la ciudad húngara de Mohacs. Ante este acontecimiento Budapest exigió venganza.

7 de Abril de 1941

Durante el amanecer del día 7 los ataques aéreos continuaron mientras los ejércitos del Eje se concentraban en todas las fronteras yugoslavas. En Belgrado la Luftwaffe volvió a castigar a la Real Fuerza Aérea Yugoslava destruyendo 20 cazas y dañando a otros 15 en tierra.

Aunque era muy difícil la movilidad, el III Ejército Yugoslavo lanzó una ofensiva ese día contra la Albania italiana. La 25ª División “Vardarska” cruzó la frontera con Albania desde Kosovo llegando hasta el Río Drin e invadiendo la región de Prizren. Simultáneamente la 31ª División de Infantería “Kosovska” arrebató la ciudad de Debar a los italianos que comenzaron a retirarse.

8 de Abril de 1941

Nada más amanecer el XII Ejército Alemán con el XIV Cuerpo Panzer cruzó la frontera de Bulgaria con Yugoslavia en un avance de “Guerra Relámpago (Blitzkrieg)” arrollador sobre el área de Pirot. Las tropas búlgaras del V Ejército Búlgaro también atacaron conjuntamente con las alemanas. Muy rápidamente el V Ejército Yugoslavo que protegía Pirot fue puesto en retirada. El objetivo de las divisiones alemanas y búlgaras en el Pirot era hacerse con la importante localidad estratégica de Nis, por eso Inglaterra desde Londres instó a su aliado yugoslavo a que resistiera todo lo posible en esa zona. Para proteger Nis el V Ejército Yugoslavo envío a la 2ª División de Caballería, la única que tenía intacta en ese momento, pero un ataque de aviones alemanes la desorganizó. Sin poder evitarlo los alemanes se hicieron con Pilep y Monastir. La situación del V Ejército Yugoslavo era tan crítica que tuvo que llamar a las fuerzas del III Ejército Yugoslavo, las cuales comenzaron a llegar por la noche.

Sobre Albania al III Ejército Yugoslavo las cosas les iban mejor. La 15ª División de Infantería “Zetska” inició el avance hacia el interior de Albania empleando la carretera Podgorica-Shköder. Al mismo tiempo los yugoslavos desde el sector de la Cordillera de Prokletije se hacían con la localidad de Koljegcava. Poco después la 25ª División “Vardarska” cruzaba el Río Drin. Los italianos una vez más como en campañas anteriores acabaron haciendo el ridículo frente a sus aliados alemanes, búlgaros o húngaros, pues a medida que avanzaba la guerra se hacía más evidente la incapacidad de Italia de controlar a su propio ejército.

9 de Abril de 1941

El III Ejército Yugoslavo no tuvo tiempo de desplegarse en Nis la mañana del 9 de Abril porque los alemanes hicieron un imparable avance a través de la zona del Pirot hasta chocar poco después con las unidades en retirada del V Ejército Yugoslavo, el cual volvió a ser desorganizado. Los alemanes dividieron al V Ejército Yugoslavo junto al Valle de Morova entre Paracin y Kragujevac, capturando a más de 5.000 prisioneros yugoslavos junto a Yagodina. Finalmente Nis cayó conquistado por la 5ª División Panzer y las tropas búlgaras que venían tras esta.

Sobre el frente desplegado desde Bulgaria por los alemanes y búlgaros las cosas salían realmente bien, pero no en el frente de Albania para los italianos. Más divisiones yugoslavas siguieron cruzando el Río Drin para estacionarse en el Valle de Valjbone. Cada día los yugoslavos eran más fuertes en Albania y los italianos más débiles, por si fuera poco al sur de ese país se libraba otra campaña diferente en Grecia donde habían desembarcado tropas británicas y de la Commonwealth. Si los griegos e ingleses conseguían aplastar Albania gracias a la ofensiva yugoslava, los Aliados unirían sus fuerzas y eso haría peligrar el frente. Ante dicha posibilidad, el Zar Boris III de Bulgaria y Adolf Hitler ordenaron a sus fuerzas que intervinieran en todo el territorio yugoslavo antes de correr dicho riesgo.

10 de Abril de 1941

Aquel día 10 la atención se centró en otro punto de la frontera yugoslava, la de Hungría, pues más fuerzas alemanas del II Ejército Alemán se expandieron haciéndose con las localidades de Mura, Drava, Barsc, Mursko Sredisce, Letenye, Zakany, Valievo y Obrenovac, además de cortar la carretera con la región de Osijek atrapando a numerosos yugoslavos y atravesar las montañas esloveno-croatas sobre el ferrocarril Budapest-Trieste. Finalmente con ayuda de rebeldes croatas ustachas conquistaron Zagreb, capital de Croacia.

