Campaña de Siria y Líbano

Oriente Medio fue desde los inicios de la Historia de la Humanidad la región más disputada del Planeta Tierra y una por las cuales más sangre se vertió. Por supuesto la Segunda Guerra Mundial tampoco sería una excepción porque Siria y Líbano se convertirían en un violento teatro de operaciones a lo largo del verano de 1941.

Plan de los Aliados

Peligrosa se había vuelto la situación estratégica para Gran Bretaña a mediados de 1941. Primeramente el Ejército Británico había sido derrotado en los Balcanes y el Norte de África, mientras que la Marina Real Británica (Royal Navy) se había visto gravemente mermada en el Mar Mediterráneo. En segundo lugar Italia había retomado la iniciativa en Libia gracias a la llegada del Afrika Korps del general Erwin Rommel y por tanto comenzado la invasión de Egipto para arrebatar a los ingleses el Canal de Suez. Por último, la ocupación alemana de Grecia y Creta habían acercado las fronteras germanas a tiro de los campos petrolíferos en Oriente Medio, lo que sumado a la autorización de la Francia de Vichy para facilitar a los alemanes usar sus aeródromos en Siria y Líbano, llevó a que Londres se replanteara conquistar estas dos colonias, sobretodo porque de ese modo también amedrentaría a la neutral Turquía para que no se adhiriese a las potencias del Eje.

Múltiples fueron las razones que llevaron al Imperio Británico a decantarse por la decisión de invadir Siria y Líbano a costa de la Francia de Vichy. La primera y más importante de todas fue la Campaña de Irak de 1941 que había terminado con la ocupación británica de dicho país tras una breve alianza con el Eje y una peligrosa rebelión por parte del nacionalismo árabe. Precisamente el panarabismo imperante a raíz de lo sucedido en tierras irakís, constituyó el segundo motivo de Londres para intervenir en Siria y Líbano ante el temor de un contagio sobre resto de Oriente Medio que haría tambalearse la presencia de los Aliados en la región y por tanto su dependencia del crudo a través de los oleoductos. Por último y como factor decisivo, las claras sospechas por parte del Servicio de Inteligencia Británico acerca de una invasión alemana a la Unión Soviética fueron la razón definitiva de lanzarse a la aventura debido a la urgente necesidad de mantener una base logística con la que enviar suministros a Rusia desde las fronteras del Cáucaso.

Caballería Circasiana de la Francia Libre.

Bastante peligrosa se anticipó una campaña en Siria y Líbano básicamente porque a mediados de 1941 seis de las nueve divisiones británicas en ultramar se hallaban dispersadas (cuatro estaban en el Desierto del Sáhara combatiendo al Afrika Kors, una quinta en Etiopía luchando contra los italianos y una sexta aplastando la revuelta árabe en Irak). Por eso mismo el general Archibald Wavell al frente del Mando del Oriente Medio tuvo que seleccionar únicamente tres divisiones para invadir un gigantesco territorio que incluyeron nacionalidades procedentes de Australia, Reino Unido, India, Transjordania, Francia Libre, Senegal, Checoslovaquia, Circasia y Nepal. Estas fuerzas fueron la 7ª División de Infantería Australiana del general John Lavarack, la 1ª División de Infantería Francesa Libre del general Paul Legentilhome, la 5ª Brigada de Infantería India del general Wilfrid Llyod y en reserva la 6ª División de Infantería Británica del general John Evetts, la Habforce Británica del general John CLark y la 10ª División de Infantería India del general William Slim, así como unidades extranjeras menores que incluyeron a los transjordanos de la Legión Árabe, los africanos del Batallón de Marcha de Senegal, los exiliados checos y eslovacos del 11st Batallón de Infantería Checo Libre, los nepalís del 2º Regimiento de Infantería “Gurkha” y las minorías cristianas del 1er Destacamento de Caballería Circasiana. También la Fuerza Aérea Aliada aportó el 3º Escuadrón Australiano basado en Palestina, el 84º Escuadrón Británico en Irak y el 815º Escuadrón Naval Británico en Chipre.

Bajo el nombre de “Operación Exporter” según la bautizó el general Archibald Wavell y su mano derecha, el general John Maitland Wilson, la invasión constaría de tres fases: la primera partiendo desde Palestina la protagonizarían la 7ª División de Infantería Australiana y la 1ª División de Infantería Francesa Libre avanzando hacia el Líbano al mismo tiempo que la 6ª División de Infantería Británica y la 5ª Brigada de Infantería India lo harían hacia Siria para ocupar las capitales de Beirut y Damasco; la segunda ofensiva se haría con las mismas fuerzas para asegurar las vitales ciudades de Trípoli, Sidón y Homs; mientras que la tercera la efectuaría desde Irak la Habforce Británica hacia Palmira y la 10ª División de Infantería India hacia Raqqa, Aleppo y la frontera con Turquía. Simultáneamente desde el mar la Marina Real Británica (Royal Navy) del almirante Andrew Cunningham ofrecería cobertura naval con los siete cruceros HMS Ajax, HMS Coventry, HMS Phoebe, HMS Naiad, HMS Carlise, HMAS Perth y HMNZS Leander (estos últimos prestados por Australia y Nueva Zelanda), así comolos diez destructores HMS Janus, HMS Ilex, HMS Isis, HMS Kandahar, HMS Kimberley, HMS Jackal, HMS Stuart, HMS Hasty, HMS Hero y HMS Hopstur, la corbeta HMS Hyacinth, el submarino HMS Pathian y el transporte HMS Glengyle.

