Guerra de Laponia

La Guerra de Laponia de 1944 a 1945 fue un conflicto armado en el extremo más septentrional de Escandinavia que tuvo lugar en las fases finales de la Segunda Guerra Mundial. Los protagonistas de esta conflagración fueron curiosamente dos viejos socios de las potencias del Eje, en este caso Alemania y Finlandia, justo después de que esta última hubiera firmado un acuerdo de paz con la Unión Soviética y el Ejército Finlandés se hubiera visto presionado por los Aliados a expulsar al Ejército Alemán del Golfo de Botnia y Rovaniemi hacia la frontera con Noruega.

Plan de Finlandia

Finlandia fue un enemigo natural de la Unión Soviética durante toda la Segunda Guerra Mundial desde tiempos de la Guerra de Invierno de 1939 a 1940 y también desde la Guerra de Continuación que se prolongó desde 1941 a 1944. Después de la ofensiva de Viipuri desencadenada por el Ejército Rojo que concluyó con un fracaso militar de los soviéticos en la Batalla de Tali-Ihantala, Iósif Stalin que ya no deseaba desperdiciar más recursos frente al Ejército Finlandés ofreció un acuerdo de paz al Primer Ministro Risto Ryti, quién tras ser destituido por el Mariscal Carl Emil Mannerheim, el 4 de Septiembre de 1944 firmó el Tratado de Moscú que incluía las cláusulas siguientes: se restituían las fronteras de la Guerra Ruso-Finesa con la devolución a la URSS de Carelia, Pétsamo y Salla, se arrendaba por 50 años a la Flota Roja del Báltico la Base Naval de Porkkala, se pagaba una indemnización de 300 millones de dólares y se procedía a la expulsión del territorio finlandés de todas las unidades presentes del Ejército Alemán.

La cláusula más complicada a la que se veía obligada el Gobierno de Heilsinki era romper su relación con Alemania, ya que hasta entonces el país había sido miembro de las potencias del Eje y encima el pueblo finés debía en parte su independencia a la ayuda alemana recibida durante separación con Rusia en el año 1918. Así fue como el Mariscal Carl Emil Mannerheim, en calidad de germanófilo y nuevo Primer Ministro, intentó ser lo más cordial posible con sus viejos socios enviando a Adolf Hitler un telegrama de despedida que decía: «Vosotros, los hermanos de armas alemanes, siempre permaneceréis en nuestros corazones».

Al principio el Tercer Reich negoció con Finlandia una retirada gradual del país para evitar un derramamiento de sangre, tal y como propusieron el 11 de Septiembre de 1944 el general alemán Hermann Hölter y el general finlandés Usko Haahti durante una reunión en la ciudad de Oulu que concluyó en un pacto la jornada del 13. Lamentablemente la llegada a la capital de Heilsinki de una legación diplomática soviética liderada por el oficial Andrei Zhdanov echó todo al traste porque el Kremlin exigió que para garantizar la soberanía de la nación era indispensable que el Ejército Finlandés combatiera a las fuerzas alemanas presentes en Laponia.

Como el Mariscal Carl Emil Mannerheim no podía negarse a las exigencias de Iósif Stalin a sabiendas de que se arriesgaba a sufrir una nueva agresión de la Unión Soviética que estaría secundada por Estados Unidos y Gran Bretaña, más aún con toda su frontera amenazada por el XIV Ejército Soviético del general Vladimir Shcherbakov desplegado en Múrmansk, el XIV Ejército del general Vladimir Shcherbakov junto al Mar Blanco y el XXVI Ejército del general Lev Skivirskii en Salla, al Gobierno de Heilsinki no le quedó más remedio que romper los contactos con Alemania. Así fue como rápidamente se movilizó por debajo de Laponia al III Cuerpo Finlandés del general Hjalmar Siilasvuo conformado por la División Blindada del general Rubén Lagus, la 3ª División de Infantería del general Aaro Pajari, la 6ª División de Infantería del general Albert Puroma, la 11ª División de Infantería del general Huho Heiskanen, la 14ª División de Infantería del general Erkki Raappana, la 15ª Brigada de Infantería del general August Kuistio y la Brigada de Cazadores del general Kustaa Inkala.