En la región del Pirot con Bulgaria, el XIV Cuerpo Panzer del XX Ejército Alemán irrumpió en el valle de Morova el 10 de Abril cortando a las fuerzas yugoslavas en Leskovac.

Si los alemanes avanzaban éxitosamente por territorio yugoslavo, los yugoslavon lo hacían de igual manera en el territorio italiano. Ese día el III Ejército Yugoslavo dejó de lado Shköder en Albania y con la 15ª División de Infantería “Zetska” conquistó 50 kilómetros de tierra albanesa causando una gran confusión entre las tropas italianas. La Real Fuerza Aérea Yugoslava bombardeó también la localidad albanesa de Dürres para hostigar aún más a los italianos.

Por otra parte Italia tuvo mucha más suerte en el frente occidental de Yugoslavia. El II Ejército Italiano que había partido desde Venecia se había hecho con gran parte de Eslovenia y se encontraba en esos momentos entrando en Dalmacia.

11 de Abril de 1941

Por fin ese día las cosas empezaron a ir bien para Italia en Albania, pues la llegada de ayuda de los alemanes con elementos blindados hizo imposile que los yugoslavos continuaran avanzando y menos aún contactar con las fuerzas aliadas de Inglaterra y Grecia.

Al norte de Yugoslavia, la 2ª División SS “Das Reich” de las Waffen-SS, fuerza independiente de la Wehrmacht, conquistó las ciudades de Vrsac y Pancevo. En el mismo sitio, el XLI Cuerpo Alemán se desplegó por la región del Tomesvar.

Por otra parte los alemanes del II Ejército en la zona de Osikej quedaron detenidos temporalmente cuando los yugoslavos volaron el puente, aunque al final del día se hicieron inevitablemente con la ciudad.

12 de Abril de 1941

La novedad del día fue la entrada de Hungría en la campaña. El III Ejército Húngaro lanzó una potente ofensiva en dos alas estratégicas contra el I Ejército Yugoslavo, una por el Río Danubio y otra por el Río Drava. Además la 1ª Brigada Paracaidista Húngara saltó desde aviones en paracaídas tras las líneas enemigas causando gran confusión. El plan húngaro fue tan meticuloso que la mayoría del I Ejército Yugoslavo fue destruido y el centro de comunicaciones en Szemum neutralizado. Por si fuera poco capturaron la ciudad Bácska, curiosamente de mayoría húngara y que había sido perdida por el Tratado del Trianon en la Primera Guerra Mundial, la cual volvía a manos de Hungría. Poco después las tropas húngaras entraron en Drave para iniciar una profunda penetración dentro del territorio yugoslavo.

Tropas búlgaras en una trinchera se preparan a recibir un contraataque yugoslavo.

Desde Osikej el II Ejército Alemán pudo avanzar tras quedar detenido el día anterior, lo hizo tras cruzar con sus fuerzas el puente sobre el Río Sava. Entonces, una vez se reanudó el ataque, cayó en manos de la 8ª División Panzer la ciudad de Mitrovica. A Mitrovica le siguieron después las localidades de Lazarevac, Zvornik, Valjevo, Sisac, Karlovac y Bihac.

Los italianos del II Ejército venido de Eslovenia vencieron la resistencia yugoslava en Dalmacia y se apoderaron de Ragusa.

Navegando por el Río Danubio, la Real Marina Yugoslava fue tomada por sorpresa tras ser localizados sus patrulleros fluviales por Stukas. En el ataque uno de los Stukas hundió al patrullero fluvial Drava al encajarle una bomba que mató 54 marineros yugoslavos e hirió a otros 67 miembros de la tripuación.

A la vez que tenían lugar todos aquellos sucesos, el XLIV Cuerpo Panzer destruyó completamente al VI Ejército Yugoslavo. El resto de fuerzas del II Ejército Alemán se expandieron por el Valle de Nichava y tomaron el Monte Avala, quedando toda la frontera serbo-búlgara abierta. Con las destrucciones ese día de los I y VI Ejércitos Yugoslavos por parte de alemanes y húngaros, más los pocos kilómetros que le quedaba al Eje por alcanzar la capital de Belgrado, Yugoslavia podía darse por sentenciada.