Los Aliados desplegaron un total de 36.000 soldados (18.000 australianos, 9.000 británicos, 5.000 franceses libres, 2.000 indios, 1.500 transjordanos, 1.000 checos y 453 circasianos) y un material de 9 tanques, 120 cañones, 50 aviones y 20 navíos (7 cruceros, 10 destructores, 1 corbeta, 1 submarino y 1 transporte).

Ejército Aliado:
7ª División de Infantería Australiana
·1ª Brigada de Infantería
·21ª Brigada de Infantería
·25ª Brigada de Infantería
·1º Regimiento Mecanizado “The Greys”
·6º Regimiento de Caballería
·7º Regimiento de Caballería
·57º Regimiento de Infantería
·Regimiento de Artillería
·Regimiento Anticarro
·2nd Batallón de Ametralladoras
·2nd Batallón de Ingenieros
·Escuadrón Real “The Royals”
5ª Brigada de Infantería India
·5º Grupo de Infantería
-1º Regimiento de Fusileros Reales
-2º Regimiento de Infantería Nepalí “Gurkha”
-3th Batallón de Infantería “Punjab”
-4th Batallón de Infantería “Rajput”
·1º Regimiento de Infantería
·1ª Batería de Artillería Real
·Fuerza de Fronteras Transjordana
1ª División de Infantería Francesa Libre
·Brigada del Levante
-1st Batallón de Marcha
-2nd Batallón de Marcha
·1st Batallón de Infantes de Marina
·1ª Compañía Blindada
·1ª Batería de Artillería
·Batallón de Marcha Senegalés
·1er Destacamento de Caballería Circasiana
6ª División de Infantería Británica
·16ª Brigada de Infantería
-2nd Batallón Real “King’s Own Royal”
-2nd Batallón Real “Leicestershire”
-2nd Batallón Real “Queen’s Royal”
·23ª Brigada de Infantería
-1st Batallón de Infantería Ligera “Durham”
-4th Batallón de Fronteras
-11st Batallón de Infantería Checo Libre
10ª División de Infantería India
·17ª Brigada de Infantería
-12º Regimiento de Fronteras
-13th Batallón de Fusileros de Fronteras
·20ª Brigada de Infantería
-11º Regimiento de Infantería “Sikh”
-7th Batallón de Infantería Nepalí “Gurkha”
Habforce Británica
·4ª Brigada de Caballería
-Regimiento de Caballería “Hosehold”
-Regimiento de Caballería “North Somerset”
-Regimiento de Caballería Royal Wiltshire”
·Legión Árabe
·1st Batallón de Infantería “Essex”
·237ª Batería de Artillería
·169ª Batería Ligera de Artillería Antiaérea
Fuerza Aérea Aliada
·3º Escuadrón Australiano
·84º Escuadrón Británico
·815º Escuadrón Naval Británico
Marina Aliada
·2 Cruceros = HMS Coventry y HMNZS Leander
·3 Destructores = HMS Janus, HMS Ilex y HMS Isis
·1 Submarino = HMS Parthian
·1 Transporte = HMS Glengyle
·Total = 7 Navíos

Plan del Eje

Francia dominaba los Mandatos de Siria y Líbano con más de 3.650.000 habitantes desde que había terminado la Primera Guerra Mundial en 1918. Como premio por la victoria contra Turquía y según la rubrica de los Tratados de Sèvres, dicha zona de Oriente Medio se convirtió en un protectorado francófono. Así fue hasta la derrota contra el Tercer Reich en 1940 y la colaboración de la nueva Francia de Vichy liderada por el Mariscal Philippe Pétain, quién en competencia con la Francia Libre del general Charles De Gaulle que patrocinaban los Aliados desde el exilio de Londres, en 1941 se vio forzada a defenderse de una agresión.

Generalmente el despliegue del Ejército Francés del Levante en Siria y Líbano al mando del general Henri Dentz hubiese sido el acertado a la hora de defender tácticamente su territorio en cualquier circunstancia, de no ser porque se encontraba rodeado geográficamente de enemigos muy superiores que amenazaban sus fronteras desde Irak y Palestina. Sus áreas se repartieron de la siguiente manera: la Agrupación de Saïda, la Agrupación de Merjayoun, la Agrupación de Siria Meridional, el Grupo de Caballería del Levante y otras fuerzas independientes procedentes de la Francia metropolitana, así como unidades coloniales de la propia Siria y Líbano, además de Marruecos, Argelia, Túnez y Senegal como por ejemplo el 22º Regimiento de Tiradores Argelinos, el 16º Regimiento de Tiradores Tunecinos, el 17º Regimiento de Tiradores Senegaleses, el 24º Regimiento de Infantería Colonial, 1st Batallón de Tiradores Marroquís, los Regimientos de Cazadores Africanos, el 1st Batallón de Cazadores Libaneses, los Regimientos de Artillería Franceses, la Caballería Mixta Circasiano-Drusa y por suspuesto las tropas de élite de la Legión Extranjera. También la Fuerza Aérea de Vichy disponía de numerosas formaciones entre las que estaban el 6º Grupo de Cazas (base de Rayak) con 25 Dewoitine D.520, el 7º Grupo de Cazas (bases de Aleppo y Estabel) con 18 Morane 406, el 12º Grupo de Bombarderos (bases de Quosseir y Aleppo) con 11 Lioré el Olivier Léo 451, el 25º Grupo de Bombarderos (base de Aleppo) con 7 Lioré el Olivier Léo 451, el 31º Grupo de Bombarderos (base de Quosseir) con 6 Lioré el Olivier Léo 451, el 39º Grupo de Bombarderos (bases de Madjaloum y Rajak) con 12 Glenn Martin 167 y 6 Bloch MB 200, 12, el 39º Grupo de Reconocimiento (base de Baalbek) con 11 Potez 63, el 583º Grupo de Observación (base de Baalbek) con 5 Potez 63, el 15º Grupo de Transporte (bases de Beirut, Aleppo y Rayak) con 7 Farman 222 y 5 Potez 650, el 592º Escuadrón de Observación (base de Rayak) con 6 Potez 25, el 595º Escuadrón de Observación (base de Palmira) con 6 Potez 25, el 596º Escuadrón de Observación (base de Deir-Ez-Zor) con 4 Potez 25 y el Grupo Aero-Naval (bases de Trípoli y Madjaloun) con 12 Glenn-Martin 167 y 5 hidroaviones Loire 130. Por último la Marina de Vichy anclaba en los puertos libaneses a un total de nueve navíos entre los que había los cuatro destructores Valmy, Guépard, Chevalier Paul y Vauquelin, los tres submarinos Caïman, Souffleur y Marsouin, el cañonero Elan y el petrolero Adour.

