Cruce del Canal de Sicilia

A mediados de 1941, las victorias del Afrika Korps del general Erwin Rommel en el Norte de África y la iniciativa cada vez mayor de las potencias del Eje dentro de la campaña del Mar Mediterráneo, obligaron al Imperio Británico a reforzar sus guarniciones militares tanto en la Isla de Malta como en el puerto de Alejandría sobre Egipto. Así fue como desde la colonia de Gibraltar zarparon a lo largo del verano una serie de convoyes de socorro que tendrían que atravesar el peligroso Canal de Sicilia durante las conocidas “Operación Tiger”, “Operación Substance” y “Operación Halberd”.

Operación Tiger

Bajo el nombre de “Operación Tiger”, en la primavera de 1941 zarpó un convoy cargado con pertrechos de Gibraltar rumbo a Egipto para evitar tener que efectuar la interminable ruta del Cabo de Buena Esperanza bordeando Sudáfrica hacia el Océano Índico y el Mar Rojo. Como los espías desde la neutral España informaron a Italia acerca de la existencia de esta escuadra, rápidamente la Marina Real Italiana (Regia Marina) movilizó a los cuatro cruceros Eugenio di Savoia, Raimondo Montecuccoli, Duca d’Aosta y Muzio Attendolo que en pleno Canal de Sicilia plantaron 1.918 minas submarinas en tres campos respectivos de 790, 388 y 740 artefactos, algunos de los cuales fueron secretamente colocados en los accesos al puerto militar de “Grand Harbour” de La Valetta.

Crucero italiano Raimondo Monteccucoli.

El 2 de Mayo de 1941 la primera víctima de las minas fue el destructor británico HMS Jersey que colisionó con uno de los artefactos y se hundió con 35 marineros muertos justo a la entrada de La Valetta. Al cabo de tres días, la noche del 5 al 6 de Mayo, apareció el grueso del “Convoy Tiger” en el Canal de Sicilia que sufrió un destino similar porque el carguero SS Empire Song de 9.390 toneladas chocó con una de las minas acuáticas y se fue a pique envuelto en una explosión con un material en sus bodegas de 57 tanques, 10 cazas Hurricane y varios vehículos, saltando por los aires uno de sus camiones por la onda expansiva que sorprendentemente aterrizó en otro barco (por suerte la tripulación fue rescatada por las otras embarcaciones).

Afortunadamente los restantes barcos del “Convoy Tiger” consiguieron alcanzar la seguridad de la Isla de Malta y unos pocos el puerto de Alejandría al noroeste de Egipto, sufriendo únicamente daños por la colisión de una mina el carguero neozelandés SS New Zelander Star. Así fue como el 12 de Mayo de 1941 concluyó la “Operación Tiger” después de la pérdida de un destructor y un mercante, siendo descargados en África un total de 238 tanques y 43 aviones que engrosaron el material del Ejército Británico.

Operación Substance

La “Operación Substance” fue un nuevo intento de reforzar la Isla de Malta y Egipto por parte del Reino Unido. Se trató de un convoy de seis cargueros salidos de Gibraltar el 15 de Julio de 1941 bajo la escoltada de los dos portaaviones HMS Furious y HMS Victorious, el acorazado HMS Nelson, los tres cruceros HMS Edinburg, HMS Manchester y HMS Arethusa, el dragaminas HMS Manxman y ocho destructores encuadrados en la Fuerza H; al mismo tiempo en que una segunda escuadra denominada Fuerza X y compuesta por el portaaviones HMS Ark Royal, el crucero HMS Hermione y otros diez destructores, efectuaría una maniobra de distracción en el Canal de Sicilia.

Cuando el 23 de Julio de 1941 el “Convoy Substance” navegó por el Mar Tirreno a no mucha distancia de la costa de Calabria, un escuadrón de 15 torpederos italianos Savoia SM-79 Sparviero atacaron a la desprevenida Fuerza H. En primer lugar los aviones latinos dañaron al crucero HMS Manchester y acto seguido averiaron al destructor de escolta HMS Firedrake. Desgraciadamente mucha menos suerte tuvo el destructor HMS Fearles que después de ser torpedeado y alcanzado bajo la línea de flotación por dos torpedos de los trimotores italianos se escoró y se hundió con 35 marineros que perdieron la vida.