Durante el atardecer, las vanguardias alemanas de la 2ª División SS “Das Reich” llegaron a las afueras de la misma Belgrado. Curiosamente la “Das Reich” se ofreció para encabezar el ataque en solitario sobre la capital al mando del SS-Hauptsturmführer Fritz Klingenberg. Con increíble audacia un destacamento de la “Das Reich” cruzó el Río Danubio con una lancha motora silenciosamente sin que las tropas yugoslavas se dieran cuenta. Los infiltrados alemanes se desplegaron por Belgrado ante la mirada atónita de los habitantes. Muy rápidamente entraron en los edificios gubernamentales desarmando a los guardias y capturando al alcalde.

13 de Abril de 1941

Belgrado entera tenía ese día puestas todas las miradas en la campaña yugoslava. Los SS alemanes controlaban los edificios del Gobierno, pero no la ciudad. Finalmente gracias al diálogo de diplomáticos y embajadores traídos de Alemania, el alcalde fue obligado a firmar la rendición. Belgrado capituló sin producirse disparos, evitándose de esta manera una masacre. Nada más declarse ciudad abierta, los alemanes desfilaron triunfantes por la capital.

La iniciativa del Eje en Albania se recuperó también, sobretodo al saber los yugoslavos del III Ejército que su capital había caído. Los italianos del IX Ejército contraatacaron reconquistando grandes porciones de Albania. Los yugoslavos de la 15ª División de Infantería “Zetska” fueron expulsados del Río Pronisat por una carga de tanques italianos procedente de la 131ª División Blindada “Centauro”. Una de las causas de este relativo éxito italiano fue impedir una contraofensiva yugoslava sobre Kukes y Escutari con un falso telegrama que transmitió el Servicio de Información Militar (Servizio Informazioni Militari o SIM) y que los yugoslvos erróneamente creyeron.

14 de Abril de 1941

Con la caída de Belgrado las tropas yugoslavas en todo el territorio comenzaron a desintegrarse. Los croatas, instados por líder nacionalista Ante Pavelic de Croacia, desertaron en masa creando sus propias milicias que se unieron a los ustachas para hostigar a los yugoslavos. Rápidamente otras etnias y movimientos nacionalistas como el de los serbios, montenegrinos, bosnios, macedonios o eslovenos imitaron a los croatas reivindicando sus respectivas naciones, antaño unificadas artificialmente bajo el nombre de Yugoslavia. Lo curioso de la situación era que todavía existía un gran ejército yugoslavo, pero sin yugoslavos. De repente todos los soldados del Ejército Real Yugoslavo se declararon vencedores, pues cuando sus captores les preguntaban sobre su origen se identificaban hipócritamente como “no yugoslavos”, pues en su lugar decían que eran croatas, serbios, montenegrinos o eslovenos que siempre habían deseado la independencia de sus naciones de las garras de Yugoslavia.

Todo el clima de revolución nacionalista y las etnias reclamando su autodeterminación soberanista, hizo que el Rey Pedro II abandonara el país desde el aeródromo todavía no ocupado por el enemigo de Niksic hacia Grecia primero y luego a Egipto, donde fue acogido por los británicos.

15 de Abril de 1941

Como cada vez las potencias del Eje avanzaban más a dentro del territorio yugoslavo, la Real Fuerza Aérea Yugoslava comenzó la evacuación hacia Grecia y posteriormente a Egipto, tal y como había hecho el Rey. Mientras se procedían a escapar, 5 bombarderos Dornier Do 17 yugoslavos fueron destruidos en tierra repostando en Paramitia, un aeródromo de Grecia, que fue bombardeado por aviones italianos. Sin embargo para el final del día Yugoslavia consiguió salvar hacia Egipto un total de 18 aparatos de su fuerza aérea.

16 de Abril de 1941

La última batalla terrestre del Real Ejército Yugoslavo tuvo lugar el 16 de Abril. El III Ejército Yugoslavo, tras ser expulsado de Albania, fue perseguido por el IX Ejército Italiano y milicias de nacionalistas albaneses que cruzaron la frontera con Yugoslavia y entraron en Montenegro, conquistando su capital Cettinje.

Soldados italianos conquistan Split tras pasar triunfales por la muralla.

Del lado opuesto, el II Ejército Italiano se hizo con Mostar en Bosnia y Ragusa. Desde la Península de Fiume en el Mar Adriático cruzó la frontera con Croacia la única guarnición italiana dentro del territorio yugoslavo antes de la campaña. Para concluir, Ljubliana, capital de Eslovenia, fue tomada por dos regimientos italianos de Bersaglieri montados en camiones.

Finalmente la 131ª División Blindada “Centauro” de tanques italianos protagonizó los últimos tiros de la campaña yugoslava al conquistar Kotor.