Mapa de las operaciones durante la Campaña de Siria y Líbano.

Por suerte el terreno favorecía al defensor porque a nivel geográfico había muy pocos accesos para el invasor: básicamente todo el sector central constituía el caluroso e impenetrable Desierto Sirio y la parte oriental se formaba por los llanos del Valle del Eúfrates hacia Raqqa que apenas disponía de infraestructuras. Por último la costa occidental del Mar Mediterráneo, donde se concentraba la población y riqueza económica del protectorado sirio-libanés gracias en parte al Ferrocarril de Hejaz, esta protegida por formidables barreras naturales como los Altos del Golán, el Río Litani, el Valle de Bekaa y la Cordillera de Jebel Ansariyya que obligan a los atacantes a avanzar por estrechos caminos de montaña y escarpadas elevaciones de 1.800 metros de altitud solo vadeables a pie o mediante caballería y siempre batidas por la artillería enemiga.

Respecto a la principal potencia del Eje, Alemania, jugó bastante mal sus cartas respecto al tablero de Oriente Medio porque tras la conquista de Francia en 1940 había ido lenta y progresivamente forzando al Gobierno de Vichy a desmantelar sus fuerzas armadas en Siria y Líbano. Tal y como disponía el Armisticio Franco-Alemán, las autoridades galas habían obedecido en el desarme tutelado desde Berlín, por lo menos hasta que Irak se adhirió a las potencias del Eje (y posteriormente fue invadido por Reino Unido), lo que obligó al Tercer Reich a modificar su postura y de nuevo ordenar el rearme del Ejército Francés ante una más que evidente guerra entre Londres y Vichy. Desgraciadamente los alemanes se dieron cuenta demasiado tarde de este error, por lo que para corregirlo cometieron otro aún mayor, retirando sus aviones de los aeródromos sirio-libaneses con la esperanza de que Londres perdiese interés en la región, algo que no sólo sucedió, sino que además dejó a las fuerzas vichystas sin un efectivo apoyo aéreo. De hecho la única presencia alemana que quedó en Siria para la campaña fue el Destacamento “Verbindungstab Syrien” al mando del comandante Hellmuth Felby con 40 soldados dedicados a tareas de exploración y promoción del nacionalismo autóctono, quienes se encargaron de coordinar sus acciones con la insurgencia árabe dirigida por el líder guerrillero Fawzi el Qawujki. También la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) con base en Grecia aportó al 2º Grupo Aéreo con veinte bombarderos Junkers Ju 88.

El Eje desplegó a un total de 38.000 soldados (8.000 franceses, 10.000 sirio-libaneses, 20.000 africanos y 40 alemanes) y un material de 90 tanques, 166 aviones (59 cazas, 70 bombarderos entre 70 franceses y 20 alemanes, 5 hidroaviones y 12 transportes) y 9 navíos (4 destructores, 3 submarinos, 1 cañonero y 1 petrolero).

Fuerzas del Eje:
Agrupación de Saïda
-22º Regimiento de Tiradores Argelinos
-1º Regimiento de Artillería del Levante
-1st Batallón de Spahis Argelinos
-4th Batallón de la Legión Extranjera
-6th Batallón de Cazadores Africanos
-Batallón de Artillería de la Legión Extranjera
Agrupación de Merjayoun
-29º Regimiento de Tiradores Argelinos
-1º Regimiento de Artillería del Levante
-1st Batallón de Cazadores Libaneses
Agrupación de Siria Meridional
-16º Regimiento de Tiradores Tunecinos
-17º Regimiento de Tiradores Senegaleses
-24º Regimiento de Infantería Colonial
-1º Regimiento Metropolitano de Artillería del Levante
-1st Batallón de Tiradores Marroquís
Grupo de Caballería del Levante
-6º Regimiento de Cazadores Africanos
-7º Regimiento de Cazadores Africanos
-Regimiento de Spahis Argelinos ” 2 de Marzo”
-Regimiento de Spahis Marroquís
-Caballería Mixta Circasiano-Drusa
Fuerzas Independientes
-6ª Bandera de la Legión Extranjera
-Batallón de Caballería Especial “Aleppo”
-Batallón de Caballería de Spahis
-Destacamento Alemán “Verbindungstab Syrien”
-Guerrilla Árabe
Fuerza Aérea del Eje:
-6º Grupo de Cazas
-7º Grupo de Cazas
-12º Grupo de Bombarderos
-25º Grupo de Bombarderos
-31º Grupo de Bombarderos
-39º Grupo de Bombarderos
-39º Grupo de Reconocimiento
-583º Grupo de Observación
-15º Grupo de Transporte
-592º Escuadrón de Observación
-595º Escuadrón de Observación
-596º Escuadrón de Observación
-Grupo Aero-Naval
-2º Grupo Aéreo Alemán
Marina de Vichy:
-3 Destructores = Valmy, Guepard y Chevalier Paul
-1 Submarino = Souffleur
-1 Petrolero = Adour
-Total = 5 Navíos