Aproximadamente el Ejército Finlandés reunió a 75.000 efectivos.

Plan de Alemania

Inicialmente Alemania trató de agotar la vía diplomática con Finlandia para evitar un conflicto armado entre el Gobierno de Berlín y el Gobierno de Heilsinki, pero una vez consumida esta alternativa por culpa de las presiones del Kremlin al Mariscal Carl Gustav Mannerheim, el Estado Mayor Alemán optó por poner en marcha la «Operación Birke» para ocupar toda la región septentrional del país y sobretodo las áreas de Laponia colindantes a la frontera con Noruega y la neutral Suecia. Así fue como el XX Ejército de Montaña al mando del general Lothar Rendulic se desplegó sobre una línea de fortificaciones por encima de la orilla del Río Oulunjoki, protegiendo importantes enclaves como el puerto de Tornio, la ciudad industrial de Rovaniemi y las vitales minas de níquel que suministraban acero inoxidable a la industria del Tercer Reich. Básicamente se trató del XIX Cuerpo del general Ferdinand Jodl asentado en Pétsamo y el XXXVI Cuerpo del general Emil Vogel atrincherado en Salla para cubrir cualquier posible ofensiva del Ejército Rojo desde la demarcación con Rusia, al mismo en que XVIII Cuerpo del general Friedrich Hochbaum se encaraba en el litoral del Golfo de Botnia a la espera de un más que probable ataque del Ejército Finlandés.

Aproximadamente Alemania reunió a 210.000 efectivos.

Incidente de la Isla Suursaari

Curiosamente fue el Tercer Reich el que rompió el acuerdo con Finlandia a sabiendas de la traición que se estaba tejiendo en secreto con los Aliados, por lo que para garantizarse el control estratégico al norte del Mar Báltico, la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine) puso en marcha la «Operación Tanne West» para invadir la Isla de Suursaari que se encontraba próxima a Estonia y a la salida del Golfo de Finlandia. La misión recayó en 2.741 infantes navales «Marine Stosstrupp» al mando del capitán Karl-Konrad Mecke que serían transportados por un puñado de embarcaciones y patrulleras, además de contar con la escolta del crucero Prinz Eugen y el dragaminas R-29; sin saber que en el lugar recientemente los 1.612 soldados del Ejército Finlandés acababan de desembarcar una batería con seis cañones de 47 milímetros al mando del teniente teniente coronel Martti Miettinen.

Soldados finlandeses embarcando en un puerto del Mar Báltico.

Al caer la noche del 14 de Septiembre de 1944, la Marina de Guerra Alemana se aproximó a la Isla de Suursaari, donde después de hundir a cañonazos a las dos patrulleras finesas VMV-10 y VMV-14, desembarcó a la primera oleada de 1.400 infantes navales al mando del oficial Theodor Buchardi. Lamentablemente para los incursores al sobrepasar la medianoche, en torno a las 00:55 horas del 15, los finlandeses descubrieron el plan y dispararon contra los alemanes, alertando a toda la guarnición que se movilizó al completo antes de las 3:30 horas. Gracias a la pérdida del factor sorpresa los fineses contraatacaron al amanecer enviando sobre la cabeza de playa a las cinco lanchas torpederas V-2, V-3, T-3, T-5 y T-6, a las que se unieron desde trece aviones soviéticos entre tres bombarderos Tupolev SB y diez bombarderos en picado Shturmovik Il-2, por lo que en cuestión de minutos provocaron una auténtica masacre porque hundieron al dragaminas R-29, a las tres patrulleras B-1, B-31 y B-35, al remolcador Pernau y a las tres barcazas F-173, F-822, F-866.