17 de Abril de 1941

El 17 de Abril las últimas fuerzas yugoslavas se rindieron por todo el país y se firmó la rendición tras ocupar los ejércitos del Eje toda Yugoslavia al completo.

Consecuencias

Tras la caída de Yugoslavia, las naciones de Alemania, Bulgaria, Italia y Hungría ocuparon militarmente el país.

Un total de 1.000 soldados yugoslavos leales a la unidad y al Rey Pedro II escaparon hacia Egipto junto a 70 aviones de la Real Fuerza Aérea Yugoslava, donde formaron la Yugoslavia Libre en el exilio representada en Londres.

Bajas:

Yugoslavia sufrió la altamente cifra de 20.000 bajas entre muertos, heridos y desaparecidos. Los prisioneros del Eje fueron de unos 400.000, de los cuales 345.000 cayeron en manos de Alemania, 30.000 de Italia y el resto fueron capturados por Hungría, Bulgaria o los rebeldes croatas.

Italia tuvo 3.324 bajas entre muertos, heridos y desaparecidos. La Fuerza Aérea Italiana (Regia Aeronautica) perdió 10 aviones, además de quedar otros 22 dañados.

Alemania cosechó un total de 558 bajas, repartidas en 151 muertos, 392 heridos y 15 desaparecidos. La Luftwaffe contabilizó 60 aviones derribados y 70 pilotos muertos.

Hungría soló perdió 30 soldados caídos en batalla, todo ellos paracaidistas, además de algunas decenas de civiles muertos en el bombardeo naval de Mohacs.

Otras bajas como las de Bulgaria, junto a los nacionalistas de Albania y Croacia fueron muy pocas.

Nuevos Estados:

Croacia fue el Estado más importante surgido tras la descomposición de Yugoslavia. Durante la Segunda Guerra Mundial sería un gran aliado del Eje aportando cientos de miles de tropas en varios frentes gracias a las milicias ustachas y al liderazgo nacional de Ante Pavelic.

Serbia de Salvación Nacional, país satélite del Eje que recuperó su autonomía de Yugoslavia, volvió al plano internacional después de haber sido la culpable de provocar la Primera Guerra Mundial décadas atrás. A pesar de todo los alemanes mantuvieron la ocupación de la capital Belgrado, compartida por tropas germanas y serbias al mismo tiempo dirigidas por el Presidente Milan Nédic.

Montenegro fue independizado gracias al apoyo internacional de Italia, que en seguida pasó a formar parte del Eje.

Eslovenia y Macedonia fueron casos especiales. Eslovenia fue ocupada provisionalmente por Alemania e Italia, pero con un plan autonómico de independencia que se pactaría en el futuro. Lo mismo sucedió con Macedonia, aunque no con la zona que le sería concedida.

Anexiones:

Aunque la mayoría del territorio yugoslavo quedó independizado en pequeñas naciones que colaborarían con el Eje, hubo algunas regiones que por cierta población con origen del país ocupante, pasaron a ser anexionados a las potencias ocupantes.

Bulgaria fue la más beneficiada con el territorio de Kosovo y la Alta Macedonia.

Italia se anexionó Dalmacia y parte de Eslovenia, alargando su territorio en los Balcanes Orientales.

Hungría recuperó el antiguo territorio de Drave, quedando anulado de esta manera el Tratado del Trianon de la Primera Guerra Mundial.

Alemania fue un caso diferente al resto, pues aunque se estacionó en Eslovenia, sólamente anexionó las áreas de población alemana al Tercer Reich; no obstante las zonas eslovenas fueron convertidas en regiones autónomas bajo supervisión alemana de cara a una futura independencia. El III Reich a pesar de haber sido el principal factor decisivo de la victoria, fue el país menos beneficiado con territorios en Yugoslavia.

Croacia, la cual sólo había participado en la campaña con revoluciones antes de convertirse en Estado, fue premiada con todo el territorio de Bosnia-Herzegovina, convirtiéndose así en el país más beneficiado.

 

Bibliografía:

Juan Carlos Losada, La II Guerra Mundial como nunca se la habían contado Volumen 4. “Belgrado la ira de Hitler”, la Aventura de la Historia (2009) p.38-41

Winston Churchill, La II Guerra Mundial Volumen 1. El camino hacia el desastre. “XVIII Yugoslavia y Grecia”, Planeta Deagostini (1959) p.461-464

Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “Guerra Relámpago en Yugoslavia. Rápida agonía de Grecia” S.A.R.P.E. (1978), p.402-424
http://en.wikipedia.org/wiki/Invasion_of_Yugoslavia
http://www.panzertruppen.org/ww2/1941/yugoslavia.html