Invasión de Siria y Líbano

Previamente al inicio de la invasión sobre Siria y Líbano, una serie de unidades de comandos se infiltraron en la retaguardia enemiga la noche del 7 al 8 de Junio de 1941 con la intención de facilitar el posterior avance al grueso del Ejército Aliado. Así fue como un pelotón cruzó la frontera sin ser visto y cortó la línea telefónica entre Ras e Iskendaroun, no sin antes iniciar un tiroteo en el que murió un australiano y se hicieron 60 prisioneros franceses. Simultáneamente otro grupo de ingenieros australianos desembarcado desde el Mar Mediterráneo a bordo de embarcaciones, despejó de obstáculos el camino de Bent Jbail ocupando el pueblo de Tibnine y la ciudad de Tiro, aunque en esta última las baterías costeras francesas hundieron una lancha torpedera británica. No obstante y salvo por estos éxitos iniciales, un último pelotón de 19 comandos fracasó en su misión porque no consiguió impedir que los franceses volasen con explosivo la carretera hacia Naqoura.

A las 2:00 horas de la madrugada de 8 de Junio de 1941 comenzó la Campaña de Siria y Líbano cuando dos columnas de la 5ª Brigada de Infantería India cruzaron la frontera sobre los Altos del Golán. Con rapidez la primera columna compuesta por el 1º Regimiento de Fusileros Reales atravesó el Río Jordán junto al Lago Hula tomando las localidades de Kafr Naffakh y Quneitra que provocaron una huida en masa de sus civiles; al mismo tiempo que la segunda columna integrada por el 4th Batallón de Infantería “Rajput”, cuyos efectivos fueron cubiertos por una potente barrera de piezas de artillería, cortaron el Ferrocarril del Hejaz y se hicieron con los enclaves de Deraa, Ezraa y Shikh Meskine.

Pieza de artillería británica en Siria durante la campaña de 1941.

Un día después de haberse desatado claramente las hostilidad bélicas entre Londres y Vichy, el 9 de Junio, la 1ª División de Infantería Francesa Libre atacó el sector comprendido en torno al Monte Jebel Druze (Montaña de los Drusos) mientras sus voluntarios cantaban el himno nacional de La Marsellesa. El asalto fue un éxito porque los jinetes del 1er Destacamento de Caballería Circasiana ocuparon el pueblo de Sheikh Meskine y los marines del 1st Batallón de Infantes de Marina hicieron lo mismo con Khan Deinoun. Sin embargo fracasaron estrepitosamente a la hora de cruzar el Río El-Awaj porque las tropas senegalesas de Vichy repelieron primero a los franceses libres y posteriormente a los refuerzos enviados por la 5ª Brigada de Infantería India, lo que obligó a los Aliados sobre este sector a cavar trincheras en los Altos de Jebel Maani y los Altos de Jebel Badrane a la espera de acontecimientos.

Soldados australianos escalando los Altos del Golán.

Tampoco aquel 9 de Junio de 1941, a la 7ª División de Infantería Australiana las cosas le fueron mejor porque fracasó en el primer intento de cruzar el Río Litani después de que numerosos vehículos fueran destruidos por los cañones del 22º Regimiento de Tiradores Argelinos que se encontraban ocultos en la ribera opuesta y un bote de remos fuese hundido con dos muertos a bordo. Por dicha razón se tuvo que proyectar una operación anfibia procedente desde el Mar Mediterráneo que protagonizaron comandos australianos desembarcados en la otra orilla por el transporte HMS Glengyle y escoltados por los cruceros HMS Coventry y el neozelandés HMNZS Leander que prestó la Marina Real Británica (Royal Navy). No obstante este grupo de asalto también fracasó porque a tan sólo 45 metros de distancia de su objetivo, los vichystas galos volaron con dinamita el único puente intacto antes de que los comandos lo asegurasen. Fue entonces como ante este suceso inesperado, dos excelentes nadadores apellidados Haddy y Dusting, agarraron un cable telefónico de acero y luchando contra la fuerte corriente, alcanzaron a nado la orilla septentrional del Río Litani, donde ataron una serie de botes a modo de puente. Gracias a ello las tropas australianas comenzaron a cruzar sufriendo un gran número de bajas a manos de los defensores argelinos y los 62 proyectiles arrojados por los destructores vichystas Guépard y Valmy que acudieron a la zona. Por suerte para los australianos, la presencia del crucero HMS Coventry y dos destructores británicos, obligó a los buques vichystas a huir y a las tropas argelinas a replegarse hacia el interior, por lo que finalmente al amanecer del 10 de Junio, los Aliados ya mantenían consolidada una cabeza de playa en el Río Litani, incluyendo el Fuerte Khiem que cayó tras una breve oposición armada.

Lejos del tierra, también el Mar Mediterráneo fue foco de grandes enfrentamientos desde el mismo 9 de Julio como ocurrió con la breve batalla que tuvo lugar en las costas del Creciente Fértil entre los destructores británicos HMS Janus y HMS Jackal contra los destructores franceses Valmy y Guépard al mando de los capitanes Pierre Guiot y Raymond Gervais respectivamente. Durante este encuentro que se desarrolló con salvas a 12.000 metros de distancia, los británicos hubieron de retirarse después de ser incendiado el destructor HMS Janus con 42 bajas a bordo, el cual se escapó milagrosamente gracias a una cortina de humo levantada por el HMS Jackal y a una escolta aérea de tres cazas Hurricane que repelieron una incursión enemiga derribando a un Bloch MB 200 galo (aunque poco después los tres aparatos ingleses fueron emboscados y destruidos por una patrulla de cazas Dewoitine D.520). Simultáneamente la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) se sumó a los ataques desde el cielo bombardeando las instalaciones británicas con Junkers Ju 88 en Haifa y Tel Aviv.