Después del ataque sobre la “Fuerza H” que escoltaba al “Convoy Substance”, también la Fuerza X que teóricamente tendría que haber ejercido de señuelo fue interceptada cerca de la Isla de Sicilia en el Canal de Scherchi. Inmediatamente aviones italianos bombardearon a la escuadra enemiga, dañando de gravedad al carguero australiano SS Sidney Star que milagrosamente continuó navegando gracias a que un destructor le remolcó hasta la Isla de Malta. A los pocos minutos, los aparatos embarcados del portaaviones HMS Ark Royal dispersaron a tiros los trimotores latinos y les pusieron en fuga, aunque a un coste elevado porque 7 aviones británicos fueron derribados (sin sufrir los italianos bajas).

Tanto la Fuerza X como la Fuerza H fracasaron a la hora de trasladar material a la Isla de Malta y Egipto, ya que un buen puñado de embarcaciones tuvieron que dar media vuelta y retroceder a toda máquina hacia Gibraltar. De hecho se tendría que esperar hasta el 2 de Agosto de 1941 para que la “Operación Substance” se reactivara parcialmente, en esta ocasión con cierto éxito porque se desembarcaron en el puerto de La Valetta a un total de 1.750 soldados y un cargamento de 130 toneladas de material bélico que depositaron los cruceros ingleses HMS Arethusa y HMS Hermione.

Operación Halberd

Tres cruceros británicos navegando a través del Canal de Sicilia. De delante a atrás: HMS Edinburg, HMS Hermione y HMS Eurylaus.

La “Operación Halberd” fue la última misión con la que se trató de reforzar la Isla de Malta atravesando el Canal de Sicilia durante el verano de 1941 mediante un convoy de 42 navíos y 81.000 toneladas de material bélico a bordo de los nueve cargueros SS Breconshire, SS Ajax, SS City of Calcutta, SS City of Lincoln, SS Clan Ferguson, SS Clan MacDonald, SS Dunedin Star, SS Imperial Star y SS Rowallan Castle que estuvieron escoltados por la Fuerza H del almirante James Sommerville con el portaaviones HMS Ark Royal, los tres acorazados HMS Prince of Wales, HMS Rodney y HMS Nelson, los cinco cruceros HMS Kenya, HMS Edimburgh, HMS Sheffield, HMS Eurualus y HMS Hermione, los dieciocho destructores (15 británicos, 2 polacos y 1 holandés) HMS Duncan, HMS Farndale, HMS Foresight, HMS Forester, HMS Fury, HMS Heythrop, HMS Laforey, HMS Lance, HMS Legion, HMS Lightning, HMS Lively, HMS Oribi, HMS Cossack, HMS Gurkha, HMS Zulú, Isaac Sweers, ORP Garland y ORP Piorun, y los seis submarinos (3 ingleses, 1 holandés y 1 polaco) HMS Upright, HMS Upmost, HMS Urge, HMS Upholder, O-21 y ORP Sokol. Del bando contrario, el grueso de la Marina Real Italiana al mando de almirante Angelo Iachino intentó interceptar a la escuadra enemiga con 25 buques procedentes de Nápoles, Tarento y la Isla de Cerdeña entre los que estaban los dos acorazados Littorio y Vittorio Veneto, los cinco cruceros Trento, Trieste, Gorizia, Duca degli Abruzzi y Muzio Attendolo, los once destructores Granatiere, Fuciliere, Bersagliere, Gioberti, Nicolso da Recco, Pesagno, Folgore, Corazziere, Carabiniere, Ascari y Lanciere, y los siete submarinos Adua, Axum, Aradam, Dandolo, Diaspro, Delfino y Turchese.