El desastre cosechado por la Marina Imperial Alemana en la playa de la Isla de Suursaari dejó atrapados a cientos de infantes navales en la orilla que no pudieron ser socorridos porque el crucero Prinz Eugen que acudió en su ayuda se hubo de retirar a causa del fuego de las baterías pesadas de 152 milímetros emplazadas por el Ejército Finlandés en el cercano Islote de Utö. Así fue como al final de la jornada todo el contingente alemán desembarcado capituló después de haber contabilizado 1.561 bajas entre 155 muertos, 175 heridos y 1.231 prisioneros, más el hundimiento de ocho navíos sumando un dragaminas, tres patrulleras, un remolcador y tres barcazas; a costa de haber encajado los finlandeses tan sólo 111 bajas entre 44 muertos y 67 heridos, así como haber sido hundidas dos patrulleras finesas y derribados tres aviones soviéticos entre un bombardero Tupolev SB y dos bombarderos en picado Shturmovik Il-2.

Batalla de Tornio

El Incidente de la Isla Suursaari terminó de resquebrajar las relaciones entre Alemania y Finlandia, ya que cuatro días más tarde, el 19 de Septiembre de 1944, el III Cuerpo Finlandés comenzó a concentrarse sobre una línea que se extendía de este a oeste desde la ciudad de Kajaani hasta Oulu. A las veinticuatro horas, el 20, las tropas de la 6ª División de Infantería Finlandesa empezaron a moverse sobre un terreno abandonado por el XVIII Cuerpo Alemán sobre las costas del Golfo de Botnia porque durante las jornadas siguientes ocuparon sin mayores dificultades la ciudad de Kiiminki y el puerto de Haukipudas, al mismo tiempo en que la 14ª División de Infantería Finlandesa avanzaba sobre el terreno dejado por la 6ª División SS de Montaña «Nord» tomando Puolanka y el emblemático enclave boscoso de Süomussalmi (famoso por la victoria de 1940 sobre el Ejército Rojo). Solamente se produjo un breve enfrentamiento armado entre soldados alemanes y finlandesas sobre la ciudad de Pudasjärvi el 28 de Septiembre, así como otros combates menores sobre el Río Olhava el 29, antes de que los germanos se marcharan de ambas zonas para hacerse fuertes en el puerto de Tornio.

Carga de soldados finlandeses durante la Guerra de Laponia.

Al amanecer del 1 de Octubre de 1944, un total de 2.900 soldados del 11º Regimiento de Infantería Finlandés al mando del teniente coronel Wolf Halsti que viajaban a bordo de los tres transportes SS Norma, SS Fritz y SS Hesperus y disfrutaban de la escolta en el aire de cazas Buffalo, desembarcaron en los muelles de Röyttä situados a las afueras de Tornio. Aunque la operación anfibia contó con la ayuda de una insurrección interior de la Guardia Cívica contra la débil guarnición germana liderada por el general Mathias Kräutler, en cuanto los soldados fineses se hicieron con el control del Almacén de Lappland-Armee, se dedicaron a saquear las botellas de alcohol y a emborracharse. Gracias a este inesperado error cometido por los finlandeses y a que la segunda oleada de 2.500 efectivos vino demasiado tarde, los alemanes reaccionaron a tiempo porque movilizaron a los tanques del 211º Batallón Panzer y bombardearon la zona ocupada del puerto con aviones de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), a los que se unió una batería pesada situada a 10 kilómetros en Laivaniemi.

La Batalla de Tornio se recrudeció el 2 de Octubre con el desembarco de 2.500 soldados del Ejército Finlandés y otros 2.600 la jornada del 3, aunque los bombarderos en picado alemanes Stuka causaron estragos porque el día 4 hundieron a los dos cargueros SS Bore IX y SS Maininki que iban cargados con 200 caballos y 120 toneladas de suministros. A pesar de estos éxitos locales, los germanos no pudieron impedir que los cañoneros Hämeenmaa y Uusimaa depositaron a un nuevo contingente el 6 de Octubre, por lo que abrumados por la superioridad numérica finesa que contaba con 12.500 efectivos, el general Lothar Rendulic ordenó la retirada la mañana del 8, liberando a los 262 rehenes y devolviendo Tornio a Finlandia. Hasta entonces la lucha en la ciudad costó unas 800 bajas a los alemanes entre 500 muertos o heridos y 300 prisioneros, a costa de 1.240 bajas finlandesas entre 214 muertos y 1.026 heridos.