Tropas australianas en las ruinas de Sidón.

Fortalecida la 7ª División de Infantería Australiana en la orilla enemiga del Río Litani, sus tropas avanzaron el 11 de Junio hacia el interior superando las trincheras defendidas por la Legión Extranjera en Es Sakiye y tomando las ciudades de Khirbe, Ferdisse, Ibeles Saki y Merjayoun después de haber sido sometidas a un intenso fuego de artillería. Sin embargo pronto la 7ª División de Infantería Australiana quedó nuevamente detenida en el Río Zaharani por un contraataque de legionarios franceses acompañados por tanques, además de verse obligado uno de sus batallones a abandonar el día 12 la ciudad de Ferdisse ante el riesgo de resultar rodeado y por tanto destruido, lo que facilitó a los vichystas recuperar la urbe. Por fortuna para los australianos, las cosas cambiaron al día siguiente, el 13, porque sus vanguardias comenzaron a escalar la Colina Verde sometidas a un intenso fuego de morteros que se cobró muchas víctimas, aunque al final consiguieron despejar la cumbre y a continuación descender para ocupar el vital enclave de Villa Jezzine que se rindió sin apenas combatir. Al mismo tiempo otra columna alcanzó las afueras de Sidón, la cual sufrió pérdidas muy elevadas a causa de un nuevo contraataque de tanques franceses que acabó con la destrucción numerosos vehículos australianos sobre un huerto. Debido a este error, los australianos tuvieron que rodear la zona por Wadi Sataniq en el sureste y emplear grandes cantidades de artillería para ahuyentar a los carros franceses. Finalmente y después de 48 horas de combate en la ciudad, Sidón fue conquistada el 15 de Junio por las tropas australianas.

Mientras se combatía en tierra aquel 15 de Junio, las operaciones bélicas se intensificaron en el Mar Mediterráneo porque aviones alemanes Junkers Ju 88 bombardearon y dañaron en las costas del Líbano a los dos destructores britanicos HMS Ilex y HMS Isis que tuvieron que retirarse a efectuar reparaciones. Como represalia por esta acción, aviones británicos procedentes de Chipre localizaron y hundieron al destructor vichysta Chevalier Paul poco después de zarpar de Siria, causando a su tripulación diez muertos (antes de sumergirse sus baterías derribaron a dos biplanos Swordfish), aunque por suerte fueron rescatados del agua 249 supervivientes y los 2 pilotos ingleses. Por fortuna, las autoridades de Vichy, sabiendo de su inferioridad frente a la Marina Real Británica, ordenaron a todos los buques en los puertos sirios y libaneses abandonar la colonia y refugiarse en la neutral Turquía.

Paralizada la 1ª División de Infantería Francesa Libre y la 5ª Brigada de Infantería India al otro lado del Río El-Awaj y los Altos del Golán, el 16º Regimiento de Tiradores Tunecinos aprovechó aquella debilidad para desarrollar una contraofensiva el 15 de Junio que se coronó con ciertos éxitos porque los vichystas cortaron el Ferrocarril del Fejaz, bloquearon la carretera a Deraa y tomaron el pueblo de Ezraa tras expulsar a la Fuerza de Fronteras Transjordana. Simultáneamente el 7º Regimiento de Cazadores Africanos empujó a las fuerzas franceses libres casi hasta sus posiciones de partida, conquistando el enclave de Quneitra en donde los vichystas hicieron numerosos prisioneros. Como consecuencia de este espectacular avance que abrió un peligroso saliente en el dispositivo aliado, la situación se volvió muy delicada para los invasores. Únicamente los Aliados se salvaron del colapso gracias a la intervención el 16 de Junio de los infantes de marina franceses libres que en condiciones de manifiesta inferioridad lanzaron una incursión que acabó con la caída de Moukelbe y Artouz; justo en el mismo instante en que los indios del  4th Batallón de Infantería “Rajput” ascendieron el Monte Tel Kiswe utilizando escalas de asedio para superar el foso contracarro de 4 metros. Este inesperado movimiento amenazó tanto la retaguardia de los vichystas, que tuvieron que suspender su progreso en los Altos del Golán. De hecho intentaron evitar este estancamiento mediante un contraataque que protagonizó la Legión Extranjera y numerosos tanques sobre Artouz, el cual terminó en fracaso porque los franco-indios consiguieron destruir con granadas varios blindados y repelieron con armas cortas a los legionarios.

Bombardero vichysta Glenn Martin 167 en Siria.

Neutralizada la ofensiva vichysta, los Aliados pasaron al contraataque en todos los sectores del frente el 17 de Junio. Entre sus éxitos estuvo la reconquista de Ezraa por parte del Batallón de Marcha Senegalés o el corte de la Carretera de Rosh Pinna. También los australianos cosecharon éxitos importantes como efectuar una carga a bayoneta contra la Caballería Mixta Circasiano-Drusa en Rachaya que fue puesta en fuga con serias bajas. No obstante menos fortuna tuvieron los Aliados al día siguiente, 18 de Junio, porque los vichystas ocuparon la Cota 1.332 y emplazaron algunas baterías de artillería, cuyas bocas de fuego bombardearon Villa Jezzine matando numerosos soldados australianos y civiles sirios. Tampoco las cosas fueron tan fáciles para la 1ª División de Infantería Francesa Libre que resultó frenada en el camino hacia Kaden o para la 5ª Brigada de Infantería India que fue emboscada en Mezze por el 7º Regimiento de Cazadores Africanos que destruyó gran parte de sus vehículos y mató numerosos soldados antes de replegarse a la ciudad de Damasco, próximo objetivo de los Aliados.