El 27 de Septiembre de 1941 el “Convoy Halberd” fue descubieron en el Canal de Sicilia por un escuadrón de 45 aviones italianos entre los que había 25 torpederos Savoia SM-79 Sparviero y 20 cazas Fiat CR.42 Falco. Aunque durante el ataque inicial uno de los trimotores fue derribado, antes de precipitarse contra el agua consiguió desprenderse de su torpedo e impactar en el acorazado HMS Nelson al que le causó considerables daños y le sumergió la proa algo más de 2’5 metros. Lamentablemente para los latinos la incursión resultó ser un fiasco porque no alcanzaron ningún otro buque y ocho de sus aparatos fueron derribados (siete Savoia SM-79 Sparviero y 1 Fiat CR.42 Falco) a costa de abatir a tan sólo tres biplanos Fulmar del portaaviones HMS Ark Royal.

Durante el viaje de regreso de los 37 aviones supervivientes tras el ataque contra el “Convoy Halberd”, el destructor Fuciliere que en aquellos instantes navegaba junto al resto de la escuadra de la Marina Real Italiana rumbo al Canal de Sicilia, confundió al escuadrón con ingleses y abrió fuego con sus baterías antiaéreas hasta derribar a uno de los cazas Fiat CR.42 Falco. Como por suerte el piloto fue rescatado del agua por el destructor Granatiere, en cuanto subió a bordo y relató la enormidad de la flota enemiga, muy posiblemente salvó a su escuadra de sufrir un desastre colosal porque el almirante Angelo Iachino, comprendiendo que estaba en inferioridad numérica, ordenó dar media vuelta y volver a Italia.

A pesar de que la Marina Real Italiana descartó librar batalla contra la Fuerza H que escoltaba al “Convoy Halder”, los aviones basados en la Isla de Cerdeña y la Isla de Sicilia prosiguieron con sus labores de acoso porque un grupo de torpederos latinos Savoia SM-79 Sparviero dañaron con torpedos tanto al crucero HMS Sheffield y como al destructor HMS Orbi. De hecho, uno de los trimotores encajó un artefacto en el carguero británico SS Imperial Star que le rompió el timón y dos hélices, por lo que incapaz la nave navegar, tuvo que ser evacuada y hundida por su propia tripulación con la detonación en su estructura de una carga de profundidad.

Conclusiones

La jornada del 28 de Septiembre de 1941 la “Operación Halberd” fue completada con éxito porque salvo por el hundimiento del carguero SS Imperial Star, el resto de las embarcaciones pudo descargar en el puerto La Valetta nada menos que 50.000 toneladas de material bélico para la guarnición. Gracias a aquella ayuda por parte del “Convoy Halder”, así como con anterioridad del “Convoy Tiger” y el “Convoy Substance”, la Isla de Malta pudo fortalecerse para soportar mejor el sitio al que se veía sometida por el Eje, exactamente igual que Egipto que también pudo recibir algunos pertrechos y tropas de refuerzo para equilibrar la balanza con el Afrika Korps.

Los Aliados sufrieron el hundimiento de 4 navíos entre 2 destructores (HMS Fearless y HMS Jersey) y 2 cargueros (SS Empire Song y SS Imperial Star), así como daños en 7 navíos contando 1 acorazado, 2 cruceros, 2 destructores y 2 cargueros, más la pérdida de 57 tanques y el derribo de 20 aviones (10 cazas Hurricane, 9 biplanos Fulmar y 1 bombardero Beaufighter)

Italia sufrió el derribo de 9 aviones (7 torpederos Savoia SM-79 Sparviero y 2 cazas Fiar CR.42 Falco).

El hecho de que el Imperio Británico pudiese más o menos abastecer con suministros a la Isla de Malta y los puertos de Egipto constituyó sin duda un éxito para el Reino Unido, pero al mismo tiempo también un resultado amargo porque las pérdidas sufridas en número de buques hundidos o dañados fueron considerablemente elevadas, además de no haber provocado ninguna baja significativa a las potencias del Eje. Ante esta situación de debilidad, durante el resto del año 1941 la Marina Real Británica suspendería el envío de nuevos convoyes a sabiendas de la peligrosidad de las aguas centrales del Mar Mediterráneo.

Bibliografía:

-Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo, “Refuerzos para la Mediterranean Fleet”, Editorial Juventud (2005), p.272-274
-Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo, “Malta se fortalece”, Editorial Juventud (2005), p.295-297
-http://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Substance
-http://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Halberd