Carrera hacia Rovaniemi

Justo al producirse la caída de Tornio el 8 de Octubre de 1944, la 15ª Brigada de Infantería Finlandia que había roto el frente cruzando el Río Simojoki, entró en el puerto de Kerni que era el segundo importancia sobre el Golfo de Botnia. Simultáneamente las 6ª y 14ª Divisiones de Infantería Finlandesas presionaron hacia el norte ocupando las ciudades de Ranua, Taivalkoski, Posio y Kuusamo, por lo que el XX Ejército de Montaña Alemán, poco después de recibir autorización de Adolf Hitler, ordenó el repliegue hacia el nudo de Rovaniemi.

Ruinas de la ciudad de Rovaniemi.

A partir del 9 de Octubre se puso en marcha la «Operación Nordlicht» consistente en una retirada gradual sobre Laponia que estuvo acompañada de tácticas de «tierra quemada», pues los alemanes destruyeron infraestructuras, almacenes de suministros o puentes, además de boicotear las carreteras y matar el ganado de renos. Los finlandeses poco pudieron hacer para evitarlo porque tan sólo sostuvieron una serie de choques muy breves en Ylima y posteriormente en Kivitaipale, donde el día 13 los germanos provocaron serias bajas a sus rivales, exactamente igual que hicieron a la hora de defender el único puente intacto sobre el Río Kemi.

Rovaniemi constituía el principal objetivo del Ejército Finlandés porque la ciudad poseía ciertas industrias y era una de las más importantes de Finlandia. Lamentablemente durante el asalto al extrarradio la jornada del 14 de Octubre los alemanes repelieron todas las cargas de los finlandeses, llegando éstos últimos a tirotearse en alguna ocasión con los voluntarios del Batallón SS de Esquiadores Noruego «Nord» (por lo menos hasta que se percataron de que eran hermanos escandinavos y pactaron no dispararse entre ambos). A pesar de todo los zapadores germanos se encargaron de calcinar la metrópoli, pues poco después de incendiar la estación de tren, las llamas se extendieron a las casas de madera y otros edificios hasta reducir la urbe a cenizas humeantes cuando por fin el Ejército Finlandés la liberó el 16 de Octubre.

Evacuación hacia la Frontera Fino-Noruega

Después de la evacuación de Rovaniemi, el XX Ejército de Montaña Alemán prosiguió con su retirada hacia el norte mientras era perseguido por el Ejército Finlandés que poco a poco ganaba terreno, como por ejemplo la 3ª División de Infantería al ocupar Sinettä junto a la frontera con Suecia, o la 6ª División de Infantería al apoderarse de Kernijärvi, Pelkosseniemi y Sodankylä, resultando esta última destruida por la política de «tierra quemada». Simultáneamente al norte de Finlanda, el XIX Cuerpo Alemán se retiró de Pétsamo después de haberse llevado consigo las últimas reservas de níquel, como también hizo el XXXVI Cuerpo de Ivalo poco después de repeler el ataque de la Brigada de Cazadores Finlandesa en Tankavaara.