El 20 de Junio de 1941 comenzó la ofensiva contra la capital siria de Damasco que protagonizaron la 5ª Brigada de Infantería India, el 1st Batallón de Infantes de Marina Francés Libre y el 1º Regimiento de Artillería Real Británico. Sin embargo y a pesar de que inicialmente los indios ocuparon el Fuerte Vallier y el Fuerte Sarrail, pronto fueron detenidos por los defensores vichystas del Fuerte Goybet y arrinconados por un inesperado fuego cruzado. Atrapados e inmóviles, los indios mostraron bandera blanca y se rindieron; lo que permitió a los franceses contraatacar y recuperar el Fuerte Sarrail haciendo a prisioneros también a los integrantes de un batallón australiano. Al día siguiente, 21 de junio, y a pesar de las pérdidas del día anterior, los cañones del 1º Regimiento de Artillería Real Británico machacaron a las columnas motorizadas vichystas en la ciudad, momento que aprovecharon las tropas australianas para tomar el Fuerte Goybet y liberar del Fuerte Weygand a los prisioneros indios capturados la jornada anterior. Acto seguido tropas australianas, indias, circasianas y francesas libres irrumpieron entre las casas de Damasco, destruyendo con proyectiles y bombas todas aquellas viviendas con enemigos en su interior. Ante tanta violencia difícil de soportar para la población civil, la guarnición vichysta mostró banderas blancas en todos los edificios. Precisamente el mismo alcalde negoció una rendición pacífica que acabó en una ceremonia frente al Ayuntamiento presidida por el 1er Destacamento de Caballería Circasiana de la Francia Libre que desfiló victorioso por las calles de la recién conquistada Damasco.

Camiones australianos circulando sobre los cañones naturales de la Cordillera del Líbano.

Coincidiendo con la caída de Damasco, el 21 de Junio, dio comienzo la siguiente fase de invasión a Siria cuando la Habforce basada en Irak cruzó la frontera francesa al galope mediante los jinetes y monturas de la 4ª Brigada de Caballería Británica. Con facilidad los ingleses tomaron la ciudad de Juffa y aseguraron el control del oleoducto bloqueando la Estación de Bombeo T1 entre Irak y Haifa. Pero la rapidez del progreso inicial fue efímera porque muy pronto los ataques de la aviación francesa y las emboscadas de la guerrilla árabe liderada por Fawzi el Qawujki interrumpieron su avance en el sector. Precisamente estos partisanos sirios estuvieron a punto de hacer fracasar la invasión porque en un asalto por sorpresa ametrallaron y mataron a numerosos soldados ingleses cerca de la Estación de Bombeo T3; además de aniquilar una columna británica capturando a todos sus miembros.

Ocupada Damasco, el Ejército Aliado inició el 22 de Junio de 1941 la ofensiva del Río Barada con una acción coordinada de la 7ª División de Infantería Australiana y la 1ª División de Infantería Francesa Libre. Durante las 48 horas siguientes, el avance de la 7ª División de Infantería Australiana fue ininterrumpido hasta que chocó el día 24 con el Monte Jebel Mazar defendido por el 24º Regimiento de Infantería Colonial de Vichy. Desde entonces el progreso fue frenado en seco porque desde la montaña recibieron un fuerte bombardeo de los cañones emplazados. De hecho tuvieron que esperar dos días, hasta el 26 de Junio, para que después de varios intentos infructuosos, consiguieran alcanzar la cumbre y hacerse con el objetivo. Pero por desgracia para ellos, pronto fueron contraatacados por tropas coloniales en oleadas de 40 a 50 efectivos marroquís y senegaleses la jornada del 27 que mermaron drásticamente a los hombres. Así fue como incapaces de resistir, los australianos se tuvieron que retirar del Monte Jebel Mazar, el cual fue recuperado el 28 de Junio por los vichystas haciendo algunos prisioneros. Mientras tanto en otros sectores como la Cordillera del Líbano las tropas australianas tuvieron algo más de suerte porque lograron asegurar la zona de Haram, entrar en la ciudad de Chehin, ascender el Monte Kharat y expulsar a la Legión Extranjera de la Cota 1281 y Cota 1332. También la 1ª División de Infantería Francesa Libre consiguió ocupar la localidad de Nebek el día 30 y rechazar milagrosamente un contraataque de la Legión Extranjera con 14 tanques que debilitaron notablemente sus filas.

Jinetes y monturas de la 4ª Brigada de Caballería Británica en Siria.

Finalmente los últimos días de Junio de 1941, los Aliados desencadenaron su última gran invasión al norte de Siria. La protagonista fue la 10ª División de Infantería India basada en Irak, cuyos efectivos cruzaron la frontera junto al Río Eúfrates y se internaron en territorio sirio. Primeramente tomaron Abu Kermal y a continuación atravesaron un caluroso desierto llano hasta Mayadin donde los anglo-indios sufrieron retrasos por culpa de la aviación gala y los guerrilleros beduinos de la región; a pesar de que poco a poco la aviación británica fue haciéndose con el control del cielo y generando pérdidas irreparables a los aviones franceses (por ejemplo en una sola incursión fueron derribados seis aparatos enemigos).

