Conquista de Islandia “Operación Fork”

 

Dinamarca cayó el 9 de Abril de 1940 en manos del Tercer Reich tras la rápida operación de conquista alemana del territorio danés y el posterior ataque contra Noruega. Islandia, inmensa isla situada en medio del Océano Atlántico entre las costas de Escandinavia y Canadá, por aquel entonces pertenecía a la Corona Danesa del Rey Christian X. Sin embargo, nada más producirse la caída de Dinamarca, Islandia, con profunfos sentimientos nacionalistas desde hacía años el 16 de Abril de 1940 declaró su independencia y la neutralidad en el conflicto.

Gran Bretaña había comprendido lo valiosa que podía ser Islandia tras perder Dinamarca y Noruega, en primer lugar porque era u punto estratégico para llevar la guerra contra los submarinos alemanes que atacaban a convoyes de mercantes en esas aguas, y segundo porque el gobierno islandés, aunque neutral, se acercaba realmente más a Alemania que a los ingleses. Así es como nació la Operación Fork, un plan para invadir Islandia después de rechazar esta una y otra vez una alianza con los británicos a cambio de mantener la indepencia.

Plan de Reino Unido

Gran Bretaña había comprendido lo valiosa que podía ser Islandia tras perder Dinamarca y Noruega. En primer lugar porque era un punto estratégico para llevar la guerra contra los submarinos alemanes U-Boat que atacaban a convoyes de mercantes en esas aguas; en segundo lugar era porque el nuevo Gobierno de los islandeses, aunque neutral en el conflicto, se acercaba políticamente más hacia tendencias alemanes en política exterior que no a las inglesas. Preocupados por la situación, los británicos decidieron declarar la guerra a Islandia e invadirla.

Bajo el nombre de “Operación Fork”, se diseñó el plan para invadir Islandia. La misión consistía en invadir la costa islandesa desde el mar desembarcando al sur, en la capital de Reykajvíc, para a continuación hacerse con los núcleos urbanos y centros de comunicaciones principales de Havalfjöróur, Sandskeió y Kaldaóames. Días después debía inciarse un ataque desde el norte de la isla con un desembarco en Akureyri y Melgerói, operación asignada a los 746 hombres del 2nd Batallón de Marines Reales (2nd Royal Marines Battalion) acompañados por 2 cañones Howitzer de 37 milímetros y dos morteros, todo ello al mando del coronel Robert Sturges, antiguo veterano de las Batallas de Gallípoli y Jutlandia durante la Primera Guerra Mundial. Tanto el traslado como la cobertura naval la llevaría a cabo la Real Marina Británica (Royal Navy) con los 2 cruceros de guerra HMS Glasgow y HMS Berwick, más los 2 destructores HMS Fearless y HMS Fortune, es decir, un total de 4 buques. Con la flota de invasión irían a bordo Humphrey Quill, oficial de la División Naval de Inteligencia, y el diplomático Charles Howar Smith que sabía hablar el idioma islandés. La fecha escogida para la invasión fue el 10 de Mayo de 1940, es decir, casualmente el mismo día en que se iba a producir el ataque que Alemania tenía planeado para la invasión de Francia.

Plan de Islandia

Islandia no tenía ejércto para defenderse. Desde que Dinamarca se había rendido las tropas de ocupación danesas fueron desmovilizadas, dejando a una isla tan solitaria prácticamente sin nada.

Para los invasores, el único peligro serio era la Policía de Reykajvíc, consistente en 70 hombres pobremente armados al mando del comisario Agnar Kofoed-Hansen. Había algunos militantes exaltados nacionalistas, pero ni estaban armados ni preparadados. Nadie entre los 120.000 habitantes tenía algo de idea sobre guerra.

Anclado en Reykajvíc se encontraba un mercante alemán llamado Bahía Blanca que poseía una tripulación de 62 marineros armados, fue esa la única aportación militar de ayuda germana a los islandeses. Su presencia en Islandia fue fruto de una casualidad, ya que unod días antes el barco chocó con un iceberg en alta mar y se vió obligado a realizar parada en Reykajvíc para reparar los daños.

Semanas antes de la invasión, el Primer Ministro islandés Herman Jónnason, había sido advertio por el consúl alemán, Werner Gerlach, que iban a ser víctimas de una agresión por parte de Inglaterra. Pero los islandeses apenas habían tomado medidas en la isla. Esa falta de reacción lo pagaría muy caro el pueblo islandés.

Campaña de Islandia

Desde distintas partes de Escocia, el 6 de Mayo de 1940, el 2nd Batallón de Marines Reales subió a los trenes para ser transportados al puerto de Greenock. Al dia siguiente, el 7, los marines comenzaron a embarcar en Greenock dentro de los cruceros HMS Berwick y HMS Glasgow. Al pasar 24 horas y llegar el dia 8 los dos cruceros cargados con los hombres de 2nd Batallón de Marines Reales zarparon escoltados por los destructores HMS Fortune y HMS Fearless a las 4:00 de la madrugada.

A la 1:47 horas de la noche del 10 de Mayo de 1940 la flota británica llegó a la costa de Islandia tras un trayecto de dos días. La tensión antes de desembarcar provocó una crisis nerviosa a un marine británico que desgraciadamente se suicidó antes de empezar la campaña.

Crucero HMS Berwick británico frente a la costa de Islandia.