A finales de Octubre de 1944, el grueso del XX Ejército de Montaña Alemán se fue concentrando al norte de Laponia poco después de que el Ejército Finlandés cerrase de una vez toda su frontera con la Unión Soviética a la altura de Vuotso, algo que sin duda alivió al Gobierno de Heilsinki al saber que el Ejército Rojo no tendría ninguna excusa para intervenir en Finlandia alegando una supuesta persecución del Ejército Alemán. Una vez completada esta maniobra que era la máxima preocupación del mariscal Carl Gustav Mannerheimm, los restos de los XIX y XXXXVI Cuerpos Alemanes abandonaron el país cruzando la frontera con Noruega a través de Karigasniemi la jornada del 25 de Noviembre, como igualmente hicieron los voluntarios del Batallón de Esquiadores Noruego SS «Nord» por Toms. Solamente permaneció en suelo finés el XVIII Cuerpo Alemán poco después de ceder las ciudades de Muonio y Enontekiö al Ejército Finlandés, ambas muy próximas a la frontera con Suecia, ya que un grupo de soldados alemanes se atrincheró a 150 kilómetros de la demarcación sobre Palojeunsu y más tarde a 100 kilómetros en el Río Lätäseno, donde fijaron una serie de fortificaciones para proteger el nudo de comunicaciones de la ciudad de Kaaresuvanto que conectaba con los tres países de Escandinavia.

Soldados fineses izan la bandera de Finlandia justo en la frontera con Noruega el 27 de Abril de 1945.

Con la llegada del año 1945, la Guerra de Laponia se redujo a una serie de breves escaramuzas sobre el sector lapón de Kilpisjärvi que costaron algunas bajas por parte de ambos bandos, normalmente esquiadores que caían abatidos por tiradores o artillería durante patrullas de reconocimiento. También en el Golfo de Botnia todavía tendría lugar un episodio bélico la jornada del 12 de Enero cuando el submarino alemán U-370 torpedeó y hundió al minador finlandés Louhi, falleciendo diez de sus marineros a unos 15 kilómetros de distancia del Faro de Russarö. Curiosamente aún se registrarían algunas acciones armadas entre soldados alemanes y finlandeses poco después de perderse la ciudad de Kaaresuvanto en manos de estos últimos y replegarse lentamente los germanos hacia la frontera noruega entre los meses de Febrero y Marzo.

Conclusión

Oficialmente el último enfrentamiento de la Guerra de Laponia tuvo lugar sobre Kilpisjärvi el 27 de Abril de 1945, poco antes de abandonar el suelo finés los restos del XX Ejército de Montaña Alemán y un grupo de soldados finlandeses izar la bandera nacional justo en la confluencia de las tres fronteras de Noruega, Suecia y Finlandia. Aquel gesto simbólico estuvo acompañado de un polémico cartel dejado atrás por sus antiguos amigos alemanes que decía lo siguiente: «Als Dank für nicht bewiesene Waffenbrüderschft!» o «En agradecimiento a los Hermanos de Armas que no correspondieron».

Alemania sufrió 1.000 muertos, 2.000 heridos y 1.300 desaparecidos o prisioneros, además de ser hundidos 8 navíos entre 1 dragaminas, 3 patrulleras, 1 remolcador y tres barcazas de desembarco.

Finlandia sufrió 3.940 bajas entre 1.036 muertos y 2.904 heridos, además de ser hundidos 5 navíos entre 1 minador, 2 patrulleras y 2 cargueros.

Las consecuencias de la Guerra de Laponia fueron desastrosas para Finlandia porque toda la región al norte del país quedó completamente arrasada con la quema de aldeas o la voladura de infraestructuras, incluyendo la destrucción de ciudades enteras como Rovaniemi, Tornio o Sodankylä, sin obviar con que hubo una población desplazada de más de 100.000 refugiados y una reducción drástica de las manadas de renos (vitales para la economía autóctona). Aquella tragedia que encima fue a causa del enfrentamiento con un país amigo como era Alemania, en parte porque el Gobierno de Heilsinki se vio forzado por las circunstancias y las presiones de los Aliados, al menos garantizó la independencia de Finlandia como nación soberana y libre durante el resto del siglo XX.

 

Bibliografía:

-Antonio García Palacios, Viejos Camaradas, el Enfrentamiento Germano-Finés en Laponia, 1944-1945, Revista Historia de la Guerra Nº21 (2021), p.70-78
-https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Laponia