Más al sur, concretamente en el sector central de Siria, la Habforce Británica continuó su marcha con los transjordanos de la Legión Árabe en vanguardia que muy pronto ocuparon Sukhna a 40 kilómetros de Palmira, principal objetivo de la misión. Sin embargo el 1 de Julio de 1941, los únicos 30 transjordanos con 3 vehículos blindados Wagner que defendían la plaza, fueron asaltos por un destacamento de 100 vichystas apoyados por 6 coches acorazados. Aunque en un principio los transjordanos rechazaron la oferta de rendición tras acribillar a balazos uno de los vehículos, rápidamente fueron víctimas de un feroz asalto del que tuvieron que defenderse en sus trincheras disparando las ametralladoras. Fue entonces cuando apenas sin municiones y a punto de ser superados, un atrevido transjordano salió de su agujero y gritó a sus compañeros: “Dónde están los valientes?”. Inmediatamente y contra todo pronóstico, los transjordanos, insuflados de ánimos, abandonaron sus trincheras y cargaron heroicamente a bayoneta cuesta abajo contra los franceses, quienes atónitos, fueron arrollados y aniquilados. Aquel increíble suceso conocido como la Batalla de Sukhna costó a los vichystas 91 bajas (11 muertos y 80 heridos) y 6 vehículos capturados a costa de 2 bajas transjordanas (1 muerto y 1 herido). Por si fuera poco esta victoria abrió la carretera hacia Palmira, facilitando a los Aliados conquistar el 3 de Junio las ciudades de Deir-Ez-Zor y Sab Biyar.

Soldados británicos del 1st Batallón de Infantería “Essex” en las ruinas romanas de Palmira.

Palmira, joya urbanística desde los tiempos de la Antigua Roma, centró gran parte de la atención en el teatro de operaciones oriental de Siria a comienzos de Julio. Defendida la plaza por una escasa guarnición de 100 hombres de la Legión Extranjera (la mayoría rusos y alemanes), la zona fue asaltada por soldados de la Fuerza de Fronteras Transjordana y del 1st Batallón de Infantería Británico “Essex” que inesperadamente fueron castigados por los proyectiles de la artillería emplazada en las montañas adyacentes y la localidad de Seba Biyar, además de por los francotiradores apostados en las viejas columnas romanas y restos arqueológicos. Por esa razón se tuvo que suspender el ataque a la ciudad y limpiar los alrededores como por ejemplo hicieron los británicos ocupando el Castillo de Palmira y los transjordanos tomando Seba Biyar que se rindió al completo. Acto seguido, los anglo-transjordanos que en todo momento estuvieron siendo acosados por la aviación francesa, invadieron el aeródromo a las afueras, neutralizaron la posición defensiva bautizada como “Puesto T3”, capturaron a los últimos 159 resistentes de las ruinas romanas y finalmente entraron triunfales en Palmira el 3 de Julio de 1941.

Apenas sin oposición, la 10ª División de Infantería India alcanzó al norte de Siria las afueras de la ciudad de Raqqa. Precisamente en aquel sector, los Aliados se encontraron por primera vez con las escasas tropas alemanas del Destacamento “Verbindungstab Syrien, así como con 500 voluntarios árabes que lideraban 7 oficiales germanos, cuyos efectivos tendieron una emboscada a los anglo-indios, a los que causaron algunas bajas. Por suerte para estos últimos, la notable superioridad numérica les facilitó sobreponerse y por tanto expulsar a los germano-sirios de la ciudad. Solamente bastaron un par de horas más para que los indios aniquilasen los últimos núcleos de resistencia y conquistasen Raqqa.

Vehículos blindados británicos en ruinas antiguas de Siria.

Fuera de Raqqa el resto de fuerzas de la 10ª División de Infantería India prosiguieron con su avance paralelo a la vía ferroviaria junto a la frontera con Turquía irrumpiendo en un sector bautizado como el “Pico del Pato” o “Bec du Canard”. Con relativa rapidez, las tropas indias ocuparon el Fuerte Beau Geste y el Fuerte Tel Kotchek, haciendo 133 prisioneros, entre ellos 3 oficiales. Acto seguido continuaron la marcha tomando las plazas Tel Aolo, El-Qameshliye y Hasseche hasta resultar bloqueadas en Ras El-Ain por la férrea resistencia árabe.

Tampoco en el Mar Mediterráneo las cosas fueron bien para la Francia de Vichy porque el submarino británico HMS Parthyan interceptó y hundió a 10 kilómetros de Beirut al submarino francés Souffleur matando a 52 tripulantes (sólo hubo cinco supervivientes que nadaron a la costa). A partir de entonces se decretó la evacuación de personal en dirección a Grecia o la neutral Turquía utilizando mercantes como el Saint-Didier o el Qued Yquen, no sin que antes aviones franceses o alemanes intentasen neutralizar mediante bombardeos aéreos los puertos enemigos (sólo Haifa recibió 300 bombas) que causaron daños, hicieron encallar a la corbeta HMS Hyacinth y destruyeron al carguero SS Pegasus. No obstante y a pesar de estas medidas, torpederos Albacore con base en Chipre echaron a pique al carguero francés Saint-Didier cerca de Adalia, en donde fallecieron 46 personas y se perdieron con el buque todos los cañones de 25 y 75 milímetros que transportaba a bordo.

Teniendo como objetivo la capital libanesa de Beirut, la 7ª División de Infantería Australiana comenzó su ofensiva el 6 de Julio de 1941 cruzando el Río Damour por el sector de El Batal y silenciando los nidos de ametralladoras y emplazamientos de mortero enemigos en las posiciones de El Boum, Er Roumane y la Cota 576. Al día siguiente, el 7, los australianos se hicieron con las ciudades de Daraya, Niha, Bater, Beoqoun y Rharife; además de expulsar a los franceses de las plantaciones de árboles frutales en El Atiqa, antes de recibir un contraataque por parte de la Legión Extranjera y el 29º Regimiento de Tiradores Argelinos que a duras punas logró ser desbaratado a la altura de Er Roumane. Gracias a ello, al amanecer del día 8, los australianos tomaron la Cota 560 y las localidades de Deir Mar Jorjos y En Naame capturando cinco cañones franceses. Sin embargo fracasaron el 9 de Julio en una serie de cargas frontales contra la guarnición gala en Mazraat y la Cota 1.054 que acabaron en un repliegue australiano con muchas bajas. Tampoco el asalto de la 1ª División de Infantería Francesa Libre contra la localidad de Dimas el día 10 salió bien porque los vichystas les repelieron con facilidad causándoles serias pérdidas.