Un hidroavión británico Supermarine Walrus sobrevoló Reykajvíc justo después de anclar la flota invasora. En cuanto el cónsul alemán Werner Gerlach lo divisió a través de unos prismáticos se lo comunicó al Gobierno islandés por teléfono, el cual advirtió a la Policía de Reykajvíc.

Sobre las 3:40 horas las primeras barcazas de marines empezaron a navegar por las aguas del Atlántico Norte. La policía islandesa desde la costa no tardó en divisarlas. Sin embargo el poderío de los barcos británicos con sus baterías y piezas de artillería intimidaron a la policía, con lo cual los islandeses no se atrevieron a disparar. Cuando llegaron los primeros británicos a la playa de Reykajvíc la policía fue a dialogar con ellos, pues era una batalla perdida de antemano. Los marines les dijeron que no se preocuparan y avisaran al resto de fuerzas armadas para que no les disparesen.

Dos horas más tarde, los soldados del HMS Berwick fueron trasladados al HMS Fearless para escoltarlos de manera segura hasta la costa. A las 5:00 horas ya habían desembarcado en Reykajvíc un total de 400 marines británicos. En los muelles y playas no hubo tiroteo, sólo un pequeño incidente en el que un policía islandés que se resistía a que Gran Bretaña invadiera su país detuvo a un marine británico confiscándole el fusil y los cigarrillos, pero a los pocos minutos un oficial superior víno a la zona del conflicto para poner orden, por lo que el inglés fue puesto en libertad.

En cuanto los británicos estuvieron listos en las costas de Reykajvíc comenzó la conquista de la capital. El primer objetivo fue la toma de la Oficina de Correos, a la cual le siguieron el Servicio de Telecomunicacones, la Radio local llamada RÚV y el Servicio Meteorológico. La embajada alemana fue conquistada tras disparar un marine inglés al pestillo de la puerta de la entrada, sin embargo eso no impidió que los alemanes quemaran todos sus documentos secretos en la chimenea.

Uno de los mayores problemas al que se enfrentaron los británicos fue el del buque de carga alemán Bahía Blanca, defendido por los 62 marineros alemanes en su interior. Sin embargo su poderío era aparente, pues lo cierto es que cuando los británicos llegaron los alemanes se rindieron sin provocar incidentes según las condiciones que marcaba la Convención de Ginebra.

Tras la caída de Reykajvíc en manos británicas, rápidamente los marines se fueron extendiendo por todo el territorio islandés. El mismo día de la invasión se hicieron con las ciudades de Havalfjöróur, Sandskeió y Kaldaóames.

Mientras las unidades británicas en suelo de Bélgica eran destrozadas por los alemanes, en Islandia los británicos realizaron un espectacular avance sin sufrir bajas. El 15 de Mayo entraron en Hafnarfjöróur. El 17 atacaron el norte de Islandia conquistando el puerto helado de Akureyuri, dos días más tarde, el 19, los británicos entraron victoriosos en la última ciudad septentrional de la isla, Melgerói.

Para el 19 de Mayo de 1940, toda Islandia al completo había sido conquistada por Gran Bretaña, finalizando así la “Operación Fork”.

Conclusión

Un completo éxito significó la “Operación Fork”. Durante la ocupación Gran Bretaña únicamente había sufrido 1 muerto. Contrariamente el Eje tuvo 132 prisioneros (70 islandeses y 62 alemanes), además de un barco alemán capturado.

Numerosas fueron las quejas del Primer Ministro islandés Herman Jónnason y gran parte de la población islandesa a la comisión británica. Se sintieron agredidos y víctimas a manos de Inglaterra por respetado Inglaterra un frontera neutral y por tanto la Convención de Ginebra.

Winston Churchill, recién nombrado Primer Ministro de Inglaterra, prometió a los islandeses que en compensación por la ocupación militar se entregarían beneficios en el comercio anglo-islandés y que se respetaría la independencia de Dinamarca. No obstante los islandeses no quedaron muy convencidos, muchos aceptaron la ocupación con la esperanza de que los alemanes iniciaran la liberación de su país que tenían preparada bajo el nombre de “Operación Ikarus”, pero lo cierto es que Adolf Hitler no estaba nada interesado en Isandia por lo que decidió cancelarla.

Islandia sufrió una ocupación militar como cualquier otro país en la Segunda Guerra Mundial. Se establecieron sobre su suelo tropas británicas que implantaron cuarteles y bases militares. Todos los ciudadanos de nacionalidad alemana que vivían en el país fueron detenidos y enviados a campos de concentración en Inglaterra. Cuando los islandeses vieron que los británicos no tenían muchas intenciones de respetarlos, las quejas se multiplicaron. Por aquellas grandes protestas, Reino Unido se vió obligado en 1942 a ceder la ocupación militar a los Estados Unidos, país que llegó a implantar 40.000 tropas norteamericanas en su territorio, acabando de esta manera con cualquier pretensión de rebelión.

No sería hasta final del año 1944 cuando Islandia recobraría su total independencia a cambio de convertirse en un país co-beligerante contra el Eje. Para el final de la Segunda Guerra Mundial Islandia no sufrió las consecuencias de haber apoyado al Eje, por eso se le respetó su independencia y finalmente se separó del Reino de Dinamarca.

 

Bibliografía:

http://en.wikipedia.org/wiki/Invasion_of_Iceland
http://ww2db.com/battle_spec.php?battle_id=218