Inesperadamente, la jornada del 11 de Julio de 1941, las vanguardias de la Habforce Británica que avanzaban por el centro de Siria y que se habían desviado hacia el sur, enlazaron con los combatientes de la 1ª División de Infantería Francesa Libre en los Altos del Golán, quienes recibieron a los ingleses con vítores y abrazos. Fue así, como ante la unión de estas dos fuerzas de invasión, la mayor parte del Ejército Vichysta Francés quedó atrapado en una gigantesca bolsa.

Bombardeo al puerto libanés de Beirut.

Incapaz la Francia de Vichy de resistir por más tiempo en Siria y Líbano, especialmente tras los bombarderos de la aviación británica sobre Beirut que causaron numerosas víctimas civiles, el 12 de Julio, los franceses entablaron un diálogo con Londres, a través del cual se decretó un alto el fuego temporal mediado por diplomáticos de Estados Unidos. Hasta entonces los Aliados acababan de alcanzar en una marcha de 320 kilómetros ciudades tan alejadas como Trípoli, Furglos, Homs y Latakia en el litoral del Mar Mediterráneo; y Aleppo, Jerablus y Qamichliye en la frontera con Turquía, donde hubo algunos breves enfrentamientos con guerrilleros árabes independientes que resultaron derrotados. Finalmente dos días más tarde, el 14, el Mariscal Philippe Pétain autorizó la capitulación y todo el Ejército Francés en Oriente Medio se rindió. Al día siguiente, 15 de Julio, los Aliados entraron en Beirut y conquistaron enteramente Siria y Líbano.

Conclusión

Beneficioso para los dos bandos enfrentados fue el Armisticio de San Juan de Acre mediante el cual se puso fin a la guerra sobre Siria y Líbano. Muy especialmente para los Aliados, que en aquellos momentos se encontraban casi al borde del colapso en Oriente Medio, el pacto entre ambas potencias supuso un respiro urgentemente necesario y sobretodo la ganancia de una región estratégica que a largo plazo podía ser decisiva en la contienda. Por el contrario la Francia de Vichy, perdió una de sus colonias más importantes, aunque se hizo en unas condiciones muy aceptables porque no se hicieron prisioneros, se autorizó a los soldados conservar su armamento e incluso se les permitió regresar a la metrópoli habilitando buques de transporte para tal misión.

Desfile de la victoria de la Francia Libre en Damasco con la Caballería Circasiana liderando la comitiva.

Únicamente la Francia Libre del general Charles De Gaulle quedó insatisfecha por el Armisticio de San Juan de Acre, ya que tanto Londres como Vichy se abstuvieron de contar con los exiliados en las negociaciones. Precisamente el propio De Gaulle acusó al Primer Ministro británico Winston Churchill de colaborar con el Mariscal Philippe Pétain por permitir que todo el Ejército Vichysta abandonase Oriente Medio para regresar a la Francia de Vichy y por tanto continuar la guerra al lado del Eje. De hecho, tales declaraciones fueron resquebrajando a largo plazo las relaciones diplomáticas entre los Aliados y los franceses libres, una brecha que causaría muchos problemas durante la Segunda Guerra Mundial e incluso posteriormente.

La Francia de Vichy sufrió 6.352 bajas entre 1.558 muertos, 1.790 heridos y 3.004 prisioneros, además de 179 aviones derribados y 3 navíos hundidos (1 destructor, 1 submarino y 1 carguero).

Los Aliados sufrieron 6.597 bajas entre las que hubo 1.117 muertos (500 anglo-indios, 416 australianos, 200 franceses libres y 1 transjordano), 3.150 heridos (1.136 australianos y 2.000 el resto) y 2.300 prisioneros (1.200 anglo-indios y 1.100 franceses libres), además de 179 aviones derribados y 2 navíos hundidos (1 carguero y 1 lancha torpedera) y 2 destructores dañados.

A nivel estratégico, la actitud del Eje respecto a la Campaña de Siria y Líbano fue un completo error porque se dejó pasar una oportunidad única de acabar con una rotunda victoria sobre Gran Bretaña y poner fin a la guerra. Pero por desgracia para el Tercer Reich, su decisión de invadir la Unión Soviética con la “Operación Barbarroja”, impidió a los alemanes centrar sus recursos en una zona mucho más beneficiosa desde el punto de vista geográfico porque se cortaría en dos el Imperio Británico, desde el punto de vista político por el apoyo local de la población árabe, desde el punto de vista económico por los recursos petrolíferos existentes y desde el punto de vista diplomático porque se atraería a las neutrales Turquía e Irán al Eje. Fuesen cuales fuesen las ventajas, lo cierto que de haber apostado Berlín por su intervención en Oriente Medio y no en Rusia, el Eje a corto plazo hubiese ganado la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-Javier Lion Bustillo, ¿Aliados o Enemigos? La SGM en el Próximo Oriente 1941, “La Campaña de Siria y Líbano”, HRM Ediciones (2013), p.61-122
-Stafford Northcote, Conquista de la Siria de Vichy, Revista Así fue la Segunda Guerra Mundial Volumen 21, Noguer (1972), p.118-128
-Mikel Rodríguez Álvarez, Verano del 41. La Marina del Armisticio contra la Royal Navy, Revista Historia de la Guerra Nº6 (2017), p.57-60
-https://en.wikipedia.org/wiki/Syria–Lebanon_Campaign